La Rueda de la Fortuna: busca ser como la esfinge #sersiendo

Existen tres cartas La Torre, la Rueda de la Fortuna y La Muerte que están relacionadas con todas las situaciones de la vida donde es imperativo un cambio, una transformación. La Rueda de la Fortuna describe el proceso que seguiste o seguirás antes o después del cambio que implicó o implicará La Torre. ¿Por qué?
En La Torre vimos como tu mundo lleno de supuestas certezas se desmorona ante tus ojos y demanda la caída del ego y tu renacimiento.
La Rueda de la Fortuna, el arcano 10,  habla de la actitud idónea frente y después de ese cambio o antes de que suceda, partiendo de lo que La Torre te obliga a hacer: soltar los apegos con tu mundo material, no pensar obsesivamente en el transcurso del tiempo y evitar ser presa de tus emociones a cada paso del segundero.
 
La rueda es un símbolo usado desde la Edad Media, contiene en sí misma la idea de movimiento más que ningún otro símbolo. La rueda es “lo que gira”, aquello que nunca termina de moverse, da la idea también de cierta continuidad, de ciclos: totalidad en movimiento. Además es la existencia, la vida misma o el devenir repentino de situaciones y acontecimientos.
Cada tanto la vida requiere de una poda (como la que se le hace a las plantas), La Torre es precisamente eso: una limpieza interna. La Rueda a su vez representa la vida que seguirá cambiando quieras o no, tu vida tal cual la vives en el tiempo reloj o el tiempo psicológico (ver el artículo: creencia falsa 2). Su arquetipo-significado nos recuerda a las inquietas manecillas del reloj, el paso de las estaciones, el reloj de arena, las transformaciones de la luna, los ciclos de la naturaleza y los del cuerpo humano (nacer, crecer, reproducirse, envejecer y morir).  En esta carta todo se mueve menos un elemento importante: la esfinge. Vayamos a las imágenes de las cartas.
Hay varias versiones de la Rueda de la Fortuna, las más antiguas tenían figuras humanas de reyes (uno trepando a la rueda, uno sentado, reinando, y otro descendiendo del trono), otras más recientes tienen a figuras mitológicas grecoegipcias (Hermanubis, la creación, la Esfinge, la estabilidad, y Tifón-Set, la destrucción), y otras unos simples monos o perros y una esfinge.

En el tarot de Marsella al centro de la carta vemos una rueda sobre el suelo, tiene seis rayos. Parece que está siempre dando vueltas pero vemos que en una parte de la rueda hay una manivela, señalando que podemos acelerar o desacelerar su movimiento. Encontramos unos seres extraños colgando de la rueda, tienen respectivamente la apariencia de un mono y de un perro-mono (serpiente y hombre-chacal en el de Rider-Waite). Al estar colgados de la rueda uno aparece en la parte que va ascendiendo de la rueda (perro o hombre-chacal) y otro en la que desciende (mono o serpiente). El mono que ve hacia abajo y que cae representa al ser humano en sus desgracias, en sus momentos tristes, mientras que el perro-mono equivale a los tiempos de fortuna. Representan dos de los estados de la suerte: progreso o decadencia.

Sus significados: esos momentos donde te crees al tope la alegría y la felicidad, cuando te sientes bien por lo que te pasa (estás enamorad@), y otros momentos, más tristes (tu enamorad@ te dejó), donde te sientes que la vida no te ayuda, que Todo está en contra. Momentos de depresión, tristeza, negatividad excesiva. También las diferentes posiciones de estos seres en la rueda nos hablan del pasado, del presente y del futuro: a veces estás anclado al pasado y ¡zas! la rueda gira trayéndote al presente, a veces estás en el futuro, quieres vivirlo, y de nuevo la rueda te lleva al pasado y así. Siempre cambios, siempre recordando la impermanencia, la imperdurabilidad, lo efímero de las condiciones de tu vida.
En algunas cartas como la de Rider-Waite la rueda no descansa directamente sobre el suelo, sino que está como flotando en las nubes (no tiene patas ni manivela), la rodean nubes y en las cuatro esquinas de la carta -también como flotando- observamos a cuatro animales alados que aparecen en el Apocalipsis: vaca, águila, león y hombre. También sobre la rueda hay una inscripción, TARO, son letras del alfabeto judío que significan Yahvé (Dios), y en los círculos más interiores de la misma vemos varios símbolos de elementos alquímicos: azufre,  mercurio, sal  y otro, unas olitas, me parece es el elemento agua.
Mientras estos seres al tope de la rueda están presos por los acontecimientos, por el paso del tiempo, una especie de esfinge que sujeta una espada los contempla, sentadita y tranquila desde el presente. La espada suele representar a la inteligencia, en este caso es una inteligencia de tipo superior, la que proviene de tu estado consciente, una inteligencia intuitiva, no racional. La inteligencia es diferente al intelecto, lo incluye pero va más allá de él.
La Esfinge es el nombre griego de un animal fabuloso que suele representarse como un león recostado con cabeza humana. Las esfinges fueron ideadas por los antiguos egipcios y formaban parte de su mitología y posteriomente de la mitología de los antiguos griegos. La mayor y más antigua representación escultórica es la Gran Esfinge que se encuentra en Giza, Egipto. La esfinge no está dentro del movimiento, simplemente lo ve todo desde afuera, lo contempla.
Las cartas de Visconti-Sforza tienen cinco personajes todos humanos. En posición de cuatro patas aparece un hombre mayor que carga sobre su espalda la rueda, parece ser el tiempo, suele representársele como un anciano. Los monos-perros que suben y bajan sobre la rueda en esta carta son dos ¿reyezuelos? o ¿gente de la corte real pero de menos rango?, vestidos con ropaje sencillo. Como si fuera el centro de la rueda del cual parten los rayos está una mujer con sus brazos abiertos. Parece representar al azar, la diosa fortuna tal vez, porque tiene los ojos vendados. En el lugar que ocupa la esfinge en los otros mazos está un hombrecillo, más joven en apariencia, parece un ¿niño entre ángel y paje? La carta es borrosa en esa zona pero parece estar sentado en una especie de trono.
Me gusta relacionar la imagen de esta carta conmigo misma, con “partes de mí”, soy yo en mis diferentes versiones, estados anímicos o mentales. Unas veces soy esa que le gusta la montaña rusa y va del pasado al presente y al futuro y otra vez al pasado, soy la que se cree dependiente de los movimientos de la vida, impotente frente a ellos. Otras veces, soy la esfinge consciente y presente, que vive el ahora, la que espera tranquila y mira, es mi ser sosegado que no permite que nada la haga entrar a la montaña rusa.
Soy ese yo, que está por encima de las vicisitudes, de las situaciones y que apesar de ver que todo cambia, siempre sabe que su ser más íntimo y sagrado es constante y seguro, fijo: presente. Les recuerdo el texto del blog que cito arriba, veíamos el asunto de las diferencias entre el tiempo reloj y el tiempo eterno. La Rueda es una imagen contundente que resume esa idea.
Algunos gustan de interpretar esta carta como el azar, el destino, los cambios repentinos que te llegan, el humano “esclavo” del azar. Puedes elegir ese significado, depende de cómo lo quieras ver, pero lo importante es el nivel de tu vida donde los cambios suceden, creo que ahí está la clave. Es cierto que lo único constante es el cambio y viene bien saberlo procesar, pero hay una parte de ti, donde nada cambia: tu ser sagrado, tu ser real, ese que habita en el tiempo eterno. Cuando estás en el ahora y en el presente, es cuando puedes habitar el tiempo eterno.
La esfinge eres tú también quiet@ y contemplativ@, al igual que debes reconocer en tí los perros y monos que penden de la rueda. En ambas representaciones estás tú, es una cuestión de elección, ¿a través de qué figura deseas vivir más, de la esfinge o de los seres extraños colgantes y dependientes de la rueda?
Vivir realmente es ser esfinge, porque cuando somos “esos seres extraños” normalmente nos sentimos sobreviviendo y no viviendo. Éste es un camino largo y espiritual, reconocer las diferentes facetas anímicas que tenemos. Es una evolución notable cuando aprendes a reconocerte en el “monito” inseguro y te das cuenta, lo notas. Esa parte de tí que se da cuenta que estás siendo “mono” es la esfinge, eres tú, viéndote y sintiéndote esfinge, tú viendo y sintiendo la vida.
No inviertas mucho tiempo en quedarte “monito”, y dedica mucho, mucho tiempo a reconocerte y a saberte esfinge. Te advierte esta carta: requieres de saberte monito primero y entender que no eres sólo un “monito” frágil, indefenso y débil.
La Rueda de la Fortuna encarnada eres tú, tu ego y tu ser superior, todos esos papeles representados en una sola imagen. Tu ego es como los seres extraños que cuelgan de la rueda y tu SER REAL es la esfinge.
La esfinge es también ese “lugar” (dentro de ti, de mí y de todos) en donde descansamos, nos sentimos con sabiduría, tranquilidad, paz y armonía, es donde nos sentimos conectados con la vida y perfectos.
El amor suele quitar los velos que tapan a tu esfinge, te recuerda apasionadamente que eres esfinge. También puede arrastrarte y subirte como un mono, azotarte contra el piso, llevarte a la cima y luego dejarte caer de nuevo, pero el amor sano-equilibrado, te recuerda que, aunque todo cambia, nunca dejaste de ser esfinge ni podrás dejar de serlo. 
Tu esfinge es ese no-lugar y no-espacio que algunos han venido llamando Dios, la mente grande, el Universo… sí, porque DIOS también eres tú.
Abraza tu microcosmos.

Más cartas: El Diablo, La Torre, Los Enamorados.

Por el devenir amoroso (que no es tan azaroso),
Taika Ramé
तइका रमे

8 comments

  1. TAIKA RAMÉ

    Hola Neyra

    Te aconsejo otro libro que creo fundamental para ti. “La enfermedad como camino” de T. Dethlefsen y R. Dahlke.
    Acá (en el vínculo que te pongo abajo, dale click encima) tienes un extracto del libro, aunque yo lo compraría porque es un libro que tendría que estar en la cabecera de tu cama y lo consultes a diario:
    http://www.oshogulaab.com/PSICOLOGIA/ENFERMEDAD_COMO_CAMINO1.html

    A veces ciertas enfermedades sobre todo las que dejan una huella visible físicamente marcan la forma en que nosotros vivimos y nos relacionamos tanto con nosotros mismos como con los demás. No la marcan ellas solitas, sino que nosotros quienes las hemos sufrido construimos alrededor de dicha secuela todo un mundo desde el cual evaluamos lo que somos, lo que queremos y lo que nos pasa. Siento que detrás de tu sentimiento de soledad está tu enfermedad, pero está en tu cabeza querida mucho más que en tu cuerpo. No sé si me explico, a veces la identidad personal (proveniente del ego) se construye desde cuestiones físicas como “yo soy gordita” por ejemplo y “como soy así pues ningún hombre querrá estar conmigo”.
    Esto se convierte en una suerte de estigma, de letrerito que te cuelgas del cuello y así te muestras al mundo con tu letrerito “soy gordita”. Los demás lo primero que ven es tu letrerito que llevas colgado y entonces las actitudes de los demás comienzan a reforzar la idea que tienes de ti misma y también por eso justificamos lo que nos pasa.
    “Ves me rechazó… e sporque soy gordita”, y así día con día “ser gordita” se hace más importante que ser “yo misma” sin ningún letrero.

    Hace poco leí también otro libro que me gustó sobre la muerte (“Jamás moriremos” de Deepak Chopra), pocos se atreven a leer sobre ella porque les genera mucha ansiedad. Pero como estás viviendo un proceso de duelo, te lo recomiendo. Los duelos no sólo se dan cuando alguien se muere físicamente sino también cuando ya no está, cuando nos separamos, cuando nos divorciamos.

    Un sabio me dijo una vez que la vida está hecha de “pequeñas muertes”, eso también es “la rueda de la fortuna” y también “la torre”, ambas cartas del tarot hablan de la pérdida, de los cambios, de aceptar la vida cambiante. Esa es una palabra clave ACEPTAR el presente, abrazarlo con amor aunque por lo pronto no te guste mucho.

    Esta situación en la que estás es TEMPORAL no estarás así para siempre, eso es algo que tienes que recordarlo, vivirlo, que esa frase te acompañe todos los días. Escribela en un papel y pégala por todas partes de tu casa, métela en tu billetera, escríbele en tu espejo donde te ves cada mañana. “ESTO QUE ME PASA ES TEMPORAL, TAMBIÉN PASARÁ”. Cuando te angusties piensa en eso, es temporal porque en la vida todo lo es incluso las cosas buenas. Son temporales, cambiantes, impermanentes.
    Hay algo que no es temporal, sino eterno, es esa parte dentro de ti amorosa, que acepta, que abraza la vida, que le gusta divertirse, esa tienes que sacarla afuera, ponerla a funcionar, no dejarla que se apague, porque ahí sigue dentro de ti, no se ha muerto ni se puede morir nunca, sólo que ahora está apagadita, tú la has tapado con capas de miles de cosas que te preocupan.

    Espero que mis palabras te lleguen al corazón y te sanen. En este momento mientras lees estas palabras YA TE SIENTES MEJOR, INCREÍBLEMENTE MEJOR. El cambio es lo único que no cambia en la vida, siempre sucede, el cambio siempre sucede, querida.

    Abrazos

  2. NEYRA PEREZ SANCHEZ

    mi comadre me hablo de un libro la rueda de la fortuna, ya que estoy pasando momentos de soledad, por la ausencia de mi esposo, me gusto, leeer esta parte de la rueda de la fortuna, porque como que nos ubica, ya que nuestra mente piensa bien y piensa mal, etc. pero me cuesta mucho trabajo pensar en estar sola, durante 19 años estuve muy bien acompañado de mi esposo, el no trabajaba, yo lo mantenia, con tal de que me llevara hacer mis mandados, tengo secuela de polieomelitis, y no quiero manejas mi carro, soy nerviosa,y ahorita me siento bien por leer la rueda de la f. pero necesito mas consejos, no me gusta, estar pensando en mi esposo, ya lo perdi, asi lo veo mi situación, y me pone muy triste y nostalgica, pero la rueda dice eso, pero tengo que subir, ahorita estoy en lo bajo, pero me cuesta trabajo, a lo mejor tengo miedo al cambio. gracias por sus consejos

  3. TAIKA RAMÉ

    Hola Sandra

    Lamento por lo que estás pasando, pero quiero ser honesta, yo no soy tarotista. Yo sólo utilizo las cartas para tratar de entenderme mejor, las uso como herramientas de conocimiento simbólico, estudio los arquetipos que representan cada carta. Para lo que requieres tendrías que ir donde una tarotista o vidente o algo así, digamos que te podrían decir mejor lo que necesitas.

    De todas formas, si me preguntas mi opinión como lo haces, tendría que decirte que la separación que tienen supongo también tiene una razón interna, común a la pareja, y no producto de agentes externos como un hechizo o trabajo de brujería.
    Respeto mucho estas creencias, no obstante, también te pido que platiquen ustedes dos más profundo qué es lo que le sucede a su relación.

    Es un asunto energético, si ustedes están bien, nada que pueda venir de afuera puede dañarlos. Donde hay luz, la oscuridad no entra -dicen los sabios- son cosas excluyentes, o está una o está la otra. La luz y la oscuridad generalmente están dentro de ti.

    Serénate y busca ayuda, la que tú creas que te servirá, si es la psicología está bien, si es con alguna persona que entienda lo paranormal, pues también está bien. La idea es que camines hacia una solución definitiva de lo que te pasa y no te quedes detenida por el miedo.

    Por experiencia el miedo genera muchos pensamientos, o más bien los pensamientos genran miedo, si te quedas pegada pensando que les echaron una brujería te dará terror, entonces busca la solución enfócate en eso, ya. No sigas dándole vueltas en la cabeza a lo que te dijeron: ACTÚA.

    La rueda de la fortuna es una carta hermosa y la verdad no creo que pueda ser usada para hacer el mal, más bien el mal lo hace la gente y lo disfraza de símbolos para que te asustes. Si crees en Dios, reza mucho, hazte una limpia, usa otros símbolos de poder que tengan sentido para tí, sabes, unos de protección.

    Como crees en los símbolos como agentes que pueden hacer daño, quizás también tienen unos que te protegen, pues ÚSALOS, para que te dé seguridad y busca ayuda cercana, alguien no en internet sino alguien de carne y hueso que pueda orientarte y si es necesario -porque eso te dará paz – pues ve a un tarostista, brujo, chamán, vidente o cualquiera de estas personas que entienden de sortilegios y brujerías.

    Te repito confía en tu intuición, busca una solución y hazlo. No importa la solución que decidas, digamos que la que decidas será desde lo que crees tú y no otra persona y eso es lo correcto, lo que importa es que la lleves a cabo ya.

    Es decir métele movimiento y no te detengas, eso TE DARÁ TRANQUILIDAD.

    Somos luz, somos luz, somos…
    तइका रमे

  4. sandra marin castro

    Hola, necesito que alguien me ayude no se si puedes ayudarme pero a mi me trabajaron con mi marido con la rueda de la fortuan lo que me dijeron es que a mi me giraron para que ningunos de los dos nos llevaramos bien y no tener hijos, puede ser cierto esto, estoy super desesperada porque en las cartas sale esta magia negra para separarnos y no tener hijos porfavor necesito que me ayuden, y todo lo que nos esta ocurriendo es realmente asi nos estamos separando cada vez mas sin saber el porque.

    favor como puedo revertir esta mal si puedes ayudarme hay solucion yo se que hay que tener fe pero tambien hay que ayudarla con cosas. y no se que hacer ayudame porfavor te estare eternamente agradecida.

    Esperando que puedas tomar atencion a este correo y esperando que me ayudes.
    muchos cariños.

    Sandra Marin Castro

  5. taikarame

    Felicitaciones a TI

    Ya nos dirás que sexo tiene, ojalá sea niña. Me encantan las niñas. La verdad es que lo importante es el amor que sientes y que se percibe en tus palabras, gracias por compartirlo.

    Un abrazo de madre a madre
    तइका रमे

  6. doctora yvonne

    te felicito por tu hijo. Yo estoy embarazada de mi primer hijo (todavía no sé el sexo, quizás me lo digan el jueves, que tengo cita para una ecografía)
    Estoy tan feliz, tan feliz, tan asombrada siempre de mi barriga que crece, y de los movimientos del bebé…

    besos

  7. taikarame

    Gracias Dra. Yvonne

    Pues sí, creo que a todos nos han sorprendido eventos inesperados. Hace rato leí una cosa que me gustó, decía que “lo importante no es lo que sucede sino lo que haces con lo que sucede”. Y es ciertísimo, más allá de la situación o el evento, está en uno mismo decidir su significado y trascender el hecho y construir de él un aprendizaje.

    Cuando leí tu nota de los embarazos pensé también en las miles de adolescentes que se embarazan sin querer en contraposición de las mujeres con problemas de fertilidad que buscan desesperadamente un hijo. A veces la vida retarda un poco eso que deseas porque tienes algo que aprender o lo acelera bien sea el caso.

    En mi caso, se aceleró el hijo y ha sido un regalo fuerte emocionalmente y SAGRADO al mismo tiempo, por el que incluso en los momentos más dolorosos, SIEMPRE, DOY GRACIAS POR MI HIJO AL UNIVERSO.

    El PRESENTE es la consecuencia de lo que pensaste hace unos meses, de lo que deseaste consciente o inconscientemente para tí. El Universo tiene una especie de conveniente retraso y se tarda a propósito, menos mal digo yo, te imaginas que todo lo que uno deseara bueno y malo se apareciera ante tus ojos y vida en el mismo instante en que lo piensas, sería un desastre.

    El Universo está hecho así para darnos chance de MADURAR.
    Así sabiendo que tienes el tiempo necesario puedas trabajar en reformular tus pensamientos, darles forma, visualizarlos y lo que sí es seguro es que eso que deseas cuando le metes pasión: YA ES UN HECHO, sólo que su materialización vendrá un poquito después. Eso es tanto para lo malo como para lo bueno, si ahora tienes algo que no te gusta es porque hace un tiempo en el pasado, tus pensamientos lo crearon para ti.

    Esa es la relevancia de “pensar conscientemente”, de crear, hacer uso del poder de la intención, dirigir lo creado, lo “constantemente creado” a eso que deseas.

    Besos
    तइका रमे

  8. doctora yvonne

    Los momentos más divertidos y emocionantes de la vida son cuando podemos observar y maravillarnos ante los vapuleos y vaivenes de la vida, como tú bien describís, cuando nos hacemos esfinges.

    A veces, cuando converso con mi madre tenemos momentos “esfinge”, cuando nos reímos por lo absurdo y por lo impredescible de la vida (por las vueltas de la rueda de la fortuna)

    Nos asombramos y fascinan hechos cotidianos. Hace poco una amiga de ella estaba preocupada por la salud de su suegra, que parecía se iba a morir en cualquier momento, y resultó que sin verlo venir, se murió su propia madre. Su suegra sigue viva. Ella estaba prevenida para algo, y sucedió otra cosa inesperada.

    O cuando los planes cuidadosamente trazados se vienen abajo. Por ejemplo, una mujer que busca concebir un hijo, intenta ubicar su fecha de ovulación y hasta se hace estudios para confirmar su fertilidad y sin embargo, a pesar de que todo parece bien, y a pesar de planear todo, no logra concebir. Y cuando no se lo imagina, cuando su cabeza está en otra cosa, aparece el hijo. El asunto de la concepción es absolutamente milagroso, implanificable. En los últimos tiempos los doctores de fertilidad están facturando millones porque las mujeres de hoy, acostumbradas a anotar todo lo que van a hacer en sus agendas, planean un hijo para tal mes y no llega, y entonces se enloquecen pensando que no pueden y se hacen exámenes inútiles y carísimos.

    Los médicos no tienen un acercamiento maduro con ese tema, y estimulan esa clase de examenes, lo que provoca aún más desesperación en las mujeres.

    Bueno, me fui por las ramas, Taika. Como siempre, tu blog me dan ganas de pensar y de leer y de escribir. Te felicito, me encanta lo que escribís. Sigo esperando la próxima carta.

¿Tú qué opinas?