Etiquetado: el sentido de la vida

Nido del cuco + Sinécdoque existencial #sersiendo

0c23cbc673a96f8a6e3127ef20d178f5

a Taika Ramé

Han sido días, semanas, de pensar y pensar, de no escribir nada, de simplemente parasitar(me) sin más. He terminado, por las causalidades de la vida, viendo dos películas, “Alguien voló sobre el nido del cuco” y “Sinécdoque, Nueva York”, que le han dado sentido a mi ataque de “pensadera” más reciente. Vengo a hablarles de ellas no tanto por las películas en sí mismas (que ya las mirarán) sino de lo que han hecho en mí. Hace meses que vengo pensando ¿Qué hago aquí en este mundo?, supongo es una pregunta más común de lo que creo. A veces veo el mundo y ante su dinámica absurda no puedo negarme a que surja la duda, ¿cuál es el sentido de estar viva? ¿De estarlo ahora y aquí?

Las películas me han hecho reflexionar sobre dos escenarios/comportamientos: encerrarme en mis propios procesos (en mi lucha por sobrevivir) o ampliarme, dejar que mi vida se extienda y que toque la existencia de los otros. Dejarme vivir. La realidad tal cual la conocemos está simplemente desbocada, parece un caballo sin control lleno de miedo y que lucha por sobrevivir(se). No me gusta esa realidad, pero si ésta es el reflejo de lo que yo hago habré de preguntarme más seguido: ¿cuál es mi responsabilidad en que la realidad sea así y no sea de otro modo?

Durante la respuesta a esa pregunta es cuando se arruga el corazón y sangran sus heridas: desidia, apatía, desencanto, tristeza, impotencia. ¿Cómo me organizo en el día a día, qué hago, qué dejo de hacer, para que esta realidad compartida se encarrile? La realidad tal vez nunca sea como yo la espero, ¿por qué lo tendría que ser? La realidad no está allí para hacer lo que yo diga, la realidad es un consenso social, la hacemos entre todos. Pero ¿quiénes son esos “todos” que han llevado al mundo por el camino que ha seguido? Son los “todos” que yo también creo en mis relaciones con los demás. ¿Encerrarme o salir del nido? Volverme más loca, tal vez. He allí el dilema. ¿Competir con los demás hasta que los más débiles sean arrojados del nido para que yo exista o cooperar, colaborar, confiar? ¿Accionar mis motivos de una manera tan contundente como para que -aunque yo muera- la semilla del cambio toque a otro o a otra hasta hacerlo más consciente? ¿Actuar yo? ¿Ser más consciente yo… es suficiente?

El sentido de mi vida sigue sin escribirse, pero veo más claro que todo depende de mí, nadie vendrá a darle sentido a lo que yo misma no pueda darle un sentido. Quizá sea inevitable eso tan humano de andarme repitiendo y repitiendo como un disco rallado, andar mil veces viviendo las mismas situaciones, sintiendo lo mismo, haciendo casi siempre lo mismo. Volver a vivir la misma cosa una y otra vez, no lo sé, quizá la repetición tiene su sentido también, uno que va más allá de mí misma. Todo lo vivido se parece, pero no es exactamente igual, no son copias idénticas. El mundo de este instante es irrepetible, lo que vivo ahora es irrepetible, aunque se parezca a otra cosa. Lo único que me queda es mi propia habilidad para aprender mientras me equivoco, para seguir confiando a pesar de los errores. Ser siendo.

He tomado el camino correcto, quizás sea el menos transitado, no lo sé tampoco… Sé que tiene desvíos temporales y curvas, que cada tanto aparece un bosque en medio del desierto, uno diferente cada vez, parecido pero no el mismo. Aparece para que yo no olvide los árboles, el verde, la vida. Aprovecharé el bosque cuando lo vea, da igual si se parece a otro o no, lo aprovecharé aunque no logre verlo aún, aunque sepa que más adelante hay un desierto que también da igual si se parece a anteriores desiertos o no. Le diré a otros que hay un bosque, lo gritaré si es preciso, que existe y que yo lo he visto. Lo diré más veces. Diré menos veces lo de los desiertos. Aunque yo muera… Aunque los demás mueran… La misión de la especie seguirá viva, eso es suficiente. Mi misión es habitar el bosque, cualquier bosque, sentirlo, mientras esté viva y aquí. Mi misión es habitar ese bosque contigo, con ustedes, hasta que sepamos sin la menor duda que habitarlo es una repetición irrepetible y es nuestra. Uno a la vez, cada bosque.

Buen domingo,
Nadir Chacín
Lee + https://www.facebook.com/sersiendo o Twitter @nadirchs


Todas las cosas cambian; nada muere. El espíritu ambula de aquí para allá, y ocupa el marco que le place… Porque aquello que una vez existió ya no es, y lo que no era ha llegado a ser. Así, el enorme círculo de movimiento ha girado una vez más. […] Sólo de los cuerpos en los cuales habita este yo eterno, imperecedero e incomprensible, se dice que tienen un fin.
Bhagavad Gita


Viviendo un Reino (Unido) #sersiendo

The Port William in Trebarwith Strand, North Cornwall, UK

A Mariano y Mariana
A Sarah, David, Eliza, Toby, Dave y Jos

Hace más de tres meses que salí de México D.F., mi segundo hogar, rumbo a Europa tras un sueño delicado no tan antiguo. (Al menos no conscientemente antiguo.) Llevo este tiempo viviendo con una adorable y numerosa familia en un pueblo al sur de Inglaterra llamado Teignmouth, junto al mar. Aquí vivo, trabajo, como, duermo, sueño y tomo mucho té. Aquí existo y he existido.

Cuando subí al avión el 17 de febrero tenía esa extraña sensación de que algo o alguien me llamaba desde este lado del charco. Ese llamado se volvió un grito fuerte, un desgarro, una revelación con voz propia. Han sido meses duros, siento que lo he vivido todo, el abandono total, el anonimato, la desolación, la alegría infinita, la conexión sagrada, el amor, la duda, el asombro, todo. Mi tarotista en México -a quien visito siempre antes de viajar- me dijo que venir a Europa iba a significar mucho en mi crecimiento personal, como siempre Enna no se equivocó. He madurado tanto que me deterioré, mi cuerpo se arrugó, morí y volví a nacer en el mismo lugar que quizá en otros siglos me vio morir. Tal vez dirás “Nadir enloqueció”, pero para personas como yo morir buscando la muerte de forma intencional es un gran logro de desapego a este mundo, a este cuerpo y a esta historia temporal a los que escogí venir -quien sabe por qué inexplicable razón.

En mi blog no suelo hablar así tan directamente de mis búsquedas y descubrimientos espirituales. Tampoco de mis muertes seriales. Cuando digo “morir” o digo “muertes” me refiero a esas experiencias afortunadas en que todo lo que yo creo que soy se hace añicos para decirme que no soy lo que creo que soy. Aquí en mis escritos he tratado siempre de mantener los argumentos dentro del más asible mundo de la psicología y sus propuestas prácticas. Un mundo quizá un poco más cómodo para mis lectoras y para mí, un mundo que da menos miedo. Tendrán que perdonarme hoy, sólo tengo emociones sagradas para acercarme a describir lo que mi mundo predecible de primitivas palabras no sabe nombrar.

Diré lo que he hecho en este viaje tal cual lo siento. Estuve en el mítico Stonehenge donde los siglos laten debajo de los pies. Busqué huevos de chocolate en el jardín de la casa con mi familia actual durante la Pascua. Participé en danzas colectivas en Totnes, un pueblo que es un viaje asombroso a los setenta. Caminé por parajes desiertos en Dartmoor mientras caballos salvajes comían sin miedo de mi mano. Vi árboles gigantes sin hojas cubiertos de musgos, mejor dicho descubrí que sí existen árboles caminantes, barbudos y con poca ropa -como los de Tolkien. Fui al Castillo de Tintagel -donde dicen que nació el Rey Arturo- para literalmente caerme, pegarme en la cabeza, morir y volver a nacer. ¿Pero qué es lo que he aprendido?

Supe que tanto musgo no era musgo, que los caballos no eran caballos y que los humanos que he conocido aquí y los que antes conocí no son sólo humanos. Somos todos lo mismo, musgo, lluvia, caballos, árboles, humanos, palabras, ropas, cuerpos, vivos, viento, muertos. Somos eso que no tiene nombre, eso que nos trajo “ahora” y nos despedirá “mañana” para traernos de nuevo “pasado mañana”. El tiempo no existe, es una ilusión útil. La materia es un disfraz que nos permite aprender, obtener sabiduría. Las circunstancias, los estilos de vida, el dinero, el amor, la ropa, los cuerpos, la comida, las ideas, las historias que nos hacemos, las personas que nos encontramos, las desgracias que nos pasan, son “vehículos para” el alma. Nosotros somos esa energía indescriptible que palpita eternamente y que jamás nace ni muere. Los humanos somos almas que viajan. Próxima estación: Barcelona, España.

Desde el ombligo del asombro,
Nadir Chacín @nadirchs

Encuentros gratuitos del Círculo Humano | #CHxDF 26 mayo 2012, México D.F., México | #CHxBarcelona 9 junio 2012, Barcelona, España | Visita la nueva página web del Círculo Humano