DECIDIR VS. DEJAR QUE SE DEFINA

Cuando tengas DEMASIADAS cosas por decidir que involucran a otras personas o a circunstancias de la vida exterior, duras, fuertes, definitorias… y tu cuerpo y tu mente te pidan S.O.S., date un RECREO, regresa al «poco a poco», a ocuparte de tus necesidades más básicas, SUÉLTALO, deja que la vida defina la situación. (Eso no es ser irresponsable o traicionarse a una misma ojo sino SER AMABLE contigo.)

Encrucijada / Ejemplo: Tu pareja no se decide a vivir contigo. Estás harta/o de esperar.

Paso 1: Arregla el sitio donde vives, vuelve el espacio que tienes algo grato para ti. Paso 2: Comparte tu casa con otra persona para bajar los costos. Paso 3: Comienza a buscar un sitio lindo pero más económico donde mudarte sola. Ahorra para lograrlo. Abre un cuenta para tu plan y deposita una pequeña cantidad mensual. Disfruta viéndola crecer  así sea de diez en diez pesos. Paso 4: Vuelve a actividades que hace tiempo quieres hacer y que has estado postergando. Paso 5: Céntrate en ti, en recuperar la tranquilidad. Paso 6: Mira películas de humor y ríe mucho, hasta que se te salgan las lágrimas pero de la risa. Paso 6: Confía en la vida y deja que se encargue de los detalles, tú sólo descansa, ponle flores a tu vida y pide, pide.

2 comentarios

  1. Myriam Osuna

    Hola Tayka

    Que buenos consejos y si llego la hora de decidir ya voy para tres años en esta pendejada! Me llego la hora…para empezar quiero un noviecito jajaja si eso quiero, quiero salir compartir cosas bonitas, ir a cine, caminar… quiero volver a creer en el amor :) Tambien retomare mis estudios Eso si con la ayuda de Dios y como dices tu confiaré, creere. confiare, creere….

    Saluditos un fuerte abrazo

    Myriam O

¿Tú qué opinas sobre esto? Cuéntanos tu experiencia.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: