Etiquetado: adicciones

Todos dañamos #sersiendo

alice_weareallmmadTodos los seres humanos con los que compartimos este mundo tienen una función en la inmensa red conectada que es la vida. A menudo nos cuesta entender cuál es la razón de que existan personas que hagan cosas que reprochamos.

El tema es que todos somos parte del mismo “paquete”, todos somos seres atrapados en una mente, un cuerpo y un corazón que no ha logrado trascender la animalidad más básica, la del estímulo y la reacción.

Todos somos seres a quienes les urge desarrollar un estado de consciencia más elevado, uno que permita el desarrollo de la responsabilidad y del poder de elección.

Somos seres que creemos elegir, pero que realmente y la mayor parte de nuestra vida no elegimos ni lo que pensamos, ni lo que sentimos ni lo que hacemos. Repetimos. Repetimos lo que vemos y hemos visto.

No somos tan originales, la verdad. La ignorancia (espiritual) de la que habló el Buda es precisamente esa: no darnos cuenta de que nos repetimos, una y otra vez.

Es la fuente primordial de todo el sufrimiento y la insatisfacción. Basta con observarnos bajo el efecto de una adicción (todos somos adictos), como la de comer de más o la de pensar y pensar obsesivamente en un tema y no poder deternos. O la de las cosas locas que hacemos cuando nos abandona la persona de la que estamos enamorados/obsesionados.

No somos tan diferentes a quien ha matado o ha violado a otro ser humano. Ni al que ha puesto bombas que matan niños ni tampoco al dealer de turno que vende drogas en la puerta de una escuela.

Sentirnos diferentes, sentir que  «yo jamás haría algo así», nos coloca en un lugar de odio y rechazo que no es muy diferente al lugar del cual surgen las acciones que nos resultan moralmente execrables.

Parece que este sea un post muy pesimista y malhumorado. Pero no, no lo es. A mí me resulta esperanzador. Creo que si no reconocemos este estado autómata y súper primitivo en el que nos movemos la mayor parte del día, reconocerlo como lo que es: insconsciencia pura y dura, es muy difícil comenzar a trabajar en el desarrollo de nuestra Consciencia=Humanidad.

Por eso me encanta y siempre recomiendo lo que está haciendo Eckhart Tolle para trasmitir en palabras sencillas diferentes enseñanzas sobre la mente reactiva, el ego y sobre “mindfulness” o la atención plena. ¡Él es muy hábil para explicar cosas que de por sí son casi inentendibles! Les dejo esta lista de reproducción (en español) de las participaciones de Eckhart Tolle, autor de “El Poder del Ahora” y “Una Nueva Tierra”, en el programa de Oprah, es una manera sencilla de comenzar. Si hablas inglés te sugiero ir directo a su web y suscribirte.

Conocer cómo funciona nuestra mente a través de la observación directa de nuestros estados mentales es vital para el proceso de transformación personal y colectiva. Es el primer paso. El más básico paso. Un paso a la vez como dicen los alcóholicos anónimos.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

banner

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Todos somos adictos #sersiendo

comer_en_exceso_4¿Sufres porque “las cosas” no te salen como tú quieres? ¿No puedes parar de comer o de mandarle mensajes a tu ex pareja? ¿Notas que el uso del ‪internet o del ‎WhatsApp‬ ya está afectando tu vida y tu relación con tus seres queridos? ¿Te cuesta dormirte porque estás pensando obsesivamente en algo? ¿El alcohol, la nicotina o la comida dirigen tu vida? ¿Quieres recuperar tu libertad? Escucha mi nuevo podcast y descubre cómo empezar a liberarte del sufrimiento y las adicciones.

¿Qué es la madurez? #sersiendo

By Mark Treick
By Mark Treick

Hoy venía pensando en qué es la madurez mientras regresaba en el tren a casa. Creo que la madurez tiene que ver con la responsabilidad y, a su vez, la responsabilidad está relacionada con el desarrollo de nuestra capacidad de mantenernos en plena conciencia. ¿Tú qué opinas?

Llega un punto en la vida en que ya no puedes seguir señalando a tus progenitores y a tu entorno familiar de la niñez como la única causa de todos tus problemas actuales. La madurez inicia con una toma de responsabilidad sobre nuestros pensamientos, emociones y acciones. El asunto álgido es que la responsabilidad depende de nuestra capacidad de atención sostenida hacia el presente y de la observación de nosotros mismos, depende del auto-conocimiento también. ¿Cómo podría ser responsable alguien que actúa siguiendo patrones condicionados de conducta sin la más mínima auto-observación de sus hábitos?

Hace mucho tiempo que vengo dándole vuelta a este tema en la cabeza. Me interesa el mundo y su devenir, también me interesa entender cómo funciona el estado actual de las cosas (Statu Quo), por qué la especie humana ha llegado a esta situación crítica en la que estamos. Por muchos años pensé que todas mis energías y recursos los debía poner en el activismo por los derechos humanos y en la equidad de género. Creía que esa era la mejor forma de “desenredarnos” y hacer que el mundo se vuelva un lugar más habitable y que los seres humanos nos tratemos con respeto los unos a los otros.

Este diciembre he llegado a la conclusión de que si no existe un trabajo  personal profundo y consistente dirigido hacia el desarrollo de la conciencia y de la atención plena (“mindfulness”) no pueden darse las transformaciones sociales y colectivas que se necesitan.

Mindfulness es, según Jon Kabat-Zinn, «prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar».

Esto me ha llevado a cuestionarme mi quehacer como activista por los derechos humanos y los derechos de las mujeres, también me ha conducido a un cambio profundo en mi propia vida. Me he cuestionado si estoy poniendo mi esfuerzo en las cosas importantes que pueden generar un cambio individual y un cambio social. Me he dicho: “Nadir, haz de empezar por cambiar tú”. He entendido, a un nivel más profundo, esto de “conviértete en el cambio que quieres ver en el mundo”. Ahora tiene mucho más sentido para mí esa consigna y creo que en ella está la clave de este enrollo.

Madurar es alcanzar ese punto de no retorno en el que ya no puedes seguirte haciendo la que no ve, la que no oye y la que no sabe… (Ah, ah, qué.) Ese punto en el que ya no puedo yo misma seguir fingiendo que no sé lo que es mejor para mi bienestar como ser humano, para mi especie y para los otros seres sintientes. Tampoco puedo seguir evadiéndome de mil maneras y no reconocer que a menudo sé lo que es mejor para mí, pero no lo estoy haciendo del todo y termino creando mil excusas. ¿Por qué si sabemos qué algo nos conducirá a un mayor bienestar y paz interior no lo hacemos? Aquí aparece de nuevo la famosa inconsciencia. Ella es la causa. Pasamos tanto tiempo imbuidos en la mente pensando en el pasado y en el futuro, resolviendo cosas de la vida mundana, y tan poco tiempo en el desarrollo de la conciencia, en el encuentro directo con nuestro Ser. ¿Si estamos tan distanciados de nosotros mismos, cómo podríamos estar cerca de los demás? No es compatible.

Hace unos días, en una de mis clases de meditación, estaba diciéndoles a las mujeres que asistieron que sin el cultivo de la atención plena somos como animalitos aturdidos y asustados. ¿Por qué? Porque estamos siendo gobernados por condicionamientos que de manera totalmente inconsciente nos obligan a actuar, pensar y hasta sentir de un modo predeterminado social y culturalmente. La putada es esta: ¡No elegimos casi nada, aunque pensemos que sí lo hacemos! A menudo el entorno social y cultural nos marca un camino que es sumamente alienante y tóxico y que nosotros seguimos como borregos. Si a eso le sumamos nuestra incapacidad para estar más presentes, más atentos, para despertar como observadores de nosotros mismos y del funcionamiento de nuestra propia mente, el resultado es un “coctel” muy nocivo y poco alentador. De hecho es la principal causa de todo el sufrimiento humano. Es una verdadera locura. ¡Y nadie está conscientemente loco!

Podría decir sin lugar a dudas que estamos todos muy locos. Yo también. El estado del mundo actual es la mejor prueba de eso. La locura de la que hablo es el hecho de estar gobernados por un mente egotista que no deja de pensar ni un minuto y de crear historias y dramas y desgracias por doquier, somos víctimas de nuestros estados mentales, que nos conducen al conflicto entre seres humanos. El pensamiento reiterativo, machacón, obsesivo y compulsivo es la adicción menos reconocida como tal, y la peor de todas o la causa fundamental del resto de las adicciones. Así como hay lugares para desintoxicarse del alcohol o las drogas habríamos de crear lugares donde nos ayuden a aprender a observar el funcionamiento de la mente y a no quedarnos “enganchados” en los pensamientos catastrofistas y fatalistas o en la historias de placer y dolor que nos contamos en nuestras cabecitas dementes. Somos esclavos del deseo neurótico… del apego hacia el placer y del rechazo hacia el dolor. Estamos siempre queriendo más o queriendo otra cosa y no lo que es, siempre con la mente en otro lugar y queriendo estar allá estando aquí. ¡Vaya plan!

Hoy he entendido que la madurez tiene que ver con hacerme cargo de mi mente y de sus construcciones de objetos mentales y también con responsabilizarme de lo que mi estado de inconsciencia ordinaria me conduce a hacer de forma automática en mi vida.

No quiero seguir siendo esclava de esos condicionamientos o patrones mentales torpes que dan forma a lo que estoy siendo ahora sin que yo me dé cuenta siquiera.

Me gusta notar cómo la meditación me ha ayudado a estar más presente cada momento de mi vida y también, poco a poco, la práctica me está ayudando a observar mi mente y su funcionamiento y poder elegir, a veces, cómo quiero comportarme o qué quiero hacer en un momento determinado. Unas veces logro hacerlo y otras no. Estoy convencida que este cambio es un efecto de la práctica de la meditación.

Poder observar mi mente en ciertos momentos del día y tener la oportunidad de elegir qué quiero hacer con, por ejemplo, una emoción o un pensamiento reiterativo que está surgiendo dentro de mí ha sido un gran y prometedor avance. La madurez comienza con ocuparme de observar mejor, con más atención, lo que digo, lo que hago y lo que pienso en todo momento. Observar mis incongruencias. Develar para y por mi misma esas partes de mi mente que no estoy viendo y que me gobiernan. ¡Es un maravilloso inicio!

Lectura recomendada: 7 señales de madurez emocional

Namasté,

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


“Madurez es lo que alcanzo cuando ya no tengo necesidad de juzgar ni culpar a nada ni a nadie de lo que me sucede.” Anthony de Mello

El segundo principio (Adelanto del libro “Senderos de paz”)

Portada
Portada

 

 

EL SEGUNDO PRINCIPIO

Un discípulo, que entraba en la vía del Zen,  le preguntó a su maestro:  —¿Cuál es el primer principio? —Si te lo dijese —contestó el maestro—, sólo sería el segundo principio.

¿Cómo estar en paz? ¿Qué necesito para estar en paz? ¿Por qué me siento intranquilo, intranquila? Tal vez mis preguntas existenciales te recuerden a las tuyas, las que haces en tu cabeza a cada instante. A mí me han acompañado durante toda la vida y, siempre que creí haber encontrado respuestas, surgían nuevas inquietudes y formas de no estar en paz: una y otra vez. Preocupada por mi constante intranquilidad –y reconozco que también para desahogarme– abrí un blog en Internet titulado Ser siendo por Taika Ramé que se convirtió poco a poco en un sendero, un camino que, sin quererlo, fui recorriendo y todavía recorro hacia adentro de mí misma.

Al abrir el blog decidí escribir sobre mis sentimientos e ideas –al inicio utilicé un seudónimo, Taika, y luego revelé el nombre Nadir, mismo que le pusieron mis padres a este cuerpo–; deseaba sacarme el sufrimiento, pensaba que del exterior llegaría una mano amiga y salvadora que me rescataría del pozo donde me había metido. Estaba pasando –entre otras cosas– por “un ataque de mal de amores crónico”. ¿Quién no ha pasado por uno? Seguro que también tienes tu lista. ¿Cierto?

El tiempo fue pasando y, poco a poco, por la magia de Internet, algunos lectores igual de ansiosos que yo, llegaron a mis letras pidiendo ayuda y consejos. Pensaba a diario cómo poder ayudarlos si yo estaba tan asustada, tan llena de resentimientos con la vida: ¿qué puedo darles si estoy repleta de miedos? Algo vieron ellos en mí, no sabía qué, pero mis palabras les reconfortaban. Estas personas crearon un vínculo conmigo y su búsqueda de paz generó un cambio en mí: una transformación. Nuestros encuentros nos generaban paz compartida, fluida, amigable. Todos estábamos mejor; así, de forma repentina, con sólo intercambiar historias y drenar el dolor. A diario revisaba sus comentarios. A veces subía posts (notas) para distraerme y no hundirme en la depresión absoluta. Así fui leyendo mi vida y mis angustias en los relatos de mis lectores y, con la magia que produce verse reflejado en la vida de los otros, sus mensajes me cambiaron al mismo tiempo que mis letras los cambiaban a ellos. Qué bueno es sentirse apoyado, ¿verdad?

Me sentí útil ayudando y también me sentí acompañada. Notaba que no estaba aislada, que no era sólo una “loca desquiciada” que se sentía mal: yo era también “algo” más. A lo mejor éramos puros locos platicando pero, por momentos, ¡éramos loquitos felices! Nuestro secreto estaba en esos momentos de felicidad. ¿Cómo hacer para repetirlos voluntariamente? Advertí que ellos también buscaban respuestas y que mis angustias –antes únicas y mías– se repetían constantemente en las angustias de un sinfín de seres humanos; sí, teníamos un hecho en común: todos sufríamos y no sabíamos cómo dejar de hacerlo.

En años anteriores al blog había pasado por muchas indagaciones en busca de las causas de mi malestar: cinco años en psicoanálisis (lacaniano) y en dos tipos diferentes de psicoterapias, una maestría en Reiki Ho, diferentes tipos de medicinas alternativas y también muchas, muchas pastillas alopáticas. Probé incluso con el esoterismo y con la ciencia, expertos en el tarot, técnicas chamánicas, videncia y lecturas de la mano (hasta escuché acerca de la podomancia, pero no me atreví). Leí infinidad de libros de filosofía, teología, neurociencias, autoayuda y superación personal, y aún sentía ese pesar en el alma. Me sentía hundida, atrapada en el dolor. Había probado TODO, según yo, y ni así conseguía estar en paz conmigo misma. Regresaba seguido a esos momentos con mis lectores del blog pues ¡ahí estaba la solución! Pero, ¿cuál era realmente? ¿Cómo funcionaba? Senderos de paz nació en medio de una fuerte decisión de vida, una más, estaba dejando mis estudios de doctorado en antropología y decidí probar con lo que siempre había querido hacer: escribir literatura. Esa decisión de apostarle a mi deseo de ser escritora no llegó de manera suave. Fue la consecuencia de varios eventos desastrosos que me empujaron a una depresión fuerte y, luego, a un salto creativo.

Había pasado por una ruptura de pareja muy dolorosa; cuando (al fin) me mudé sola y lograba recuperarme, descubrí que un vecino desconocido me espiaba en mi propia casa con unas cámaras de video. Fue muy fuerte. Me sentí invadida en mi intimidad y totalmente vulnerable. (Fue un Big Brother a la fuerza, ¡yo no había dado mi consentimiento!) Viajé lejos en plena Navidad –un acto desesperado para olvidarme de lo sucedido y regocijarme en el abrazo amoroso de mi familia–, pero durante mi viaje intentaron secuestrarme en un taxi y tuve que saltar del auto en marcha. Sufrí lesiones graves en cuello y columna, y regresé a México con un collarín y mi entendimiento deshecho. ¿Por qué? ¿Qué he hecho para merecer esto? ¿Por qué todo me pasa? me preguntaba al mirarme al espejo con un HORROROSO e incómodo cuello artificial que me sostenía la cabeza. ¡Es aterrador cuando el espejo te regresa tu imagen y no te gusta! Como las lesiones no sanaban con las medicinas alopáticas y ya no soportaba los dolores, fui a ver a mi antiguo “huesero”, a refugiarme en su ayuda y en sus conocimientos. ¡Deseaba tanto que él me curara! Sin saberlo, estaba a punto de verme involucrada (¡una vez más!) en la locura humana: el sujeto en quien estaba depositando la mejora de mi salud trató de abusar sexualmente de mí. Por fortuna, o quizá porque me guía una fuerte intuición, alcancé a huir de su casa luego de una escena desagradable… y seguí haciéndome las mismas demandas desesperadas, una y otra vez: ¿Qué pasa en mi vida? ¿Por qué me suceden tantas, tantas cosas malas?

Acudí a la universidad harta, cansada y en pleno ataque de locura a renunciar a lo que hice durante los últimos once años de mi vida: investigación en antropología. Me di de baja temporal del doctorado y regresé a casa con una sensación de alivio y una angustia enorme, todo a la vez mezclado: sufrimiento + locura. Más locura que sufrimiento, diría yo ahora. Urgida por salvarme, me inscribí en un taller de creación literaria y viví en el mismísimo “limbo” emocional durante un año y medio, con el dinero que me dejó la venta de mi casa en Venezuela. Los pesos se agotaban rápidamente y yo seguía perdida en mis propios pensamientos y angustias. Escribí muchos cuentos de ficción, eso sí, pero seguía debatiéndome en mi cabeza: ¿estaré haciendo lo correcto o no? Deseaba saber si al abandonar el doctorado había salido del caos o sólo me metía en uno nuevo. Cómo se extraña que alguien te diga: ¡vas bien, sigue adelante! Es muy doloroso sentirse como un barco sin rumbo. No sabría decir –y la verdad es que no importa mucho– en qué momento algo se despertó en mí. Sé que los conocimientos y, principalmente, las experiencias se fueron acumulando hasta que llegué al punto de no retorno. Era imprescindible decidir qué quería HOY: ¿vivir o sobrevivir?

Yo le aposté a la vida, estaba harta, HARTA de sólo sobrevivir.

De repente, lo vi todo claro. ¡La LUZ se hizo! ¡Allí estaba! Sí, era cierto, no estaba alucinando: la magia se acumulaba a diario en mi blog, en el intercambio colectivo de historias de la vida real. Supe, sin duda alguna, que parte de la respuesta a todas mis preguntas estaba allí: “En el increíble poder de la comunicación amorosa entre dos personas.” Debía seguir ese camino y encontrar cosas nuevas. El sufrimiento se transformó en dolor. No voy a decirte que las cosas ya no me duelen; claro, hay cosas que me duelen todavía, pero la manera en que aprendí (y me enseñaron mis lectores) a reaccionar frente a mis pensamientos, emociones y percepciones me ha dado más libertad. Mi secreto para sentirme libre fue… Antes de explicarte cómo logré más libertad permíteme contarte lo que me pasó mientras escribía este libro. ¡Quedarás deslumbrado! Sucedieron tres cosas, diferentes en esencia, pero que se “amalgamaron” para darme una misma lección.

El último año trabajé como editora. Estaba muy a gusto con el oficio pero no tan cómoda con los horarios y la enorme cantidad de trabajo que tenía. Estaba de nuevo metida en una dinámica de estrés y no sabía bien cómo pararla. Analicé mucho lo que quería hacer y me di cuenta de que necesitaba armonía para escribir este libro. Mi cuerpo pedía a gritos un descanso; además, podía trabajar desde mi hogar siendo fiel a mi propio ritmo y abriendo espacios para la calidad de experiencias que deseo tener. Me había estado enfermando mucho y fui a realizarme unos estudios médicos. Los diagnósticos preliminares no lucían bien. Era posible que las lesiones en el cuello de mi útero fueran por causa del famoso (por terrible) virus del papiloma humano. Había que esperar los resultados de los análisis y yo estaba que me comía las uñas a causa de los nervios. Literalmente me las comí. Mi mente deambuló por los posibles resultados. Estaba angustiada, pero algo dentro de mí me decía: “Nadir, para estar en paz hay que meditar todas las noches. Medita, medita, medita.”

Renuncié a mi empleo en medio de las acusaciones de locura de la mayoría de mis amigos y de la difícil situación relacionada con mi salud. Decían: “Cómo te atreves a dejar un sueldo fijo en este país de desempleo casi masivo”, “¿renuncias?… ¡si te ha ido tan bien en la editorial!”, “¡estás loca!, ¿y qué harás sin tu empleo?”, “si apenas llevas un año allí”. La verdad es que mi antiguo empleo fue maravilloso. Me gustó aprender a ser editora, disfruté cada uno de los libros que ayudé a “nacer”, el ambiente laboral era muy bueno y motivador pero sentía necesidad de un cambio, una necesidad espiritual. Algo intuitivo me guió y le entregué mi nueva intención al Todo enorme, vasto y mágico que guía mis pasos. El mismo día en que se terminaba mi preaviso laboral, la doctora me llamó para decirme que mis resultados eran buenos. Lo que tenía podía resolverse con un cambio en la alimentación y varios medicamentos. Yo enseguida pensé: “Soy afortunada.” ¡Mi salud estaba bien y el susto no había pasado de ahí!

Unos días después de dejar la editorial, unos ladrones entraron a mi casa y se robaron mi computadora y otras pertenencias. Por fortuna, yo no estaba en casa cuando sucedió el robo y el archivo de este libro estaba guardado en mi correo electrónico. Lo demás se perdió: fotos, textos, recuerdos. Al principio me deprimí, lo admito. Pensé: ¿y ahora qué haré sin mi herramienta de trabajo?, ¿sin los recuerdos que se robaron, regalitos que me había dado mi hijo y otras cosas materiales? ¿Qué significado tiene esto? Lloré mucho. Con los días, al releer lo que ya tenía escrito para Senderos de paz, surgió una nueva percepción de lo ocurrido. A la semana, mi editor me prestó una computadora y comencé a escribir de nuevo. Días después tuve una reunión con mi ex-jefe en la editorial y sucedió algo mágico. MÁGICO con palabras mayúsculas. Cuando le conté lo sucedido, tomó su teléfono, llamó a su asistente y le dijo: “Tráeme una laptop.” Sí, me la obsequió con el sonriente “no faltaba más” que siguió a mi amoroso “gracias”.

Lo sucedido, una vez más, adquiría un nuevo sentido. La vida me demostraba la impermanencia de las cosas materiales y lo valioso de las comunicaciones humanas basadas en la empatía y en el amor (por qué no decirlo si la amistad es amor. ¡No hay otra palabra!) Te cuento mi experiencia para que veas que “siempre que se cierra una puerta, otra se abre”; que, como bien dice la gente, “Dios aprieta pero no ahorca” o “al mal tiempo buena cara”. Yo soy el vivo ejemplo de que las SINCRONÍAS suceden, las he experimentado infinidad de veces. Siempre trato de vencer el miedo y recibirlas con los brazos abiertos, sean buenas o malas. Si me preguntas si volvería a vivir todo lo que me pasó te respondería que por supuesto. Lo que he vivido es parte de lo que soy, pero no soy toda yo. El secreto está en descubrir lo que ya sabes, que lo bueno y lo malo son caras de una misma moneda. Si quieres vivir la vida con intensidad, tienes que probar las dos caras. No hay de otra. ¿Quieres ser libre o seguirás sufriendo eternamente?

Este libro se ocupa de algunos senderos que te guiarán hacia la paz, esos caminos que eliminarán el sufrimiento de tu vida. Escribo estas páginas con la absoluta certeza de que hemos vivido hasta el cansancio cosas parecidas y que aquello que mis lectores me contaron en el blog y lo que yo he vivido te ayudará a DESPERTAR. No importa si no entiendes por completo algunas partes de este libro. Yo tampoco entendía ni un comino cuando comencé a leer sobre el despertar, la iluminación, la felicidad, la física cuántica y el budismo Zen, pero seguí leyendo y leyendo. Ahora ésos son mis libros de cabecera y también los llevo conmigo a todas partes: al metro, a la playa, en el avión, en los cafecitos donde leo los domingos en el parque México. Vuelvo a ellos cada vez que estoy intranquila pero también cuando me cosquillea la panza de felicidad.  ¿Estás listo para este regalo increíblemente bueno?

 

*Adelanto del libro “Senderos de paz” de Nadir Chacín cedido por la Editorial Santillana, Sello Alamah, publicado en el 2008.

 

 

 

El segundo principio (Adelanto del libro "Senderos de paz")

Portada
Portada

 

 

EL SEGUNDO PRINCIPIO

Un discípulo, que entraba en la vía del Zen,  le preguntó a su maestro:  —¿Cuál es el primer principio? —Si te lo dijese —contestó el maestro—, sólo sería el segundo principio.

¿Cómo estar en paz? ¿Qué necesito para estar en paz? ¿Por qué me siento intranquilo, intranquila? Tal vez mis preguntas existenciales te recuerden a las tuyas, las que haces en tu cabeza a cada instante. A mí me han acompañado durante toda la vida y, siempre que creí haber encontrado respuestas, surgían nuevas inquietudes y formas de no estar en paz: una y otra vez. Preocupada por mi constante intranquilidad –y reconozco que también para desahogarme– abrí un blog en Internet titulado Ser siendo por Taika Ramé que se convirtió poco a poco en un sendero, un camino que, sin quererlo, fui recorriendo y todavía recorro hacia adentro de mí misma.

Al abrir el blog decidí escribir sobre mis sentimientos e ideas –al inicio utilicé un seudónimo, Taika, y luego revelé el nombre Nadir, mismo que le pusieron mis padres a este cuerpo–; deseaba sacarme el sufrimiento, pensaba que del exterior llegaría una mano amiga y salvadora que me rescataría del pozo donde me había metido. Estaba pasando –entre otras cosas– por “un ataque de mal de amores crónico”. ¿Quién no ha pasado por uno? Seguro que también tienes tu lista. ¿Cierto?

El tiempo fue pasando y, poco a poco, por la magia de Internet, algunos lectores igual de ansiosos que yo, llegaron a mis letras pidiendo ayuda y consejos. Pensaba a diario cómo poder ayudarlos si yo estaba tan asustada, tan llena de resentimientos con la vida: ¿qué puedo darles si estoy repleta de miedos? Algo vieron ellos en mí, no sabía qué, pero mis palabras les reconfortaban. Estas personas crearon un vínculo conmigo y su búsqueda de paz generó un cambio en mí: una transformación. Nuestros encuentros nos generaban paz compartida, fluida, amigable. Todos estábamos mejor; así, de forma repentina, con sólo intercambiar historias y drenar el dolor. A diario revisaba sus comentarios. A veces subía posts (notas) para distraerme y no hundirme en la depresión absoluta. Así fui leyendo mi vida y mis angustias en los relatos de mis lectores y, con la magia que produce verse reflejado en la vida de los otros, sus mensajes me cambiaron al mismo tiempo que mis letras los cambiaban a ellos. Qué bueno es sentirse apoyado, ¿verdad?

Me sentí útil ayudando y también me sentí acompañada. Notaba que no estaba aislada, que no era sólo una “loca desquiciada” que se sentía mal: yo era también “algo” más. A lo mejor éramos puros locos platicando pero, por momentos, ¡éramos loquitos felices! Nuestro secreto estaba en esos momentos de felicidad. ¿Cómo hacer para repetirlos voluntariamente? Advertí que ellos también buscaban respuestas y que mis angustias –antes únicas y mías– se repetían constantemente en las angustias de un sinfín de seres humanos; sí, teníamos un hecho en común: todos sufríamos y no sabíamos cómo dejar de hacerlo.

En años anteriores al blog había pasado por muchas indagaciones en busca de las causas de mi malestar: cinco años en psicoanálisis (lacaniano) y en dos tipos diferentes de psicoterapias, una maestría en Reiki Ho, diferentes tipos de medicinas alternativas y también muchas, muchas pastillas alopáticas. Probé incluso con el esoterismo y con la ciencia, expertos en el tarot, técnicas chamánicas, videncia y lecturas de la mano (hasta escuché acerca de la podomancia, pero no me atreví). Leí infinidad de libros de filosofía, teología, neurociencias, autoayuda y superación personal, y aún sentía ese pesar en el alma. Me sentía hundida, atrapada en el dolor. Había probado TODO, según yo, y ni así conseguía estar en paz conmigo misma. Regresaba seguido a esos momentos con mis lectores del blog pues ¡ahí estaba la solución! Pero, ¿cuál era realmente? ¿Cómo funcionaba? Senderos de paz nació en medio de una fuerte decisión de vida, una más, estaba dejando mis estudios de doctorado en antropología y decidí probar con lo que siempre había querido hacer: escribir literatura. Esa decisión de apostarle a mi deseo de ser escritora no llegó de manera suave. Fue la consecuencia de varios eventos desastrosos que me empujaron a una depresión fuerte y, luego, a un salto creativo.

Había pasado por una ruptura de pareja muy dolorosa; cuando (al fin) me mudé sola y lograba recuperarme, descubrí que un vecino desconocido me espiaba en mi propia casa con unas cámaras de video. Fue muy fuerte. Me sentí invadida en mi intimidad y totalmente vulnerable. (Fue un Big Brother a la fuerza, ¡yo no había dado mi consentimiento!) Viajé lejos en plena Navidad –un acto desesperado para olvidarme de lo sucedido y regocijarme en el abrazo amoroso de mi familia–, pero durante mi viaje intentaron secuestrarme en un taxi y tuve que saltar del auto en marcha. Sufrí lesiones graves en cuello y columna, y regresé a México con un collarín y mi entendimiento deshecho. ¿Por qué? ¿Qué he hecho para merecer esto? ¿Por qué todo me pasa? me preguntaba al mirarme al espejo con un HORROROSO e incómodo cuello artificial que me sostenía la cabeza. ¡Es aterrador cuando el espejo te regresa tu imagen y no te gusta! Como las lesiones no sanaban con las medicinas alopáticas y ya no soportaba los dolores, fui a ver a mi antiguo “huesero”, a refugiarme en su ayuda y en sus conocimientos. ¡Deseaba tanto que él me curara! Sin saberlo, estaba a punto de verme involucrada (¡una vez más!) en la locura humana: el sujeto en quien estaba depositando la mejora de mi salud trató de abusar sexualmente de mí. Por fortuna, o quizá porque me guía una fuerte intuición, alcancé a huir de su casa luego de una escena desagradable… y seguí haciéndome las mismas demandas desesperadas, una y otra vez: ¿Qué pasa en mi vida? ¿Por qué me suceden tantas, tantas cosas malas?

Acudí a la universidad harta, cansada y en pleno ataque de locura a renunciar a lo que hice durante los últimos once años de mi vida: investigación en antropología. Me di de baja temporal del doctorado y regresé a casa con una sensación de alivio y una angustia enorme, todo a la vez mezclado: sufrimiento + locura. Más locura que sufrimiento, diría yo ahora. Urgida por salvarme, me inscribí en un taller de creación literaria y viví en el mismísimo “limbo” emocional durante un año y medio, con el dinero que me dejó la venta de mi casa en Venezuela. Los pesos se agotaban rápidamente y yo seguía perdida en mis propios pensamientos y angustias. Escribí muchos cuentos de ficción, eso sí, pero seguía debatiéndome en mi cabeza: ¿estaré haciendo lo correcto o no? Deseaba saber si al abandonar el doctorado había salido del caos o sólo me metía en uno nuevo. Cómo se extraña que alguien te diga: ¡vas bien, sigue adelante! Es muy doloroso sentirse como un barco sin rumbo. No sabría decir –y la verdad es que no importa mucho– en qué momento algo se despertó en mí. Sé que los conocimientos y, principalmente, las experiencias se fueron acumulando hasta que llegué al punto de no retorno. Era imprescindible decidir qué quería HOY: ¿vivir o sobrevivir?

Yo le aposté a la vida, estaba harta, HARTA de sólo sobrevivir.

De repente, lo vi todo claro. ¡La LUZ se hizo! ¡Allí estaba! Sí, era cierto, no estaba alucinando: la magia se acumulaba a diario en mi blog, en el intercambio colectivo de historias de la vida real. Supe, sin duda alguna, que parte de la respuesta a todas mis preguntas estaba allí: “En el increíble poder de la comunicación amorosa entre dos personas.” Debía seguir ese camino y encontrar cosas nuevas. El sufrimiento se transformó en dolor. No voy a decirte que las cosas ya no me duelen; claro, hay cosas que me duelen todavía, pero la manera en que aprendí (y me enseñaron mis lectores) a reaccionar frente a mis pensamientos, emociones y percepciones me ha dado más libertad. Mi secreto para sentirme libre fue… Antes de explicarte cómo logré más libertad permíteme contarte lo que me pasó mientras escribía este libro. ¡Quedarás deslumbrado! Sucedieron tres cosas, diferentes en esencia, pero que se “amalgamaron” para darme una misma lección.

El último año trabajé como editora. Estaba muy a gusto con el oficio pero no tan cómoda con los horarios y la enorme cantidad de trabajo que tenía. Estaba de nuevo metida en una dinámica de estrés y no sabía bien cómo pararla. Analicé mucho lo que quería hacer y me di cuenta de que necesitaba armonía para escribir este libro. Mi cuerpo pedía a gritos un descanso; además, podía trabajar desde mi hogar siendo fiel a mi propio ritmo y abriendo espacios para la calidad de experiencias que deseo tener. Me había estado enfermando mucho y fui a realizarme unos estudios médicos. Los diagnósticos preliminares no lucían bien. Era posible que las lesiones en el cuello de mi útero fueran por causa del famoso (por terrible) virus del papiloma humano. Había que esperar los resultados de los análisis y yo estaba que me comía las uñas a causa de los nervios. Literalmente me las comí. Mi mente deambuló por los posibles resultados. Estaba angustiada, pero algo dentro de mí me decía: “Nadir, para estar en paz hay que meditar todas las noches. Medita, medita, medita.”

Renuncié a mi empleo en medio de las acusaciones de locura de la mayoría de mis amigos y de la difícil situación relacionada con mi salud. Decían: “Cómo te atreves a dejar un sueldo fijo en este país de desempleo casi masivo”, “¿renuncias?… ¡si te ha ido tan bien en la editorial!”, “¡estás loca!, ¿y qué harás sin tu empleo?”, “si apenas llevas un año allí”. La verdad es que mi antiguo empleo fue maravilloso. Me gustó aprender a ser editora, disfruté cada uno de los libros que ayudé a “nacer”, el ambiente laboral era muy bueno y motivador pero sentía necesidad de un cambio, una necesidad espiritual. Algo intuitivo me guió y le entregué mi nueva intención al Todo enorme, vasto y mágico que guía mis pasos. El mismo día en que se terminaba mi preaviso laboral, la doctora me llamó para decirme que mis resultados eran buenos. Lo que tenía podía resolverse con un cambio en la alimentación y varios medicamentos. Yo enseguida pensé: “Soy afortunada.” ¡Mi salud estaba bien y el susto no había pasado de ahí!

Unos días después de dejar la editorial, unos ladrones entraron a mi casa y se robaron mi computadora y otras pertenencias. Por fortuna, yo no estaba en casa cuando sucedió el robo y el archivo de este libro estaba guardado en mi correo electrónico. Lo demás se perdió: fotos, textos, recuerdos. Al principio me deprimí, lo admito. Pensé: ¿y ahora qué haré sin mi herramienta de trabajo?, ¿sin los recuerdos que se robaron, regalitos que me había dado mi hijo y otras cosas materiales? ¿Qué significado tiene esto? Lloré mucho. Con los días, al releer lo que ya tenía escrito para Senderos de paz, surgió una nueva percepción de lo ocurrido. A la semana, mi editor me prestó una computadora y comencé a escribir de nuevo. Días después tuve una reunión con mi ex-jefe en la editorial y sucedió algo mágico. MÁGICO con palabras mayúsculas. Cuando le conté lo sucedido, tomó su teléfono, llamó a su asistente y le dijo: “Tráeme una laptop.” Sí, me la obsequió con el sonriente “no faltaba más” que siguió a mi amoroso “gracias”.

Lo sucedido, una vez más, adquiría un nuevo sentido. La vida me demostraba la impermanencia de las cosas materiales y lo valioso de las comunicaciones humanas basadas en la empatía y en el amor (por qué no decirlo si la amistad es amor. ¡No hay otra palabra!) Te cuento mi experiencia para que veas que “siempre que se cierra una puerta, otra se abre”; que, como bien dice la gente, “Dios aprieta pero no ahorca” o “al mal tiempo buena cara”. Yo soy el vivo ejemplo de que las SINCRONÍAS suceden, las he experimentado infinidad de veces. Siempre trato de vencer el miedo y recibirlas con los brazos abiertos, sean buenas o malas. Si me preguntas si volvería a vivir todo lo que me pasó te respondería que por supuesto. Lo que he vivido es parte de lo que soy, pero no soy toda yo. El secreto está en descubrir lo que ya sabes, que lo bueno y lo malo son caras de una misma moneda. Si quieres vivir la vida con intensidad, tienes que probar las dos caras. No hay de otra. ¿Quieres ser libre o seguirás sufriendo eternamente?

Este libro se ocupa de algunos senderos que te guiarán hacia la paz, esos caminos que eliminarán el sufrimiento de tu vida. Escribo estas páginas con la absoluta certeza de que hemos vivido hasta el cansancio cosas parecidas y que aquello que mis lectores me contaron en el blog y lo que yo he vivido te ayudará a DESPERTAR. No importa si no entiendes por completo algunas partes de este libro. Yo tampoco entendía ni un comino cuando comencé a leer sobre el despertar, la iluminación, la felicidad, la física cuántica y el budismo Zen, pero seguí leyendo y leyendo. Ahora ésos son mis libros de cabecera y también los llevo conmigo a todas partes: al metro, a la playa, en el avión, en los cafecitos donde leo los domingos en el parque México. Vuelvo a ellos cada vez que estoy intranquila pero también cuando me cosquillea la panza de felicidad.  ¿Estás listo para este regalo increíblemente bueno?

 

*Adelanto del libro “Senderos de paz” de Nadir Chacín cedido por la Editorial Santillana, Sello Alamah, publicado en el 2008.