REDENCIÓN

amanecer

 

Hay días en que trabajas y trabajas y sientes que lo que haces no sirve para nada. Momentos en que apoyas a alguien y nada se te regresa, en los cuales el dicho «ayuda y te ayudarán» te produce risa irónica. Ocasiones en que terminas contándole a un desconocido lo que te gustaría platicar con tu pareja. Días, momentos, ocasiones, instantes jodidamente muy largos en que no tienes ni puta idea de qué haces en esta planeta viviendo como estás viviendo. Luego vienen las noches de esos pinches días. Noches que mientras transcurren se viven como muertes no pequeñas. Reflexionas que cohabitas con una cantidad enorme de vidas humanas como la tuya. ¿Qué nos falta a todos, chingao?

Cuando me siento así, sé que Ella, Dios o cómo quiera que se llame EXISTE, y que esa persona, alma, entelequia, espíritu o Nada sí sabe qué chingados hago aquí. Acto siguiente miro por mi ventana, veo el cielo y le digo: «pongo lo que soy en tus manos y todo esto que me revuelve por dentro». Después corro a mi cama, me arropo con mis cobijas pesadas (no es que me gusten la verdad pero me siento contenida). Y en esa posición me duermo. Un minuto, una o tres horas más tarde, eso varía, pero lo que sí puedo decirte es que todas las veces me duermo. Dormir es lo máximo, porque pase lo pase, piense lo que piense, haga lo que haga, al día siguiente siempre amanece. Los amaneceres me recuerdan a mi mamá, nunca me fallan.

6 comentarios

  1. tus palabras hablan de humildad y ese valor es primordial. nada más que algún poder superior, como tú lo concibas, te sacará de apuros. te regalo una frase que me ayuda: «dame serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las que sí puedo y sabiduría para discernir la diferencia». es una regalo para mí encontrar tu blog, seré tu lector desde hoy.

  2. Gracias Adela. Ya me siento mejor, ayer fue un día movido y como diría mi hijo: heavy metal. Ya ando con pilas nuevas y trabajando.
    A veces extraño tanto a mi hijo que se me parte el corazón, pero confío en que los tiempos buenos y los malos siempre son temporales, eso lo sé de cierto así que a tratar de disfrutar de ambos tiempos, verdad? jejejeje! =)
    Otro abrazo y gracias por tu apoyo,
    Nadir

  3. Ad L

    Me resuena esta frase: «terminas contándole a un desconocido lo que te gustaría platicar con tu pareja».
    Y me viene a la mente otra: «todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar…»
    Que esta racha pase pronto y que te sientas mejor,
    Un abrazo

¿Tú qué opinas sobre esto? Cuéntanos tu experiencia.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: