Los saberes de las mujeres #sersiendo

1fa524d8b3af1b17924d3d0ecd142488Este domingo ando muy dispersa y deambulando por internet. No sé cómo chingaos jejeje terminé en el blog de La Novia Manca leyendo UN MODO FEMENINO DE MIRAR EL MUNDO este genial texto de María Antonia Bel Bravo. En el link lo puedes leer completo, dale click.

Me sentí muy identificada. Me aclaró muchas cosas sobre mi postura frente a la violencia de género y me dio luces sobre las posibles soluciones o acciones que pueden hacerse para que vivamos en un mundo más amoroso. Espero a ti también te sirva.

Cito un fragmento: «¿Por qué autoridad femenina y no autoridad sin más? ¿Por qué hacer visibles y dar valor a los saberes de las mujeres? ¿Por qué empeñarse en que se reconozcan como saberes de las mujeres, y no “simplemente” como saberes, independientemente de cuál sea su origen? Porque no hay autoridad sin adjetivación: hay autoridad femenina o autoridad masculina, según encarne una mujer o un hombre. Y femenina porque, para una mujer, el referente de su libertad es otra mujer puesto que sólo otra mujer puede ser la mediación con la realidad. La necesidad de hacer visibles los saberes de las mujeres tiene que ver con un criterio de realidad, de verdad que es el que lo exige. El mundo es uno y los sexos son dos; a esa evidencia corresponde que el conocimiento, los saberes, los modos de estar en el mundo se expresan siempre a dos voces, en masculino y en femenino. La incapacidad del esquema patriarcal de aceptar esa evidencia conduce – en el mejor de los casos – a la confusión y al empobrecimiento y – en el peor – al error, a vivir en una fantasía inexistente. Así que nombrar el mundo en femenino y en masculino es una exigencia epistemológica. Hacer visibles, darles valor a las experiencias y los saberes que las mujeres han llevado y llevan al mundo y a la educación es reconocer autoridad femenina. Es poner a disposición de las niñas y las mujeres el caudal de conocimiento, con capacidad de hacer cultura, que es su herencia y en la que pueden apoyarse para crecer (ya sea aceptando, transformando o rechazando lo existente). Y es un modo de enseñar la libertad a las niñas y a las jóvenes. Porque, como ya dijo con sabiduría una mística medieval, cada cosa se aprende con su igual, así que si queremos apoyar la libertad de las niñas hemos de tener en cuenta que ésta “no se alcanza estancándose en la opresión y en la miseria sino, solamente, con la libertad”.»

Léelo todo Mujer. Si eres Hombre léelo también… el texto también habla sobre ¿Para qué puede servir a los varones, esta apuesta por visibilizar los saberes de las mujeres?

Namasté
Nadir Chacín
Te espero en Facebook y Twitter

Un ser humano encontrando el sentido de la vida.

¿Tú qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.