¡Haz un pacto con la verdad!

 

pinocho-jpg1Éstas son las formas más comunes por las cuales evitamos la verdad:
  1. Alardear. Tienes una necesidad de atraer la atención de los demás hacia ti. Exageras tus logros, tus éxitos para que la gente te vea como alguien especial y distinto. Ej. inventar que conoces a alguien cuando no es cierto, alardear sobre todos tus contactos en un medio, incluso si de verdad los tienes, no hace falta alardear.
  2. Tergiversación de los hechos. Cuando cuentas una historia o anécdota lo haces como te gustaría que hubiese pasado y no como realmente se dieron los hechos. Estas mentirillas «blancas» o exageraciones «insignificantes» si te acostumbras a ellas se convierten en un estilo de vida. A veces exageramos para divertir a los otros y ser el centro de atención de un fiesta.
  3. Engañar para defender tu reputación o evitar la vergüenza. Si hiciste algo incorrecto, una mala acción, tratas de argumentar que eres inocente mediante engaños y quieres convencer al otro o a los demás de no es cierto lo que dicen de ti o lo que piensan. Eso te obliga a llevar la cuenta de tus mentiras, de lo que dijiste, a quién y cuándo. Así vas sumando tergiversaciones y engaños para que tus argumentos se sostengan.  A veces un sencillo «discúlpame, actué mal» es suficiente, más genuino, no necesitas mentir.
  4. Te inventas un futuro imaginario. Mientes sobre las perspectivas de tu futuro para ocultar la verdad. Así vives tu presente basándote en una idea falsa, con eso logras que no sólo tu futuro sea un engaño sino tu presente también.
  5. Exagerar los hechos para atraer la atención. Te esmeras en cambiar tu vida y las cosas que te pasan, las exageras mientras las vas contando, sean cosas buenas o malas. Eso hace que tus ilusiones (falsedades) se mantengan vivas y serás esclavo de tener siempre que sentirte importante ante los demás.
  6. Ignorar algo en beneficio propio. Ser honrado implica que digas cuando algo está mal incluso si el error no te beneficia. Ej. Cuando te devuelven el cambio de una compra y el cajero te da más dinero del que te toca. Regrésalo: eso te evitará vivir del engaño.
  7. Hacer trampas deliberadas en beneficio propio. Cuando tienes la idea de que engañar a los demás está bien te alejas de la tranquilidad (de la tuya) y colaboras con el ciclo de mentiras mundiales, locales, vecinales, entre amigos y familiares. Ejs: hacer trampas en tu negocio, inflar facturas, usar documentos falsos, no pagar impuestos, robar en el supermercado, colgarte de la luz o del cable del vecino. No porque otros engañen… tú tienes que hacerlo. 
  8. Comportamiento agresivo, bravucón, machista, hembrista. Tener la necesidad de siempre andar de mal genio, de quejarte de todo, de manipular la opinión de los demás, de meter miedo a los otros. Ser prepotente, fanfarrón, pavonearte, tratar de ser más astuto (pillo), todos son actos de engaño y crees que así convencerás a los demás de que eres único y especial. Incluye a las mujeres y a los hombres, a veces las mujeres pueden ser más machistas que los hombres.
  9. Diálogos internos y externos sobre lo peligroso que es el mundo. Hablar sólo de los problemas del mundo en las fiestas, reuniones, conversaciones. Ser alarmista, exagerado, no balancear los comentarios e inclinar tus opiniones hacia el fatalismo y el miedo. Generar miedo en los otros para captar su atención. Andar todo el día pensando y metiéndote miedo a ti mismo, diciéndote: el mundo en peligroso. Esto genera una actitud de lucha inacabable que definitivamente no resuelve los problemas sociales mundiales que tenemos. Si quieres hacer algo más útil toma un curso de defensa personal y participa en un proyecto comunitario de voluntario.
  10. Autoengaño. Utilizar frases, palabras que te demeritan, despreciarte a ti mismo. Tener una valoración negativa sobre tu propia persona y usarla para llamar la atención. Hacer pública tu vida llena de desgracias con la única intención de que los demás se compadezcan de ti y te atiendan. Seguramente eres mucho más que tu triste y horrible vida, es un autoengaño sólo mostrar(te) ese lado.
      

¿Cuáles son los beneficios que obtenemos del engaño y la mentira?

  • Tu ego se siente atraído por aquello que te convierte en un ser especial.  Tu ego es tu falso yo, una idea falsa que tienes sobre ti mismo… no es tu verdadero yo. Cuando alimentas una mentira tu ego crece y te alejas de la tranquilidad y la paz.
  • Cuando mientes o le haces fraude a alguien, el ego asegura su supervivencia. Quiere que luego tengas culpas, que tengas siempre que mentir para mantener el engaño ante los demás.  Cuando tu ego se activa tu verdadero yo que sí es auténtico se replega. ¿Por qué? Porque tu ego tiene muchos años siendo tu guía y es muy fuerte, el asunto es ponerlo en su lugar y que te sirva a ti y no tu a él.
  • El ego no quiere que tú seas libre y como bien se dice: «la verdad te hará libre». A ningún esclavista le gusta la idea de liberar a sus esclavos. Las mentiras que dices son las cadenas con las que tu ego te mantiene sin libertad.
  • El ego te convence de que no eres nadie, de que tu vida no tiene nada que valga la pena contar, por eso te estimula a mentir y a vivir de ilusiones.
  • Al ego el encanta verte dudas sobre todo, sobre ti mismo, sobre la vida, sobre los demás. Es así porque la certidumbre es lo contrario del miedo, y el ego se recrece con el miedo. Trata de convencerte que estás inseguro y en peligro, así tomarás actitudes violentas y vivirás en la lucha eterna, ese es su terreno y su fertilizante. 
Parecen simples estas afirmaciones pero no lo son. Es cierto que estas sencillas acciones no solucionarán todos los problemas de tu vida, pero te ayuda a ti y al resto de personas que convivimos contigo a crear un mundo más amable, más genuino, más sano emocionalmente. El cambio GRANDE comienza siempre con pequeños cambios.
PD: Artículo basado en el libro Tu Yo sagrado de Wayne Dyer (Editorial Grijalbo).
Abrazos,
T.R

Un ser humano encontrando el sentido de la vida.
3 comments
  1. […] ¡Haz un pacto con la verdad! […]

  2. Gracias María! Sí Dyer me gusta porque va al grano siempre y sin titubeos.
    Saludos,
    T.R.

  3. Me encanto! Muy cierto.

¿Tú qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.