El suicidio y su prevención #sersiendo

El pasado 10 de septiembre fue el Día de la Prevención del Suicidio y me olvidé decir algo al respecto públicamente, como hago cada año. Hoy lo publico aquí porque es muy importante visibilizar que estamos en un momento crítico con respecto a los suicidios en todo el mundo.

suicidio

Escribo este post para decirte que sí, tienes razón, vivimos en un mundo que tiene unas dinámicas agobiantes que dan ganas de morirse. Entiendo que pienses en suicidarte y también entiendo que lo hayas intentado.

Mi testimonio

Yo soy sobreviviente de un intento de suicidio, tenía sólo 19 años, un hijo recién nacido entre los brazos y una sensación de desamparo abismal. Esa fue mi primera depresión grave que nadie notó, ni los médicos ni mi familia ni mi pareja ni mis amigos ni siquiera yo sabía.
 
En aquella época no sabía casi nada de psicología ni de trastornos y enfermedades mentales. Estoy por cumplir 50 años dentro de unos días. He atravesado varios episodios de depresión, ataques de pánico, trastornos varios de la ansiedad y trastornos de la conducta alimentaria (TCA) y aquí sigo, contra todo pronóstico, aquí sigo.

S.O.S

Sigo aquí gracias a que he buscado ayuda profesional desde que entendí que los trastornos de la salud mental, el malestar y el dolor emocional, las ganas de morirse, no son una debilidad mía, sino que es un problema colectivo, un problema social. Dejé de avergonzarme por sentirme mal. 

Encontrar ayuda especializada, adecuada y justo a tiempo fue la decisión más importante de mi vida y la que la cambió radicalmente.
 
Hoy me emociona un montón saber que cumpliré 50 años en breve. Decir eso es decir algo muy importante. Si has pasado por algunas de las situaciones que describo entonces entiendes bien lo importante que es. 

¿Por qué sientes ganas de morirte?

Las ganas de morirse y el suicidio están relacionados con la violación constante y diaria de nuestros derechos humanos más básicos, la falta de acceso a los servicios básicos de salud y a la educación de calidad (una que incluya la gestión emocional).
 
Tener ganas de morirte es además el producto del maltrato sistemático y sistémico que hay dentro de las familias, en las instituciones privadas y públicas en general, en la sociedad, en los trabajos, en las escuelas y también en el sistema de salud.
 
Es el resultado de vivir en un sistema económico global que expropia a las personas de su autoestima. Todo eso junto es la violencia estructural. Esa es la razón del aumento de los suicidios, no la supuesta debilidad de las personas, no tu debilidad ni la mía.
 
Este mundo que hemos creado y sus dinámicas tóxicas es lo que le quita a millones de personas las ganas de vivir.

La conexión humana es la solución al suicidio

Las personas con malestar emocional y con trastornos de salud mental en general necesitamos buen trato, compasión y compañía a raudales. En otras palabras, lo que previene el suicidio es sentir la conexión humana, la conexión cercana con otro ser humano.
 
La salud es mucho más que la ausencia de las enfermedades. Por ende, necesitamos un sistema de salud que considere la salud mental y la salud social (colectiva), no sólo la salud de los cuerpos de personas específicas. No somos solamente cuerpos, somos personas con toda la complejidad que eso significa.

Una sociedad amable

Asimismo, es imprescindible transitar hacia una sociedad colaborativa, que funcione en pequeñas comunidades de cuidados mutuos donde todas las personas tengan apoyo y den apoyo, no una sociedad atomizada donde cada persona solo vela por su pequeño círculo cercano de personas, por su familia directa, y un pequeño grupo de amigos cercanos.
 
El orden actual (status quo) sólo produce abandono social y más sufrimiento, por lo que resulta profundamente cruel con quienes no tienen por ahora una red de apoyo cercana, disponible y afectuosa, por las razones que sean.

Un mensaje para ti

Apóyate en personas sobrevivientes de intentos de suicidio porque te entenderemos mejor. A mí me ha servido mucho. Pide una cita con un psicólogo, da ese primer paso.
También hay grupos terapéuticos donde se reúnen sobrevivientes a conversar.
 
Pide ayuda a otras personas, dentro y fuera de tu círculo familiar. A veces las familias apestan, te entiendo, si no encuentras ayuda en tu familia, pídela afuera.
 
Sé que no tienes fuerzas ahora y que es muy duro pedir ayuda; inténtalo todas las veces que sean necesarias a tu ritmo, inténtalo, sigue intentando pedir ayuda. Una y otra vez.
 
La vida tiene muchas cosas maravillosas. Las personas que hemos sobrevivido a un intento de suicidio y las que tenemos trastornos mentales de cualquier tipo nos solemos apoyar mucho entre nosotras y ayudarnos a volver a ver el lado maravilloso de la vida. Sí se puede.
 
Las cosas cambian todo el tiempo y pueden cambiar también para ti. Sólo necesitas ayuda, la ayuda adecuada. No gente que te diga «piensa en positivo».

Una sugerencia para los familiares de personas que han perdido el deseo de vivir

Deja de decirle «piensa en positivo» a esa persona que quieres y que está pasando por dolor emocional.
 
Cállate de una buena vez y escucha lo que tiene que decirte esa persona, lo que ya te está diciendo con palabras y a través de sus comportamientos.
 
Consulta con un psicólogo para informarte mejor, para saber cómo puedes acompañar de una manera más amable a tu familiar o a tu amigo o a tu amiga que ahora está sufriendo.

La transformación

Si leíste hasta aquí ya sabrás que si esa persona se siente desesperanzada también es por mis acciones, por las tuyas y por las acciones de todas las personas que conforman esta sociedad. Actúa en consecuencia, actuemos.
 
Vuélvete acción. La acción necesaria es el cambio que quieres ver en el mundo.
Te abrazo con un abrazo cálido de comprensión profunda. Te quiero. Me importas. El mundo no sería un lugar mejor sin ti. Te necesito. Las personas que quieres te necesitan. No estás sola. No estás solo. 

Recomendación de mi podcast

"Ser siendo con Nadir Chacín"

¿Estás harta/harto de sufrir? ¿Obstinada/Obstinado de que las cosas te vayan mal? Si el miedo, la ansiedad y el estrés dominan ahora tu vida no tienes por qué seguir viviendo así. Tienes derecho a una vida amable, plena, más tranquila. No te resignes.

En este episodio encontrarás una reflexión sobre enfrentar las situaciones difíciles con dignidad, ecuanimidad y de forma proactiva. Sí es posible utilizar los problemas para crecer, madurar y aprender. Convierte las flechas en flores, la mierda en abono, el veneno en medicina.

Escúchalo en Spotify
Spreaker

Recomendación de vídeo

Con frecuencia sentimos algunos momentos de vacío o incertidumbre en los que pensamos que estamos viviendo la vida equivocada o que hemos tomado las decisiones incorrectas. Nos sentimos divididos en lo que quisiéramos hacer y lo que debemos hacer. Pero si es con nosotros mismos que no nos sentimos cómodos ni completos, ¿cómo podríamos encontrar el lugar para estarlo? Descubre a través de esta enseñanza y de un cuento Zen que nos narra Venerable Damcho cómo podemos reenfocar nuestras lentes y aprender a vivir con las diversas versiones de lo que somos.

Artículo extra de lectura

Una amiga me envió este atinado artículo de Anna Borges sobre las ideaciones suicidas. Lo he traducido con DeepL para facilitar su lectura. Comparte este post si crees que puede ayudar a alguien a entender lo que le pasa. He resaltado algunos segmentos del texto que me parecen relevantes.

"No siempre estoy muy apegada a estar viva."

La ideación suicida crónica y pasiva es como vivir en el océano. Empecemos hablando de cómo flotar en el agua.

Ojalá hubiera una forma mejor de decir esto, pero no siempre quiero estar viva. En este momento, no quiero suicidarme activamente; no tengo un plan, no marco la mayoría de las casillas en las listas de señales de advertencia de suicidio, tengo una vida que disfruto y tengo curiosidad sobre el futuro, pero el hecho es que no siempre me siento muy bien por estar viva y, a veces, en días particularmente malos, realmente quiero morir.
 
Ha pasado mucho tiempo desde que esa declaración se sintió de todo menos mundana. En la escuela media y secundaria, estaban los poemas mórbidos, las autolesiones, las emociones abrumadoras que todos etiquetaban diligentemente como angustia adolescente.
 
En la universidad, hubo noches en las que bebí demasiado y las barreras protectoras que mantenían a raya mi depresión se desvanecieron y la idea me vino sin querer, tan seductora como aterradora. Quiero morirme.
 
Finalmente encontré mi camino hacia el tratamiento. Después de eso, celebré cada cumpleaños con sorpresa porque cada edad que cumplí fue una que asumí que no alcanzaría.
 
A los 27, me he adaptado a una cómoda convivencia con mi tendencia al suicidio. Hemos hecho las paces, o al menos un acuerdo temporal negociado mediante terapia y medicación.
 
IMPORTANTÍSIMO ➽ Todavía es difícil a veces, pero no tanto como podría pensar. Lo que lo hace más difícil es no poder hablar de ello libremente: el peso de la confesión, la imposibilidad de explicar qué es y no es tan grave como parece. No siempre quiero estar viva. Sí, lo digo en serio. No, no deberías tener miedo por mí. No, no estoy en peligro de suicidarme en este momento. Sí, lo digo en serio.
 

¿Cómo explicas eso?

En los Estados Unidos, casi 45.000 personas mueren por suicidio cada año, lo que la convierte en la décima causa principal de muerte en el país. En promedio, hay 123 suicidios al día. Eso sin contar a los que sobreviven a los intentos, que se estima en unos 1,4 millones en 2017. Y esas son solo las estadísticas que podemos rastrear.
 
Lo que no sabemos es cuántas personas viven en el nebuloso espacio gris entre el pensamiento fugaz y el intento: los que se ocupan de la ideación suicida pasiva, no activa.
 
«La investigación sobre personas que padecen ideas suicidas pasivas está limitada por este estigma innato de que es algo malo, incorrecto, por lo que es menos probable que la gente lo informe», dijo Eric Beeson, consejero con licencia y miembro de la facultad de Counseling de Northwestern de la Universidad de Northwestern, cuya investigación incluye actitudes sobre el suicidio. Sin autoinformes, y en ausencia de visitas al hospital o intentos que nos ayuden a rastrear la ideación activa, es casi imposible de medir.
 
No existe una única causa de suicidio. Es un síntoma del trastorno límite de la personalidad (TLP) y está asociado con trastornos del estado de ánimo como la depresión y el trastorno bipolar, aunque no todas las personas con esos trastornos quieren morir automáticamente.
 
Pero eso no comienza a taparlo: el suicidio también prevalece en aquellos con trastornos del espectro autista, afecciones de dolor crónico, problemas de abuso de sustancias [adicciones] e identidades marginadas como los jóvenes LGBT. Y aunque eso explica tanto la ideación pasiva como la activa, es la última la que eclipsa la mayoría de las conversaciones sobre el tema.
 
Tomemos como reaccionamos ante los suicidios en las noticias, especialmente de celebridades o figuras públicas. El torrente de conmoción y devastación siempre es palpable. No teníamos idea de que estaban luchando, si solo alguien hubiera intervenido, nunca se sabe con qué está lidiando alguien.
 
Hay llamadas a la acción: comuníquese con alguien, obtenga ayuda, llame a este número. Durante unos días, inundamos Twitter con recordatorios de que nadie es inmune al suicidio, ni siquiera las celebridades cuyas vidas nos parecen perfectas.
 
IMPORTANTÍSIMO ➽ Esto es cierto: nadie es inmune.
 
Al mismo tiempo, la sensación de alarma y urgencia en estos sentimientos da la impresión de que el suicidio está al borde del abismo, a centímetros de la muerte, esperando desesperadamente que alguien se dé cuenta e intervenga. Y así es para algunas personas.
 
Pero para mí, y sospecho que para muchos otros como yo, la amenaza de suicidio no es como ser transportado por una cascada, es como vivir en el océano.
 
No como lo hacen las criaturas marinas, nativas y equipadas con branquias plumosas para disolver el oxígeno para mi torrente sanguíneo, sino solas, con una extensión de agua por todos lados.
 
Algunos días son anodinos, flotando bajo cielos despejados y aguas tranquilas; otros días son tormentas tumultuosas que no sabes que vas a sobrevivir, pero siempre, siempre estás en el océano. Y cuando vives en el océano, pisando para mantenerte a flote, eventualmente tienes la sensación de que un día, inevitablemente, no tendrás a dónde ir más que hacia abajo.
 
Me he convertido en una experta en flotar verticalmente en el agua moviendo mis pies y manos. Sé -o sospecho, o temo- que mis piernas se agotarán y me deslizaré bajo la superficie, pero no quiero que sea pronto. Por ahora, puedo y quiero mantener la cabeza fuera del agua.
 
IMPORTANTÍSIMO ➽ Pero la voluntad nunca es suficiente, así que he aprendido a rodearme de formas de mantenerme a flote.
 
Algunas son como madera a la deriva:
-Vivir para ver el final de la serie Crazy Ex-Girlfriend.
-Terminar ese libro que lleva años ocupando el cerebro.
-La posibilidad de que esta noche conozca a alguien medianamente decente en Tinder.
 
Son motivaciones superficiales, apenas anclas a la vida, pero a veces sólo necesitas algo que te haga pasar el mes. O la semana. O la noche.
 
Otros: la medicación, mi plan de seguridad en caso de crisis. Mis gatos, que dependen de mí. La horrible idea de transferir mi sufrimiento a mis seres queridos – son más resistentes. Estos son los salvavidas.
 
La ideación suicida crónica adopta muchas formas. Puede ser fantasear con fallecer durante el sueño, desarrollar una enfermedad terminal, morir en un trágico accidente. O puede ser un ruido de fondo, una estación estática que susurra burlas que casi se pueden desintonizar, pero nunca del todo. A algunas personas les llega sólo en la oscuridad de la noche o cuando han bebido; a otras, de forma completamente aleatoria, como una tormenta repentina a la que tienen que esperar.
 
«La suicidalidad existe en un continuo y, francamente, todos estamos en ese continuo en alguna parte», me dijo Beeson.
 
«Algunos de nosotros estamos más cerca de la muerte por suicidio que otros. Pero en muchos sentidos, todos estamos a unas cuantas experiencias vitales de una crisis de salud mental importante, nos guste admitirlo o no.»
 
Además, esa palabra está cargada a su manera. Si dices suicidio, la gente no se imagina tu indiferencia hacia la vida, tus fantasías pasivas. Existe la alarma y los tópicos incómodos, dados con demasiada seriedad o con demasiada ligereza. Y cualquiera que haya abordado alguna vez el tema en terapia puede conocer las consiguientes preguntas de evaluación del riesgo:
 
«En las últimas semanas, ¿ha deseado estar muerta/o?»
«¿Desea no tener que seguir viviendo?»
«¿Tienes pensamientos de hacerte daño?»
«¿Tienes pensamientos de suicidio?»
 
A veces me preocupa que eso es lo que haría la gente que me rodea si fuera sincera con alguien que no fuera mi terapeuta y algunos amigos cercanos, sobre esta falta de apego a la vida y el deseo, a veces, de deshacerse de ella.
 
Cuando conozcan mi estado por defecto, ¿me sentiré cohibida? ¿Me arrepentiré? ¿Lo olvidarán alguna vez, o ensombrecerá cada uno de mis movimientos y cada una de nuestras conversaciones? ¿Serán demasiado conscientes, me observarán demasiado de cerca? Pero entonces pienso: ¿no hay un término medio entre la hipervigilancia y el secreto absoluto?
 
IMPORTANTÍSIMO ➽ ¿Qué pasaría si reconociéramos la posibilidad de la suicidalidad a nuestro alrededor, si normalizáramos el hecho de preguntar y de informarnos? Si la gente hablara de sus sentimientos suicidas -no en broma, como hemos empezado a hacer todos en Internet, sino hablando de verdad- tanto como de sus sentimientos de depresión o ansiedad, ¿nos veríamos obligados a ver lo común que es y empezaríamos a crear un espacio para estas conversaciones? ¿Sería lo peor del mundo si empezáramos a hablar de que no queremos estar vivas/vivos, y de lo que podría ayudar a mantenernos aquí?
 
Por supuesto, ni siquiera eso tiene una respuesta directa.
 
«Realmente no sabemos [el impacto de] tener una conversación más informal sobre el suicidio», me dijo April Foreman, psicóloga licenciada y miembro del consejo ejecutivo de la Asociación Americana de Suicidología.
 
«El estigma es más bajo que nunca y las tasas de suicidio son tan altas como durante la Gran Depresión. Si sólo la reducción del estigma salva vidas, las tasas de suicidio deberían bajar». Pero hablar libremente no tiene por qué tener únicamente el peso de la prevención.
 
Puede tratarse simplemente de la comodidad de la conexión social y de saber que no se está sola. Como me dijo Beeson, no se trata tanto de prevenir el suicidio como de planificar la vida y fomentar las relaciones sociales, que son, en sí mismas, importantes factores de prevención.
 
IMPORTANTÍSIMO ➽ En cuanto a las esquinas incómodas y los bordes afilados inherentes al hablar del suicidio, me imagino que si yo puedo vivir con la incomodidad de querer morir a veces, la gente puede vivir con la incomodidad de saberlo.
Si parece que he aceptado mi destino, que me he resignado a la atracción del fondo del mar, no es así. Pero si lo hubiera hecho, no sería por falta de intento.
 
Aparte de las pruebas anecdóticas, los científicos no saben mucho sobre la ideación suicida pasiva, lo que significa que tampoco saben mucho sobre cómo tratarla.
 
«La gente cree que entendemos más sobre el suicidio de lo que realmente sabemos», dijo Foreman.
 
«Hemos invertido muy, muy poco en la investigación sobre el suicidio, especialmente sobre la sensación de suicidio crónico. Pero en cierto punto, cuando tienes ese estado de ánimo todo el tiempo, algo está pasando dentro de tu cuerpo. Algo va mal, y aún no entendemos qué».
 
Hay algunos tratamientos más extremos que pueden ser eficaces -como la terapia electroconvulsiva y la ketamina-, pero incluso con ellos la investigación es preliminar y los científicos no saben muy bien por qué funcionan, sólo que a veces lo hacen. Hay esperanza de un tratamiento más eficaz… pero no sin dinero para la investigación o leyes que exijan un cierto nivel de atención para quienes sufren ideación suicida.
 
IMPORTANTÍSIMO ➽ Resulta que mi método de afrontamiento es aparentemente bastante efectivo. A falta de una buena ciencia, una de las cosas más útiles que puedes hacer para la suicidalidad crónica es conservar tu colección de dispositivos de flotación. Según Foreman, si la atención de la salud mental sólo puede hacer un poco para reducir nuestros sentimientos de suicidio y equiparnos con las herramientas que necesitamos para hacer agua, entonces es crucial alimentar una vida llena de cosas por las que queremos mantenernos a flote.
 
Pensé que no podía escribir sobre esto hasta que llegara al mítico otro lado. Lo escuchas todo el tiempo: Cuando escribes sobre una experiencia personal, especialmente una que es oscura y desagradable, deberías estar muy, muy lejos de ese momento de tu vida para procesarlo por escrito. Debes tener una lección, una realización, una moraleja, un triunfo. Un final.
 
Pero podría querer morir para siempre. Así es. Pero mientras tanto, tengo que hablar de esto de mantenerme a flote verticalmente moviendo mis manos y mis pies. ¿Espero que un día no me sienta así? Por supuesto. Pero según Foreman, es posible que no podamos eliminar por completo los pensamientos y los sentimientos suicidas -todavía o nunca- y se acabó el pretender que esta es una lucha que tengo garantizado ganar si sólo me esfuerzo lo suficiente en lugar de algo que puedo, al menos, manejar.
 
IMPORTANTÍSIMO ➽ Porque puedo manejarlo, y el océano es agradable a veces. El sol sale y la corriente se calma, y puedo encontrar la paz en la deriva. Quizá no haya esperanza de tierra en la distancia; quizá a veces sí. Tal vez no se trate de eso. Tal vez lo que busco no es tierra en absoluto, sino otras personas que están aquí conmigo. Intentando, y pisando, y aprendiendo a vivir en el agua.
 

Mientras tanto, algunos salvavidas, en caso de que los necesites: si estás pensando en el suicidio o simplemente necesitas a alguien con quien hablar ahora mismo, puedes obtener apoyo de cualquiera de los recursos que aparecen a continuación…

[los puedes ver en el artículo original].
[En España puedes llamar al teléfono de la esperanza.]

Suscríbete al blog de Nadir Chacín

* indicates required
Email Format

Selecciona todas las formas en que te gustaría recibir noticias de Nadir Chacín y de su blog "Ser siendo":

Tus datos serán gestionados exclusivamente por Nadir Chacín, como propietaria de este blog. Puedes desuscribirte en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener más información sobre nuestras prácticas de privacidad visita: https://nadirchacin.com/contacto/privacidad/

We use Mailchimp as our marketing platform. By clicking below to subscribe, you acknowledge that your information will be transferred to Mailchimp for processing. Learn more about Mailchimp's privacy practices here.

Comparte esto:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba