Educación en casa. Mata a la inercia educativa #sersiendo

La educación en casa y la creación de proyectos colaborativos entre familias y maestras/maestros son ahora los únicos planes con potencial para crear ciudadanos y ciudadanas. En este artículo te explico mi opinión sobre la educación.

educación en casa

Aprender a reflexionar, a razonar y a argumentar internamente es muy importante para el desarrollo personal y para librarse de cantidad de sufrimiento en el proceso del vivir y del convivir. Sin eso tampoco se puede construir ciudadanía, una vida en sociedad que sea dignificante.

La mente humana es una maravilla de herramienta. El tema es que nos educan para la enajenación y no para aprender a usar la mente de una forma que sea amable, constructiva y creativa. Mucho menos: ética.

Cuando se dice que la educación es la respuesta a todas las preguntas, yo siempre añado que no cualquier educación y que no la que mayormente se da ahora.

El problema es que educamos sí, pero educamos para la pobreza de todo tipo: mental, física, económica, espiritual, ética, creativa, relacional. Educar educamos desde hace siglos de múltiples maneras, implícita y explícitamente, en las casas y en las escuelas; el tema es cómo, para qué y por qué.

¿A quién o a qué beneficia el tipo de educación que recibimos y damos?

 

La educación tradicional, hegemónica y más común, la de las escuelas y la que sucede en las familias: está al servicio de la miseria. Por mí que la dinamiten toda desde afuera o desde adentro, da igual.

En estos tiempos creo que la mejor opción es educar a tus hijos/hijas en casa de cualquier forma que no sea la común ni las más aceptada socialmente. Entra en contacto con maestras y maestros que te ayuden en el camino y que no estén enajenados por el sistema educativo. Alíate con ellos/ellas.

O montas chiringüito educativo en casa con otras familias o montas con dichos aliados un proyecto de escuela que valga la alegría y no que den ganas de llorar.

La educación en casa es la mejor oportunidad de ofrecer una vida más humanizada, sin violencia y con respeto a tus hijos e hijas.

La clave ahora es la alianza con otras personas. 

Construye en comunidad. ¿Por qué? Porque el mundo tal como está montado en términos económicos, políticos y sociales no permite a los individuos ni a las familias nucleares ni a las parejas construir absolutamente nada digno de ser vivido.

La prueba es que esa forma de organizarse da más sufrimiento que alegrías y lleva siglos así. Esto sucede porque esa forma de organizarse está al servicio de un sistema enraizado en la esclavitud y en la explotación y es potenciado por la educación hegemónica.

Ese sistema es anti-humanos. Piénsalo un poco y saca tus propias conclusiones.

Comparte esto:

Ahora te toca a ti. ¿Tú qué opinas sobre lo que leíste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba