Etiquetado: acoso sexual

La campaña #MiPrimerAcoso #sersiendo

© Brett Gundlock

Hoy me he tomado la labor de leer los testimonios desgarradores de infinidad de mujeres, sobre todo mexicanas, que han participado en la campaña #MiPrimerAcoso en redes sociales, sobre todo en Twitter. Las mujeres narran la experiencia de cuando sufrieron el primer acoso en sus vidas utilizando la etiqueta o el hashtag #MiPrimerAcoso. Me he quedado muy mal y he decidido escribir este post para exorcisar la rabia. Te invito a hacer lo mismo, no importa si eres hombre o mujer, creo que has de involucrarte activamente para que estas situaciones dejen de existir en el mundo.

La violencia sexual es de todas las violencias la más cruel y despiadada, sobre todo cuando las víctimas son niñas. ¿Cómo una niña puede ser culpable de recibir abuso sexual? Una sociedad que no es capaz de proteger a sus niñas y a sus niños está realmente en franca decadencia y descomposición. Hay personas que preferirían ni siquiera escuchar o leer que esta realidad existe y yo me pregunto: ¿tenemos que esperar que la víctima sea nuestra hija para hacer algo? Mientras leía los testimonios me sentí violada y abusada como esas mujeres, me sentí cargando con la vergüenza, la impotencia y la culpa que ellas sienten. Yo suelo decir que sentir indignación no sirve de mucho, pero cuando se trata de la violencia sexual a mujeres y niñas me siento profundamente indignada. La indignación es enojo, rabia o enfado vehemente hacia alguien o hacia sus actos.

Repruebo y condeno los actos de todos los seres humanos, de la edad que sea, y de la época que sea, y en el país que sea, que han abusado sexualmente de las niñas y las mujeres. Es esa indignación profunda la que me ha motivado desde que tengo uso de razón a participar activamente en todo tipo de proyectos que busquen mejorar las condiciones de vida de las mujeres y velar por sus derechos dentro de una sociedad profundamente machista. Soy feminista, sí, porque si se sabe un poco de historia y se leen las noticias no se puede no serlo. El feminismo busca la equidad de género, que todos los seres humanos sin distinciones podamos vivir sin miedo y tener una vida libre de violencias. Las feministas desde los diferentes feminismos que están activos al día de hoy son sólo la expresión de una urgencia real: necesitamos hacer más y hacer mejor para acabar con la violencia de género (el machismo), una lacra social que nos daña a todos los seres humanos.

Quizás podemos cuestionar las formas en que algunos feminismos están haciendo “su” lucha, pero no estar de acuerdo en que es necesario que la sigan haciendo y en que nosotros tenemos que participar también es producto de una “locura” profunda.

Si no eres parte de la solución, eres parte del problema. Si no participas en cambiar esta lacra social de las violencias de género, estás dentro de la misma visión del mundo o paradigma que lleva a un padre o a un abuelo o a un primo o a un vecino o a un extraño a toquetear a una niña de 5 años y obligarla a masturbarlo.

Suena fuerte lo que digo, pues sí es que es fuerte lo que sucede. Ya no podemos seguir siendo ciegos a los daños que nos hace la cultura patriarcal que nosotros mismos hemos creado. Abre los ojos. Empieza por leer las noticias sobre las violencias de género en tu país, luego las de otros países y entérate de la situación mundial. ¡Es una pandemia atroz! Hazlo, que reflexionar un poco sobre las violencias de género no te hará daño, al contrario, te ayudará a recuperar tu condición de ser humano. Si no somos capaces de empatizar con el sufrimiento de las mujeres que escribieron esos testimonios de #MiPrimerAcoso realmente hemos de preguntarnos: ¿por qué no puedo hacerlo? o ¿qué ha pasado con mi humanidad? Y luego de hacerte la pregunta, decide hacer algo para remediarlo, porque el sólo pensar no va a cambiar nuestras realidades sociales ni va a hacer de este mundo un lugar más habitable. ¡Actívate! Aún estás a tiempo de participar, no te calles: haz tu testimonio ya.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Captura de pantalla 2016-05-02 a la(s) 12.39.13


“Todas las desgracias del mundo provienen del olvido y el desprecio que hasta hoy se ha hecho de los derechos naturales e imprescindibles de ser mujer.” Flora Tristán


ACTUALIZACIÓN, 5/05/2016: La desesperación no es buena consejera, sólo nos lleva a enjuiciar y culpabilizar. Una vez drenada la indignación que sentí cuando escribí este post, he de decir que lo que es parte del problema es nuestra mente que sigue patrones reactivos y poco creativos hasta el mismo cansancio, se repite y se repite, una y otra vez… No somos nosotros el problema, ni los otros, el problema es que a los seres humanos, todos, nos gobiernan y condicionan patrones mentales poco hábiles y no somos capaces de ver con claridad la motivación que hay detrás de nuestros actos. El enfado y la indignación, como ya lo sé en lo más profundo de mí, no curará a la humanidad, pero tanto sufrimiento sí que puede ayudarnos a despertar de ese estado de locura en el que nos estamos dañando los unos a los otros. Me ha ayudado a calmarme esta charla que les sugiero ver.

Una sorprendente, esclarecedora y lúcida charla de Eckhart Tolle del año 2001. Lástima que no está subtitulada al español, si saben inglés les sugiero tomarse una hora y 30 minutos en que puedan estar tranquilus para “sumergiros” en sus palabras. ¡No se arrepentirán!

Libre de ACOSO

El acoso es muy común cuando has decidido terminar una relación y la otra persona (hombre o mujer) no quiere aceptarlo. También es habitual entre compañeros de la escuela o de la universidad por las razones que sean, incluso sin razones. Tambien existe en el ámbito laboral. Hay muchos tipos de acoso, investiga sobre ellos si lo estás padeciendo: sexual, laboral (mobbing), escolar (bullying), acecho o persecusión (stalking), ciber-acoso (en línea, on line). En ocasiones los acosadores son de identidad desconocida como sucede en el Internet.

A veces nos empeñamos en que sea el otro o la otra quien cambie o altere sus rutinas  y actitudes, y no nosotros. A menudo defendemos nuestros espacios y estilos de vida (o de trabajo) como si nuestra existencia, integridad e identidad dependiera de ello, e insistimos en hacerlo de la forma “buena”, la verdad no pasará nada e insistir en eso sólo nos lastima a nosotros. No tiene sentido rogarle a alguien que te está acosando en que te deje en paz, que deje de hacerlo por la vía “noble” (hablando, conversando, “por las buenas”), no escuchará ni cambiará nada. Tú eres quien debe hacer los cambios y defenderte ya.

Algunos de los casos que me llegan a mi blog: 1. No quieres que él o ella te moleste más por celular, mail, facebook, twitter, blog o el medio virtual que sea; 2. Te persigue, acosa, hackea tus cuentas, deja mensajes horribles en tu blog, circula tus fotos sin tu permiso o usurpa tu identidad; 3. Te sigue a todas partes donde vas y se aparece en los espacios que frecuentas (bares, fiestas, escuela, universidad, trabajo); 4. Acosa a tus amigos y amigos, o familiares.;  o 5. Manipula todo a su conveniencia. A veces se presentan todas las opciones anteriores juntas. No desesperes y ACTÚA.

Acciones

-Cambia tu número de celular y de teléfono fijo. Sólo compártelo con las personas que quieres que te localicen y no coloques tus números en las redes sociales ni en ningún otro medio virtual. Que las personas que no saben tus teléfonos te localicen vía e-mail, es más seguro. Pídeles a los que saben tus números que bajo ningún concepto se lo den a la persona que te está acosando.

-Bajo ninguna razón, NINGUNA, respondas sus mensajes en ningún medio. Si se trata de redes sociales borra sus mensajes y de inmediato bloquéalo. No comentes en tu muro que esa persona te acosa simplemente borra el mensaje y bloquéalo.

-Cambia tus rutinas. No te vayas siempre a los mismos sitios ni por el mismo camino. Varíale. No avises en las redes sociales todo lo que harás en los próximos días. Y si lo haces configura tus mensajes del muro (facebook o perfiles en las redes sociales) para que sólo lo puedan ver tus amigos cercanos.

-Denúncialo en los medios virtuales. En facebook y la mayoría de las redes sociales tiene la opción de denunciar a alguien si está persona usurpando tu identidad o está usando tus fotos sin tu permiso.

-Utiliza las opciones de privacidad de las redes sociales y haz una lista pequeña de personas que sí pueden ver tus archivos, mensajes, notas o eventos. Trata de no poner a nadie que no conozcas realmente y si lo haces (por las razones que sean) edita la configuración para que dicha persona solamente pueda ver la información mínima sobre ti y lo que haces o estás por hacer.

-Utiliza las opciones que te dan los medios virtuales para evitar que esta persona tenga acceso a tus datos, actividades y demás (bloquéalo/la en las redes sociales, en tu mail).

-Denúncialo/a (legalmente) y abre un expediente del caso para sentar precedentes. El delito de acoso se persigue por querella así que tendrás que ratificar cada tanto tu denuncia. Pide que hagan una caución y que esta persona no pueda acercarse a ti de ninguna manera. Esto en los casos donde el acoso es de una persona que conoces.

-Si has sufrido violencia física , acude de inmediato a la delegación o instancia adecuada a hacer tu denuncia, no te bañes ni arregles antes de ir, acude de INMEDIATO ante las autoridades acompañada/o de una persona de tu confianza.

-En los casos de acoso laboral o sexual (en el trabajo o en la escuela) denúncialo/o en el departamento de Recursos Humanos y en el área legal de la empresa, o ante la Dirección de la escuela o universidad.

-Programa tus blogs para deshabilitar el botón derecho del mouse (ratón), esto evitará que tu acosador/acosadora copie tus fotos y las utilice para fines indeseables. Pídele a alguien que sepa lenguaje HTML que lo haga si no sabes cómo.

-No dejes que te filmen videos que luego puedan usarse para acosarte. Mejor cuida tu privacidad. Aunque ahora estés bien con tu pareja nunca sabes lo que pasará en el futuro. Si filmas contenidos sexuales sobre ustedes, asegúrate que éstos sean borrados de inmediato luego de que los vean o utilicen para excitarse o lo que sea. Igualmente con las fotos de contenido sexual.

-Guarda todos sus mensajes de agresión en algún lugar, no los estés leyendo diariamente, pero guárdalos, nunca sabes para que te pueden ser útiles. No los borres ni botes (sobre todo en el mail, que traen fecha y remitente), sólo guárdalos por ahí donde los tengas a la mano sin tener que verlos todos los días. Siempre que le escribas a este persona (si no te queda otro remedio, por ejemplo en los casos de acoso laboral) cópiale a otra persona antes de darle al botón de enviar. Lo más adecuado es que la persona que copies sea un superior tuyo o las personas de Recursos Humanos de la empresa.

-No subas tantas fotos tuyas a la web, no subas todo lo que haces, sólo lo más importante (y asegúrate de que tus fotos estén protegidas o con un nivel de privacidad alto), es peligroso exponerse tanto en estos días. En especial si ya estás viviendo un acoso.

-Coméntale a tus amigos y familiares tu situación con la persona que te acosa, pídeles que se cuiden y que no contesten tampoco sus mensajes ni acudan a ninguna cita con él o ella. Cuéntale a tus padres también. Diles que no compartan ninguna información sobre ti con esta persona. Sé específica/o y clara/o, no te andes con insinuaciones sino dilo tal cuál es, “fulanito o fulanita me está acosando”.

-No aceptes bajo ninguna circunstancias, ni que te amenace con lo que sea, verte a solas con la persona que te acosa en ningún sitio público o privado.

-Si tus hijos están en peligro con más razón denuncia a la persona que te acosa (o que los acoso a ellos), aunque sea el padre o la madre de tus hijos. También busca ayuda de un abogado ya.

-Si tu hijo o hija te dice que alguien la/lo acosa, no dudes de sus palabras y apóyala/o. En las situaciones de acoso la acosada o acosado se siente muy desprotegido y en el total abandono. Actúa ya.

-Guarda la calma y si ves que la situación te rebasa emocional o psicológicamente, pide ayuda, busca un psicólogo ya. También consulta a un abogado y checa cuáles son las opciones que tienes para defenderte.

Libro: “Contra el bullying. Cómo defenderte del acoso” #sersiendo

PORTADA CONTRA EL BULLYING print alta RGB para websContra el bullying. Cómo defenderte del acoso

Francisco de Zataráin

Peacemakers Editores, México, 2009.

YA NACIÓ…

SI QUIERES UN EJEMPLAR ESCRIBE A

sinconflicto@gmail.com

Odio los lunes. Ir a la escuela como si todo estuviera bien. No sé cómo lo logra pero siempre se sale con la suya. Me amenaza. Dice que soy tonto, que juego mal al futbol o que mi ropa está pasada de moda. Cualquier pretexto le sirve. Cuando me llama por ese estúpido apodo me siento mal y no sé qué hacer. Me da vergüenza contarle a mis papás, ¿cómo decirles que estoy teniendo problemas con una persona de mi misma edad y que no me atrevo a defenderme? Quizá yo tenga la culpa. Los maestros tampoco se dan cuenta, y a veces terminan castigándome a mí. Quiero que me deje en paz. ¿Te suena familiar? Lo que vives se llama bullying o acoso psicológico, y es más común de lo que imaginas. Cada escuela tiene sus víctimas y agresores. Yo también viví el acoso y logré superarlo con la ayuda de otras personas. Hoy me dedico al apoyo de niños y jóvenes que se sienten atrapados y no saben cómo resolver su problema. Este libro te ofrece estrategias prácticas y efectivas para aprender a defenderte de tu agresor. Ponle fin a la tortura. Atrévete a ser libre.

Francisco de Zataráin (Puebla, México, 1972) es conflictólogo y presidente de la Fundación Contra el Bullying. Dirige un programa para solucionar y prevenir el acoso psicológico en centros educativos. También es el autor de Lolo: Acoso escolar (Jus, 2008).

Especialmente para niños y jóvenes.

Diseño de portada y de logo: Víctor Ortiz. / Formación: Selma Jaber. / Coordinación y cuidado de la edición: Nadir Chacín.

Peacemakers Editores

Somos un grupo editorial que trata de formar un pensamiento crítico en nuestros lectores. Creemos en la capacidad que tienen los seres humanos de autoexaminarse, discriminar la información que reciben y acceder al conocimiento que estimula su desarrollo. Pensamos que el ser humano es bueno por naturaleza, por ello toda persona puede ser un constructor de paz, responsable de sus elecciones y del ejercicio de su libertad. Nos resistimos a tener que vivir rodeados de violencia.

Fundación Contra el Bullying

Somos un grupo de personas que creemos en la sabiduría de los jóvenes para conducir su propia vida. La flexibilidad, la espontaneidad, la creatividad y la capacidad de amar tan características de los jóvenes son, para la Fundación, los valores que le dan sentido a su existencia.

Ellos y ellas reflejan la frescura con la que se puede vivir apasionadamente. Sin embargo, también están expuestos a los oscuros peligros de la violencia. En la Fundación trabajamos como facilitadores para que todos encuentren sus propias fortalezas y no sucumban ante el acoso inminente de sus agresores.

Para informes sobre el libro, línea de ayuda y terapias psicológicas con Francisco de Zataráin escribe a: sinconflicto@gmail.com / Háblanos al telf. (55) 10855881 en la Ciudad de México / Hazte amigo de la Fundación Contra el Bullying en facebook. / El bullying o acoso escolar