Etiquetado: Vejez

Como si fuera el último día #sersiendo #cine

tu

Bravo, Haneke. Una película sobre los invisibles_profundos hilos que unen a los que se aman cada día como si fuera el último. Sobre los ciclos, la vida, el adiós, el desapego, pero sobre todo una celebración de la dignidad. ¿Y tú qué harías en esta situación? Me fascinó. Véanla y me cuentan qué les pareció.

Namasté y feliz sabadaba,
Nadir Chacín
Lee + https://www.facebook.com/sersiendo o Twitter @nadirchs


Trailer original en francés con subtítulos en inglés

¿No quieres pelear + con tus familiares? #sersiendo

aa150c1974dd42745857e25cf0b3e1ae

Neta de domingo

Viene bien detectar los patrones de las relaciones familiares que nos colocan en una postura que ya no deseamos tener frente a nuestros seres queridos. A veces las dinámicas existentes nos dejan atrapados en ciertos roles que devienen patológicos: el/la conciliador/a, el/la conflictivo/a, el/la que atiende/cuida, el/la que se deja cuidar como si aún fuera niño/a, etc. Pregúntate: ¿Me siento en paz con este rol? ¿Quiero seguir ejerciéndolo? Cuando una persona madura emocionalmente y cambia su rol dentro de la familia por algún otro que le hace + feliz generalmente se produce una crisis familiar. Eso le duele a todo mundo y a uno/a mismo/a también. Una vez superados los pormenores desagradables de los inicios de la crisis ésta pasará y las personas irán tomando otros roles más sanos para adaptarse a tu cambio. No esperes que los demás lo hagan, hazlo tú. La creación de tu propia paz es lo + vital ahora y sólo te la puedes dar tú mismo/a.

| Profundizando | El amor se construye, que haya un vínculo sanguíneo entre dos personas no quiere decir necesariamente, ni instantáneamente, que éstas se tengan que querer o amar. Es igual para todos los familiares. Los vínculos amorosos se construyen con acciones y con el paso del tiempo, esta construcción es producto de las acciones que las dos personas hacen durante su interacción no es “algo” dado. Crear el vínculo amoroso entre familiares es una tarea de las dos personas que se están relacionando, no sólo de una persona.  Los “deber ser” tradicionales, que se instalan en las relaciones familiares, suelen producir mucho sufrimiento. Las acciones mediante las cuales damos (ejercemos el dar) surgen del corazón, no del “deber ser”. Cuando lo que hacemos (nuestras acciones) están guiadas por la libre elección de dar nos hacen sentir mucho mejor y en paz. Nuestro comportamiento y actitud con el otro o la otra es una consecuencia de la construcción sana de un vínculo amoroso entre mi persona y la otra persona (madre, padre, hijo, abuelo, abuela, hermanos etc). Cuando nuestras acciones están motivadas por la culpa o por el resentimiento nos hacen sentir desdichados y tristes.

| Adultos | Hay personas mayores que se instalan en roles destructivos y es la responsabilidad de estas personas construirse un mejor estilo de vida para ellos mismos,  independientemente de su edad. No es responsabilidad mía, ni tuya, es suya, de tus familiares. No porque sean mayores tienen el derecho de ejercer el maltrato a los demás, si ese fuera el caso.

| Elección | NO hay nada que tú puedas hacer por tus familiares (de la edad que sean) si tus familiares no quieren darse amor ellos a sí mismos. Lo que SÍ puedes hacer es elegir tu postura ante el comportamiento del otro o de la otra, puedes elegir qué comportamiento tú quieres tener (porque es tu deseo personal y tu elección), también puedes elegir no entrar un juegos de manipulación emocional ni hacerlos tú, también puedes elegir no instalarte en la violencia de palabra ni de acción hacia tus familiares ni hacia ningún otro ser humano. Puedes elegir cómo quieres tratar a los demás y cómo quieres ser tratado o tratada, puedes elegir poner límites claros en tus interrelaciones con los demás. También puedes si algo te está lastimando decir “No quiero que me trates así”, aunque sea tu madre (o tu padre o tus hijos) la que te está lastimando. Es sabio leer sobre la comunicación no violenta mientras estás construyendo tu nuevo tú más libre, así podrás comunicar tus necesidades a tus seres queridos sin violentarlos o lastimarlos.

Nadir Chacín
Lee + https://www.facebook.com/sersiendo o Twitter @nadirchs


Captura de pantalla 2013-03-18 a la(s) 17.42.34

¿Por qué apesta el concepto ASILO (gente mayor)?

Hasta podrías encontrar un nuevo amor...

Dilema de las 7:10 pm

Cuando no aceptas una necesidad, no trabajas para que la solución a esa necesidad mejore. Pensaba en todo lo que la gente tiene contra los asilos, es como si le estuvieras hablando del Infierno mismo. A mí me parece un concepto genial, muy bueno, útil y necesario, pero como es un tema tabú entonces los asilos que existen apestan y son sinónimo de muerte.

ME PREGUNTO
¿Por qué tendrían a güevo que cargar los jóvenes con los más viejos? ¿Por qué los más viejos tendrían que pasar sus días como bultos en la esquina de alguna de las casas de sus hijos pudiendo estar con gente de su edad pasándola a toda madre? ¿Por qué cuando estamos jóvenes no pensamos en que algún día estaremos viejos y solucionamos eso desde ya… por qué echarles esas cargas a nuestros hijos que apenas están tratando de vivir sus propias vidas? ¿Por qué cada quién no se encarga de su vejez? ¿Por qué cada quién no decide si quiere seguir vivo o no? ¿Por qué cuando ya estamos viejos no hacemos nosotros nuestras maletas y nos vamos caminando al asilo sin que nadie tenga que obligarnos a ir?

Todo eso pasa porque nadie quiere mejorar el concepto asilo, porque todo el mundo le saca a la realidad: todos vamos a ser viejos o viejas algún día…

Nadir Chacín

Sobre la vejez

DILEMA

Por qué si un viejo se comporta como un culero lo justificamos diciendo que el pobre está viejo. Al contrario, si un joven se comporta como un culero es efectivamente un culero. ¿Será que cuando llegamos a viejos tenemos derecho a volvernos seres nefastos con el permiso de todos?

Nadir Chacín

PD. Culero significa mala onda, desagradecido, egocentrista, que se aprovecha de los demás pero que no está dispuesto a ayudar a quien sí lo ayuda. Para resumir es alguien que trata mal a los demás, simplemente porque sí.