Etiquetado: meditacion

Baja productividad por enfermedad mental #sersiendo

La enfermedad mental puede llevarte a esta pregunta de Amado Nervo: “¿La vida es triste o soy triste yo?”.

Música para leer este post

enfermedad mental
Ilustración: John Holcroft.

Hace 17 años que me acompaña la enfermedad mental en varias de sus formas: la ansiedad, el estrés, los ataques de pánico y la depresión.

Una de las cosas más dolorosas de tener una enfermedad mental es observar cómo tu capacidad intelectual desaparece y eres incapaz de hilar dos ideas medianamente bien. Así tu productividad cae en picada y eso comienza a afectar todas las áreas de tu vida y te deprimes.

Parece que no todas las personas padecen la ansiedad de la misma manera. Para unas es más incapacitante que para otras. Yo sólo puedo hablar desde mi experiencia.

Tu vida cambia profundamente

A mí con la llegada de la ansiedad se me fue parte de la memoria a corto plazo.  Y para acceder a la memoria a largo plazo era toda una proeza. Recordaba los contextos y los marcos generales de las cosas, pero los detalles de lo aprendido y vivido estaban borroneados en mi cabeza.

Mi vida social se redujo casi a cero y comencé a sentir miedo de estar con otras personas y de salir a la calle. Te sientes incomprendida/o y juzgada/o. Cargas con vergüenza y culpa. También con vicios, adicciones y malos hábitos. A menudo te sientes como una/un inválida/o.

Tiendes a volverte más dependiente de las personas que te rodean o pasas momentos de profunda y dolorosa soledad. La ansiedad suele acabar con tu carrera profesional en lo que canta un gallo.

Con la ansiedad tu vida sexual también se va al garete. Se modifica la relación con tu cuerpo y con las personas a las que te unen vínculos sexo-afectivos. Te vuelves insegura/o, desconfiada/o… no sabes dónde te dará el siguiente ataque de pánico. Te surgen toda clase de paranoias y con justa razón; el mundo y la gente se vuelven amenazantes. Estas vivencias te hacen más vulnerable a las situaciones de maltrato en el trabajo y/o a la violencia doméstica. Y con estos cambios tan fuertes también llega la depresión.

No eres yo ni yo soy tú

A veces creemos que podemos empatizar y entender a las personas que tienen enfermedades mentales y hasta nos sentimos con el derecho de darles consejos y opinar sobre sus vidas. Esto es muy común dentro de las familias.

Yo creo que es imposible ponerse en los zapatos de otra persona en cualquier situación de vida, que te resulte totalmente ajena. Más aún si se trata de una enfermedad mental.

Hace unos días vi esta charla TED donde una mujer llamada Michele L. Sullivan decía exactamente lo mismo sobre su condición genética y la forma en que tenerla condiciona su vida diaria. Habla sobre el modo en que los demás la ven y cómo esto obstaculiza el desarrollo de su potencial como ser humano. En sus palabras:

Estoy aquí para desmentir un mito. No creo que puedan ponerse en la piel de otro, y por eso, debemos adoptar una nueva manera de entregarnos. De manera simple, yo nunca sabré lo que es ser Uds. y Uds. nunca sabrán lo que es ser yo. No puedo enfrentar sus miedos o perseguir sus sueños, y Uds. no pueden hacer eso por mí, pero podemos apoyarnos los unos a los otros. En vez de intentar ponernos en la piel del otro, debemos adoptar una nueva manera de entregarnos.

El mundo no está hecho para las personas que salen de la norma como Michele, tampoco para las que tenemos enfermedades mentales. Este no es un mundo para todos los humanos ni siquiera para todos los seres. Hay favoritismos y privilegios.

Esa es precisamente la razón por la que las políticas públicas de inclusión social son tan importantes y necesarias. Y por lo que debemos aprender nuevas formas de relacionarnos entre nosotros desde el respeto a la diversidad.

Saliendo del “hoyo” de la enfermedad mental

Luego de un periodo muy fuerte de recaídas llevo unos cuantos años recuperándome. He tomado ansiolíticos y antidepresivos y ahora estoy comenzando a dejarlos completamente. He aprendido a meditar y a practicar la atención plena o “mindfulness”. También me he familiarizado mucho con las enseñanzas del Buda y me he convertido en budista.

Decidí que me dedicaré el resto de mi vida a enseñar las técnicas de meditación a los demás, sobre todo a las mujeres. Estas técnicas son de quien las necesita. Eso ha sido algo muy bueno que me ha dejado este periplo.

He conservado un núcleo pequeño de amigos, algunos también con enfermedades mentales como yo, que han sido de gran apoyo. Nada como sentirse comprendida/o por “la manada” en estos menesteres de la salud mental.

Recuperando mi cerebro

tejiendo cerebro
Ilustración: Mrzyk & Moriceau

La penúltima vez que estudié formalmente fue en 2006 en México. Desde esa fecha hasta hoy he seguido aprendiendo de manera ininterrumpida… pero siempre con la ansiedad en la ecuación y de forma muy accidentada, con tropiezos y esfuerzos.

Llega un punto en que aceptas que tu productividad haya bajado y que ya no eres la misma persona, eso viene muy bien para empezar a recuperarse. Bajar la presión, sobre todo la que se mete una/o a una/o misma/o para “estar bien”.

El año pasado decidí hacer un posgrado en Género y Diversidad Familiar en la Universidad de Barcelona. Tenía dudas profundas sobre si sería capaz tan siquiera de empezarlo. Este año apenas hace unos días terminé el posgrado. Ya están publicando las calificaciones y estoy muy contenta con los resultados.

I’m back & reloaded

Siento mucho placer de constatar que todos estos años de lidiar con las enfermedades mentales no acabaron con mis neuronas. ¡Pensé muchas veces que mi cerebro se había fundío para siempre, pero no! Qué alegría.

Ahora puedo decir públicamente que sí es posible recuperar la productividad intelectual desde el puto subsuelo hasta casi el estado que tenía antes de la ansiedad.

La magnitud de esta noticia sólo puede entenderla quien ha visto sus capacidades disminuidas a cero por una enfermedad mental. Larga vida a la meditación, al mindfulness y al budismo.

No tiene nada de malo necesitar un empujón

Y también a los fármacos que nos ayudan temporalmente a salir del averno y a tener un poco de fuerza para la recuperación. Son sólo un empujón. ¡Una vez que estés mejor podrás dejar la medicación! ¡Te lo aseguro! No tiene nada de malo necesitar y pedir ayuda.

Aprende recursos nuevos que te permitan mantenerte tranquila/o en el día a día. El truco es no dejar que se acumule el drama mental, gestionarlo mejor y aprender a no crear más. Para mí la clave de mi propia recuperación está siendo aprender a ser más amable conmigo misma y eso incluye aprender a pensar, sentir, actuar, hablar, escuchar… de nuevas maneras.

La sanación de una enfermedad mental dentro del campo de las neurosis es ante todo un cambio de mirada, de visión, de manera de Ser. Una nueva forma de ver y vivir tu vida, de verte a ti misma/o.

Te regalo este poema del místico sufí Shamsuddin Hafiz

“No te aflijas: la belleza volverá a regocijarte con su gracia;
la celda de la tristeza se convertirá un día
en un jardín cercado lleno de rosas.
No te aflijas, corazón doliente: tu mal, en bien se trocará;
no te detengas en lo que te perturba:
ese espíritu trastornado conocerá de nuevo la paz.
No te aflijas: una vez más la vida reinará en el jardín en que suspiras
y verás muy pronto, ¡oh, canto de la noche!,
una cortina de rosas sobre tu frente.
No te aflijas si no comprendes el misterio de la vida.
¡Tanta alegría se oculta tras del velo!
No te aflijas si, por algunos instantes, las esferas estrelladas
no giran según tus deseos, pues la rueda del tiempo
no siempre da vueltas en el mismo sentido.
No te aflijas si, por amor del santuario, penetras en el desierto
y las espinas te hieren.
No te aflijas, alma mía, si el torrente de los días
convierte en ruinas tu morada mortal, pues tienes el amor
para salvarte de ese diluvio.
No te aflijas si el viaje es amargo y la meta invisible.
No hay camino que no conduzca a una meta.
No te aflijas, Hafiz, en el rincón humilde en que te crees pobre
y en el abandono de las noches oscuras,
pues te quedan aún tu canción y tu amor.”

Agradezco con este post el apoyo de mis amigos y amigas, su comprensión y su amor incondicional. Gracias por todo. Metta hacia todos los seres, sin distinciones.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Si este post te ha ayudado considera ahora hacer una donación para apoyarme a seguir escribiendo este blog. Ayúdame a ayudar a más personas. Con el botón de abajo puedes donar con tarjeta de débito y crédito. Si prefieres hacerlo directamente desde tu cuenta de PayPal puedes entrar también a https://www.paypal.me/nadirchacin.




¿Cómo encontrar tu propósito? #sersiendo

propositos-2017-nadir-chacin

En estos días estamos todos haciendo nuestras listas de propósitos para el año nuevo, el 2017, que recien nació y tiene 3 días apenas. Quizás año tras año te has propuesto hacer un montón de cosas que no cumples, no eres la única persona a quien le pasa eso. ¡No desesperes!

En este podcast te explico cómo establecer propósitos que le den un sentido profundo a tu vida, esos propósitos son los imprescindibles y los que lograrás cumplir con más eficiencia, eficacia y congruencia. Si te gusta por favor compártelo con tus amigos y familiares a través de las redes sociales. ¡Ayúdame a ayudar!

Notición: ¡Dentro de unos días me voy a México! Estaré en la Ciudad de México desde el día 20 de enero al 2 de febrero, un viaje rápido para resolver asuntos legales. Haremos un re-encuentro del Círculo Humano, así que te sugiero estar al pendiente de las noticias en mi Facebook. ¡Qué emoción! A mi regreso comenzaré los cursos de Mindfulness y Meditación en Barcelona, ya están las inscripciones abiertas.

Fundadora de mindfulnessparamujeres.com, Antropóloga, Escritora y Conferencista motivacional, Profesora de Mindfulness Respira Vida Breathworks (certificación), Maestra (Shihan) en Gendai Reiki Ho, Estudiante del Diploma de Especialización de Postgrado en Género, Diversidad Familiar y Tecnologías de la Universidad de Barcelona, Practicante budista dentro del Movimiento Triratna, Bloguera en temas de crecimiento personal desde 2007, Organizadora del Barcelona Mindfulness para Mujeres Meetup y de La red de lavanderas en Sant Cugat, Autora del libro “Senderos de paz. Deja de sobrevivir y dirige tus pasos hacia el amor y la felicidad” sobre Budismo Zen y Física Cuántica publicado por Santillana México.

Despidiendo al 2016 #sersiendo

buda-en-el-mar-nadir-chacin

Con Carles de Gispert

👁‍🗨 Nuestra última Puya de la 7 etapas + meditación Metta Bhavana del año 2016 en casa, con la compañía de las gatas Pruna y Miu. “Así como la tierra y otros elementos son útiles y sustentan al número infinito de seres, que habitan el espacio sin limites, que yo me transforme de igual modo en algo que mantiene a todos los seres en el Universo, hasta que todos ellos hayan alcanzado la paz.” ¡Feliz año nuevo a todos y todas!

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Guardar

¿Qué es la madurez? #sersiendo

By Mark Treick
By Mark Treick

Hoy venía pensando en qué es la madurez mientras regresaba en el tren a casa. Creo que la madurez tiene que ver con la responsabilidad y, a su vez, la responsabilidad está relacionada con el desarrollo de nuestra capacidad de mantenernos en plena conciencia. ¿Tú qué opinas?

Llega un punto en la vida en que ya no puedes seguir señalando a tus progenitores y a tu entorno familiar de la niñez como la única causa de todos tus problemas actuales. La madurez inicia con una toma de responsabilidad sobre nuestros pensamientos, emociones y acciones. El asunto álgido es que la responsabilidad depende de nuestra capacidad de atención sostenida hacia el presente y de la observación de nosotros mismos, depende del auto-conocimiento también. ¿Cómo podría ser responsable alguien que actúa siguiendo patrones condicionados de conducta sin la más mínima auto-observación de sus hábitos?

Hace mucho tiempo que vengo dándole vuelta a este tema en la cabeza. Me interesa el mundo y su devenir, también me interesa entender cómo funciona el estado actual de las cosas (Statu Quo), por qué la especie humana ha llegado a esta situación crítica en la que estamos. Por muchos años pensé que todas mis energías y recursos los debía poner en el activismo por los derechos humanos y en la equidad de género. Creía que esa era la mejor forma de “desenredarnos” y hacer que el mundo se vuelva un lugar más habitable y que los seres humanos nos tratemos con respeto los unos a los otros.

Este diciembre he llegado a la conclusión de que si no existe un trabajo  personal profundo y consistente dirigido hacia el desarrollo de la conciencia y de la atención plena (“mindfulness”) no pueden darse las transformaciones sociales y colectivas que se necesitan.

Mindfulness es, según Jon Kabat-Zinn, «prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar».

Esto me ha llevado a cuestionarme mi quehacer como activista por los derechos humanos y los derechos de las mujeres, también me ha conducido a un cambio profundo en mi propia vida. Me he cuestionado si estoy poniendo mi esfuerzo en las cosas importantes que pueden generar un cambio individual y un cambio social. Me he dicho: “Nadir, haz de empezar por cambiar tú”. He entendido, a un nivel más profundo, esto de “conviértete en el cambio que quieres ver en el mundo”. Ahora tiene mucho más sentido para mí esa consigna y creo que en ella está la clave de este enrollo.

Madurar es alcanzar ese punto de no retorno en el que ya no puedes seguirte haciendo la que no ve, la que no oye y la que no sabe… (Ah, ah, qué.) Ese punto en el que ya no puedo yo misma seguir fingiendo que no sé lo que es mejor para mi bienestar como ser humano, para mi especie y para los otros seres sintientes. Tampoco puedo seguir evadiéndome de mil maneras y no reconocer que a menudo sé lo que es mejor para mí, pero no lo estoy haciendo del todo y termino creando mil excusas. ¿Por qué si sabemos qué algo nos conducirá a un mayor bienestar y paz interior no lo hacemos? Aquí aparece de nuevo la famosa inconsciencia. Ella es la causa. Pasamos tanto tiempo imbuidos en la mente pensando en el pasado y en el futuro, resolviendo cosas de la vida mundana, y tan poco tiempo en el desarrollo de la conciencia, en el encuentro directo con nuestro Ser. ¿Si estamos tan distanciados de nosotros mismos, cómo podríamos estar cerca de los demás? No es compatible.

Hace unos días, en una de mis clases de meditación, estaba diciéndoles a las mujeres que asistieron que sin el cultivo de la atención plena somos como animalitos aturdidos y asustados. ¿Por qué? Porque estamos siendo gobernados por condicionamientos que de manera totalmente inconsciente nos obligan a actuar, pensar y hasta sentir de un modo predeterminado social y culturalmente. La putada es esta: ¡No elegimos casi nada, aunque pensemos que sí lo hacemos! A menudo el entorno social y cultural nos marca un camino que es sumamente alienante y tóxico y que nosotros seguimos como borregos. Si a eso le sumamos nuestra incapacidad para estar más presentes, más atentos, para despertar como observadores de nosotros mismos y del funcionamiento de nuestra propia mente, el resultado es un “coctel” muy nocivo y poco alentador. De hecho es la principal causa de todo el sufrimiento humano. Es una verdadera locura. ¡Y nadie está conscientemente loco!

Podría decir sin lugar a dudas que estamos todos muy locos. Yo también. El estado del mundo actual es la mejor prueba de eso. La locura de la que hablo es el hecho de estar gobernados por un mente egotista que no deja de pensar ni un minuto y de crear historias y dramas y desgracias por doquier, somos víctimas de nuestros estados mentales, que nos conducen al conflicto entre seres humanos. El pensamiento reiterativo, machacón, obsesivo y compulsivo es la adicción menos reconocida como tal, y la peor de todas o la causa fundamental del resto de las adicciones. Así como hay lugares para desintoxicarse del alcohol o las drogas habríamos de crear lugares donde nos ayuden a aprender a observar el funcionamiento de la mente y a no quedarnos “enganchados” en los pensamientos catastrofistas y fatalistas o en la historias de placer y dolor que nos contamos en nuestras cabecitas dementes. Somos esclavos del deseo neurótico… del apego hacia el placer y del rechazo hacia el dolor. Estamos siempre queriendo más o queriendo otra cosa y no lo que es, siempre con la mente en otro lugar y queriendo estar allá estando aquí. ¡Vaya plan!

Hoy he entendido que la madurez tiene que ver con hacerme cargo de mi mente y de sus construcciones de objetos mentales y también con responsabilizarme de lo que mi estado de inconsciencia ordinaria me conduce a hacer de forma automática en mi vida.

No quiero seguir siendo esclava de esos condicionamientos o patrones mentales torpes que dan forma a lo que estoy siendo ahora sin que yo me dé cuenta siquiera.

Me gusta notar cómo la meditación me ha ayudado a estar más presente cada momento de mi vida y también, poco a poco, la práctica me está ayudando a observar mi mente y su funcionamiento y poder elegir, a veces, cómo quiero comportarme o qué quiero hacer en un momento determinado. Unas veces logro hacerlo y otras no. Estoy convencida que este cambio es un efecto de la práctica de la meditación.

Poder observar mi mente en ciertos momentos del día y tener la oportunidad de elegir qué quiero hacer con, por ejemplo, una emoción o un pensamiento reiterativo que está surgiendo dentro de mí ha sido un gran y prometedor avance. La madurez comienza con ocuparme de observar mejor, con más atención, lo que digo, lo que hago y lo que pienso en todo momento. Observar mis incongruencias. Develar para y por mi misma esas partes de mi mente que no estoy viendo y que me gobiernan. ¡Es un maravilloso inicio!

Lectura recomendada: 7 señales de madurez emocional

Namasté,

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


“Madurez es lo que alcanzo cuando ya no tengo necesidad de juzgar ni culpar a nada ni a nadie de lo que me sucede.” Anthony de Mello

Velitas de Julio 2015 #sersiendo

By Amin Roshan Afshar
By Amin Roshan Afshar

Que velemos por la dignidad de las personas, que entendamos que todos estamos buscando ser felices y estar bien. Que tengamos paciencia con nosotros mismos y con los demás. Que sepamos ver la parte buena de las cosas, que respetemos. Que no nos empeñemos ciegamente en moldear absolutamente todo y a todos a nuestro antojo y conveniencia. Que dejemos de luchar, no hace falta vivir en lucha las 24 horas del día. Que dejemos de gastar los recursos en guerras absurdas, que sepamos ver las prioridades para nuestra especie humana y orientarnos hacia ellas. Que seamos cada vez más conscientes de que nuestros actos tienen consecuencias y de que somos responsables de nuestra situación actual personal y de la situación del mundo. Que haya paz, alegría y voluntad de construir un mundo más pleno y amable. Que, por favor, comprendamos de una vez que el fin no justifica los medios. Que cuando vuelvas a encontrarte con las personas que amas puedas decirle lo que sientes sin pensar que eso te hace débil o te pone en peligro. Que abraces más y grites menos. Que ayudes a otras personas y te quejes menos. Que dediques al menos 10% de tu tiempo a una causa que ayude a los más desfavorecidos. Que recicles la basura y cuides al Planeta Tierra. Que le digas buenos días a tus vecinos. Que me leas y te lea. Que (nos) encontremos más allá del Bien y del Mal como escribió Hafiz. ¡Namasté y feliz mes de julio, mi gente!

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


logo_82Te invito al 4º Barcelona Mindfulness para Mujeres Meetup el día sábado 11 de julio de 11 a 12:30 horas en el Parque de la Ciudadela en Barcelona, sobre el tema “Ir al encuentro de las sensaciones agradables (Receptividad)”. Confirma tu asistencia en este evento, por favor.


¿Alguien entiende? #sersiendo

mar-nadir-chacin

Apunte de las 20:46 · Curioso que la sociedad en conjunto haya/mos construido/creado “castigos” sociales tanto para las personas que se salen de la “norma” como para las que siguen la “norma”. ¿? Es bastante esquizoide el asunto. Si tratas de ser diferente o lo eres o te comportas como si lo fueras serás socialmente “castigada/o”, si tratas de ser igual o lo eres o te comportas como si lo fueras serás socialmente “castigada/o”. ¿Alguien entiende qué es lo quiere/queremos?

Me acerco cada vez + a concluir que la sociedad/nosotros simplemente no soporta/mos que cada humano SEA, da igual qué. Por eso nos mantiene/nos mantenemos alejados de cualquier ________ que nos ayude a descubrir la maravilla de vivir en contacto con el SER. Una mente (patrones mentales individuales y colectivos) desintegradora/desintegrada/sinIntegración sólo puede crear un_mundo/una_humanidad desintegrada.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Somos árboles #sersiendo

manos-nadir-chacin

Miro por la ventana y allí están los mismos árboles de siempre, tranquilos, moviéndose con el viento en una suerte de danza verde, sólo estando/siendo frente a mí sin querer opinar ni interpretar nada ni a nadie. Así es la Naturaleza la mayor parte del tiempo: sabia y digna. Dedicaré el resto de mi vida a ir al encuentro de la Naturaleza que soy y que somos los seres humanos. Siento respeto por los árboles en este instante matutino taaaan bonito. Me comprometo a cultivar la capacidad de sentir/habitar eso mismo por mi humanidad, por la tuya y la de todos/todas de una manera constante, diaria, y no sólo por breves instantes como ahora. Tengo la voluntad de florecer y de seguir caminando con dulzura sobre este presente tal cual es. Abrir las manos y dejar(se) ir.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Barcelona Mindfulness para mujeres Meetup

MAÑANA sábado 16 de mayo “Barcelona Mindfulness para mujeres Meetup” en Parque de la Ciudadela, Barcelona, de 11 a 12:30 horas.  Más información aquí http://www.meetup.com/barcelona-mindfulness-meetup/events/222178991/

«Llegué a la ‪meditación‬ porque tenía mucha ansiedad, estrés, dolor crónico del ciático, cansancio y ataques de pánico. Al día de hoy llevo 3 años meditando y puedo decir sin duda alguna que mi vida se divide en antes y despúes de la meditación. Participar en la formación como profesora de “Mindfulness para la salud” de Respiravida Breathworks ha sido increíble, acercarme a la calidez de su gente, a su forma de enseñar y compartir algo tan sutil como es el cultivo de la atención plena o ‪mindfulness‬ a través de la meditación, ha abonado la esperanza en mí y eso es lo más valioso que pueda cultivar una mujer que se ha sentido rota e inadecuada durante una etapa difícil de su vida. Celebro que hoy en día cada vez más personas puedan aprender a sufrir menos y a ser más felices, por eso deseo compartir lo que he aprendido especialmente con las mujeres.» Nadir Chacín