Justicia para Samuel #sersiendo

Justicia para Samuel es el lema de un reclamo social legítimo contra la homofobia. En este artículo reflexiono sobre el contexto de ese asesinato y su relación con Lo Femenino como constructo social desde una mirada antropológica.

lo micro y lo macro
Estoy leyendo las noticias que se tienen hasta ahora sobre el brutal asesinato de Samuel Luiz en España y reflexionando sobre lo que ha sucedido considerando el contexto simbólico y estructural más macro.
 
La antropóloga francesa Françoise Heritier en su libro “Masculino/Femenino” escribió esto:
1.- El mundo y su cultura es falocéntrica.
2.- Lo normal, correcto y bueno por lo mismo es lo normal, correcto y masculino.
3.- Las leyes de todas las sociedades tienen dos funciones, las positividades y las negatividades. Las positividades corresponden a Lo Masculino y las negatividades a Lo Femenino.
 
Esta es una descripción certera de la historia de la humanidad. Lo considerado uno (lo igual, lo similar) es Lo Masculino y correcto mientras que Lo Femenino* es siempre lo otro (lo distinto) e incorrecto.
 
Nótese que Heritier habla de Lo Femenino como representación social, que incluye mucho más que las niñas y las mujeres o las personas con vagina. Y habla de falocentrismo, que es mucho más que quienes tienen o no falo (pene).

El peregrinaje

 
El objetivo de quienes luchamos por la equidad y los derechos humanos es garantizar el derecho y la legitimidad de lo distinto, lo diferente, lo desemejante en un mundo que normaliza, que sanciona y castiga la diferencia y nos obliga a ser uno, a hacer lo mismo, a ser lo semejante. Nos condena a vivir en un eterno peregrinaje de Lo masculino, siempre a una distancia inalcanzable, claro.
 
Lo que he leído en estos días sobre el asesinato de Samuel es espeluznante. Me llena de tristeza e indignación.
 
Hoy ha llamado mi atención un dato concreto. La prensa dice que el agresor principal antes del asesinato había tenido una bronca en el local con su pareja mujer y había sido tan fuerte que fueron expulsados del local. Y allí fue que se encontraron desgraciadamente con Samuel.
 
Reflexionando desde la antropología ese dato, he pensado que toda esa violencia que ya estaba desatada en la bronca inicial se desplazó hacia Samuel. Aquello que ha sido desplazado en esa secuencia de hechos terribles y condenables es siempre Lo Femenino como constructo social, como representación, como sub-mundo.
 
Qué estamos diciendo cuando decimos Justicia para Samuel.

Lo odiado es Lo Femenino en Samuel

 
Es el Patriarcado otra vez. Violencia homófoba otra vez. Violencia de género y hacia las mujeres otra vez. Todo junto. Todo lo que se parezca o se acerque a Lo Femenino, incluidas las personas LGTBIQ+, recibirán la misma violencia que las mujeres y las niñas.
 
¿Por qué? Porque el trasfondo y la causa es siempre el Patriarcado, el machismo, la idea tóxica, retorcida y podrida de que Lo Masculino es correcto y lo que sea que se acerque a Lo Femenino es incorrecto, deleznable y asesinable.
 
¿Qué haremos?
 
Yo tengo una alerta de google para rastrear los feminicidios en tiempo real, todo lo que se publica. Lo mismo para los asesinatos homófobos y lesbófobos. Cada día son datos más espeluznantes.
 
Si las personas que estamos involucradas en el movimiento feminista (con todas sus corrientes) y en el movimiento LGTBIQ+ no logramos ponernos de acuerdo y encajar que el Patriarcado nos está dañando a todas las personas atomizaremos la fuerza que podríamos tener en la lucha por la equidad y seremos más vulnerables. El famoso divide y vencerás.
 
El meollo del asunto y lo que yo pienso hemos de transformar primero (la lucha primordial, por decirle de algún modo) es el mindset (creencias/ideologías/imaginarios) de las personas a nivel mundial con respecto a esto, que bien señaló Françoise Heritier: Lo considerado uno (lo igual, lo similar) es Lo Masculino y correcto mientras que Lo Femenino es siempre lo otro (lo distinto) e incorrecto.
 
Subvertir el orden de las cosas, ese status quo, implica tomar consciencia de que el capital cultural con el que contamos proviene de Lo Masculino, incluso para pensar Lo Femenino y por lo tanto hay que romper urgentemente y definitivamente con esa referencia monolítica. Es un asunto ético, político, social, cultural, mental y psíquico.
 
¿Podemos trabajar juntos/juntas/juntes para alcanzar esa transformación social?
 
Justicia para Samuel.
Justicia para Lo diferente.
Justicia para Lo Femenino.
 
Comparte esto:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba