Categoría : Causas sociales

Baja productividad por enfermedad mental #sersiendo

La enfermedad mental puede llevarte a esta pregunta de Amado Nervo: “¿La vida es triste o soy triste yo?”.

Música para leer este post

enfermedad mental
Ilustración: John Holcroft.

Hace 17 años que me acompaña la enfermedad mental en varias de sus formas: la ansiedad, el estrés, los ataques de pánico y la depresión.

Una de las cosas más dolorosas de tener una enfermedad mental es observar cómo tu capacidad intelectual desaparece y eres incapaz de hilar dos ideas medianamente bien. Así tu productividad cae en picada y eso comienza a afectar todas las áreas de tu vida y te deprimes.

Parece que no todas las personas padecen la ansiedad de la misma manera. Para unas es más incapacitante que para otras. Yo sólo puedo hablar desde mi experiencia.

Tu vida cambia profundamente

A mí con la llegada de la ansiedad se me fue parte de la memoria a corto plazo.  Y para acceder a la memoria a largo plazo era toda una proeza. Recordaba los contextos y los marcos generales de las cosas, pero los detalles de lo aprendido y vivido estaban borroneados en mi cabeza.

Mi vida social se redujo casi a cero y comencé a sentir miedo de estar con otras personas y de salir a la calle. Te sientes incomprendida/o y juzgada/o. Cargas con vergüenza y culpa. También con vicios, adicciones y malos hábitos. A menudo te sientes como una/un inválida/o.

Tiendes a volverte más dependiente de las personas que te rodean o pasas momentos de profunda y dolorosa soledad. La ansiedad suele acabar con tu carrera profesional en lo que canta un gallo.

Con la ansiedad tu vida sexual también se va al garete. Se modifica la relación con tu cuerpo y con las personas a las que te unen vínculos sexo-afectivos. Te vuelves insegura/o, desconfiada/o… no sabes dónde te dará el siguiente ataque de pánico. Te surgen toda clase de paranoias y con justa razón; el mundo y la gente se vuelven amenazantes. Estas vivencias te hacen más vulnerable a las situaciones de maltrato en el trabajo y/o a la violencia doméstica. Y con estos cambios tan fuertes también llega la depresión.

No eres yo ni yo soy tú

A veces creemos que podemos empatizar y entender a las personas que tienen enfermedades mentales y hasta nos sentimos con el derecho de darles consejos y opinar sobre sus vidas. Esto es muy común dentro de las familias.

Yo creo que es imposible ponerse en los zapatos de otra persona en cualquier situación de vida, que te resulte totalmente ajena. Más aún si se trata de una enfermedad mental.

Hace unos días vi esta charla TED donde una mujer llamada Michele L. Sullivan decía exactamente lo mismo sobre su condición genética y la forma en que tenerla condiciona su vida diaria. Habla sobre el modo en que los demás la ven y cómo esto obstaculiza el desarrollo de su potencial como ser humano. En sus palabras:

Estoy aquí para desmentir un mito. No creo que puedan ponerse en la piel de otro, y por eso, debemos adoptar una nueva manera de entregarnos. De manera simple, yo nunca sabré lo que es ser Uds. y Uds. nunca sabrán lo que es ser yo. No puedo enfrentar sus miedos o perseguir sus sueños, y Uds. no pueden hacer eso por mí, pero podemos apoyarnos los unos a los otros. En vez de intentar ponernos en la piel del otro, debemos adoptar una nueva manera de entregarnos.

El mundo no está hecho para las personas que salen de la norma como Michele, tampoco para las que tenemos enfermedades mentales. Este no es un mundo para todos los humanos ni siquiera para todos los seres. Hay favoritismos y privilegios.

Esa es precisamente la razón por la que las políticas públicas de inclusión social son tan importantes y necesarias. Y por lo que debemos aprender nuevas formas de relacionarnos entre nosotros desde el respeto a la diversidad.

Saliendo del “hoyo” de la enfermedad mental

Luego de un periodo muy fuerte de recaídas llevo unos cuantos años recuperándome. He tomado ansiolíticos y antidepresivos y ahora estoy comenzando a dejarlos completamente. He aprendido a meditar y a practicar la atención plena o “mindfulness”. También me he familiarizado mucho con las enseñanzas del Buda y me he convertido en budista.

Decidí que me dedicaré el resto de mi vida a enseñar las técnicas de meditación a los demás, sobre todo a las mujeres. Estas técnicas son de quien las necesita. Eso ha sido algo muy bueno que me ha dejado este periplo.

He conservado un núcleo pequeño de amigos, algunos también con enfermedades mentales como yo, que han sido de gran apoyo. Nada como sentirse comprendida/o por “la manada” en estos menesteres de la salud mental.

Recuperando mi cerebro

tejiendo cerebro
Ilustración: Mrzyk & Moriceau

La penúltima vez que estudié formalmente fue en 2006 en México. Desde esa fecha hasta hoy he seguido aprendiendo de manera ininterrumpida… pero siempre con la ansiedad en la ecuación y de forma muy accidentada, con tropiezos y esfuerzos.

Llega un punto en que aceptas que tu productividad haya bajado y que ya no eres la misma persona, eso viene muy bien para empezar a recuperarse. Bajar la presión, sobre todo la que se mete una/o a una/o misma/o para “estar bien”.

El año pasado decidí hacer un posgrado en Género y Diversidad Familiar en la Universidad de Barcelona. Tenía dudas profundas sobre si sería capaz tan siquiera de empezarlo. Este año apenas hace unos días terminé el posgrado. Ya están publicando las calificaciones y estoy muy contenta con los resultados.

I’m back & reloaded

Siento mucho placer de constatar que todos estos años de lidiar con las enfermedades mentales no acabaron con mis neuronas. ¡Pensé muchas veces que mi cerebro se había fundío para siempre, pero no! Qué alegría.

Ahora puedo decir públicamente que sí es posible recuperar la productividad intelectual desde el puto subsuelo hasta casi el estado que tenía antes de la ansiedad.

La magnitud de esta noticia sólo puede entenderla quien ha visto sus capacidades disminuidas a cero por una enfermedad mental. Larga vida a la meditación, al mindfulness y al budismo.

No tiene nada de malo necesitar un empujón

Y también a los fármacos que nos ayudan temporalmente a salir del averno y a tener un poco de fuerza para la recuperación. Son sólo un empujón. ¡Una vez que estés mejor podrás dejar la medicación! ¡Te lo aseguro! No tiene nada de malo necesitar y pedir ayuda.

Aprende recursos nuevos que te permitan mantenerte tranquila/o en el día a día. El truco es no dejar que se acumule el drama mental, gestionarlo mejor y aprender a no crear más. Para mí la clave de mi propia recuperación está siendo aprender a ser más amable conmigo misma y eso incluye aprender a pensar, sentir, actuar, hablar, escuchar… de nuevas maneras.

La sanación de una enfermedad mental dentro del campo de las neurosis es ante todo un cambio de mirada, de visión, de manera de Ser. Una nueva forma de ver y vivir tu vida, de verte a ti misma/o.

Te regalo este poema del místico sufí Shamsuddin Hafiz

“No te aflijas: la belleza volverá a regocijarte con su gracia;
la celda de la tristeza se convertirá un día
en un jardín cercado lleno de rosas.
No te aflijas, corazón doliente: tu mal, en bien se trocará;
no te detengas en lo que te perturba:
ese espíritu trastornado conocerá de nuevo la paz.
No te aflijas: una vez más la vida reinará en el jardín en que suspiras
y verás muy pronto, ¡oh, canto de la noche!,
una cortina de rosas sobre tu frente.
No te aflijas si no comprendes el misterio de la vida.
¡Tanta alegría se oculta tras del velo!
No te aflijas si, por algunos instantes, las esferas estrelladas
no giran según tus deseos, pues la rueda del tiempo
no siempre da vueltas en el mismo sentido.
No te aflijas si, por amor del santuario, penetras en el desierto
y las espinas te hieren.
No te aflijas, alma mía, si el torrente de los días
convierte en ruinas tu morada mortal, pues tienes el amor
para salvarte de ese diluvio.
No te aflijas si el viaje es amargo y la meta invisible.
No hay camino que no conduzca a una meta.
No te aflijas, Hafiz, en el rincón humilde en que te crees pobre
y en el abandono de las noches oscuras,
pues te quedan aún tu canción y tu amor.”

Agradezco con este post el apoyo de mis amigos y amigas, su comprensión y su amor incondicional. Gracias por todo. Metta hacia todos los seres, sin distinciones.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Si este post te ha ayudado considera ahora hacer una donación para apoyarme a seguir escribiendo este blog. Ayúdame a ayudar a más personas. Con el botón de abajo puedes donar con tarjeta de débito y crédito. Si prefieres hacerlo directamente desde tu cuenta de PayPal puedes entrar también a https://www.paypal.me/nadirchacin.




Dormir bien: deja atrás el abandono #sersiendo

Dormir bien es regalarte esto que escribió Antonio Gamoneda: “Te aprieto a mí, como si hubiera un poco de justicia en mi corazón y yo te la pudiera dar con el cuerpo”.

Música para leer este post

dormir bien
Ilustración: Yelena Bryksenkova.

Dormir bien es todo un arte. Estoy aquí para contarte algo sobre mi día de ayer; ya verás por qué.

Fui anoche con Josep, Cintia, Anna y Aleix a bailar swing en una plaza de Sant Cugat del Vallès. Durante dos horas participamos en una fiesta callejera con banda de swing en vivo y en directo y decenas de bailarines extasiados pateando el asfalto.

Ver a la gente bailando siempre me ha dado placer. Bailar también. Para bailar tienes que conectar con el cuerpo de una manera tan bonita y expresiva que te sientes profundamente enraizada. Eso sí es “tener los pies en la tierra”.

Una vez en casa, Aleix y yo cenamos, conversamos sobre la vida budista e inició el amoroso “cerrar la puerta” del fantástico domingo. Me di un baño, encendí el ventilador y me tiré en mi cama en feliz estado contemplativo.

Recordé la cantidad de noches en las que me he acostado con la cabeza repleta de preocupaciones. Celebré en silencio que esos días aciagos han quedado muy atrás.

Dormir bien para no sentirse en el abandono

Pocas veces pensamos en nuestra propia cama como en un nido. No lo pensamos, pero lo es. Es el nido donde nos “empollamos” para crecer, para salir del cascarón. Es un lugar seguro o al menos debería serlo. Nadie debería pasar las horas de sueño fuera de una cama/nido cómoda ni a la intemperie. La cama es lo contrario al abandono. En mi cama me siento como cuando estaba en la barriga de mi mamá. O como el imaginario que tengo sobre aquella experiencia primigenia. El origen de la vida, de la mía.

Volver a la cama cada noche es como volver al origen. Allí en estado de entrega total a la gravedad, al peso de nuestro cuerpo, podemos soltar todo lo que hemos estado tratando de sostener durante el día. Yo no sabía lo que era “soltar” hasta que empecé a practicar la meditación. Soltar implica abrir las manos y entregarse al flujo de la vida.

Si vas a la cama y traes contigo todos los problemas y permites que éstos te roben el sueño tu vida no puede reiniciarse. Y necesitamos reiniciar el sistema cada noche. Dejar que descanse. Permitir que ese CPU complejo que es nuestra mente entre en reposo. La hora de dormir no es un momento para tensiones, al contrario, es para desfogarse de ellas. Me gusta la analogía de que dormir es volver al origen.

Dormir es la soledad acompañada

La mayoría de la gente que tiene pareja y duerme acompañada cree que ese es el estado ideal. Y no les quito razón, acurrucarse con otro cuerpo humano es muy sabroso. Yo nunca he podido dormir bien con otra persona por más grande que sea la cama. Quizás sea porque esencialmente el viaje al origen es un viaje solitario. Y, al mismo tiempo, es en compañía. Pero, ¿eso por qué? ¿Cómo se puede dormir acompañada/o si no se tiene pareja?

Yo imagino cada noche qué es esto de vivir conmigo. Sí, vivir con esa persona a quien le llaman Nadir. Qué significa ser quién soy y no otra persona. Cuáles son los aspectos que hacen a mi vida única, que me hacen ser Nadir con o sin mi permiso.

Ir a la cama, regresar al origen, tiene un impulso de muerte también. Es como si al dormir descompusiéramos la vida a su mínima expresión. La volvemos simple. Nos convertimos en las hojas que caen de los árboles y se degradan confundiéndose con la tierra. Dormir es atierrarnos plácidamente. Despertar sería como germinar o hacer crecer una rama nueva en el árbol del “yo”.

Cuando me voy a dormir a menudo dedico unos minutos a regodearme en mi vida. Me tomo el tiempo necesario para agradecer esos momentos, como los del baile de swing de ayer, en los que he sido inmensamente libre y feliz. La vida está llena de experiencias efímeras, todas lo son. Tal vez sea precisamente eso lo que las hace tan valiosas y dignas de agradecimiento. Para dormir bien hay que volverse cada vez más una persona agradecida.

La sabiduría popular

La gente mayor suele decirle a los niños que hay que dormir bien para crecer. Y creo que es verdad. Si no dormimos bien el cuerpo no se recupera de la inversión de energía que ha hecho durante el día. Ningún sistema vivo puede estar tanto tiempo en ON. Hay que descansar y recuperarse.

No tomamos en serio esto de “la higiene del sueño”. Sobre todo cuando estamos más jóvenes. Creemos que somos como una batería con carga infinita. Hay una relación muy estrecha entre el estrés, la ansiedad y la depresión y la falta de sueño o de un descanso apropiado. Yo me he dado cuenta que cuando me da más ansiedad es porque estoy cansada.

En los últimos años he desarrollado muchas estrategias para dormir bien y mejor. Me baño con agua caliente, ceno ligero y temprano, me desconecto de las pantallas lo más pronto que pueda, me hago un masaje de pies y hago mi auto-terapia de agradecimiento antes de cerrar los ojos.

Dulces sueños

Tengo por costumbre despedirme de mis lectores y mis lectoras en Facebook con esta expresión: “cerrarojitos”. Anoche me dijo Josep que era una forma muy sensible y tierna de despedirse. ¡Y yo también lo creo! Cuando empecé a usarla estaba en un periodo consciente de invitar a la ternura a entrar en mi vida. Es uno de los regalos más bonitos que me he hecho desde que empecé a amarme. La ternura es la antesala a dormir bien.

¿Y tú qué tal duermes? ¿Qué significados tiene tu cama para ti o tus horas de sueño? ¿Qué estrategias tienes para dormir bien y mejor? Compártelas en los comentarios a este post y si te gustó esto compártelo en las redes sociales con tus amigos.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Habitar

“Recuerdo que siempre estuve muy agradecida porque las noches existían; parecía que ese trozo del día era capaz de devolverme la sindéresis por mucho tráfago que me hubiera deparado la vigilia. Sentía un gusto, casi voluptuoso, de envolverme entre mis sábanas y sentir cómo los músculos abandonando su alerta vital se hundían en la blandura acogedora de mi cama.

Es difícil explicar la sensación de agrado con que yo me replegaba dentro mi concha, me sorprendo de que tenía sonido: era un felino ronroneo prolongado que acompañaba la dilución de mi cuerpo en el mundo maravilloso del sueño.

Mucho mejor si afuera los elementos hacían de las suyas. Si llovía me alegraba por tener un refugio seco, si hacía frío me deleitaba la tibieza del contacto. Mi cabeza al tocar la almohada parecía deslastrarse del peso de mis pensamientos, entraba en receso. Estiraba brazos y piernas buscando deshacer cualquier contracción rezagada que me impidiera el sueño.

Me gustaba imaginar en ese interín en el cual la inconsciencia se apodera de ti, que me hundía suavemente en las aguas y que desaparecía entre ellas.

Todo esto sucedió miles de veces y aún persiste, quizás sea este mi nido, mi refugio, mi rincón donde me agazapo a imaginar, el cual como el del pájaro de Michelet he construido sin más herramientas que mi propio cuerpo.”

~ Haydée Solano de Chacín, mi madre, luego de leer a Gaston Bachelard


Recomiendo el discurso de la directora de cine Lana Wachowski, una de las hermanas Wachowski, directoras de “The Matrix”, al recibir el Premio a la Visibilidad LGBT del Comité de Derechos Humanos. Habla de lo que significa ser una persona transgénero en un mundo lleno de prejuicios. A mí me conmovieron sus palabras hasta las lágrimas. ¡Un placer escucharla! Si necesitas subtítulos en español, míralo aquí.


Si este post te ha ayudado considera ahora hacer una donación para apoyarme a seguir escribiendo este blog. Ayúdame a ayudar a más personas. Con el botón de abajo puedes donar con tarjeta de débito y crédito. Si prefieres hacerlo directamente desde tu cuenta de PayPal puedes entrar también a https://www.paypal.me/nadirchacin.




#8M Paro de Mujeres #sersiendo

“En mi nombre me pronuncio. Soy del barro que elegí para nacerme. Soy el único dios que me moldea.” Mariana Finochietto

ni una menos

#VagaDeTotes #WomensStrike #8M #NosotrasParamos #Sororidad

Felicitar a las mujeres hoy es como felicitar a los judíos en el día de la conmemoración del Holocausto.

Pudiendo rodearte de gente que te trate bien, te valore y respete, que te acepte tal y como estás siendo ahora… ¿Para qué rodearte de gente que te maltrata y no te aprecia? ¿Gente que te presiona para que seas alguien que no eres porque así es más fácil para ellxs? ¿Por culpa, por deber, porque se supone que eso debes hacer? ¿Porque eso te hace mejor o peor persona? Eso es maltrato y punto. Venga de quien venga: padre, madre, hijxs, amigxs, compañerxs de trabajo, parejas, curas, “maestrxs espirituales”, profesores… etc. ¡Si alguien te maltrata sácalo de tu vida, sea quien sea! Ya basta de ser mártires por seguir las normas y mandatos sociales. Alejarte de quien no te trata bien es un acto de amor hacia ti mismx. Y ese el amor más importante. ¡El que te devuelve tu humanidad, en vez de quitártela!

8M

Razones para sumarte al Paro Internacional de Mujeres

👉 Cada 10 minutos una mujer es asesinada a manos de su pareja o expareja en el mundo.
👉 Una de cada tres mujeres ha sufrido una agresión sexual en su vida.
👉 Las mujeres cobran menos que sus compañeros varones por un trabajo de igual valor.
👉 Rusia ha dado un paso atrás y ha despenalizado parte de las agresiones a mujeres.
👉 Las mujeres paquistaníes casadas no pueden registrar un negocio sin permiso de su esposo.
👉 Las mujeres del Congo y de Nigeria no pueden abrir una cuenta del banco sin la firma de su cónyuge.
👉 En Afganistán, Malasia, Omán, Arabia Saudí, Yemen y otros 12 países las mujeres no pueden salir del país sin permiso de sus maridos.
👉 En 32 países del mundo las mujeres casadas ni siquiera pueden tener pasaporte propio (Malí, Jordania, Irak, entre otros).
👉 En Bolivia, Camerún o Guinea existen leyes que prohíben a las mujeres casadas firmar un contrato de trabajo sin el permiso de sus esposos.
👉 En varios países, como Líbano, las mujeres no pueden traspasar su nacionalidad a los hijos.
👉 Más de 50 millones de niñas no van al colegio en el mundo —la mayoría de ellas en países de África.
👉 En países como Sierra Leona o Guinea Ecuatorial hay leyes que prohíben a las chicas embarazadas ir al colegio por si “contagian” a sus compañeras.
👉 220 millones de mujeres en edad reproductiva que conviven con sus parejas no tienen acceso a métodos contraceptivos modernos.
👉 El aborto está todavía prohibido en más de una decena de países (cinco de ellos en América Latina).
👉 Millones de niñas en el mundo son obligadas a casarse sin su consentimiento.
👉 La ablación de los genitales femeninos sigue siendo una práctica legal en muchos países del mundo.

Formas de sumarte al paro SI ERES MUJER:

✓ Paro total en las tareas domésticas y en los roles sociales como cuidadoras durante la jornada completa.
✓ Paro total o parcial parando la producción/trabajo por 1 o 2 horas (si es posible).
✓ En caso de que no puedas parar en tu trabajo: usar elementos de negro o violeta como ropa, cintas o cualquier elemento que decidas.
✓ Si eres estudiante, no vayas a clase.
✓ Si eres profesora para la clase y explica al alumnado para qué lo haces.
✓ Si no puedes hacer huelga en la empresa donde trabajas organiza una concentración en la puerta durante la hora de la comida.
✓ Si trabajas en casa, deja de hacer trabajo y cuelga una pancarta en el balcón.
✓ Boicotear las empresas que usan el sexismo en sus propagandas o en su enfoque hacia las trabajadoras.
✓ Boicotear a misóginos locales (elegidos por ti)
✓ Huelga de sexo
✓ Cese de compras por la jornada
✓ Bloqueo de caminos y calles
✓ Manifestaciones, piquetes, marchas
✓ Instala automensaje “fuera de oficina” y explica por qué.

Formas de sumarte al paro SI ERES HOMBRE:

✓ Si eres padre encárgate de tus hijxs.
✓ Si eres amigo ofrécete de niñero.
✓ Si eres compañero de trabajo ofrécete para cubrir a tu compañera.
✓ Si eres jefe dales el día libre a las mujeres que trabajan contigo, sin armarles problemas ni establecer represalias.
✓ Si eres compañero de escuela apoya el paro y a tus compañeras alumnas que van a faltar a clases.
✓ Si eres maestro, no pases lista. Recuerda: es una falta justificada y urgente, las alumnas que no están en tu salón están en la calle diciendo #VivasNosQueremos, porque nos están matando.
✓ Si eres teatrero, cancela los ensayos y funciones, recuerda que la función que debe continuar se llama “Vida” (Esto aplica pa’ todas las profesiones).
✓ Si en tu familia hay alguien que requiere cuidados y es una mujer quien los provee, es buen día para que empieces a hacerlo tú y continues haciéndolo (también cuidar hijos e hijas, hacer trabajo doméstico, etcétera).
✓ Si tienes una relación erótico-afectiva con una mujer, haz cualquier cosa que ella necesite de ti para poder asistir.
✓ Si trabajas en cualquier medio de comunicación promueve que sean tus compañeras quienes cubran el paro y las manifestaciones.
✓ Si eres compañero militante difunde el evento, alenta para que se sumen muchas más mujeres y a que los hombres vean esta lista.
✓ Si vas a la concentración, escucha, no te pongas delante, no des órdenes ni dirijas las actividades. Respeta a los contigentes separatistas (puras mujeres). Busca los contingentes mixtos y acompaña, simplemente acompaña.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


“Cuando damos al mundo lo que más queremos, curamos lo que está roto en cada uno de nosotros. […] La felicidad existe en la acción, existe en decir la verdad y en decir tu verdad, y existe en dar lo que más deseas.” Eve Ensler, creadora de “Los Monólogos de la Vagina”

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Sobre México y las raíces #sersiendo

bromelia

A Mariana Castro por Thelma & Louise

En el año 2000 cuando empecé a migrar nunca me pregunté a mí misma sobre el tema de las raíces. Que si se pierden. Que si te vuelves una apátrida. Que si ya no eres ni de aquí ni de allá.

Siempre me han dado igual las raíces que te fijan a una tierra concreta. Ha de ser que soy más del tipo planta epífita, con raíces aéreas.

A mí me gustan los lugares donde estoy aprendiendo cosas interesantes sobre mí misma y ya está. En las épocas en que me siento estancada y el dolor me gana dejo que mi dolor se exprese como mejor pueda. A veces despotrico contra el país en donde estoy y otras contra la gente de ese lugar. Nunca han durado mucho esos días grises. Ahora tengo claro que yo gobierno mis emociones y mis circunstancias. Sobre todo lo que hago con ellas. Eso me alivia y me redime de mí.

Hace menos de una semana regresé de un viaje flash a mi querida Ciudad de México. Allí viví 12 años muy a gusto. Lo que más me gusta de México son las personas que quiero y viven allá. Tampoco extraño nada de Venezuela, mi país natal, sólo a la gente que quiero y vive allá.

No soy, por los momentos, de las personas que se la pasa comiendo tacos ni arepas en el extranjero. Me parece genial que haya quien reivindique la comida de su tierra natal en tierras ajenas. A mí no me hace falta. Si estoy en Cataluña como comida catalana y ya está. No hago orgullo ni trauma de eso.

La inmigración puede ser un proceso duro para mucha gente, todo depende de en qué condiciones migres y a dónde llegues. A mí me mueven las ganas de conocer, de ver más allá de lo que puedan ver mis ojos. Me mueve el reto de reconstruirme desde cero cada tanto. Quizás sea medio kamikaze o contrafóbica, pero lo cierto es que aunque me he cagado del susto en las dos migraciones que llevo… si algún día vuelvo a sentir la necesidad de irme seguro me iré otra vez.

Por ahora, estoy muy bien en Cataluña. Ahora existe una circunstancia que antes no había: mi hijo vive también aquí. Eso es tan bonito, una circunstancia feliz. Ya había olvidado cómo se sentía tener a alguien de mi familia biológica cerca.

Hago mi mejor esfuerzo por disfrutar lo que hay cuando lo hay.

Invertí muchos años de mi vida luchando por cambiar las cosas. Concluí que es un desgaste innecesario. Las cosas tienen su propio ritmo. Es mejor invertir la energía y el esfuerzo en aprender a estar bien independientemente de las circunstancias. No soy pusilánime y quiero que el mundo sea un lugar más habitable y la humanidad una compañía más amable. Pero la lucha descontrolada y ansiosa no cambiará el estado de las cosas.

Como escribí en el post anterior, los seres humanos somos prescindibles y únicos al mismo tiempo. Yo me he empeñado en vivir con intensidad las emociones fuertes que acompañan a la migración, las bonitas y las feas. Creo que la vida es un entrenamiento. Así, cuando la muerte venga por mí tal vez pueda irme sin oponer resistencia. Porque la muerte vendrá por ti y por mí sin preguntarse por nuestras nacionalidades. ¿No crees?

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Mis próximos cursos en Barcelona: “Mindfulness para la Salud” y “Amor y Mindfulness. Relaciones Afectivas Conscientes”. Inscripciones abiertas. ¡Reserva tu plaza pronto, porque vuelan!

Guardar

Mindfulness es político #sersiendo

politica-mujeres

¿Qué es Mindfulness o la Atención plena? ¿A qué podemos prestarle Atención plena y por qué es importante hacerlo? ¿Qué significa que “algo” sea político? ¿Por qué Mindfulness es político? Una exploración sobre Mindfulness y el ejercicio político de estar presentes y en conexión consciente con nuestros pensamientos, emociones y sensaciones corporales y con el mundo que nos rodea y el resto de los seres humanos.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Fundadora de mindfulnessparamujeres.com, Antropóloga, Escritora y Conferencista motivacional, Profesora de Mindfulness Respira Vida Breathworks (certificación), Maestra (Shihan) en Gendai Reiki Ho, Estudiante del Diploma de Especialización de Postgrado en Género, Diversidad Familiar y Tecnologías de la Universidad de Barcelona, Practicante budista dentro del Movimiento Triratna, Bloguera en temas de crecimiento personal desde 2007, Organizadora del Barcelona Mindfulness para Mujeres Meetup y de La red de lavanderas en Sant Cugat, Autora del libro “Senderos de paz. Deja de sobrevivir y dirige tus pasos hacia el amor y la felicidad” sobre Budismo Zen y Física Cuántica publicado por Santillana México.

Guardar


“La democracia necesita una virtud: la confianza. Sin su construcción, no puede haber una auténtica democracia.” Victoria Camps

Cuidarte es cuidarnos #sersiendo

No-solo-duelen-los-golpes-pamela-palenciano

“No solo duelen los golpes” de Pamela Palenciano empezó siendo un taller y ha evolucionado hacia un monólogo teatral. Cuestiona cómo experimentamos el amor y qué es el maltrato. Considero que este tipo de monólogos son necesarios y útiles para prevenir la violencia en el noviazgo.

El porcentaje de las adolescentes que sufren control abusivo de parte de sus novios es cada vez mayor. Puedes ver el monólogo en este vídeo:

«Ojalá alguien me hubiera contado a mí lo que yo les cuento a los adolescentes. Ojalá me hubieran explicado que por amor no se sufre, que hay abrazos que duelen”. Pamela Palenciano, de 31 años, fue una adolescente maltratada por su primer novio (entre los 12 y los 18 años). No le denunció entonces porque “ni sabía que aquello se llamaba violencia machista”. Lo denuncia ahora a diario de gira por institutos con su brutal monólogo ( ‘No solo duelen los golpes’), en el que desmonta la “mentira del amor romántico” y con el que ayuda a detectar los primeros signos del abuso machista.» Leer más

Desigualdad moral #sersiendo

514bf4698617ab3db5ce16e8d28df9fd

Este sistema político, social y económico hegemónico va poco a poco y convenientemente desgastando la dignidad de las personas y por lo tanto la desigualdad que alarma, ya no es tanto política, social ni económica, sino es moral: desigualdad moral. Se trata de que no hay un acceso equitativo a las condiciones mínimas necesarias en las que un ser humano, cualquiera, puede desarrollar amor hacia sí mismo y por ende, mucho menos, compasión y empatía hacia los demás.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Guardar

Guardar