Milagro #2

A veces no logro cruzar la vereda, pero cuando me atrevo y doy aunque sea un paso ésta se hace más angosta. Mi vereda tiene la magia de responder a lo que estoy pensando sobre ella, cada vez que pienso en lo difícil de cruzarla se pone más ancha, se llena de piedras y se convierte en un camino agreste.

Hoy, gracias a mí, le nacieron flores azules a mi vereda. Me voy a quedar aquí: disfrutando de mi propia magia.

Nadir Chacín

Un ser humano encontrando el sentido de la vida.

¿Tú qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.