La relación con el padre #sersiendo

De la influencia de mi padre, hay varias cosas útiles para la vida que me dejó y que agradezco. Hoy he recordado estas seis y vengo a contártelas.

padre

Mi padre era un tío dogmático, hermético, machista y bastante incapacitado para expresar cariño y otras emociones de conexión, especialmente con su familia. Un hombre con comportamientos típicos de su época en ese sentido relacional.

Mi padre y yo no nos entendimos nunca y se murió sin saber quién era yo y yo nunca supe quién era él.

No por casualidad, una de las pocas fotos que tengo de él no salgo yo. Está él con mis tres hermanos en esta foto de época tan bonita en Caracas.

padre

Lo que más le agradezco a él y también a mi madre, que lo hicieron entre los dos, es haberme dado el privilegio de tener casa y comida cubiertas, todas las cosas materiales, durante la niñez, la adolescencia y buena parte de la adultez. También me compraron una casa que ya la vendí, pero que disfruté con mi hijo.

Lo otro que les agradezco es haberme dado el privilegio de poder estudiar por infinidad de años y estudiar lo que yo quisiera. Incluso siendo ya adulta me apoyaron económicamente para lograr mis metas relacionadas con la educación. Eso es invaluable.

De la influencia de mi padre, hay varias cosas útiles para la vida que me dejó y que agradezco. Te las comparto.

6 cosas que aprendí de mi padre

  1. «Cuando te presentes a alguien siempre di tu nombre completo, con apellido, y un saludo formal.» (Da igual si es offline o online.) Parece tontería, pero este simple acto da mucho poder, confianza y te posicionas diferente ante los demás. Es algo como «esta soy yo» desde un lugar de seguridad en lo que se está siendo como persona en ese momento. Mi padre, que era un tipo muy decimónico, acompañaba el saludo con una reverencia como si estuviera en pleno Renacimiento. Eso siempre me hacía gracia, pero me parecía bonito. A veces, sobre todo cuando la gente me hace halagos presencialmente, suelo hacer su reverencia y me sonrío porque me acuerdo de él.
  2. Siempre decía «nunca compres con tarjeta de crédito lo que no puedas pagar sin ella«. Muy útil consejo. Quizás por eso tengo poquísimas deudas y las que tengo no son con los bancos. Él solía usar las tarjetas de crédito de una forma bastante conservadora, siempre pagaba a final de mes todo el monto que se debía, sin dejar que se acumularan los intereses.
  3. Su gusto por la ópera, por la música clásica, por las bellas artes en general. Mi padre era un melómano empedernido y coleccionista de arte. Lo recuerdo sentado en la terraza en una silla que ponía allí y se pasaba durante horas sólo escuchando ese tipo de música. La ópera siempre estaba presente y yo de niña cantaba las letras incluso en alemán. Es un recuerdo grato. Soy muy fan de las artes, porque mi padre lo era y mi madre aún lo es también.
  4. Mi padre, como muchos ingenieros, era lo que ahora se conoce como «early adopter» en el sector de la tecnología. Un tecnófilo. Siempre teníamos lo último de la tecnología de punta en casa. Quizás por eso yo soy muy fan de la tecnología y me gusta siempre estar actualizada y tener cacharros tech. Eso me ha permitido trabajar en diferentes áreas vinculadas con lo digital.
  5. Era una persona muy trabajadora. Tenía una disciplina, que ya quisiera yo. Fue un empresario toda su vida. Emprendedor. Organizado. Con empuje para los negocios. Quizás por eso siempre he tendido más a empezar mis propios negocios, en vez de trabajar para otras personas. No siempre me ha salido tan bien, pero el espíritu emprendedor seguro viene de él.
  6. Le gustaba ayudar a la Iglesia y a las personas con vidas muy jodidas. Practicaba la caridad en términos católicos. Eso me parecía loable, y aunque mi forma de ayudar sea ahora más cercana a la budista, el espíritu de solidaridad con el prójimo es el mismo.

Algún día haré una larga lista, una para el padre, y una para la madre, de todas estas cosas chulas que les agradezco profundamente.

Honor a quien honor merece.

Romance de Nadir (Je crois entendre encore)

Comparte esto:
Volver arriba