Etiquetado: Siglo XXI

La sensibilidad sí que importa #sersiendo

Fotograma del cortometraje "Dimensions of dialogue" de Jan Švankmajer.
Fotograma del cortometraje “Dimensions of dialogue” de Jan Švankmajer.

· Apunte del 3 de septiembre a las 20:59 ·

Tratar de tener una ética refinada y reflexionada, explícita, tratar de construir y poner en práctica tus valores personales (revisarlos y ajustarlos cada tanto), ambas cosas, son el corazón del estar/ser en este mundo de una manera + armoniosa, haciendo el esfuerzo de atropellar lo menos posible a los demás y de no dañarse a una/o misma/o. El tiempo vuela. La tecnología, la ciencia y laglobalización (que no es ni tan global ni tan democrática ni tan libre) corre más de prisa que el modelaje/adaptación de los usos y costumbres, de nuestras creencias y pareceres, de las #normas que nos permiten vivir en sociedad y relacionarnos. Es la llamada revolución cognitiva, a mi juicio un proceso inédito hasta ahora, en el que las normas de convivencia han comenzado a “borronearse” aceleradamente, a volverse confusas tanto en su contexto de aplicación como en el contenido de las propias normas. Metidos dentro de tantos cambios abruptos de la esfera “material” (medios, casas, coches, economía, trabajos, devices…) en la que (sobre)vivimos y nos relacionamos sucede a la vez ese letargo alienante en el que no logramos reflexionar -lo suficiente ni a tiempo- el efecto de dichos cambios en nosotros: la especie. No hay tiempo para procesar tantos cambios a la vez, este hecho no es inofensivo. Es menester que desarrollemos (prioridad Nro. 1) la capacidad de auto-gobernarnos mejor y sobre todo la de ayudarnos entre nosotros a velar por lo + elemental y básico que requiere ya la ética de este siglo XXI: no perder la sensibilidad humana (sentir vs. estar anestesiada/o) y la capacidad de juzgar (jerarquizar información y tomar decisiones colectivas que aboguen por el bien común, capacidad genuina de elección). Eso amerita sentarnos frente a frente y conversar desde el respeto, no a través solamente de una pantalla. Corremos el riesgo de volvernos muy pronto gente mega-informada, ultra-adaptable, tecnologizada, hiperconectada, pero cruel y egoísta, sin capacidad para sentir la + mínima empatía por otro ser humano. Corremos el riesgo de perder o de ya no necesitar la cercanía física de otros humanos, el toque de una piel con la otra tan propia de un abrazo, la sonrisa espontánea a un desconocido que va por la calle… Corremos el riesgo de olvidar (por falta de práctica) cómo gestionar nuestra vulnerabilidad y poderla mostrar a los demás. ¿Es eso lo que queremos?

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter
*Sugiero leer los libros de ensayos de Norbert Bilbeny.

Dilemas del siglo XXI

El Mundo es demasiado grande. La aventura está en las estaciones. Ya no existen los destinos. Entras. Sales. Creas sobre lo creado, a veces, durante horas, día tras día. Te urge. Ya no importa ser original, no hay mucho que pueda decirse primero. Lo que importa no es lo que se dice, sino lo que se gana: reafirmar que uno sí existe.

Nadir Chacín

Síndrome del siglo XXI

Feliz miércoles, mi gente.

Síndrome del siglo XXI

Los hombres ya no quieren ser agresivos y entonces se vuelven poco firmes y se dejan pisotear por todo el mundo.

Las mujeres ya no quieren ser sumisas y entonces se vuelven violentas y pisotean a quien se atraviese.

(Curioso.)

Reflexión de las 12:07 pm.

Humanos: caminando hacia el equilibrio nos vemos más bonitos. :)

Nadir Chacín

Sexto Encuentro del Círculo Humano sáb. 26 mar, 11 am, Parque México, DF.

No devine, nací Bruja

“No devine, nací Bruja.”

Nadir Chacín

 


Ya se acerca Lo oculto sagrado. Hoy es miércoles de aquelarre. Buaaaaaaaa. Brujas y brujos vengan a mí. Revivamos el conjuro. Aquaquinesis Time.

Ser Bruja es reconocer que estás conectada con la Naturaleza y ejercer esa conexión, dejarla SER.

Ser Bruja es utilizar el poder ancestral que tenemos las mujeres a favor de la humanidad. Las mujeres somos diferentes a los hombres. No por eso mejores ni peores… cada humano vino a esta Tierra con habilidades y poderes diferentes. (Yo creo eso firmemente. Todos nos necesitamos para seguir aquí.)

El don de las mujeres y de Lo Femenino es el de la intuición, la sensibilidad, la conexión con todo lo vivo, lo sagrado, “la fuerza de lo pequeño”, de las cosas cotidianas. Estoy convencida de que este siglo XXI es el siglo de las mujeres, de la irrupción de Lo Femenino en la vida humana, en nuestra especie y en el Planeta. Ése es el cambio que necesitamos: movernos hacia Lo Femenino. Tantos hombres como mujeres tenemos Lo Femenino adentro de nosotros: la ternura, la sutileza, el agua, la sabia Inteligencia de nuestros antepasados. Utilicemos ese poder para curarnos. ¡Ya basta de violencia hacia nosotros mismos y hacia los demás, hacia Gaia, la Tierra, hacia los otros seres vivos!

Imagen: en mi día de Aquelarre quiero invitarlas a ver la galería fotográfica de Elena Kalis, una artista de Moscú que no te arrepentirás de conocer. Son fotos bajo el agua: aquaquinesis time total. Tiene un trabajo que se llama “H2O Stories” impresionante, en el que -entre otras cosas- hace su versión de “Alicia en el país de las maravillas” TODO bajo el agua. No tiene pérdida, todas sus fotos son para exhibirlas en casa, ponerlas por todas partes y ya es hora de que una expo suya venga a México. Web: http://www.elenakalisphoto.com/

Recordatorio: Segundo Encuentro del Círculo Humano, sábado 30 de octubre, 11 am, Parque México, Condesa. Tema: Medio Ambiente.