Etiquetado: Aburrimiento

Entregándote a tu Dark Side #sersiendo

9fe95ec19e16fe95f435a07d6ac379cd
Y, estoy triste. Otra vez.

Al Señor de la Sopa

Cuando estés en esos días (o semanas o meses) en que estás haciendo un esfuerzo sobrehumano tan sólo para poder trabajar/estudiar y llevar tus labores diarias… sienta bien aceptar el hartazgo, la depre y el aburrimiento… y no evadirlos. Esas emociones también son parte de lo que somos: seres humanos. Evadir es hacer todo el puto día lo que no tienes ganas de hacer, eso no lleva sino a + depresión. Te sentirás mejor si al menos durante un día o una tarde a la semana [tú escoge la duración y la frecuencia] te entregas con cuerpo, mente y alma a esas emociones apachurradoras [ojito, avísale a tu familia que harás este experimento y vete a un lugar donde puedas estar sola/o, una habitación x ej.]… entonces… hártate lo + que puedas porque te da la gana… échate como vaca triste… no te bañes… deprímete como si el mundo se fuera a acabar mañana, come chocolate mientras lloras… pon a Chavela Vargas, llora, patalea… [nomás no tomes drogas ni alcohol, que entonces se reduce la efectividad del experimento]. El chiste es hacer esto de forma intencional y no que esas emociones te hagan sentir su marioneta y te la pases tratando de huir de ellas. ¡No te pasará nada malo… yo lo hecho! ¡Elige tu momento para estar de Bajón Apocalíptico Masivo, podrida/o hasta la misma médula de tu vida y harta/o! Agéndalo. Luego sigue con tu vida como vienes haciendo, verás que este experimento Pro Dark Side te hará tener mejor ánimo la mayor parte del tiempo. Te quedará claro que eres tú quien está al mando: The Queen o The KING of your own life.

Nota: Si explicarle a tu familia es muy complicado, invéntate otra estrategia… pero hazlo. Tu familia luego te lo agradecerá. Si crees que no puedes tomarte ese tiempo para ti… involucra a tus hijos/hijas, ponle al experimento un nombre divertido tipo “El día del aburrimiento mortal” y dedícate con ellos/ellas a no hacer nada, a comer pizzas o comida precalentada y a sumirte en la más pura depre. A veces los hijos también andan medio depres y le estarás dando un recurso que ellos podrán usar cuando se les presenten estas emociones en sus vidas, se sienten así seguido… durante la adolescencia.

Te sugiero leer este post de Maite Bayona: Amando el gris.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


“Ser es también no haber sido.”
Jorge Guillén

¡Conoce mejor a tu monstrico! #sersiendo

27a93ecdbd40c4e32b80337df4974599

| Reflexión sabatina |

Con la práctica de tratar de observar mejor lo que sucede mientras sucede, de estar más atenta, a veces, puedo ver lo dramáticos que nos ponemos los seres humanos. Nos engancha la intensidad del drama (si no hay, lo inventamos) porque la vida tal cual es ordinaria, equilibrada y sosegada nos aburre. Mientras más sufrimiento haya, o aparentemente haya en el tema o situación o escena o persona, más nos engancha, es como si el drama ajeno fuera alimentando el drama personal, a ese pequeño pero fuerte monstrico decadente que nos habita. Entonces el monstrico se hace cada vez más maldito, cree que es el Jefe y se pone demandante, quiere una dosis más fuerte como los yonquis. Por eso incluso cuando no hay drama lo creamos y potenciamos. Pensamos que si el monstrico deja de existir nosotros moriremos con él. Esta dinámica mental humana es nuestra mentira primordial (nuestra “enfermedad” ineludible) y, con mucho, la mayor fuente del sentimiento de separación y de enajenación en nuestras vidas. La salida quizá sea ponerle nombre al monstrico, entender qué le pasa, cómo actúa, aceptar que así actúa pues y no es tan grave, y luego agendar un día a la semana para peinarlo, sobarlo y cortarle las garras.

Namasté,
Nadir Chacín
Te espero en Facebook y Twitter

Mérida, Yucatán: remedio anti-rutina #sersiendo

Cenotes de Cuzamá
Cenotes de Cuzamá

A Paco

¡Una chica sabe cuándo necesita regalarse una aventura! Hace unos años, cuando vivía en la Ciudad de México, estaba pasando por una de esas etapas en que no te hayas, en que sientes que el trabajo te consume e inevitablemente notas que has caído en la rutina. Siempre he sido bastante “kamikaze”, me gusta acercarme y exponerme a lo que me da miedo, así que decidí romper la inercia y hacerlo ya. Bajé muy decidida por las escaleras que conducían de mi oficina en la editorial hacia Recursos Humanos y pedí mis vacaciones. Fue una sorpresa notar que no había tomado vacaciones durante 2 años. ¡Es increíble como una se deja absorber por el trabajo! Unos días después estaba yo instaladísima en Mérida, una ciudad totalmente nueva para mí. Todo lo que veía era un estímulo primario, sin precedentes. Fue una sorpresa el movimiento cultural de la ciudad, coincidí con un festival de cine de arte estupendo al cual asistí casi a diario y también con la presentación de una nueva revista de literatura underground. Me escapé a casi todos los cenotes cercanos y tras varias visitas a Yucatán mis preferidos siguen siendo los de Cuzamá.
Lo mejor de aquel primer viaje fue un encuentro ineludible con mi propia naturaleza humana, con el dejarme compartir la vida con otro ser humano, sin tratar de controlar nada. Un día, al salir del Museo Macay, vi a un chico guapísimo caminando por la otra banqueta. Llevaba un sombrero de arqueólogo, una buena cámara colgada al cuello y tenía toda la pinta de ser un aventurero. Llamó mi atención enseguida y pensé que si lo conocía sería el culmen de mi viaje contra el aburrimiento. Sin querer vino a mi cabeza la pregunta incómoda: ¿Por qué se fijaría en mí habiendo tantas chicas exóticas en este lugar? Mientras me atormentada la idea de perderlo sin siquiera haberlo conocido (risas), el chico cruzó la calle y caminó directo hacia mí. Casi me muero de un infarto, me quedé petrificada y cuando dijo “Hola” con su musical acento chilango enmudecí. Al recobrar el aliento alcancé a responderle como un “Eh, eh, hola”. La experiencia mágica compartida que vino después de esos tímidos “Holas” cambió mi forma de viajar para siempre. Desde ese día cuando mi cuerpo, mi mente y mi alma me piden un cambio drástico de la forma en la que estoy viviendo, agarro mi maleta, busco destinos en internet, arreglo lo básico y salgo por la puerta con o sin compañía. Las chicas que saben responder al llamado de ese fuego eterno que habita en sí mismas siempre hallan el camino de regreso a casa. Esa casa vital, abstracta, mítica y sagrada que se llama Libertad.

| Tip viajero | Aquí encuentras buenas ofertas de hoteles en Mérida.

Namasté,
Nadir Chacín
Te espero en Facebook y Twitter

¿Tu pareja te aburre? #sersiendo

b20bf47f0a0a136fcec296d33ace9555

| Reflexión |

Rafael Cadenas escribió: “Lo ordinario se transfigura, se vuelve lo que ya es —extraordinario— cuando nos damos cuenta de que pertenece a un todo que el pensamiento no puede abordar.” Sucede lo mismo con las parejas, aunque ambas personas decidan contarse mutuamente todo lo que creen que son como personas y sus historias personales, siempre restaría un misterio irrevelable que compartir. Ese algo desconocido y sagrado que nos une más allá del pensamiento. Si amas ese misterio en el otro o la otra y amas tu propio misterio… si son personas que se saben en proceso de construcción… nunca se aburrirán el uno del otro.

Namasté,
Nadir Chacín
Lee + https://www.facebook.com/sersiendo o Twitter @nadirchs


Ulysses project