Etiquetado: Aprender

El aprendizaje es tu mejor amigo #sersiendo

Descubrir y experimentar diferentes métodos de aprendizaje es una de las cosas que más me ha ayudado en mi vida. Me hace bien legitimar y validar los métodos que estoy eligiendo en un momento determinado. ¡No todo el mundo aprende igual ni tiene por qué hacerlo! Pasa de esa actitud de compararte con los demás.

Ayúdame a ayudar

aprendizaje
By Joseph Lorusso

Siempre he pensado que las comparaciones son una forma de violencia extremadamente dañina. Así que reflexiono a menudo sobre la manera en que me comparo con los demás.

Intento sustituir esas pequeñas autotorturas que me hago durante el día por pensamientos y emociones de autoafirmación. No importa si al inicio no me creo a mí misma lo que estoy diciéndome. ¡Yo lo hago y ya!

Le doy espacio, tiempo y empeño a mis pequeñas demostraciones de autoamor, de amor incondicional hacia mí misma.

Con la práctica he ido creando mis propios métodos y estrategias para aprender y también para desaprender. Me ha servido leer mucho y ver vídeos en Youtube sobre cómo aprenden los demás. De allí agarro tips para probarlos y ver si me funcionan. Sin afán de compararme con esas personas que leo o escucho, sino para experimentar con cosas nuevas para mí.

Curiosea en mis listas de reproducción, son vídeos de calidad provenientes de Youtube y agrupados por mis temas favoritos. Aprendizaje express.

Amplía tus horizontes de aprendizaje

En esta época hay una abismal cantidad de información en internet. Nunca hemos tenido tantas fuentes de aprendizaje. Si no tienes tiempo para seleccionar contenidos de valor que haya en internet (algo que te sea útil a ti) te sugiero seguir a alguna persona.

Elige alguien que te haga clic adentro, que te guste lo que dice y hace, y procura buscar las fuentes, los contenidos y las cosas que esa persona recomienda. ¡Métete un chute de novedad!

Yo así le hago y he descubierto un sinfín de cosas que me son muy útiles. Soy muy fan de aprender por Youtube. Autodidacta empedernida.

Como probablemente ya sabes, comparto un montón de contenidos en mis redes sociales y en este blog, te invito a seguirme por Facebook y Twitter. También sigue los espacios virtuales de Mindfulness para Mujeres, allí encontrarás todo un mundo nuevo.

Modestia aparte tengo talento para seleccionar contenidos valiosos [Risas] y además primero los miro, los estudio y veo si coinciden con mi ética personal. Es material filtrado y elegido por mí. Aprovéchalo.

Puedes comenzar por ver mis recomendaciones de libros y películas. O con “50 contenidos para aprender a amar“.

Encuentra la horma de tu zapato

No todes necesitamos lo mismo en cuanto a las formas de aprendizaje, por eso hay que ir probando cosas diferentes y ver que “te calza” a ti.

No tengas miedo de buscar y de experimentar, de ir más allá de lo que tu entorno (leáse familia, amiges, parejas, escuelas, instituciones, empleos…) te ha mostrado o enseñado. Jamás está mal buscar lo que necesitas. Jamás.

¡Estás en todo tu derecho (y también en tu deber)! Eso te lo debes a ti misme.

Abrirse a la diversidad es megavalioso y estimulante en todos los sentidos. Hay un mundo más allá de __________ (eso que ahora te frustra no tener o no ser o no saber). Sé curiose.

Intenta hacer las cosas de otro modo, ver las cosas desde otra perspectiva y sé paciente. Muévete de “discurso”, de “mirada”, permite que evolucionen “tus gestos” y tus comportamientos habituales. Sacúdete.

A veces somos demasiado necies y nos empeñamos en algo concreto y nos damos de topes contra la pared. Intenta un camino alterno. No pasa nada. No será la primera ni la última vez que lo hagas.

El camino de la vida suele no ser recto. Con el aprendizaje pasa lo mismo. Si vas a necear con algo: ¡sé irreductible y perseverante con tu necedad por aprender!

La vida es como un huerto

Nunca me cansaré de utilizar esta metáfora. Es muy atinada.

Recogerás lo que siembres en tu huerto-vida, recogerás aquello que cuides mientras va creándose o creciendo. Eso te lo aseguro.

Si pones semillas de pepino, no recogerás plátanos. Si no riesgas “tu huerto” no saldrá nada de allí.

Si no hay una buena tierra, tampoco serán las condiciones óptimas para sembrar y cultivar. Entonces es inteligente y asertivo dar con TU forma de aprender cosas nuevas y de desaprender cosas que ya no te sirven a ti.

Tu aprendizaje es tuyo, no tienes por qué negociarlo con los demás.

Piénsalo detenida y amablemente todo esto… Y luego decide y pasa a la acción. Sé amable y paciente contigo. Nada se aprende en un día.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


La actividad más elevada que un ser humano puede conseguir es aprender para entender, porque entender es ser libre. ~ Baruch Spinoza

Siglo XXI. Sobrevivientes que mutan

Feliz año nuevo 2012 a quien lee estas letras

A finales del año pasado escribí este post Siglo XXI. Del combate y sus sobrevivientes, este escrito es una resolución amorosa para aquella ácida y necesaria sacudida. Ésta es mi postura ante la vida.

No me llevarás la contraria: todo humano vivo es un sobreviviente, pero todo sobreviviente per se no es un hacedor. Tampoco podrás negar que cada persona está buscando algo, tú también. Aceptarás que hay gente que tiene serias dificultades para encontrar. Para buscar todo el mundo tiene habilidades, venimos preparados para hacerlo. Somos mamíferos, somos. Nacemos con un chip inserto en nuestro cuerpo para la búsqueda.

¿Qué es lo que permite que logres “encontrar” algo?
Decía Picasso, “yo no busco, yo encuentro”. Todo lo que has vivido es el resultado de una escuela para estar vivo/a, para Ser, para compartir. ¿No es el método de esta escuela absurdamente brutal? Vaya que sí. Estoy de acuerdo contigo. Hay quien asegura que somos responsables de todo hasta de enfermarnos, pedimos estar aquí y por eso vinimos, pero en los momentos tristes lo que sentimos es que nadie nos preguntó si queríamos venir y menos aún nos dejaron decidir las condiciones en la que lo hicimos. Quizá todos tienen una parte de la razón. ¿Qué sigue?

¿Quiénes son los sobrevivientes?
Son personas como tú y yo que han experimentado tanto dolor en sus vidas que creen que algo se les murió por dentro. Seguro ya te habrás sentido así bastantes veces.

¿Y quiénes son los hacedores?
La palabra hacedor o hacedora designa a una persona que hace, que causa o ejecuta algo. Los hacedores son sobrevivientes que a pesar del dolor todavía se atreven a tener sueños y ponen su energía en la búsqueda de la satisfacción de esos sueños. No son ingenuos e ingenuas, no quieren meter la basura propia y ajena bajo la alfombra, la sacan, la ven, la estudian y tratan de sacar de la basura lo que funciona, lo que sirve. No le temen a lo malo ni quieren que todo sea bueno y ya, no le temen a sacar la basura que se les ha acumulado dentro del alma.

Los hacedores no sólo se atreven a soñar, sino que se levantan y se levantan cada vez que se caen. Los hacedores y las hacedoras son personas con defectos y virtudes, humanas, muy humanas, se permiten a sí mismos construir su mundo, el que desean con acciones, se arriesgan a influir en los demás, asumen ese riesgo, y también se comprometen con el riesgo de mirar hacia adentro de sí mismos y acomodar lo que duele, buscarle salida, renovar y promover lo bonito de la vida. Son una suerte de magos y magas en pleno siglo XXI.

¿Por qué no es tan malo ser sobreviviente?
Porque los sobrevivientes sabemos más, ya hemos vivido, ya tenemos un repertorio de conductas, de emociones y acciones, que nos han permitido seguir aquí, contra todo pronóstico.

¿De qué forma un/a sobreviviente muta en hacedor/a?
Haciendo un análisis de su repertorio de conductas aprendidas que le permita desechar lo que no sirve ahora: en esta nueva fase de su vida. Soltando los traumas propios y soltando el cuerpo del dolor que hemos heredado de tanta historia triste de la humanidad. Siendo compasivo/a hacia afuera y hacia dentro. Aprendiendo nuevas conductas y emociones. Enfocando su energía, también sus neurosis y obsesiones, hacia sueños que estén compuestos de tareas concretas y positivas. Desglosando sus sueños en pequeñas partes, disfrutando la sencillez de juntar tarea con tarea. Dándose el chance de descansar mente y cuerpo cuando lo necesita. Aprendiendo a diferenciar cuando realmente su persona está en riesgo de cuando su mente y el miedo lo/la están aterrorizando sin necesidad. Pasando del pensamiento a la acción. Haciendo equipo con otros sobrevivientes hacedores. Sobre todo, lo último, los sobrevivientes hacedores motivan encuentros y coinciden con otros sobrevivientes hacedores para crear, recrear y disfrutar, sin vendas sobre los ojos.

Nadir Chacín

Recordatorio: XV Encuentro del Círculo Humano, sábado 28 enero 2012, en Parque México, Condesa, México D.F., de 11-14 horas. La semana que viene anunciaremos el tema del encuentro.