Etiquetado: verdad

¿Tus ideas? #sersiendo

o-MIND-UPLOADING-facebook

“Un ejercicio útil y esclarecedor es estudiar nuestras ideas, puntos de vista y #percepciones y evaluar cuántos de ellos pueden ser el resultado de nuestras #reflexiones individuales. A menos de que seamos una persona muy excepcional, no tendremos demasiadas. Casi todo cuanto conocemos procede de oír o leer, o sea, que un 99% de nuestro #conocimiento y #comprensión es de segunda mano. Casi todos tendemos a consumir grandes cantidades diarias de hechos y opiniones, sin dedicar demasiado tiempo a pensar realmente en ellos. A no ser que nos ganemos la vida pensando, es probable que sintamos que no tenemos tiempo para sentarnos y reflexionar sobre las cosas para que surja un pensamiento realmente original. […] Todo esto puede sonar innecesariamente desalentador, pero en realidad es todo lo contrario. Si nunca hacemos estas distinciones, podemos engañarnos creyendo que las #ideas y claras visiones obtenidas son nuestros propios pensamientos, incluso nuestras #experiencias. Pero al hacerlo estaremos impidiendo la posibilidad de progresar de verdad investigando la realidad más a fondo y de un modo personal, e incluso al final quizá perdamos la oportunidad de tener una auténtica experiencia de la #Verdad, una #sabiduría realmente transformadora.” Urgyen Sangharákshita

Tomado del libro BUDISMO: INTRODUCCIÓN A LA FILOSOFÍA, LA MEDITACIÓN Y LA PRÁCTICA DE LA TRADICIÓN BUDISTA

Namasté,
Nadir Chacín
Te espero en Facebook y Twitter

Propósitos para el 2014 #sersiendo

By Takahiro Kimura
By Takahiro Kimura

| Viaje de las 13:35 |

En este año recién parido quiero hacerme más amiga de las pérdidas, de la destrucción, de las cosas, situaciones, vivencias, personas, que me han acompañado en el placer (o en el dolor) y que van desapareciendo una a una o lo harán más adelante. La vida está llena de experiencias temporales e impermanentes. Vivir mi vida mediante este cuerpo efímero es precisamente eso: disfrutar del presente sabiendo que nada dura para siempre, yo tampoco lo haré. Fantasioso es tratar de retener aquello (placentero o doloroso) que me da lo que creo necesitar para ser esa persona que pienso que soy. Son demasiadas mentiras, yo me rindo. Me rindo ante la única Verdad, me rindo ante todo lo que muere mientras observo a mi mente condicionada en su auténtico desespero por retener. Me abrazo fuerte. Ése es mi propósito: abrazar, disfrutar y aceptar, cada vez más, este intenso presente que con cada segundo se despide de mí.

Namasté,
Nadir Chacín
Te espero en Facebook y Twitter


“Alégrate porque todo lugar es aquí y todo momento es ahora.”
Buda

Velitas de Julio 2013 #sersiendo

dc5a90cdf122a1d47242c3f46db8503f

A Gabriela Trejo

| Van mis velitas de julio | Que este mes se despierte nuestra actitud lúdica, que juguemos más, que no nos tomemos tan seriamente la vida adulta. Que nos desnudemos ante los rayos del Sol y ante los demás seres humanos para ser alimentados, alimentadas. Que sepamos diferenciar lo importante de lo esencial y que tengamos el coraje y la motivación suficiente para establecer nuevas prioridades en nuestras vidas y ejecutarlas, velar por ellas. Deseo que encontremos la certeza en el cambio constante, que hallemos el significado, el propósito, la hoguera alrededor de la cual sentarnos a co-existir como Gran Manada. Deseo que haya equilibrio y sentido de pertenencia, que vayamos encontrando con fluidez y a la vez con esmero el lenguaje del amor y el de la no violencia. Que en este mes se abra el corazón aunque duela y que sepamos procesar nuestros naufragios sin echarle la culpa a los Otros o a lo Otro. Que nos sanemos desde la aceptación de nuestra humana Sombra. Tres luces: por la Verdad, por la Sabiduría y por la Ecuanimidad. Namasté, mi gente.

Si te gustan mis velitas, compártelas por favor en las redes sociales para que circule la buena vibra o sube las tuyas, tus buenos deseos y comparte esperanza con los miembros de tu Manada.

Nadir Chacín
Te espero en Facebook y Twitter

Entre (in)fieles te veas (#circulohumano)

Yo he puesto cachos y hasta cuernos. He sido amante de un hombre casado. He tenido amantes estando en pareja y sin tener pareja. He salido con tres al mismo tiempo sin que ellos sepan el uno del otro. Me han montado los cuernos y también los cachos. He tenido amantes de mi mismo sexo que están casadas. He mentido. He compartido mi vida con hombres que han tenido amantes hombres. También he dicho la dolorosa verdad “oye me gusta… y me gustaría tener la experiencia de tener algo sexual con él, pero deseo que tú sigas siendo mi pareja y a quien amo es a ti”. He descubierto que el hombre que amo se acuesta con otra. Me han dejado varios. Yo he dejado. He perdonado infidelidades. He repetido tres veces ya la monogamia absoluta por decisión propia y sin aburrirme del mismo pene, ni del mismo hombre, ni del mismo amor.

Hoy a mis casi 40 años la fidelidad se ha convertido en un valor sagrado para mí. Es una convicción, una decisión, un camino que he construido y que refrendo en cada paso que doy. No es un camino fijado con antelación, pero sí uno que he decidido poco a poco, con aciertos y caídas, y que me gusta. Creo que la primera fidelidad, la más importante, es la que me tengo a mí misma. No me agradan las mentiras, mucho menos las automentiras. He tratado de encaminarme hacia la mayor honestidad que pueda darme y dar a los demás. Ser honesta es arduo y dolorosísimo, he perdido muchos amigos, familiares y parejas, pero también ha sido la decisión que más alegrías me ha dado.
He pasado por muchas situaciones en que he deseado no ser o no haber sido honesta y también he preferido en algún momento que mi pareja me mienta en vez de escuchar esa Verdad tan heavy metal: “Me acosté con…”. Me gusta la Verdad, pero entiendo y sé que la Verdad así solita sin un contexto amoroso, sin las palabras amorosas y necesarias que la acompañen, puede ser peor que tener un cuchillo clavado en el corazón durante años. No sé cómo desenrollar ese rollo, honestamente, no sé. Sólo tengo claro, a pesar de todo lo que me ha dolido amar, que sigo prefiriendo y agradeciendo más la Verdad al engaño.
He aprendido que los acuerdos son vitales cuando dos personas quieren construir una vida juntos y ser pareja. Sin acuerdos claros, las cosas dolorosas llegan antes y son tan dolorosas, tanto, que a veces es imposible sanar las heridas, perdonar y seguir juntos. Creo que cuando dos personas se aman no sólo deben hablar sobre la vida que tienen juntos sino sobre la vida que no tienen juntos también. ¿Por qué? Porque los deseos así son, no pueden controlarse del todo, pero sí puede uno decidir qué quiere hacer con ellos y qué quiere compartir y construir con su pareja.
Cuando estamos enamorados nunca pensamos que nos gustará otra persona o que sentiremos deseos por tener sexo con alguien más, pero son temas que hay que hablar y negociar siempre y continuamente. Yo he aprendido que es sano hablar sobre la fidelidad de la manera más honesta como nos sea posible y hacer acuerdos mutuos. (Si necesitan un trago antes para relajarse y sincerarse, tómenselo juntos y hablen con el corazón abierto y en la mano. El amor es un riesgo, siempre lo es.)
Se puede empezar por preguntas directas con respuestas directas ubicadas en el terreno de los supuestos para que no sea tan amenazantes para ninguno de los dos:
• ¿Si algún día me gusta alguien más quieres que te lo diga o no?
• ¿Si alguna vez me acuesto con otra mujer u hombre prefieres que te diga antes de hacerlo, después de hacerlo o prefieres nunca enterarte?
• ¿Qué opinas sobre la fidelidad?
• ¿Cómo actuaremos en el caso de que a alguno de los dos se sienta atraído por alguien más?
• ¿Crees que si me gusta alguien más es porque nuestra relación está mal?
• ¿Crees que es posible amar a dos personas al mismo tiempo?
• ¿Esperas que yo tenga sexo sólo contigo mientras estamos juntos como pareja?
• ¿Me perdonarías si algún día te soy infiel y te lo digo?
• ¿Qué opinas del sexo? ¿De hacerlo con alguien que amas? ¿Con alguien que no amas pero te gusta?
• ¿Qué opinas sobre los hombres y las mujeres que le son infieles a sus parejas?
• ¿Qué opinaban tu papá y tu mamá sobre la fidelidad? ¿Qué te enseñaron cuando eras niño/a?
• ¿Cómo era la relación de pareja de tus progenitores? ¿Eran sexualmente fieles?
• ¿Valorarías positivamente que te confiese que me gusta alguien más?
• ¿Crees que es posible tener sexo con la misma persona durante años sin aburrirse o desear a otra persona?

Estas preguntas les permitirán desde el amor y el respeto conocerse mejor y establecer acuerdos mínimos que puedan respetar y reformular cada tanto. No está de más escribir acuerdos sobre el papel, una especie de contrato temporal, que cada cierto tiempo se revise y reformule a medida que los integrantes de la pareja vayan cambiando, creciendo, aprendiendo, sintiendo, pensando, decidiendo: madurando.
Muchas personas no hablan de la fidelidad porque temen conocer a su pareja mejor y temen conocerse a sí mismas profundamente. Este tema tiene muchos subtemas que platicar: la fidelidad y sus historias culturales, religiosas, de historias familiares, personales, de aprendizajes que tenemos durante la infancia, de mandatos sociales, de creencias, de experiencias con nuestras parejas anteriores. Somos seres humanos, mi gente, no somos tan sofisticados ni claros ni predecibles como creemos ser. Somos humanos, simplemente humanos en construcción. Ser siendo.
El amor de pareja tiene sus fases, no siempre es igual de intenso, por eso es mejor hablar de la fidelidad desde el inicio, desde el enamoramiento apasionado, y repetir esa conversación muchas veces mientras el sentimiento se va transformando y la relación también. Incluso cuando la relación que tenemos no es la típica relación de pareja sino algo más libre e informal, también hay que hablar de estos temas álgidos, no hay que dar por sobrentendido que el otro o la otra “sabe lo que tenemos”. Y si ya tienes una pareja y nunca han “toqueteado” estos temas intensamente :) tienen una conversación laaaaarga y pendiente. ¡Empiecen ya!
La fidelidad es el respeto hacia un acuerdo previamente hecho entre personas que tienen un vínculo amoroso. Es lo mismo para parejas, amigos y familiares. Si no hay un acuerdo claro y un conocimiento lo más profundo que se pueda del corazón del otro o de la otra es muy fácil que se dé una infidelidad. La fidelidad no está nada más en los órganos sexuales, la fidelidad es el respeto que tenemos hacia lo que entre ambos hemos construido concientemente, y para que haya conciencia de algo tiene que haber comunicación, claridad y acuerdos. Sin acuerdos, no hay directrices mínimas que respetar. Cuentas claras, conservan vínculos.
Love ya,
Nadir Chacín

IX Encuentro del Círculo Humano, sábado 25 de junio 2011, 11-14 horas, Parque México, Col. Hipódromo Condesa, México D.F. Tema: Fidelidad vs. Infidelidad en las relaciones de pareja.

Hay hombres que sí aman profundamente a sus hijos e hijas y por eso están construyendo nuevas formas de ser hombres y de ser padres junto a nosotras las mujeres que queremos lo mismo que ellos. Para estos hombres va un APLAUSO de parte de todos los seres humanos del mundo. (¡Feliz Día del Padre! y a Cerrarojitos felices.)

¡Haz un pacto con la verdad!

 

pinocho-jpg1Éstas son las formas más comunes por las cuales evitamos la verdad:
  1. Alardear. Tienes una necesidad de atraer la atención de los demás hacia ti. Exageras tus logros, tus éxitos para que la gente te vea como alguien especial y distinto. Ej. inventar que conoces a alguien cuando no es cierto, alardear sobre todos tus contactos en un medio, incluso si de verdad los tienes, no hace falta alardear.
  2. Tergiversación de los hechos. Cuando cuentas una historia o anécdota lo haces como te gustaría que hubiese pasado y no como realmente se dieron los hechos. Estas mentirillas “blancas” o exageraciones “insignificantes” si te acostumbras a ellas se convierten en un estilo de vida. A veces exageramos para divertir a los otros y ser el centro de atención de un fiesta.
  3. Engañar para defender tu reputación o evitar la vergüenza. Si hiciste algo incorrecto, una mala acción, tratas de argumentar que eres inocente mediante engaños y quieres convencer al otro o a los demás de no es cierto lo que dicen de ti o lo que piensan. Eso te obliga a llevar la cuenta de tus mentiras, de lo que dijiste, a quién y cuándo. Así vas sumando tergiversaciones y engaños para que tus argumentos se sostengan.  A veces un sencillo “discúlpame, actué mal” es suficiente, más genuino, no necesitas mentir.
  4. Te inventas un futuro imaginario. Mientes sobre las perspectivas de tu futuro para ocultar la verdad. Así vives tu presente basándote en una idea falsa, con eso logras que no sólo tu futuro sea un engaño sino tu presente también.
  5. Exagerar los hechos para atraer la atención. Te esmeras en cambiar tu vida y las cosas que te pasan, las exageras mientras las vas contando, sean cosas buenas o malas. Eso hace que tus ilusiones (falsedades) se mantengan vivas y serás esclavo de tener siempre que sentirte importante ante los demás.
  6. Ignorar algo en beneficio propio. Ser honrado implica que digas cuando algo está mal incluso si el error no te beneficia. Ej. Cuando te devuelven el cambio de una compra y el cajero te da más dinero del que te toca. Regrésalo: eso te evitará vivir del engaño.
  7. Hacer trampas deliberadas en beneficio propio. Cuando tienes la idea de que engañar a los demás está bien te alejas de la tranquilidad (de la tuya) y colaboras con el ciclo de mentiras mundiales, locales, vecinales, entre amigos y familiares. Ejs: hacer trampas en tu negocio, inflar facturas, usar documentos falsos, no pagar impuestos, robar en el supermercado, colgarte de la luz o del cable del vecino. No porque otros engañen… tú tienes que hacerlo. 
  8. Comportamiento agresivo, bravucón, machista, hembrista. Tener la necesidad de siempre andar de mal genio, de quejarte de todo, de manipular la opinión de los demás, de meter miedo a los otros. Ser prepotente, fanfarrón, pavonearte, tratar de ser más astuto (pillo), todos son actos de engaño y crees que así convencerás a los demás de que eres único y especial. Incluye a las mujeres y a los hombres, a veces las mujeres pueden ser más machistas que los hombres.
  9. Diálogos internos y externos sobre lo peligroso que es el mundo. Hablar sólo de los problemas del mundo en las fiestas, reuniones, conversaciones. Ser alarmista, exagerado, no balancear los comentarios e inclinar tus opiniones hacia el fatalismo y el miedo. Generar miedo en los otros para captar su atención. Andar todo el día pensando y metiéndote miedo a ti mismo, diciéndote: el mundo en peligroso. Esto genera una actitud de lucha inacabable que definitivamente no resuelve los problemas sociales mundiales que tenemos. Si quieres hacer algo más útil toma un curso de defensa personal y participa en un proyecto comunitario de voluntario.
  10. Autoengaño. Utilizar frases, palabras que te demeritan, despreciarte a ti mismo. Tener una valoración negativa sobre tu propia persona y usarla para llamar la atención. Hacer pública tu vida llena de desgracias con la única intención de que los demás se compadezcan de ti y te atiendan. Seguramente eres mucho más que tu triste y horrible vida, es un autoengaño sólo mostrar(te) ese lado.
      

¿Cuáles son los beneficios que obtenemos del engaño y la mentira?

  • Tu ego se siente atraído por aquello que te convierte en un ser especial.  Tu ego es tu falso yo, una idea falsa que tienes sobre ti mismo… no es tu verdadero yo. Cuando alimentas una mentira tu ego crece y te alejas de la tranquilidad y la paz.
  • Cuando mientes o le haces fraude a alguien, el ego asegura su supervivencia. Quiere que luego tengas culpas, que tengas siempre que mentir para mantener el engaño ante los demás.  Cuando tu ego se activa tu verdadero yo que sí es auténtico se replega. ¿Por qué? Porque tu ego tiene muchos años siendo tu guía y es muy fuerte, el asunto es ponerlo en su lugar y que te sirva a ti y no tu a él.
  • El ego no quiere que tú seas libre y como bien se dice: “la verdad te hará libre”. A ningún esclavista le gusta la idea de liberar a sus esclavos. Las mentiras que dices son las cadenas con las que tu ego te mantiene sin libertad.
  • El ego te convence de que no eres nadie, de que tu vida no tiene nada que valga la pena contar, por eso te estimula a mentir y a vivir de ilusiones.
  • Al ego el encanta verte dudas sobre todo, sobre ti mismo, sobre la vida, sobre los demás. Es así porque la certidumbre es lo contrario del miedo, y el ego se recrece con el miedo. Trata de convencerte que estás inseguro y en peligro, así tomarás actitudes violentas y vivirás en la lucha eterna, ese es su terreno y su fertilizante. 
Parecen simples estas afirmaciones pero no lo son. Es cierto que estas sencillas acciones no solucionarán todos los problemas de tu vida, pero te ayuda a ti y al resto de personas que convivimos contigo a crear un mundo más amable, más genuino, más sano emocionalmente. El cambio GRANDE comienza siempre con pequeños cambios.
PD: Artículo basado en el libro Tu Yo sagrado de Wayne Dyer (Editorial Grijalbo).
Abrazos,
T.R