El descanso de la mujer-guerrera

Créanme, sí se puede llorar un mar. Y qué bien se siente hacerlo, darse el permiso. Bajar la guardia de mujer-guerrera y dejar salir todo lo que duele. Es sano dejar que las emociones te invadan. No pasa nada malo, más bien sucede una limpieza de alma: profundamente necesaria y útil para continuar VIVA. Hoy el cielo de México está nublado, pero yo puedo ver un cielo que se despeja dentro de mí. Recuerdo el sol brillante de otros días y lo pongo a brillar más fuerte en mi cielo interno. Allí estará  disponible cada vez que necesite su calor.

☼ Consentirme a mí misma. ☼

2 comentarios

  1. Adela Lemus

    Precisamente, hace unos días he requerido llevar a cabo una de estas limpiezas profundas que describes. He debido llorar un río y algunas cuantas gotas quedaron en mis ojos, pero fue liberador. Un abrazo Nadir

¿Tú qué opinas sobre esto? Cuéntanos tu experiencia.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: