La mujer que vuela

a R.

Hay momentos en que simplemente necesitas abrir las alas y volar. No es un asunto que sea predecible, ni tampoco es predecible el escenario, no se puede saber cuándo te pasará y aunque en el fondo, en su esencia, éste es un evento liberador no es ajeno al dolor o a la pérdida. Toca despedirse de mucho, ceder, soltar, limpiar. Esta nota de hoy es algo abstracta, no puedo puntualizar qué es lo que conduce a un ser humano a detenerse un momento, evaluar su vida y decidir que necesita un cambio radical.  Podría tal vez decir que antes del momento de no retorno, de la necesidad de cambio, se van acumulando experiencias, frustraciones, enfermedades, tristezas, también se acumulan los sin-sentidos. De repente, te encuentras en un GRAN sin-sentido y necesitas moverte. El cuerpo y el alma te lo piden. La definición de la vida -curioso es que creamos que la vida puede definirse- quizá sólo sea un moverse entre estaciones de paso. Lamento dejar todo lo que se queda mas cuando el cambio se necesita, así nomás, no hay otra acción que pueda hacerse sino volar.

La maravillosa foto en su contexto original

4 comentarios

  1. berenice franceschi

    La verdad, hijita, es que por donde lo mires tienes razòn, tambien he vivido esa parte del estancamiento, serà por eso que ahora con la vida que llevo soy mas feliz, sin ataduras y sin obligaciones…Cuando querìa volar, no podìa. Tu todavia tienes esa necesidad porque estàs joven y necesitas crecer mucho mas, pero yo ya, en realidad pasè esa etapa y como tambièn soy ave migratoria, me la paso entre Margarita con Nata , Choroni con Grace, Caracas con mi hermana, sin abandonar mi apartamento, que es mi cuevita…y tambien cada vez que se puede salir y viajar con un amor otoñal que tengo, que me llena de muchas cosas y esa pasiòn quetodavia tengo…
    Perdona Na, que te fastidie con mis pensamientos, pero creo somos parecidas y me entiendes.
    Besos muchos…

  2. Bere querida
    No sé sabes… tal vez no sean las situaciones asfixiantes a veces, otras sí, no sé
    A mí desde hace mucho lo que me motiva al cambio es la desidia, la inacción, el sentir que mi vida de repente se detuvo o que en esa estación de paso, situación, vivencia, etc ya obtuve todo lo que necesito. Y que para obtener más de lo que necesito me urge moverme a otro lado donde sí pueda obtenerlo. Me pasó cuando estuve en Venezuela y dedicí venirme a México, me pasó eso dentro de mi carrera académica, me ha pasado eso varias veces. Sentir de momento la necesidad de migrar. Soy Ave Migratoria, supongo. ;D
    Abrazos miles
    Nadir

  3. berenice franceschi

    La verdad, que si me ha provocado volar y desaparecer…anres lo pensaba con mucha frecuencia…dejar todo, aùn lo mas querido, sin apegos y que «los demàs arreen», como dice el refràn…sobre todo cuando uno se encuentra en situacines afixiantes de las que es dificil salir…cuando se es feliz, es muy dificil que quieras volar..

¿Tú qué opinas sobre esto? Cuéntanos tu experiencia.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: