Etiquetado: Compasión

¿Sigues dentro de la cueva? #sersiendo

Vía Taringa
Vía Taringa

A veces notamos que hemos estado escondiéndonos del mundo de afuera, ¿te ha pasado? Se siente como un bloqueo emocional y físico acompañado de un estado continuo de alerta… notas que te has defendido tanto del mundo exterior (de las personas, de los hechos, de las situaciones) en cierta etapa de la vida que terminaste “metida/o en una cueva”.

Quien está «metida/o en una cueva» tiende a emocionalmente querer defender su «casa» como lo haría una osa que tiene a sus crías allí. Si alguien se acerca la osa rugirá, saldrá de prisa hacia la boca de la cueva, se parará en dos patas para verse más grande de lo que es, volverá a rugir y esta vez mostrará los dientes en forma amenazadora a cualquiera que esté intentando entrar a su cueva, sin importar si quiere ayudar, traer comida o atacar sin piedad. No hay tiempo para averiguar esas «pequeñeces», la misión es sobrevivir.

Cuando estamos así la vida se vuelve muy predecible, muy reactiva, no hay interacción real con lo de afuera, sólo hay una reacción a un estímulo, normalmente percibido como una agresión.

Los humanos desarrollamos todos estos mecanismos para poder sobrevivir hace siglos en un medio mega inhóspito y gracias a ello tú y yo seguimos aquí sobre la Tierra. Hoy en día las agresiones son más bien psicológicas, no vendrá ningún tigre diente de sable a tratar de comernos. Pero igual nos sentimos “amenazados por” y no “abrazados por” o “acompañados por”. Pareciera que vivir es sólo sobrevivir… se nos olvida en estas fases del camino vital que tal vez llegó ya el momento de “bajar la guardia”, salir de la “cueva” y dar un agradable paseo.

Conviene cada tanto revisar si la “cueva” sigue amenazada o no de una manera objetiva y pensando en el presente. Además en el tiempo de “cueva” hemos aprendido recursos emocionales nuevos, pero se nos hace difícil aceptar que ahora podemos cuidarnos y defendernos mejor “allá fuera”, que llegó la hora de aceptar que somos unas personas nuevas y que estamos listas/os para vivir. Atrévete.

Cuéntame: ¿Te has sentido así alguna vez? ¿Qué has hecho para superarlo? ¿Cuál es tu consejo para quienes están en la fase de “cueva”? Déjame un comentario al final del post > aquí. Si te ayudó este post compártelo en tus redes sociales, seguro ayudamos a alguien más.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


“Ponte de frente al sol y las sombras quedarán detrás de ti.” Proverbio mahorí


Captura de pantalla 2014-05-03 a la(s) 15.54.37

¿Me ama o no me ama? #sersiendo

By Cristina Lucas
By Cristina Lucas

Reflexión de 6:28 pm

No hay AMOR si no hay amor por el misterio propio y el misterio que es la otra persona. Podría ir + allá y decir que AMAR es venerar y disfrutar el MISTERIO de SER. Misterio no es lo mismo que secreto. Cuando yo tengo un secreto es porque de forma voluntaria estoy ocultando algo a la otra persona. Misterio, en cambio, es algo que no se puede explicar ni comprender, ni siquiera queriendo hacerlo, y por lo tanto no podemos acceder al misterio desde la razón. Los seres humanos somos un misterio, las relaciones humanas obviamente también.

En otras palabras: aunque yo pase mil días con sus noches contándole a otra persona quién soy, eso que yo soy nunca podría ser revelado de ese modo… a través de las palabras, las confesiones, los actos, ni siquiera de las más hondas revelaciones que yo haga sobre mí. Todo eso será sobre mí, pero no soy ni seré yo.

A menudo hablamos demasiado precisamente para tratar de distraernos los unos a los otros, para no estar alertas al misterio, para no salir a su encuentro. El misterio que yo soy y que la persona que amo es, el que tú y la persona que amas son, sólo es accesible cuando el misterio se encara desde un estado de maravilla, vas disfrutando al irlo descubriendo, experimentando, sin tratar de controlar nada. Los secretos no tienen nada que ver con el amor, absolutamente nada. No debemos, una vez establecido un vínculo de intimidad con alguien, temer compartir lo que somos como seres humanos desde el respeto mutuo: lo que nos pasa, lo que sentimos.

Amar es aprender a disfrutar el misterio de estar vivos y el misterio de estar aquí en estos cuerpos que tienen una duración limitada, el misterio de nuestra sagrada y cambiante humanidad. Si empiezas por disfrutar tu propio misterio y respetarlo cuando veas el misterio que esa persona es… ya no te dará tanto miedo y podrás finalmente (y quizás por primera vez) amarla o amarlo.

Namasté,
Nadir Chacín
Te espero en Facebook y Twitter


Te sugiero leer también:

Abuso de confianza #sersiendo
El círculo del “Yo soy” #sersiendo
¿Protagonista de tu propia telenovela? #sersiendo

Las enseñanzas del Suricato #sersiendo

Suricata suricatta
Suricata suricatta

Buen día, mi gente. Les presento a mi amigo-guía (Suricata suricatta); vino ayer  a recordarme que lo que hago o no hago afecta a mi especie. El suricato se relaciona con el hexagrama Nro. 9 del I Ching llamado la “La fuerza domesticadora de lo pequeño“. Pregunta de hoy: ¿Cómo discernir la acción colectiva y estratégica que nos permita superar cualquier obstáculo: juntos?

Anécdota personal.- La primera vez que fui a un campamento infantil enía creo unos 7 años] me ubicaron en el grupo de los “Meerkats”. ¡Qué curioso!

Namasté,
Nadir Chacín
Te espero en Facebook y Twitter


El mejor camino hacia la solidaridad humana es la búsqueda y el respeto de la dignidad individual. Pierre Lecomte du Noüy


También puedes leer:
El mundo: abraza tu misión

Como si fuera el último día #sersiendo #cine

tu

Bravo, Haneke. Una película sobre los invisibles_profundos hilos que unen a los que se aman cada día como si fuera el último. Sobre los ciclos, la vida, el adiós, el desapego, pero sobre todo una celebración de la dignidad. ¿Y tú qué harías en esta situación? Me fascinó. Véanla y me cuentan qué les pareció.

Namasté y feliz sabadaba,
Nadir Chacín
Lee + https://www.facebook.com/sersiendo o Twitter @nadirchs


Trailer original en francés con subtítulos en inglés

Velitas de mayo 2013 #sersiendo

velitas

A Eladi

Ahí les van mis velitas tardías de mayo. Deseo que no perdamos tanto tiempo en juzgarnos los unos a los otros, en clasificar, en ver quién lo hace mejor o peor, deseo que nos centremos en dar + amor a través de pequeños actos a nosotros mismos y a los demás. Deseo que quienes han perdido la esperanza la recuperen para siempre, deseo que (re)encontremos el lenguaje de la vida, el respeto y la compasión. Deseo para nosotros, todas y todos, un despertar alegre. Como escribió divinamente el poeta sufí Rumi: “Más allá del actuar bien y el actuar mal, se extiende un campo. Allí [mi gente] nos encontraremos”. Luz para sus proyectos, para sus vidas, para sus cuerpos, mentes, almas. Así ya es. Namasté.

Si te gustan mis velitas, compártelas por favor en las redes sociales para que circule la buena vibra o sube las tuyas, tus buenos deseos y comparte esperanza con los miembros de tu Manada. Gracias.

Feliz jueves de libros,
Nadir Chacín
Lee + https://www.facebook.com/sersiendo o Twitter @nadirchs

¿Cuál es la diferencia entre compasión y lástima? #sersiendo

© "Big Baby" (1930) de Grancel Fritz
© “Big Baby” (1930) de Grancel Fritz

a Venezuela, México y España

a Doppelgänger De Florentino Fuentes

“Auto-liderarnos: no esperar el líder. Cada quien es un líder que hay que respetar y hacer aflorar. Hemos de trabajar nuestra capacidad de contactar, conectar, compartir y co-crear. Trabajemos el camino de la libertad en vez del camino de la servidumbre. No hay dos personas iguales. Busca la singularidad y devén solidario con la especie. Si todos nos auto-lideráramos, no necesitaríamos líderes.” Pere Monràs

La práctica de la compasión es una de las cosas más difíciles de hacer hacia uno mismo y hacia los otros. Sin compasión, no hay conocimiento ni enseñanza ni aprendizaje sano. La auto-compasión nada tiene que ver con el victismismo o con andar por la vida con actitud de mártir. Cuando eres compasiva/o te conectas con los demás desde el entendimiento de tus propias fases oscuras, desde allí empatizas con la situación que viven los otros. Cuando sientes lástima te motiva la culpa, el sentimiento de superioridad o de inferioridad, producto de un entendimiento tergiversado de tu propia personalidad. Cuando eres compasiva/o verdaderamente te conectas contigo y con los demás, cuando sientes lástima sólo reaccionas desde el miedo, el miedo a tus propios fantasmas, el miedo a los demás o a lo que esas personas despiertan en  ti, el miedo al mundo.

¿Cómo saber cuando siento lástima y cuándo compasión?

Te cuento como me pasa a mí. Sé que estoy teniendo lástima y no compasión cuando me siento incómoda, cuando siento que lo que me está contando la otra persona me perturba, me hace sentir invadida, atacada, comprometida a actuar (cuando no quiero hacerlo) o me deja paralizada, cuando en vez de escuchar, sólo oigo… cuando siento necesidad de hablar (la mayoría de las veces: hablar demasiado), cuando no me siento en paz allí en compañia de esa persona. Cuando puedo conectar con el otro o la otra soy capaz de escuchar, de verme yo en la situación de la otra persona, en vez de criticar o ajusticiar al otro o a la otra, me permito -desde la escucha calmada- colocar todo lo que estoy sintiendo (bonito y feo) en un lugar sano dentro de mí. Cuando logro me conecto (veo, escucho, estoy, soy) y puedo preguntarle al otro o a la otra, sin presión ni demanda ni juicios: ¿Cómo podría ayudarte en tu situación para que te sintieras apoyado/a por mí? Eso es la compasión.

He aprendido que la culpa sólo me invisibiliza a mí e invisibiliza a mi interlocutor. La rabia y la ira hacen lo mismo. A veces tengo más capacidad para actuar de este modo y otras simplemente me desconecto. Cuando me desconecto, me abrazo yo solita por dentro sin decir nada, hago silencio y trato de empezar de nuevo a estar presente frente al otro o la otra. Si no lo logro trato de retirarme lo más pronto que pueda y digo: “no estoy en uno de mis días pacíficos y me está costando escucharte calmadamente”.

La lástima y la compasión son estados del ser. Uno puede estar en cualquiera de ellos y un segundo después cambiar al otro. Me imagino a la compasión como un interruptor que apaga y prende un escenario sobre el que hay actores , muebles y escenografías. Aunque tengas el escenario en OFF los actores y las cosas siguen presentes, sólo que tú no puedes verlos. Sé que cuando no soy compasiva literalmente no estoy viendo bien, ni a mí, ni a los otros ni al mundo. Me empeño en cuestionar mis criterios cuando estoy observando algún escenario vacío: ¿habrá algo en él que temporalmente no estoy viendo? Opto por invertir mi existencia, cada vez que lo consigo, en aprender cómo apretar el ON de cada momento: me agrade o no me agrade el vai-vén de mi vida.

¿Qué es para ti la compasión? ¿Cómo saber cuando no estás siendo compasiva/o? Compártelo en los comentarios y si te gustó este post, por favor, compártelo en las redes sociales o por correo electrónico.

Buen jueves de libros,
Nadir Chacín
Lee + https://www.facebook.com/sersiendo o Twitter @nadirchs


imager.phpJueves de libros | “Ética de la compasión”, de Joan Carles Mèlich, Herder Editorial, Ibérica, 2010.

“La ética es la respuesta a una interpelación que pone en cuestión el orden moral. Lo que nos convierte en humanos no es la obediencia a un código universal y absoluto sino el reconocimiento de la radical vulnerabilidad de nuestra condición y el hecho de no poder eludir la demanda del dolor del otro. No hay ética porque sepamos qué es el «bien», sino porque hemos vivido y hemos sido testigos de la experiencia del mal. No hay ética porque uno cumpla con su «deber», sino porque nuestra respuesta ha sido adecuada al sufrimiento. No hay ética porque seamos «dignos», porque tengamos dignidad, sino porque somos sensibles a los indignos, a los infrahumanos, a los que no son personas. La ética, pues, a diferencia de la moral, es la respuesta compasiva que damos a «los heridos» que nos interpelan en los distintos trayectos de nuestra vida, cuando bajamos de «Jerusalén a Jericó».” Herder Editorial


Tus donaciones me ayudan a mantener actualizado y + estético este blog. Cualquier monto que dones es importante para mí. Puedes hacerla con tarjeta de débito, crédito y PayPal. Muchas gracias por tu apoyo.

Conocimiento y Compasión #sersiendo

No hay amor sin compasión ni conocimiento

Dice Matthieu Ricard, lo más bello que he leído últimamente: “La compasión y el conocimiento, como las alas de un mismo pájaro, son indisociables. Un pájaro no puede volar con una sola ala. Sin compasión, el conocimiento es estéril; sin conocimiento la compasión está ciega. La compasión del sabio [y la de la sabia] ilumina sin deslumbrar, calienta sin quemar. Está omnipresente como el aire”.

Nadir Chacín @nadirchs
Visítenme en https://www.facebook.com/sersiendo

Antídoto para la ceguera

V Encuentro del Círculo Humano CHxBarcelona, sábado 8 septiembre 2012, en Parque de la Ciudadela, Barcelona, España, de 11-14 horas. Tema: En defensa de la felicidad. Evento en Facebook