Etiquetado: Comunicación no violenta

¿Es ayuda o abandono? #sersiendo

monos_nadir_chacin

Si alguien te pide un consejo es porque: 1) desea saber tu opinión sobre un tema que le inquieta, 2) respeta tu criterio, 3) confía en que le ayudarás a ver las cosas más claras y 4) piensa que la/lo conoces lo suficiente como para ayudarle. Tus respuestas simples del tipo “Si eso te hace feliz, yo también seré feliz” o “Yo te apoyaré decidas lo que decidas”… no son de gran ayuda para tu amigo/a o pareja o familiar. Para decirlo sin rodeos: recibir este tipo de respuestas es lo mismo que no tener ayuda.

A veces por miles de temores e ideas erróneas… terminamos abandonando a los demás cuando más nos necesitan y casi sin darnos cuenta.

Quizás lo más amable podría ser no tomar el estilo de masacrar al otro o a la otra con nuestras opiniones, consejos y miedos basados en nuestras experiencias de vida (proyecciones) y no en los de la persona que pide consejo. Tampoco ofrecer como solución el “Me da miedo opinar” que viene disfrazado de “Nadie sabe mejor que tú lo que necesitas”. Para dar amor a menudo se necesita valentía, coraje, atrevimiento, se necesita arriesgarse a vivir el vínculo que tienes con esa persona con profundidad… aunque a veces las cosas se pongan difíciles y haya que conversar muchas veces y tener paciencia para poder entenderse.

El ingrediente más importante es la voluntad mutua de construir el vínculo amoroso, la empatía y el estar atentos (atención plena o mindfulness) durante la conversación tanto a lo que la otra persona necesita como a lo que nosotros necesitamos en ese momento, y saber diferenciar las dos cosas. Para alcanzar ese nivel de encuentro entre dos humanos… hay que darse el tiempo necesario para sentir, auto-revisarse y reflexionar un poco… antes de responder a la demanda de consejos que ha hecho el otro o la otra.

P.D: Sí, te entiendo… no es nada sencillo relacionarse amablemente con otros seres humanos, pero vale la pena intentarlo.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Velitas de marzo 2014 #sersiendo

1814392251_291dcad595

Deseo la Paz, deseo la Paz afuera en el mundo, la Paz adentro de todos los seres humanos. La Hermandad. Deseo que se despierte nuestra unión de especie, de manada. Miremos al otro, a la otra, no es tan diferente de nosotros. Deseo que haya empatía, unión, respeto por los Derechos Humanos aquí, allá y en todos los lugares donde hayan humanos. Deseo que haya respeto hacia todos los seres vivientes. Que estén bien y que sean felices. Mírate al espejo: ¿de verdad quieres lastimar a otro ser humano en nombre de la lucha por el poder? Esa persona es un ser humano como tú, si lo lastimas te lastimas a ti y nos latimas a todos/todas. Que seamos tocados hoy por la ternura y la compasión, la ecuanimidad, la fortaleza sin violencia, la dulzura. Que nos encontremos todos/todas más allá de las ideas acerca del Mal y el Bien. Que se abran más que nunca nuestros corazones. Que palpite dentro de nuestros corazones más el amor que la ira y el odio.

Dedico mis velitas a todas las personas que han perdido familiares o amigos durante los recientes actos de violencia en el mundo, dedico mis velitas también a las mujeres que han muerto o han sido maltratadas sólo por ser mujeres. Dedico mis velitas a todas las personas que están trabajando con empeño en la construcción de una Cultura Global de Paz y una Ciudadanía Responsable bajo este sentir: soy Cuidadano o Ciudadana del Mundo.

Deseo claridad y sabiduría en nuestras opiniones sobre el estado actual de las cosas, para que comprendamos que no hay fronteras, que la idea de Nación es un artificio, y que esta Tierra es nuestra única casa y que por las venas de cada ser humano circula nuestra misma sangre. Sangre y vida de seres humanos que merecen nuestro respeto.

Cito de nuevo a Stephen Levine: “Cuando tu Miedo toca el dolor del otro [o de la otra] se convierte en Lástima, cuando tu Amor toca el dolor del otro [o de la otra] se convierte en Compasión“.

¡Namasté!
Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Comunicación No Violenta #sersiendo

257f668e8e3bfade2d89602f10bceb4f

| Parafraseo a Marshall B. Rosenberg |

Cuando accedemos a hacer algo con el único propósito de evitar el castigo, apartamos la atención del valor que tiene la acción en sí misma. En cambio, nos centramos en las consecuencias que sobrevendrían si no hacemos lo que se nos pide. SIEMPRE que se recurre a la fuerza punitiva, se deteriora la valoración que las personas involucradas tienen de sí mismas. ¿Nos interesa que los demás hagan caso o velar por la dignidad de todos los seres humanos por igual?

El castigo también se cobra un precio en la buena voluntad de los demás. Si estas personas nos consideran administradores de castigo, difícilmente responderán de un modo adecuado a nuestras necesidades. La comunicación está rota. El castigo también incluye etiquetar al otro con un juicio y en retirarles ciertas concesiones. El uso punitivo de la fuerza genera hostilidad (violencia genera más violencia) y refuerza la resistencia a la conducta que nos gustaría propiciar.

Ante la represión sólo quedan dos opciones: el sometimiento o el desacato. Ninguna tiene nada que ver con la comunicación y el diálogo, mucho menos con el respeto. Culpar y castigar a los demás no sirve para que tengan las motivaciones que nos gustaría que tuvieran. Reflexionemos. Seamos estratégicos.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


“El problema con la familia es que los hijos abandonan un día la infancia, pero los padres nunca dejan la paternidad.” Osho

Ansiedad por la des-conexión #sersiendo

58d870ea0348a1f838dd749fa4326651

A Adela Lemus

Hace días que no escribo. Estoy tratando de utilizar menos los artefactos tecnológicos, vivir más y mejor mi vida off-line que la on-line. Por trabajo paso muchas horas pegada a una computadora y a los devices de todos los tamaños, contestando mails, mensajes por WhatsApp y publicando contenidos digitales en las redes sociales. A dichas horas se le suman las que habitualmente dedico a mis propios espacios on-line como este blog y mis distintos perfiles personales y profesionales en las redes.
Confieso que son un montonal de horas de tecnología, clics y virtualidad para un solo ser humano. La tecnología es una aliada poderosa, pero como cada circunstancia o condición de vida que decidimos vivir, consciente o inconscientemente, cuando “algo” comienza a absorber demasiado mi atención y a desconectarme de mí misma, de mi mente, de mi cuerpo y de las cosas que más me importan me detengo, hago un sano STOP, reflexiono y re-planteo un acuerdo nuevo de mi Yo… conmigo misma.
A menudo cuando algo comienza a absorberme para “bien” o para “mal” decido hacerme muchas preguntas, me cuestiono. Eso me hace madurar y crecer. Me ayuda a aumentar la fidelidad que siento por el ser humano que deseo SER y a re-construirme cada tanto, me ayuda a estar más lejos de las falsas imágenes de mí misma que me vende mi ego y que suelo comprar (bien caro) para obtener alguna ganancia secundaria. Me pregunto con mucha valentía: ¿qué necesidades no resueltas tengo, cómo estoy tratando de llenar el vacío que me producen, si estoy optando por el exceso de “algo” o por la negación o apegándome demasiado a algo ilusorio o “torcido” o “fantasioso”? ¿Por qué he tenido hasta ahora tanto apuro en desconectarme de lo cercano (personas, noticias, conocimientos, experiencias, sentimientos, realidades, etc) y de conectarme con lo lejano?
Este fin de semana, aprovechando la visita de mi hijo, hemos salido de viaje a Andorra y Lérida. El jueves decidí desconectarme radicalmente de mi vida virtual y estar muy atenta de lo que sentía y de mi actitud hasta este instante en el que les escribo. Han pasado 4 días y sus noches, horas y horas, he mirado si algo malo sucedió en mi ausencia, en tema personal y laboral, y todo está en absoluto orden. Yo me siento muy bien, salvo por algunos momentos de ansiedad y de falso aburrimiento, no me pasó nada por apagar los cacharros electrónicos y mantenerme al margen de la tecnología mientras otros a mi alrededor la usaban. Por momentos me sentí como un adicto que deja una droga. También vi la facilidad con la que nos alejamos de la vida (de “experienciar”) y nos conformamos con algún sustituto, llámese televisión, leer las noticias, revisar compulsivamente el móvil o el mail, hablar con alguien que está lejos cuando tenemos a una persona enfrente y un largo etcétera.
Entonces… me pregunté más sobre mi ansiedad al estar desconectada del mundo virtual, me pregunté más profundo aún sobre mi necesidad de estar siempre en control de lo que suceda. ¿Es posible estar en total control? No, Nadir, no es posible. Eso me dije y créanme que sentí alivio. Lo más gracioso es que viendo mi propia realidad y analizándola, no hay ni una sola vez en la que me haya desconectado de mis habituales rutinas y haya pasado algo vital, algo malo o bueno que no me haya enterado. La vida tiene su ritmo, los apurados o las apuradas, las ansiosas y los ansiosos somos nosotros. Comenzaré a preguntarme más a menudo por mis necesidades. He detectado que los seres humanos, la mayoría, tenemos poco entrenamiento en eso de saber cuáles son nuestras verdaderas necesidades y canalizar nuestros comportamientos por un camino que nos asegure que dichas necesidades estarán cubiertas o tendrán una probabilidad alta de estarlo. Tenemos mucha confusión (yo incluida en el paquete) y pocos recursos que nos permitan ser sabios, sabias, en este sentido específico de detectar necesidades y saberlas nosotros y saber cómo comunicarlas de una manera sana a los que nos rodean.
Me ha ayudado mucho el libro de la “Comunicación No Violenta” de Marshall Rosenberg, definitivamente ha pasado a ser uno de mis libros de cabecera. Me siento feliz de haberme topado con Amalasiri y que me lo haya recomendado. Leeré más de este libro y les comentaré mis impresiones cuando lo termine. Se los recomiendo desde ya. También les recomiendo -como hice ayer- tratar de hacer una lista de cuáles son sus necesidades más básicas que ahora mismo no están siendo cubiertas. Las necesidades están siempre relacionadas con un sentimiento. Hagan un acto de valentía y cuestiónense a ustedes mismos, a ustedes mismas. Que les sirva esta sencilla frase que pueden completar para conectar un sentimiento que ahora tengan con una necesidad no satisfecha: “Me siento… porque yo…”.

Hasta pronto y feliz nueva semana,
Nadir Chacín
Te espero en Facebook y Twitter

Negación de la responsabilidad #sersiendo

ade6b550d07db4479742ed4ce5dd877d

| Reflexión para este fin de semana |

«Negamos la responsabilidad de nuestros actos cuando atribuimos su causa a:
1. Fuerzas difusas e impersonales: “Limpié mi habitación porque tenía que hacerlo”.
2. Nuestro estado de salud, un diagnóstico o nuestra historia personal o psicológica: “Bebo porque soy alcohólico”.
3. Lo que hacen los demás: “Le pegué a mi hijo porque cruzó la calle corriendo”.
4. Órdenes de la autoridad: “Mentí al cliente porque mi jefe me dijo que lo hiciera”.
5. Presiones de grupo: “Empecé a fumar porque todos mis amigos lo hacían”.
6. Políticas, normas y reglas institucionales: “Tengo que expulsarte por esta infracción porque es la política de la escuela”.
7. Los roles asignados según sexo, posición social o edad: “Me fastidia ir a trabajar, pero tengo que hacerlo porque soy marido y padre”.
8. Impulsos irrefrenables: “Me superaron las ganas de comer bombones y me los comí”.»

Tomado del libro “Comunicación no violenta. Un lenguaje para la vida” de Marshall B. Rosemberg, GAE, 2013, p. 33.

Namasté, mi gente
Nadir Chacín
Te espero en Facebook y Twitter

Velitas de mayo 2013 #sersiendo

velitas

A Eladi

Ahí les van mis velitas tardías de mayo. Deseo que no perdamos tanto tiempo en juzgarnos los unos a los otros, en clasificar, en ver quién lo hace mejor o peor, deseo que nos centremos en dar + amor a través de pequeños actos a nosotros mismos y a los demás. Deseo que quienes han perdido la esperanza la recuperen para siempre, deseo que (re)encontremos el lenguaje de la vida, el respeto y la compasión. Deseo para nosotros, todas y todos, un despertar alegre. Como escribió divinamente el poeta sufí Rumi: “Más allá del actuar bien y el actuar mal, se extiende un campo. Allí [mi gente] nos encontraremos”. Luz para sus proyectos, para sus vidas, para sus cuerpos, mentes, almas. Así ya es. Namasté.

Si te gustan mis velitas, compártelas por favor en las redes sociales para que circule la buena vibra o sube las tuyas, tus buenos deseos y comparte esperanza con los miembros de tu Manada. Gracias.

Feliz jueves de libros,
Nadir Chacín
Lee + https://www.facebook.com/sersiendo o Twitter @nadirchs

Rolón: “El amor incondicional siempre es patológico” #sersiendo