Etiquetado: Amor patológico

¿Has tenido una madre “destructiva”? #sersiendo

suavizatupasado

“Una vez yo estaba plantando un seto vivo de lilas. Un gran arbusto había muerto por misteriosas razones, pero los demás estaban cubiertos de primaverales flores moradas. Cuando lo saqué de la tierra, el arbusto muerto crujía como las quebradizas cáscaras de los cacahuetes. Descubrí que su sistema de raíces estaba unido a las restantes lilas vivas que bordeaban toda la valla.
Pero lo más sorprendente fue descubibrir que el arbusto muerto era la «madre». Sus raíces eran las más viejas y fuertes. Todos sus hijos mayores se encontraban de maravilla a pesar de que ella estaba «patas arriba», por así decirlo. Las lilas se reproducen con el llamado sistema de chupón, por lo que cada árbol es un vástago del progenitor inicial. Con este sistema, si la madre falla, el hijo puede sobrevivir. Ésta es la pauta y la promesa psíquica para las mujeres que no tenido cuidados maternales o han tenido muy pocos, y también para aquellas cuyas madres las han torturado. Aunque la madre caiga, aunque no tenga nada que ofrecer, la hija se desarrollará, crecerá independientemente y prosperará.”

Clarissa Pinkola Estés, “Mujeres que corren con los lobos”, Ediciones B, sello B de Bolsillo, 18ª reimpresión, octubre, 2013, pág. 255. ¡Amé este fragmento de mi libro favorito!


· Apunte liberador del 28 de octubre a las 22:43 horas · No hay nada que tú tengas que hacer para ser querida/o por otra persona, ser quien eres y estar viva/o es una razón suficiente. A menudo hemos aprendido en nuestras familias que el amor debe ganarse con esfuerzo y dedicación, incluso si eso implica hacer cosas que no deseamos hacer y que directamente nos dañan. Este “chip malsano” está construido sobre una creencia falsa que genera mucho ‪sufrimiento‬ y ‪culpa‬. Es la mentira que sostiene la ‪dependencia emocional‬. Desaprendamos toda esa historia con ‪amabilidad‬ hacia nosotras/os mismas/os, hagámoslo ya.

¿Qué necesitas ahora, en tu presente? ¿Qué quieres de verdad? ¿Qué deseas cambiar? ¿Por qué no lo has cambiado aún (resistencias)? ¿Qué te mueve a hacer lo que haces cada día por los demás (motivaciones)? ¿Desde dónde (lugar emocional) te colocas a ti misma/o para dar amor o algo que se le parece mucho? ¿Es amor o dependencia emocional? ¿Qué te están (sutil o no sutilmente) pidiendo los demás (familiares, pareja, amigos, hijos, jefes, colegas de trabajo, maestros… etc) que hagas a cambio de que te amen, te aprecien, te aprueben, te cuiden o te respeten ?

Hazte las preguntas y respóndete. Comparte tus experiencias con otras personas. Verás que mucha gente vive lo que tú estás viviendo. ¡No más silencio!

Metta (amor incondicional),
Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Rolón: “El amor incondicional siempre es patológico” #sersiendo