Mujeres violentas #sersiendo

mujeres-violentas

No sólo los hombres en este siglo XXI se han vuelto más violentos sino las féminas también. En este post reflexiono sobre el porqué nosotras estamos violentando a otrxs, qué nos duele, cómo ejercemos la violencia y cómo salir de esta actitud que afecta a nuestras relaciones de pareja, familiares y laborales.

ACTUALIZACIÓN (16/12/2014): Sugiero la lectura de MICROMACHISMOS: la violencia invisible en la pareja de Luis Bonino Méndez. A menudo la reacción violenta (violencia reactiva se llama en los estudios académicos) de una mujer es un acto de sobrevivencia ante su situación individual, familiar o social de maltrato. Infórmate para que logres diferenciar si realmente tienes un “problema” de “agresividad” o si estás atrapada (sin haberlo notado) dentro de una relación de pareja con violencia de género. ¡La violencia hacia la mujer tiene muchas caras! Dirígete a una institución pública o privada que atienda casos de violencia de género, allí te ayudarán a entender qué es lo que ocurre.

Eckhart Tolle en su libro “Una Nueva Tierra” utiliza un concepto que me parece útil para hablar de la violencia femenina: El cuerpo del dolor (Pain-body).

Se trata de la acumulación energética negativa (carga emocional) que se aloja dentro de ti y que utiliza tu fuerza vital. Tolle lo describe como «casi una entidad con su propia agenda», ya que produce que tus reacciones a las situaciones que vives sean estereotipadas, llenas de miedo y manejadas por tu ego.

Esta explicación se puede agrupar dentro de las propuestas que conciben al cuerpo humano como un campo electromagnético (para más información ver reseñas de los libros La biología de las creencias y El genio en tus genes).

Cuando el cuerpo del dolor se activa, las células guardan el dolor físico y emocional, lo memorizan. En nuevas situaciones, toda esa carga negativa se actualizará, trayendo al presente una repetición del sufrimiento, el dolor y la angustia, es como si estuvieras viviendo nuevamente aquella situación que te lastimó en el pasado. Cuando esa reactivación se vuelve repetitiva y crónica tus células entran en un estado de superviviencia y comienzan no sólo los malestares psicológicos y emocionales sino también los físicos.

Según Tolle el cuerpo del dolor puede “heredarse”, por ejemplo, las mujeres no sólo cargamos con nuestros sufrimientos individuales sino con los de nuestras madres y personajes femeninos cercanos y con los del género femenino general. Como ya sabemos nuestra historia, la de las féminas, está repleta de maltratos, vejaciones, marginación, desigualdad, anulación de la voz y el poder individual y de grupo. Las emociones de las mujeres han sido reprimidas durante siglos y en muchos casos no hemos podido siquiera reconocer que existen, que los hechos dolorosos que vivimos sucedieron. No se han procesado ni digerido sanamente. Como vimos el cuerpo del dolor, como campo energético, está constituido por creencias y decisiones que hicimos en el pasado, él controla nuestras reacciones en el presente. A veces hace falta sólo una pequeñez para reactivarlo, además se crea un círculo patológico en el que esta carga emocional negativa produce más pensamientos negativos y así el proceso situación mala-dolor-reacción dolorosa se mantiene activo.

Tolle va más allá, incluso afirma que el cuerpo del dolor es como un animal hambriento que se alimenta de lamentaciones, quejas, reacciones exageradas, en resumen, de tu sufrimiento. Está hecho de sufrimiento, genera sufrimiento y también se alimenta de él. Los pensamientos negativos también atraen a tu vida más experiencias malas con el fin de legitimar lo que piensas sobre ti y tu mundo: “no sirvo para nada”, “ningún hombre vale la pena”, “todos los hombres son iguales”, “las mujeres siempre tenemos la de perder”, “ojalá hubiera nacido hombre”, “si fuera hombre mis papás me aceptarían”, etc.

Los humanos en general, no sólo las mujeres también los hombres, vivimos en un estado de inconsciencia, sumidos en las distracciones de la vida diaria y de los avances tecnológicos, no tenemos ni nos damos tiempo para sentir la vida tal cual es. El dolor es parte de la vida, pero no sabemos cómo sentirlo, cómo procesarlo y dejar que se vaya. Por esta razón vive con y dentro de nosotras. Si algo nos duele simplemente reaccionamos echándole la culpa a los demás por nuestro dolor, gritamos, amanezamos, manipulamos, tratamos con todas nuestras armas de escapar de él, de huir, de no sentirlo. Esta actitud refuerza nuestro sentido falso de identidad, te mantiene atrapada en un humano (tú) que es víctima de la gente y de las circunstancias. Te quita poder y evitas ser responsable de lo que vives, de cómo procesas lo que vives, sea algo bueno o malo.

En las mujeres, al menos en mi experiencia y la de las féminas cercanas a mí, los “fantasmas” más comunes son:

  • El abandono de la pareja o de los seres amados: nos pueden dejar, nos dejan, se pueden morir, se mueren.
  • La soledad: no tener pareja o pensar que puede dejarnos y estaremos solas, que nuestros hijos crecerán y se irán, el síndrome del nido abandonado.
  • El rechazo: no gustarle a nuestra pareja o que no le parezcamos sexys, bellas, apetecibles, inteligentes a ningún hombre, que no seamos suficiente para nuestros padres y familiares, que no nos quieran o amen, que no sea lo suficiente, lo ideal.
  • La baja autoestima: pensar que somos muy poco, que no tenemos suficientes conocimientos, habilidades, destrezas, que no tenemos fuerza física para hacer ciertas cosas prácticas como arreglar el WC, cargar cajas, cambiar las cerraduras de la puerta.
  • La sensación de no tener el cuerpo deseado o de que atre demasiado: matarnos de hambre, vomitar a propósito, obsesionarnos con la dieta y el peso, repudiar nuestro físico, cabello, chaparreras, barriga, ser subestimada por ser bella, que los hombres no vean nuestra inteligencia porque están viendo nuestros senos, que se vincule nuestro desempeño laboral con nuestra belleza o fealdad.
  • La vulnerabilidad femenina: no somos tan fuertes como ellos, somos débiles, estamos más expuestas a la violencia, tenemos vagina y ano que pueden penetrarse, nuestros órganos internos son más delicados, te bañas en una alberca no tan limpia y el agua entra dentro de ti, mayor facilidad para contagiarnos de enfermedades, el hombre la porta nosotros la padecemos.
  • El síndrome de la súper mujer: deber ser buena amante, profesional, madre y esposa.
  • La renuncia a nuestros propios deseos.

Todos estos fantasmas, que te persiguen, salen a tu mundo y de tí en forma de miedo. El miedo es lo que sale hacia afuera, la energía defensiva y violenta que escapa de ti, para hacer frente a los otros, a lo que sientes por tí misma, por tu mundo, por ellos y por tu cuerpo. El miedo es lo contrario al amor, es su opuesto, siempre que te resistas a verlo, a procesarlo y aceptarlo, se volverá VIOLENCIA pura que ejercerás contra ti misma, contra tu pareja y tus hijos, tu jefe o cualquiera que se te atraviese en el camino. Releyendo la lista pienso que son los fantasmas que persiguen a todo ser humano, independientemente de su género, preferencia u orientación sexual.

La violencia proviene de estereotipos, de ideas falsas: cómo debemos comportarnos las mujeres o los hombres, las personas. Muchas personas que viven la violencia o la ejercen piensan que su situación es única, pero la verdad es que proviene de un estereotipo social y culturalmente arraigado en nuestras mentes, siempre se da el mismo mecanismo y se repite en muchas relaciones de pareja, familiares y laborales.

Cuando lees y te informas sobre la violencia es más fácil identificar dichos mecanismos, entender que no estamos solos o solas en esta situación y que hay testimonios de personas que han logrado salir de la violencia y vivir de una forma más feliz, más humana. La violencia es un fenómeno social. Los hijos sufren la violencia que ven entre sus progenitores, cualquiera física o psicológica.

Muchos dicen que “no se dan cuenta” pero se ha comprobado que mientras más pequeños más les perturba y traumatiza. La violencia genera violencia, el patrón se repite si no es tratado, reorientado y sanado. La buena noticia, tener actitudes violentas sí se cura. ¡Sólo que tienes que ponerte a “trabajar duro” en ti misma!

Cortesía de un lector (Giorgio) les recomiendo la lectura de este artículo: “Trabajando con mujeres violentas” de Erin Pizzey, vía Azul Fuerte, Asociación contra la discriminación por razón de sexo.

Una historia, mil historias, ¿quizá la mía o la tuya?

“Nadie se puede sanar, hiriendo a otra persona.” San Ambrosio

La mejor manera de sentir qué nos pasa a las personas con actitudes violentas es “verse” en un reflejo emotivo y cercano. Te presento el testimonio de una mujer valiente y que me sorprendió con su sinceridad, es asidua lectora de este blog. Quizá puedas encontrarte y reconocerte en este testimonio. Reconocer la violencia es el primer paso del proceso curativo, avanti.

Geraldine, 2 de noviembre del 2008 (Testimonio)

“Quisiera contarte mi historia. Soy una mujer violenta, apenas hace unos días me di cuenta. Increíble. La vida tiene una parte fea, muy fea. A veces las cosas no salen como quiero, me frustra, no he logrado la vida que deseo. A veces pienso en todas las decisiones que no he tomado, las que no tomé a tiempo o que terminaron siendo malas decisiones. Me duelen todas. Estoy cansada de luchar, de que la vida tenga siempre obstáculos, muros enormes. Siento envidia por lo que los demás tienen, por las vidas que han logrado y que no se parecen a la mía. Miro alrededor y hay miles de mujeres más hermosas, más inteligentes, más jóvenes y con una vida más estable. Es cierto también hay personas en una situación peor que la mía, pero yo sólo me fijo en las que tienen, pueden y son más que yo. Será mi patología, pero así me pasa.
Yo a mis 40 años, ¿qué tengo? ¿Qué he logrado? ¿Cómo puedo competir con ellas? ¿Cómo lograr consolidar mi actual relación de pareja… si tengo tanto miedo?
Las relaciones con mis otras parejas no fueron del todo buenas. Dos de ellas duraron varios años, pero la verdad siempre tuve miedo. Miedo a amar más, a ser más vulnerable que ellos, a enamorarme demasiado o a perderme en el amor. Miedo a parecer demasiado débil, a ser una mujer que se dejara dominar por un hombre, como lo hizo mi madre. Miedo a que mi pareja fuera como mi padre. Muy dentro de mí, los hombres me dan miedo, lo acepto. Creo que por eso soy violenta, me digo “pega primero”, defiéndete antes de que él te hiera. Sé que es una cosa absurda, porque no todos los hombres son iguales, pero mi miedo puede más que mi parte coherente.
Soy profesional, estudié una carrera y me considero alguien inteligente. Pero creo que la violencia no tiene nada que ver con la inteligencia, todos mis estudios no me han curado de ella. Tengo muchas dudas, me atacan constantemente. A veces no puedo saber qué camino tomar, mi mente elabora todos los escenarios posibles y me atormentan tantos caminos, elegir bien cuál tomar y que no me duela más adelante la decisión que tomé. Creo que por eso me duele, porque siempre pienso en lo que vendrá. A veces no decido por temor al futuro, a que me lastime decidir mal, otra vez. Decidir mal es una pérdida de tiempo. Ahora luego de mucho tiempo sola finalmente tengo un compañero que me hace feliz y confieso que le tengo miedo también. O no sé quizá me tengo miedo yo, de mi capacidad para echar a perder las cosas que me importan.
Estoy contenta porque mi vida ha dado un giro interesante, pero también me siento más vulnerable. Suelo pensar que él me dejará o que es una réplica de mis antiguas parejas, todos hombres dependientes. Yo dependiente, ellos dependientes. Qué horror. Cuando siento miedo las palabras violentas se me salen solas de la boca, luego me recuerdo a mi misma diciendo lo que dije y me siento triste de ser así. No es todo el tiempo, pero a veces mi frustración se acumula y sale así como la mierda y le cae a mi pareja encima o a quién esté cerca, a mis hijos, a mi jefe. Siento que darme cuenta fue algo importante, buscaré ayuda porque no creo poder superar esto sola, me da gusto que me leas hoy. Siento que hay una pequeña luz que se está encendiendo dentro de mi oscuridad. Apesar de todo no pierdo la fe en mí ni en mi pareja, eso ya es un paso importante. Saludos, Geraldine.”

Creo que no hay palabras que añadir, mando un abrazo cálido a todas las personas que se reconozcan en este testimonio.

Namasté. Mettā (amor incondicional)
Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


“Resulta difícil pensar en la violencia, lo que explica que nos cueste identificarla, no queremos verla en nosotros, aunque aceptar nuestra ambivalencia nos permitiría procesarla mejor.” Isabel Menéndez, autora del libro “Mujeres maltratadas”

16 comments

  1. Nadir Chacín

    Hola, Alejandra. Supongo te refieres a La Plata, Argentina. Estoy bastante lejos en Barcelona. La gestión de la ira y la rabia vale la pena hacerla con un especialista como dices. Espero encuentres a alguien en tu ciudad. Yo doy clases a distancia: https://mindfulnessparamujeres.com/cursos/acompanamiento-individual/
    Te diría que preguntes a mis maestros de Respira Vida Breathworks si tienen profesores en La Plata. Puede que sí porque uno de los fundadores es argentino, pero vive aquí en España. Escríbeles a su web http://www.respiravida.net/
    Diles que les escribes de mi parte. Abrazos y paciencia
    Nadir Chacín

  2. Alejandra

    .HOLA..BUSCO UN ESPACIO ,EN LA PLATA. ME PASO DE TODO Y MÁS..Y NECESITO AYUDA PSRA CONTROLAR MI BRONCA.

  3. Ser siendo

    Gracias, Vanessa, por tu gesto tan hermoso de contar tu historia, dejar tu testimonio. Sin duda, la violencia se aprende en el entorno familiar o en la niñez, allí se van sembrando las semillitas para luego o volverte una víctima de violencia doméstica o una agresora. Al final es lo mismo, la violencia genera violencia y está basada en un odio hacia una misma. La persona que violenta realmente tampoco se ama a sí misma y es incapaz de amar a nadie más. Por eso, como tú bien dices, hay que empezar a trabajar la sanación de estos patrones psicológicos en una misma primero. La terapia psicológica es importante y también el apoyo de algún grupo de mujeres, viene bien. Te abrazo desde Barcelona, España
    Nadir Chacín
    https://www.facebook.com/sersiendo

  4. vanessa

    Hola maravillas:
    Primero que nada quiero compartir mi relato para ver si las puedo ayudar en algo.
    Soy vanessa tengo 24 años soy artista me gusta mucho la danza, a los 14 años empeze una vida de bohemia y todas esas cosas, al pasar el tiempo obviamente sin logros ni metas ni nada, llegue a la etapa de los 20, y a los 21 tuve una pareja que era el demonio en persona me celaba hasta con mis amigas, si miraba para el lado me decía que era puta y que le estaba coqueteando a otros hombres, me golpeaba muchas veces hasta en la calle, abuso sexual reiterado, me bajaba el perfil, decía que era fea, no le gustaba que hiciera arte, yo no lo podía dejar porque tenia miedo a estar sola, y el termino conmigo, aun así quería seguir con el porque según yo ” lo amaba”.
    Al año siguiente me fui a otra ciudad a estudiar una carrera que ni siquiera me gustaba, y primera ves que vivía sola me reventé tomando, drogándome, me puse muy promiscua etc ni siquiera iba a clases muchas veces.
    conocí a un chico menor que yo en un año pero muy maduro en algunos aspectos lo malo que era alcohólico. 8 meses de amistad y empezamos andar, mi relación al principio fue hermosa nos queríamos casar a lo hippie, el tierno conmigo, tenia detalles muy considerados conmigo, después nos fuimos a vivir juntos, y lo empeze a celar demasiado, por la nada ni siquiera me daba motivos pero yo y mis fantasmas eran mucho mas fuertes.
    lo golpee muchas veces lo intente ahorcar 2 veces, me pegaba al frente de el, hacia pedazo objetos de valor sentimental para el o que eran de los 2, mucha desconfianza, lo hice llorar muchas veces, ni siquiera tenia amigas para que no me sintiera incomoda.le pegaba hasta en la calle en las noches de borracha y el llorando y sufriendo por mi actitud violenta.
    Obviamente después de una gran pelea que yo inicie porque supuestamente yo creía que me estaba engañando, el agarro sus cosas y llorando me dijo: ya no puedo mas esto se acaba aquí.
    pesco sus cosas y volvió a la casa de sus papás.
    no me podía ver, no me saludaba, ni siquiera me miraba nada de nada yo obviamente muy mal y arrepentida, los supuestos amigos se alejaron y me trataron de loca etc buscaba gente para tomar para no sentirme sola. obviamente después de terminar miraba su face y si veía a alguien que le hablara mucho yo le enviaba mensajes descalificadores en contra de ella y de el. a el lo insultaba, y bueno me bloqueo.
    Me volví hace 4 meses de esa ciudad y volví a mi casa, volví un desastre llorando, con depresión, con intentos de suicidios etc.
    y exigí a mis padres una terapia de psicólogo
    de primera era todo negativo, me echaba la culpa constantemente, pero el psicólogo me dijo hazte estas 2 primeras preguntas
    quien soy, quien quiero ser, y bueno obviamente tenia patrones de violencia mis padres hace años y mi ex pareja de cuando tenia 21 años, Si no estamos sanas nosotras jamas podremos respetar y amar al otro, chicas de verdad les digo yo llevo 5 meses soltera y sola de amigos y amigas solamente tengo a mi familia, mi danza, y mi terapia, al principio me sentía mal porque necesitaba tomar y todo eso, pero a esta altura de mi vida, me di cuenta que: punto uno la familia siempre estará ahí a pesar de todo lo que hagamos, las amistades son solo para pasar un rato agradable, la gente que realmente te quiera y te nutra estará contigo sin descriminarte y apoyándote siempre.
    Hay que pedir ayuda siempre no hay que dejar que la violencia domine nuestra vida, Dios a mi me ah ayudado mucho a el en oraciones le pedí , y le deje todo en sus manos, mi terapia y mi sanación doy gracias porque ya no me critico ni me auto ataco como antes, me doy cuenta de todos mis errores, me di cuenta que me tenia abandonada, me di cuenta que soy una mujer maravillosa y talentosa y si dios quiso que aprendiera en carne propia de como se siente ser agresora, fue para mejor primero hay que sanarse uno y dar gracias por todas las situaciones, como lo dije anteriormente de lo malo se aprende, si se perdonan así mismas créanme que sus vidas cambiara, nadie merece ser maltratado todos tenemos derecho a ser amados y respetados pero primero se empieza por casa, y nosotras tenemos un futuro por delante y un presente por vivir, ahora es el momento de cambiar, de pedir ayuda, créanme que habrá gente que los ayudara.
    Amense, trabajen en su persona, reconozcan que parte de ustedes esta herida, que les lastima, perdonense o pida perdón a quien han lastimado, si conversan esto abiertamente y de corazón a sus parejas y ellos las entienden y las quieren apoyar mucho mejor , den gracias, como lo dije anteriormente de lo malo se aprende, no somos malas personas solo tenemos un problema que resolver es como una deuda que la vida nos pide y nos exige que si no tomamos las riendas del asunto la violencia será la culpable de que no podamos estar en paz con nosotras mismas, ni con el resto, recuerden ya al estar aquí estamos dando el primero paso de esta lucha porque somos luchadoras y valientes al reconocer este problema, mediten sobre su espíritu , dios nos ama y nos perdona, y nos sana de todo mal, el vino a los enfermos no a los sanos, reposen en el de verdad que llega una energía muy linda, y sobre todo amense ustedes primero si no nadie las respetara .
    se que lo lograran sean fuertes, luchen hasta el cansancio, busquen la felicidad, tengas sueños y metas, y den gracias por lo que tienen al lado. las quiero mucho y les deseo una pronta y hermosa sanación.

    vanessa desde Chile :)

  5. Nadir Chacín

    Hola, Fernanda
    No cuentas mucho de tu historia familiar (cuando eras niña), pero supongo que has vivivo violencia también antes en tu entorno familiar. Te sugiero que antes de tomar alguna decisión desesperada, respires hondo y profundo… y busques un centro de mujeres o un grupo de apoyo, allí en Canadá hay bastantes. Te pondrán ayudar con alguna terapia a entender por qué se dispara la rabia y a controlar tus emociones. También puedes decirle a tu pareja que busque también un grupo de hombres que trabajen el tema de la construcción de las nuevas masculinidades, son reuniones de hombres que están en contra de la violencia y que quieren tener relaciones más armoniosas con los demás. Ambas cosas los ayudarán. Los círculos de la violencia se repiten y se repiten, si no desaprendemos lo que hemos aprendido en nuestras vidas y con acciones concretas y decididas emprendemos un proceso de cambio. Te abrazo.
    Nota: No te preocupes por tu calidad migratoria, en estos servicios atienden a todo el mundo independientemente de que estés legal o no en el país.
    Nadir Chacín

  6. Fernanda

    Tengo 21 año y soy una mujer violenta , Desde pequeña hé tenido un caracter muy fuerte , y desde pequeña he sido violenta mismo con mi hermana , cuando tenía 7 años le plante unas tijeras en la pierna , le lance un plato en la cara bueno hace un año me case deje mi familia en mexico y me vine à Canada con el en su pais, Pero y’a lo hé golpeado muchas veces hasta sangrar y marcas en la cara y en el cuello , no me siento orgullosa pues siempre me arrepiento , pero cada que lo hago me siento liberada y con ganas de dejarlo pero no puedo , no se sí sea porque no quiero estar sola , he tratado de cambiar pero mi rabia siempre regresa ya no que hacer , no se sí dejar mi pareja , no quiero que sufra más

  7. lucrecia

    Hola soy Lucrecia de argentina, estoy buscando ayuda ya no se que hacer conmigo, desde el comienzo de mi vida todo ha sido un caos mi mama fue golpeada y engañada por mi papa , mi hermana fue golpeada por su pareja padre de mi sobrino ambas dos se separaron cuando nosotros eramos muy chicos mi padre estuvo desaparecido en mi vida hasta que tuve 13 años mi papa consumía cocaína cuando desapareció y cuando volvió a aparecer ya no consumía mas pero seguía siendo una persona iracunda, mi mama es una persona muy inteligente pero que su estabilidad emocional pende de un hilo tubo tres brotes psicóticos en su vida y siempre estuvo al borde.
    Yo empece a consumir drogas a los 14 años y en mi adolescencia fui violenta con mi madre y esto se lo adjudicamos al consumo de las drogas y al abandono de mi padre, mi vida paso por muchos cambios pase de estar sin consumir drogas a volver a consumirlas sobre todo la cocaína, a tener relaciones promiscuas cambiando de novio todo el tiempo, tuve un novio psicópata que me perseguía y hasta intento matarme me golpeo dejándome 4 puntos en la ceja, creo que tuve suerte y hasta me protitui durante 2 meses hasta vendí drogas ,hace 4 años decidí parar por que no aguantaba mas el peso en mi cabeza mi alma y mi cuerpo, la cocaína me estaba destruyendo, no tenia mas deseos de nada en la vida e incluso pensé y pienso en suicidarme pero nunca ni lo intente por que se que a pesar de lo que soy mi familia me ama y no quiero generarles sufrimiento, comencé a ir a grupos de ayuda para drogadictos y eso me ayudo muchísimo con mi adicción y mis otros problemas. Conseguí un buen trabajo y mi vida se encamino mas o menos pero seguí teniendo problemas que creí casuales, tuve proyectos con amigas que terminaron dejándome sin nada nuevos novios que me maltrataban situaciones de no encajar en la sociedad y la gente de mi edad y por un tiempo me aislé durante un tiempo hasta que decidí comenzar terapia nuevamente esta vez individualmente, en terapia me di cuenta que los hombres ya no me gustaban (siempre fui bisexual, es mas de niña hasta mis 15 años tuve mas experiencias con mujeres que con hombres).
    Al tiempo conocí a Sofia que es la persona mas dulce buena alegre con la que tuve una relación y es una relación de verdadero amor sincero se que me ama y se cuanto la amo, vivíamos en la ciudad y nos fuimos a vivir a una provincia por que aquí tenemos mejores posibilidades económicas,ya cuando vivíamos en bs as solía ser celosa y paranoica pienso cosas como si yo estoy en una habitación y ella esta en otra con otra persona que ellos están amándose en secreto y se que no es así pero mi cabeza se dispara sola hacia esos pensamientos, también soy muy critica todo esta mal hecho para mi y siempre puede estar hecho mejor y me enojo con facilidad no quiero que me toque y la juzgo de invasiva cuando me hace una demostración de afecto pero últimamente mi enojo paso a ser ira arrojando objetos insultando y hasta le di golpes y luego de esos episodios Sofia terminaba culpándose a ella misma por mis reacciones violentas que si ella no me hubiera contestado mal yo no reaccionaria así pero yo se que no es su culpa que ella tiene defectos como todas las personas pero eso no justifica mi reacción ayer ella estaba en la computadora y tenia el control remoto de la tele yo se lo saque y cambie de canal ella me dijo por que le quitaba el control y yo le dije que era una egoista que ella estaba en la computadora entonces yo podía mirar la tele ese pequeño conflicto termino en que yo me ponga a llorar nos insultemos y yo con ganas de golpearla en vez de golpearla me golpee a mi como si fuera un boxeador la cabeza tengo mis manos lastimadas mi cabeza llena de moretones a ella la sacudí agarrándola de los brazos no llegue a golpearla pero la insulte y la sacudí de mas y como siempre termina siendo que ella se siente culpable de lo que yo hago tengo ganas de morirme por que se que estoy enferma y que progresivamente estoy arruinando la vida de la persona que mas amo en este mundo ya no se que hacer conmigo y lo que siento es que realmente merezco morir por que siento que no tengo cura que son demasiadas cosas que superar y que pidiendo disculpas no voy a poder remediar la gravedad de mis actos, busque en internet ayuda para gente violenta pero en su mayoria es para hombres y no tengo la posibilidad económica de la terapia que realmente necesito, y por lo que leí la victima tiene que alejarse y ninguna de las dos tiene el valor para tomar la decisión y Sofia minoriza el problema dejándolo pasar , pero yo se que esto no puede seguir así y tengo miedo de no tener remedio necesito ayuda

  8. Ayi

    Hola! qué tal nadir? soy ayi, tengo 22 años . hace unos años empecé a ser tratada por psicólogos y psiquiatras por una fuerte anorexia y brotes psicoticos. en el medio del tratamiento, un psicologo que me atendia, ricardo ochoa de moreno, intentó abusar de mi, me tocó y besó. lo denuncié, estoy en medio de todo el proceso judicial. seguí con mi tratamiento y “descubrí” una violación de chica…creo que fue mi abuelo, o alguien mayor, pero mi cabeza , algo atrofiada de tantas pastillas y odio no me deja recordar bien. pero la violación existe. pasando los años, y gracias a algunos de los médicos que me ayudaron, la anorexia cesa de a ratos aunque no se va, pero mi ser, ayi, está saliendo al mundo, siempre fui muy reprimida. el tema es que ayi sale, y sale muy violenta muchas veces: con mi familia, mi hermana principalmente, muchas veces tuve que contenerme con la mayoria de mis fuerzas para no pegarle. mis amigos, mi ex novio, que me violentó psicologicamente y varias veces al pelear me agarró para que no me valla. a él le pegué una vez y lo violenté verbalmente varias veces. en la calle he hecho pasar humillación a muchos hombres osados en decirme algo, siempre hombres mayores. estoy acostumbrada a sensaciones físicas y emocionales feas, muy feas, y de alguna manera trato de manejarlas, pero con la violencia realmente no sé como hacer. soy una mujer segura y fuerte. pero se mezcla eso con mi miedo que me hace estar a la defensiva constantemente. sin embargo, tambien me odio, odio mi cuerpo y mi forma de ser. soy una mujer inteligente, con muchas facilidades en el estudio y en el arte, sin embargo nunca puedo dejar de exigirme mas y sentirme menos ante todas las mujeres que me rodean, generalmente por ser bonitas, algo que no soy. sé que no soy una mala persona, tengo amistades sinceras y , a pesar de todo, siempre estoy abierta a escuchar críticas, de mi familia y amistades para poder estar mejor, con migo en principio. gracias por este espacio y a las valientes mujeres que leen y dejan comentarios, que tanto me han ayudado el día de hoy. saludos!

  9. inda

    gracias Nadir!
    todo va bien cuando se afrontan los problemas y se reconocen se pueden empezar a curar!
    gracias por haber estado ahi en ese momento y seguir ahi ahora.
    un besazo ,wapaaa! :D

  10. Nadir Chacín

    Hola, Marla
    Probablemente tienes miedos e inseguridad. Los humanos reaccionamos desde las heridas propias, la persona ante la que reaccionamos puede ir cambiando, pero si no se curan las heridas propias siempre responderás igual aunque la persona (tu pareja) cambie. Por eso es aconsejable trabajar estos sentimientos en una terapia psicológica o en un grupo de ayuda…
    Busca ayuda,
    Nadir Chacín
    http://vidasinviolencia.inmujeres.gob.mx/

  11. Marla

    Hola, ha sido para mi muy impactante darme cuenta que soy violenta y sobre todo con mi pareja, tratandolo mal, haciendo gestos y comentarios hirientes, en el fondo hay una gran negativa a amar y me enojo cuando empiezo a sentir algo por el como extrañarlo, sentir celos, etc. pues pienso que es estupido sentir eso, y6 al hacerlo me enojo realmente conmigo y con el.

    Ha sido el mejor novio que he tenido y aun asi me comporto de esta manera, no se como detenerlo por favor ayudenme.

  12. inda

    gracias cieloo! ya me puse en manos de un terapeuta, estoy mucho mejor, siempre hay salida,si se cierra una ventana se abre una pùerta! beso, y gracias por tu lindo mns! ;)

  13. Nadir Chacín

    Hola, Inda
    Lamento mucho lo que me cuentas. Te aconsejo querida que buscas ayuda psicológica ya, lo que me dices es muy fuerte y creo que necesitas que algún especialista te ayude a encontrar el camino para sanar todo lo que te pasó. Es horrible lo de la impunidad, lo he vivido en carne propia y genera una impotencia horrorosa, pero la verdad es que lo más importante ahora es que puedas recuperar tu estado de dignidad y que no hagas depender tu felicidad, tu estar bien contigo misma, de que esos tipos paguen o no paguen lo que hicieron. Ellos hicieron mal. La situación específica ya pasó, tú no tienes que ser su víctima para el resto de tus días… tú puedes tener una vida diferente y no entregarles a los tipos esos tu capacidad de seguir siendo feliz. UNa ayuda psicológica especializada en casos de abuso sexual te puede ayudar mucho mucho.
    ADIVAC es una execelente sitio para eso
    http://www.adivac.org/sys/index.php

    Te abrazo
    Nadir Chacín
    https://www.facebook.com/nadirchacin2

  14. inda

    soy un amujer violenta ke no ejerce la violencia. pero soy violenta. la 1º vez ke me violaron tenia 6 años. hubo mas veces , ya adulta. soy una maltratada ” sin papeles ni derechos” no consegui ke porpespara denuncia alguna, no hubo ordenes de alejamiento ke dieran fe de ke me habian maltratado, la propia policia me dijo ke mejor para mi, ke no denunciara. asi ke soy un cero a la izda.he desarrollado estres post traumatico y trastorno limite,.solo hace dos años consegui traas decadas de intentarlo apoyo psicologico. donde me dan terapia han tenido ke adaptar los test a mi caso, por ke estan hechos solo para mujeres maltratadas por su pareja, “decentemente maltratadas” parece ser, si es tu pareja kien te viola eres maltratada, si es un acosador psikopata ke pretende ser tu pàreja y no lo logra, nadie te protege, eres carne para perro. mis violadores etan libres, son impunes, y yo me kede discpacitada. esa impunidad me vuelve violenta aunke no ejerza mi violencia.suelo con un pasamontañas y un bate, y con hacerles pagar lo ke me han hecho. por ke no tengo ni derecho a la justicia

¿Tú qué opinas?

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.