Etiquetado: Crisis amorosas

Libertad y amor de pareja #sersiendo

By Pep Quer (2014)
By Pep Quer (2014)

“No te necesito, te prefiero.” Walter Riso

Parafraseando a Walter Riso:

La libertad de pensar, sentir y actuar como se nos dé la gana está y debe estar siempre por encima del amor de pareja y más allá de éste. Suena heavy, radical, sí, pero es la única manera de vivir una vida alegre y tranquila y de construir vínculos amorosos sanos. Cualquier otra manera de vivir el amor es sumisión y opresión, incluso es esclavitud, y eso sólo conduce a la dependencia y al sufrimiento. ¡Es por esto que construir tu ética personal (qué piensas – tener un criterio propio, cómo gestionas tus sentimientos, emociones y pensamientos, cómo te comportas, cuáles son tus prioridades, qué te gustaría experimentar y qué no… etc) es MUY importante! Sin esa guía de creación propia -TU GUÍA- la libertad se convierte en algo muy difícil de ejercer. Tu ética es tu Norte.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Te sugiero ver este excelente vídeo de donde tomé la idea de este post: “Enamorados o Esclavizados”, por Walter Riso.


Este blog Ser siendo y sus ecos en mis redes sociales son mi apuesta para ayudar a construir una masa crítica de personas que hagan de este mundo un lugar + digno para todos/todas. Tiene 10 mil visitas promedio p/mes + 1.027 posts + 3.330 comentarios. ¡Gracias por ayudarme a seguir escribiéndolo! Haz una donación, click en el botón de abajo. La puedes enviar a través de tu cuenta PayPal o utilizar cualquier tarjeta de crédito o de débito (aunque no tengas PayPal propio). Namasté.

¿Me ama o no me ama? #sersiendo

By Cristina Lucas
By Cristina Lucas

Reflexión de 6:28 pm

No hay AMOR si no hay amor por el misterio propio y el misterio que es la otra persona. Podría ir + allá y decir que AMAR es venerar y disfrutar el MISTERIO de SER. Misterio no es lo mismo que secreto. Cuando yo tengo un secreto es porque de forma voluntaria estoy ocultando algo a la otra persona. Misterio, en cambio, es algo que no se puede explicar ni comprender, ni siquiera queriendo hacerlo, y por lo tanto no podemos acceder al misterio desde la razón. Los seres humanos somos un misterio, las relaciones humanas obviamente también.

En otras palabras: aunque yo pase mil días con sus noches contándole a otra persona quién soy, eso que yo soy nunca podría ser revelado de ese modo… a través de las palabras, las confesiones, los actos, ni siquiera de las más hondas revelaciones que yo haga sobre mí. Todo eso será sobre mí, pero no soy ni seré yo.

A menudo hablamos demasiado precisamente para tratar de distraernos los unos a los otros, para no estar alertas al misterio, para no salir a su encuentro. El misterio que yo soy y que la persona que amo es, el que tú y la persona que amas son, sólo es accesible cuando el misterio se encara desde un estado de maravilla, vas disfrutando al irlo descubriendo, experimentando, sin tratar de controlar nada. Los secretos no tienen nada que ver con el amor, absolutamente nada. No debemos, una vez establecido un vínculo de intimidad con alguien, temer compartir lo que somos como seres humanos desde el respeto mutuo: lo que nos pasa, lo que sentimos.

Amar es aprender a disfrutar el misterio de estar vivos y el misterio de estar aquí en estos cuerpos que tienen una duración limitada, el misterio de nuestra sagrada y cambiante humanidad. Si empiezas por disfrutar tu propio misterio y respetarlo cuando veas el misterio que esa persona es… ya no te dará tanto miedo y podrás finalmente (y quizás por primera vez) amarla o amarlo.

Namasté,
Nadir Chacín
Te espero en Facebook y Twitter


Te sugiero leer también:

Abuso de confianza #sersiendo
El círculo del “Yo soy” #sersiendo
¿Protagonista de tu propia telenovela? #sersiendo

Día del (des)amor #sersiendo

Foto © The Wunderkammer Archives
Foto © The Wunderkammer Archives

A Eladi Martos

Netísima del día del amor | El amor más necesario es el amor propio. Sin amor propio no hay amor posible por un otro o una otra. No hay buen amor, sino simulaciones. El 90% de las veces que decimos amar a alguien, amamos desde la falta de amor propio, desde la herida, por lo tanto eso no es amor. Aunque nos duela reconocerlo. Construir el amor hacia uno mismo es un proceso doloroso, requiere esfuerzo por auto-conocerse y una mirada compasiva hacia las evasiones del presente, los traumas del pasado y los miedos por el futuro. Necesita mucha valentía: es el acto de quien se atreve a bajar al “Infierno” por su propio pie. Es el acto de quien quiere reconstruirse a sí mismo en vez de querer cambiar a los otros. Es el acto de quien está aprendiendo a elegir compañeros de viaje. Es la búsqueda de quien desea convertirse en un ser humano más genuino todos los días. Ese proceso duele por dentro temporalmente, pero una vez roto el capullo-tiempo-espera-activa sale la mariposa lista para su encuentro honesto con la vida, con los demás. Es el camino de la heroína o del héroe que tú eres, que yo soy. Son las caídas, todas, también, y el entendimiento de que las caídas nunca dejarán de suceder. Hoy quiero celebrar a quien ya ha empezado su búsqueda personal y cree que no avanza. A quien tiene un hueco en el alma, tristeza, rabia y mucho miedo. A esas personas les envío todo el amor que me es posible dar desde mi estado actual de metamorfosis. Mi comprensión, mi aprobación. Mi esfuerzo por entender(te), aunque a veces no lo logre. Mi abrazo solidario en este día. Tu día. Sigue caminando.

Feliz día del amor y la amistad,
Nadir Chacín
Lee + https://www.facebook.com/sersiendo o Twitter @nadirchs

Libros para crisis amorosas #sersiendo

Nadir Chacín @nadirchs
Lee + en https://www.facebook.com/sersiendo

14 de febrero

Sin expresión hasta el amor más grande puede morir.

Robert Sternberg

¿Qué es lo que realmente celebramos en este día? Siempre me he preguntado esto. A veces pensamos que amar es regalar cosas caras, invitar a cenar al otro, mandarle notitas prediseñadas por facebook y demás. Hoy antes de cualquier interés comercial es el día del amor en sí mismo. Pero ¿qué es el amor? El amor se entiende normalmente como un sentimiento, una afinidad, que vincula a los seres humanos. Pero también es empatía, compromiso, intimidad, pasión y establecimiento de límites del comportamiento propio y del de los demás. Es decir, se construye sobre el respeto mutuo y la sana convivencia, es un sentimiento y comportamiento relacional. Esta parte del amor a veces, por no decir casi siempre, se nos olvida. En estos tiempos a los amantes se les olvida que amar implica un compromiso, es decir, una decisión: decides amar y respetar a otra persona y además también decides comprometerte con mantener ese amor. Y no sólo es decisión sino también acción: la expresión de lo que se siente y decide en actos.

Hace un tiempo hablando con mi psicoanalista y luego de una ruptura con una pareja con la que conviví 5 años, le preguntaba qué era lo que hacía que el amor se muriera. Creo que la siguiente historia condensa lo que quiero trasmitir hoy.

Ana, una paciente suya, estaba desesperada porque su pareja roncaba. No podía descansar durante las noches y los ronquidos se habían vuelto un serio problema de convivencia y para la relación en sí. Ella en varias ocasiones le había comentado a su pareja que estaba muy estresada porque no descansaba, y su pareja sólo le decía: “¿Qué quieres que haga? No puedo dejar de roncar y tampoco tengo una varita mágica. He roncado toda mi vida”. Para resumir: esta relación se acabó. Pero ¿qué fue lo que causó de verdad la ruptura? ¿Los ronquidos? No. Lo que mató al amor fue la no-acción, el no-compromiso con mantener el amor y atender y respetar lo que a la otra persona le sucede. Cero empatía. Cero respeto.

Si el hombre hubiera atendido las necesidades de su pareja… en el sentido de ir con un médico a revisar por qué ronca o usar estos dispositivos que se ponen en la nariz y que hacen que la persona respire mejor… por citar algún ejemplo. Si la hubiera entendido y luego hecho algo… Si ella hubiera visto y sentido el compromiso y el amor de su pareja expresado en actos, en acciones concretas, aunque este señor no hubiera dejado de roncar nunca, las cosas hubieran resultado diferentes. El tema es accionar el amor mutuamente, expresarlo no con palabras ni regalitos solamente sino con actos, hechos. Expresarlo cada  cada 14 de febrero, en los cumpleaños en navidad, expresarlo además todos los días con pequeños actos de amor.