Etiquetado: autoestima

Autoestima: la semilla que necesita tierra fértil #sersiendo

autoestima

Autoestima significa estimarte a ti misma/o. Quererte, amarte, valorarte. Apreciar tus cualidades y habilidades. Tratarte amablemente mientras vas aprendiendo es autoestima. Tenerte infinita paciencia.

Implica darte apoyo cuando las cosas van mal y celebrarte cuando van bien. No es posible amarte a ti misma/o sin abrazar los procesos de cambio que surgen en tu vida. Debemos aceptar el cambio.

La mayoría de las personas cuando “consultamos con la almohada” pensamos que no nos amamos lo suficiente. Sentimos así una (dolorosa) carencia, un vacío y con justa razón.

Estos pensamientos de “falta de” nos producen tristeza, vergüenza y culpa, nos hacen sufrir. Desencadenan también una serie de reacciones físicas en el cuerpo como tensión, dolor y entumecimiento. Nos enferman profundamente. ¿Cómo puedo amarme más a mi misma/o?, nos preguntamos en silencio. ¿Cómo lo hago?

No es suficiente enseñar lo que sabemos

Desarrollar el amor hacia una/o misma/o es algo que nadie nos ha enseñado de manera metódica. No sabemos cómo se hace porque esta enseñanza no forma parte de la educación explícita que regularmente se da en las familias, ni mucho menos en las escuelas.

A veces creemos que si queremos mucho a nuestros hijos y los apoyamos eso será suficiente. Pero para que ellos se amen a sí mismos no lo es.

¿Por qué no es suficiente? Porque los adultos rara vez tenemos realmente las herramientas y los recursos para enseñar a otros la autoestima. A nosotros nadie nos la ha enseñado de manera deliberada.

La información no es conocimiento

Sólo es información. Para que la información se vuelva conocimiento hay que reflexionar sobre ella, aplicarla a la vida y ver qué pasa. Y para que el conocimiento se vuelva sabiduría necesitamos contemplar y escuchar más y hablar menos.

También tenemos que reflexionar sobre los resultados que hemos obtenido e incorporar lo que ha servido para la siguiente etapa y desechar lo que no. Hay que incorporar concienzudamente elementos nuevos, fragmentos de información y probar otra vez. Evaluar. Analizar. Reflexionar. Conocer.

No perder las ganas de reconstruirse a una/o misma/o una vez y otra vez te vuelve más sabia/o. Pensar que ya sabes todo sobre ti misma/o te convierte en una persona dura e inflexible. Así es difícil amarse y valorarse a una misma/o positivamente.

Si lo que vas conociendo y practicando en la vida no te “suaviza” no es sabiduría. Las personas sabias caminan la vida como si estuvieran andando sobre una amorosa mota de algodón: dulcemente.

Conocimiento explícito e implícito

El conocimiento explícito es estructurado, se puede organizar y replicar de una forma sencilla. El conocimiento implícito es el que se expresa a través de nuestras acciones generalmente sin que nos demos cuenta. Son las creencias, los saberes, los quehaceres y las maneras en las que hacemos, sentimos y pensamos las cosas.

Lo implícito está relacionado con la experiencia, la intuición y los valores. Obedece al “learning by doing”, al aprendizaje de algo mientras lo estás haciendo. Todos sabemos más de lo que creemos saber. Y son precisamente nuestras acciones las que enseñan a nuestros hijos, no nuestros discursos y alegaciones sobre la vida.

El conocimiento implícito es más difícil de replicar y repetir, de trasmitir de un individuo a otro. No podemos hacer manuales ni procedimientos para que los demás repitan este conocimiento. Tu forma de ver la vida, tu filosofía personal, por ejemplo, ¿podrías convertirla en un manual? Creo que no funciona así.

Del conocimiento individual al conocimiento colectivo

A pesar de la dificultad para replicar el conocimiento implícito es el que genera cambios positivos. No sólo individual sino colectivamente. Tanto a corto como a largo plazo. Para que el conocimiento implícito se vuelva útil para tu desarrollo personal y te ayude a aumentar tu autoestima y la de tus seres queridos ha de convertirse en conocimiento explícito.

La relación y la retroalimentación entre estos dos tipos de conocimiento es bilateral y recíproca, el conocimiento implícito ha de volverse explícito y el explícito, implícito. Las relaciones interpersonales en tanto “territorios” de conexión e interacción humana son las que permiten ese “viaje” de los conocimientos de ida y vuelta. No más cuando están “abonadas” con humildad y con mente de principiante.

La socialización (de conocimiento implícito a implícito), la exteriorización (de implícito a explícito) y la combinación/asociación (de explícito a explícito, yo le digo “colaboración”) son, según Nonaka y Takeuchi, los tres medios para construir conocimiento organizacional. Las familias e incluso un solo individuo en sí mismo son un tipo de organización.

¿Y tú cómo te organizas? ¿La organización que empleas te ayuda a estar mejor, a amarte más a ti misma/o? ¿Ayuda a los demás a amarse a sí mismos?

Abonar la tierra de cultivo para la autoestima

El amor entre los seres humanos es un sentimiento espontáneo sólo cuando hay las condiciones para que esta espontaneidad se dé.

Somos como las plantas, si las semillas que somos no caen en un terreno fértil la planta no crecerá bien ni desarrollará todo su potencial. Las raíces de la autoestima no pegan en territorios desérticos.

Ese primer terreno (o lugar de siembra) es nuestra familia o el entorno creado por las personas adultas que cuidan de nosotros cuando estamos bebés y a lo largo de nuestra infancia. Considerar la historia de tu familia y aprender de ella puede ser duro a veces, pero también es esclarecedor y sirve de alimento para la vida.

¿De dónde venimos? ¿Qué nos enseñaron los adultos que nos criaron de manera implícita? ¿Qué de manera explícita? ¿Hemos sabido combinar estos dos tipos de conocimiento? ¿Hemos logrado colaborar los unos con los otros? ¿Innovar? ¿Aprender de los errores?

Reflexionar es “mirar atrás”

Reflexionar sobre cómo era nuestro entorno familiar es una estrategia hábil. Nos permite conocernos y entendernos mejor. Decía Jean Paul Sastre que “la libertad es lo que hacemos con lo que han hecho de nosotros”. Siempre me ha gustado ese modo de ser libre.

Reírte contigo y no de ti te hace más libre. No te vuelvas el blanco de tu ironía o sorna. No te burles de ti misma/o en ninguna circunstancia. ¿Quién quiere amar lo que fácilmente se denosta?

Fertilizar la tierra de cultivo para la autoestima es una tarea sutil, delicada e importante. Es un acto de coraje no exento de miedo. Vale la pena arriesgarse.

Ocuparte de ti como quien cuida un jardín para crear más belleza y respeto por la vida, no sólo construye tu devenir sino el de la humanidad.

Ser jardinera/o de tu propio jardín es el empleo/trabajo más serio y relevante. Procura no explotarte ni darte malas condiciones para trabajar. Trata de pagarte dignamente por tu esfuerzo y dedicación. Valora todas las horas que has pasado bajo el sol arando la tierra para tu autoestima.

Tienes derecho a cuidar de ti, aunque nadie lo haya hecho antes. Sólo tú puedes cuidarte como ahora lo necesitas. Hazlo. Siémbrate, germina y florece.

Si te gustó este post por favor compártelo con tus amigos en redes sociales y deja aquí tus comentarios.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter | Imagen © huertoseducativos.org


El día sábado 20 de mayo de 2017 impartiré el taller gratuito “Amor y Mindfulness. Relaciones Afectivas Conscientes” en Centre Cívic Concòrdia (C/ de la Lusitània 3, Sabadell, España) de 10 a 12:45 horas. Dirigido a mujeres y hombres. Escribe a inscripcionautoconocimiento @ gmail.com (sin espacios) para reservar tu plaza. Aforo limitado.

Guardar

Guardar

Guardar

Cómo tomar decisiones difíciles #sersiendo

tomar_decisiones_nadirchacinSi nos explicaran esto desde la Primaria el mundo sería otro. Lúcida y valiosa charla sobre cómo tomar decisiones difíciles impartida por una filósofa. ¿Vivir en la ciudad o en el campo? ¿Estudiar Economía o Artes? ¿Trabajar en agosto o irme al retiro intensivo de meditación? ¿Tener una relación afectiva con “X” o con “Y”? ¿Seguir buscando empleo o arriesgarme a tener un negocio propio? Enjoy! Lástima que no está en español. Pueden activar los subtítulos en inglés para que les sea + fácil, también hay una transcripción. ¡Disfruté mucho de esta charla y me ayudó con la decisión difícil que tengo que tomar ahora! ¡Gracias, Ruth Chang! Espero a ustedes también les sirva con las suyas. ¡Feliz domingo!

Fragmento de la charla:

Understanding hard choices in this way uncovers something about ourselves we didn’t know. Each of us has the power to create reasons. Imagine a world in which every choice you face is an easy choice, that is, there’s always a best alternative. If there’s a best alternative, then that’s the one you should choose, because part of being rational is doing the better thing rather than the worse thing, choosing what you have most reason to choose. In such a world, we’d have most reason to wear black socks instead of pink socks, to eat cereal instead of donuts, to live in the city rather than the country, to marry Betty instead of Lolita. A world full of only easy choices would enslave us to reasons. When you think about it, it’s nuts to believe that the reasons given to you dictated that you had most reason to pursue the exact hobbies you do, to live in the exact house you do, to work at the exact job you do. Instead, you faced alternatives that were on a par, hard choices, and you made reasons for yourself to choose that hobby, that house and that job. When alternatives are on a par, the reasons given to us, the ones that determine whether we’re making a mistake, are silent as to what to do. It’s here, in the space of hard choices, that we get to exercise our normative power, the power to create reasons for yourself, to make yourself into the kind of person for whom country living is preferable to the urban life.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

¿Por qué no apruebas lo que hago? #sersiendo

Mantra1SERSIENDO

Cámbiate el “chip”, pasa de “Me haces sentir como una mujer” a “Yo me siento mujer por mí misma”. Es imposible vivir en este mundo sin provocar a menudo la desaprobación de la gente (incluyendo la de tus seres queridos), así que tu estado emocional y tu tranquilidad no pueden depender de eso. ¡Piénsalo!

¡Feliz semana!
Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Te sugiero leer también
Dependencia emocional, ¿cómo saber si yo? #sersiendo

Siéntete libre de buscar #sersiendo

A los corazones salvajes nadie ni nada puede romperlos.
A los corazones salvajes nadie ni nada puede romperlos.

Apaga tus dudas: “Si has intentado encajar en algún molde y no lo has conseguido, probablemente has tenido suerte. Es posible que seas una exiliada, pero has protegido tu alma… Es peor permanecer en el lugar que no nos corresponde en absoluto que andar perdidas durante algún tiempo buscando el parentesco psíquico y espiritual que necesitamos. JAMÁS es un error buscar lo que una necesita. Jamás.”

Clarissa Pinkola Estés en el libro “Mujeres que corren con los lobos”.
¡Feliz fin de semana, mi gente!

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


¿Sigues dentro de la cueva? #sersiendo

Vía Taringa
Vía Taringa

A veces notamos que hemos estado escondiéndonos del mundo de afuera, ¿te ha pasado? Se siente como un bloqueo emocional y físico acompañado de un estado continuo de alerta… notas que te has defendido tanto del mundo exterior (de las personas, de los hechos, de las situaciones) en cierta etapa de la vida que terminaste “metida/o en una cueva”.

Quien está «metida/o en una cueva» tiende a emocionalmente querer defender su «casa» como lo haría una osa que tiene a sus crías allí. Si alguien se acerca la osa rugirá, saldrá de prisa hacia la boca de la cueva, se parará en dos patas para verse más grande de lo que es, volverá a rugir y esta vez mostrará los dientes en forma amenazadora a cualquiera que esté intentando entrar a su cueva, sin importar si quiere ayudar, traer comida o atacar sin piedad. No hay tiempo para averiguar esas «pequeñeces», la misión es sobrevivir.

Cuando estamos así la vida se vuelve muy predecible, muy reactiva, no hay interacción real con lo de afuera, sólo hay una reacción a un estímulo, normalmente percibido como una agresión.

Los humanos desarrollamos todos estos mecanismos para poder sobrevivir hace siglos en un medio mega inhóspito y gracias a ello tú y yo seguimos aquí sobre la Tierra. Hoy en día las agresiones son más bien psicológicas, no vendrá ningún tigre diente de sable a tratar de comernos. Pero igual nos sentimos “amenazados por” y no “abrazados por” o “acompañados por”. Pareciera que vivir es sólo sobrevivir… se nos olvida en estas fases del camino vital que tal vez llegó ya el momento de “bajar la guardia”, salir de la “cueva” y dar un agradable paseo.

Conviene cada tanto revisar si la “cueva” sigue amenazada o no de una manera objetiva y pensando en el presente. Además en el tiempo de “cueva” hemos aprendido recursos emocionales nuevos, pero se nos hace difícil aceptar que ahora podemos cuidarnos y defendernos mejor “allá fuera”, que llegó la hora de aceptar que somos unas personas nuevas y que estamos listas/os para vivir. Atrévete.

Cuéntame: ¿Te has sentido así alguna vez? ¿Qué has hecho para superarlo? ¿Cuál es tu consejo para quienes están en la fase de “cueva”? Déjame un comentario al final del post > aquí. Si te ayudó este post compártelo en tus redes sociales, seguro ayudamos a alguien más.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


“Ponte de frente al sol y las sombras quedarán detrás de ti.” Proverbio mahorí


Captura de pantalla 2014-05-03 a la(s) 15.54.37

Tu propio sentido de la felicidad #sersiendo

© Giovannina Sequeira, Guatemala
© Giovannina Sequeira, Guatemala

A Elizabeth Zamora

Da mucha tranquilidad entender que la forma en la que los demás actúan nada tiene que ver conmigo o con lo que yo haga o no haga, sino con ellos mismos. Mi forma de vivir y mi ética es mi elección y mi construcción propia, como las de ellos son las suyas. La libertad es precisamente tener esos límites definidos y elegirlos como una prioridad en mi vida, hasta que yo decida que sean esos límites y no otros.

Mi tarea aquí y ahora es amar mis elecciones personales cada día y vivirlas con más seguridad y firmeza. Cuando estás preparada/o a renunciar a muchas cosas que te dan buena o mala imagen ante los demás, eres + libre. Cuando ya no te importa ese drama falso de volverte un ser humano bueno o malo… cuando pierdes la necesidad de que los demás certifiquen lo que eres o no eres ante el mundo, sufres menos. Cuando ya no gastas energías en dar tantas explicaciones sobre tus decisiones, eres + feliz.

Cuéntame: ¿Cuál es tu ética personal?, ¿qué estrategia has utilizado para sentirte más tranquila/o y segura/o de tus decisiones? Déjame un comentario aquí al final del post. Si te gustó este post compártelo en tus redes sociales.

Namasté,
Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Pregunta frecuente: ¿cómo hago para recibir las actualizaciones de este blog en mi correo electrónico? En la página de inicio en la barra lateral encontrarás el formato de suscripción, sólo escribe tu mail y dale al botón de OK, recibirás en tu correo un mensaje para que confirmes. Al confirmar comenzarás a recibir cada entrada nueva que yo suba. Cuando lo desees podrás des-suscribirte. Tu correo electrónico en la suscripción es totalmente confidencial y sólo puedo verlo yo. ¡No te preocupes!

Egoísmo consciente #sersiendo

A

| Aprendiendo |

Me sirve mucho recordar que los patrones de conducta de las demás personas son SUS patrones y también SU responsabilidad, no tienen que ver directamente con lo que yo haga o deje de hacer. En otras palabras, no es personal el asunto. Estas personas han decidido tener esa conducta. Lo que yo haga o deje de hacer tiene que ver con mis propios patrones de conducta y lo que decida hacer con ellos. Hace bien separar las cosas para no alimentar los “monstricos” internos que desencadenan una baja de la autoestima.

Las personas en general estamos + pendientes de nosotros mismos que de los demás, aunque a veces la manipulación y el victimismo de los demás o los propios nos haga enredarnos y creer lo contrario. Si creo que dentro de mi ética personal está velar por la dignidad de los demás y relacionarme de una manera sana con ellos, me daré cuenta que mis motivaciones internas son otras… y no las que creo… revisando mi actitud tanto conmigo misma como con los demás en el instante en que estas personas (o yo misma) no hacen lo que pienso que tienen que hacer. A veces es más fácil verlo en los demás. ¡Esa es una buena guía para ver si estoy siendo congruente o por el contrario me he alejado de mi propia ética!

El amor propio o la autoestima pasa por la congruencia y por poner límites claros. No es lo mismo ser una persona tirana (egoísmo egocéntrico) que tener una valoración positiva de ti misma/o y cuidar o velar por tu integridad en todos los aspectos de la vida (egoísmo consciente).

Tratemos de desarrollar el egoísmo consciente, que es el estado desde el cual realmente podemos elegir el comportamiento que deseamos tener frente a unas circunstancias determinadas como, por ejemplo, un conflicto con un amigo o un familiar.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


“El amor beneficia más al que ama que al que es amado.” Anthony de Mello