Etiquetado: Escuchar

Cómo darle apoyo emocional a otra persona #sersiendo

© Heather Landis, de su serie "Abyss of the Disheartened"
© Heather Landis, de su serie “Abyss of the Disheartened”

A Gabriela Trejo

| Hoy aprendí esto. Lo escribo aquí para que no se me olvide y esforzarme más en ejercer esta manera de comunicarme con los demás.|

La mejor forma de darle apoyo emocional a alguien durante una conversación es escuchar atentamente lo que dice sin interrumpirle. Escuchar, sin ofrecer soluciones, consejos no solicitados ni contarle tus propias historias relacionadas con lo que está diciendo. Ser paciente, no proyectar tus miedos personales sobre la otra persona: esa persona no eres tú. Abrir el corazón. Darle tiempo al otro o a la otra para que a medida que vaya hablando esa persona pueda encontrar lo que de verdad le pasa y sus propias soluciones y a su tiempo. Quizás no en esa conversación, pero puede ser que en alguna otra, más adelante. Las soluciones siempre llegan. Cuando te toque hablar a ti, sé compasiva/o. No te dejes arrastrar ciegamente ni por la tristeza ni por la euforia de la otra persona. Equilibrio sabio y muy cálido. La mejor forma de apoyar y de acompañar es no juzgar (no hacer juicios ni buenos ni malos). Un buen abrazo ayuda mucho. Esto vale también para los hijos y las hijas, a quienes a menudo apabullamos con nuestros discursos sin haberlos escuchado, realmente escuchado.

Abrazo,
Nadir Chacín
Lee + https://www.facebook.com/sersiendo o Twitter @nadirchs

Sobre la culpa y la autoestima #sersiendo

6f8e3bf2d72ab6a0e5798d6db40af600

Neta de martes | Cuando A le dice a B “estoy preocupado/a por ti”, eso no es amor, es una manipulación. Esta frase, muy utilizada, genera culpa en B y es motivada por la culpa que siente A. Si A quiere dar amor, léase amor y no una falsificación del mismo, que escuche a B con paciencia y -cuando sea el momento, el momento de B- le pregunte: ¿qué podría hacer para que te sientas apoyada/o por mí en esta situación? A te ama cuando te deja elegir y cuando te apoya en la forma en que tú lo necesitas, no en la forma en que A elegió que tú lo necesitas. Eso es amor. A y B, cada uno personalmente, deciden qué dan, qué no dan y qué necesitan. El encuentro amoroso se da cuando ambos aprenden a comunicar sus necesidades personales sin atropellar al otro o a la otra. A no tiene por qué ayudar a B necesariamente, pero generar más culpa no ayuda a B ni tampoco a A. Cada quien es responsable de su sentimiento de culpa y cuando lo canalizan mejor este sentimiento puede ayudarlos a crecer y a moverse de la situación actual. Decir demasiados “sí” hace que cada nuevo “no” sea dolorosísimo. Estrategia: 1) practicar la compasión por uno mismo y por el otro o la otra, 2) aprender a escuchar desde el corazón y no desde la mente (la imagen falsa que tengo de mí + la imagen falsa que tengo del otro o de la otra, 3) hablar menos y escuchar más.

Nadir Chacín
Lee + https://www.facebook.com/sersiendo o Twitter @nadirchs

 Tu donación me está ayudando a mejorar mi blog. Gracias.


Escuchando “Un deseo” por Cultura Profética #nowplaying