Etiquetado: dar amor

Ritual amoroso para parejas #sersiendo

© Greg Aurand
© Greg Aurand

A Alicia y Eric

Tómense una hora para quererse, demostrarse amor, respeto y compasión, para entregarse mutuamente con ternura y delicadeza. Elijan un lugar tranquilo de la casa, hagan todo lo necesario para que no tengan ninguna interrupción de otras personas. Pongan una música suave, como la que se utiliza para meditar. Preparen los utensilios: bol con agua tibia, crema de manos, una toallita pequeña, una vela y cerillos. Siéntense el uno frente al otro, mejor si lo hacen en el suelo sobre una manta para que no les dé frío y coloquen todos los utensilios entre ustedes. Prendan la velita. Adopten la posición que les sea más cómoda.

Este ritual se hace por turnos. La primera persona, puede ser cualquiera porque luego se turnarán, hará de dador/dadora, y la otra persona de receptor/receptora. Cuando la persona dadora empieza el ritual la otra persona, quien recibe sus cuidados, sólo tiene que sentir y dejarse cuidar. Ya tendrá su turno para dar, ahora sólo tiene que recibir.

La persona dadora tomará las manos de la persona receptora y las meterá suavemente en el bol con agua, las limpiará, si desean decir algo amoroso, éste es el momento. Mejor si son palabras de amor universal, de paz. Por ejemplo: “Con este ritual celebramos la capacidad que tenemos para amar y ser amados. Nuestra vida es abundante, apacible y llena de amor”.  La otra persona sólo ve, siente, disfruta. Luego secará las manos, todos los movimientos deben ser sutiles, dulces, no bruscos, les pondrá crema dando un pequeño masaje que puede abarcar hasta más arriba del codo. El masaje debe ser suave.

Al terminar cambiarán los papeles y quien ha ejercido el rol de receptor ahora será cuidador. Y repetirá su propia versión del ritual que recibió. No se trata de quién lo haga mal o bien o de quien siga estas instrucciones, esto es un ejemplo de cómo pueden hacerlo, uds. añadan lo que les guste o les haga sentir bien. Este ritual es para que ambos pueden ejercer en presencia de la persona que más quieren la fortuna de dar y de recibir. Especialmente les pido concentrarse en su labor y dejarse cuidar cuando les toque. A la mayoría nos cuesta dejarnos cuidar por un otro o una otra.

Espero lo disfruten. Regresen aquí a contarme cómo les fue y qué sintieron. Si les gusta este ritual les pido que lo compartan con sus amigos en las redes sociales. Gracias.

Feliz mitad de semana,
Nadir Chacín
Lee + https://www.facebook.com/sersiendo o Twitter @nadirchs

El amor que recibes no viene de otra persona

Curiosidad de las 11:29 am. El amor que se recibe es el que te das al dar amor. No hay otra forma de recibir amor, el amor que recibes no viene de otra persona. Dar y recibir amor son consecuencias de acciones que parten de un mismo punto: tú. (Qué difícil es explicar esto.)

Ejemplo
Cuando le regalas flores a alguien las regalas porque a ti te hace sentir bien regalarlas, más que porque a la otra persona le hace sentir bien. Cuando regalas flores ese acto te hace bien a ti. La otra persona puede hacer después lo que sea con ese acto tuyo: puede botar tus flores al piso y pisarlas. Pero el acto de dar las flores ya te dio a ti lo que tú necesitabas. Por eso la única forma de recibir amor es que cuando des amor la motivación venga de ti y seas tú, no que la motivación sea la otra persona o su actitud o su futura reacción. Cuando des amor dalo para ti y por ti, porque eres feliz compartiendo y dando(te) amor. (Ésa es la clave de amar sanamente.)

Nadir Chacín

Próximos encuentros del Círculo Humano | #CHxDF 26 mayo 2012, México | #CHxBarcelona 9 junio2012, España | Visita la nueva página web del Círculo Humano (Está en construcción.)

Siempre

“Mis vidas son muchos comienzos.”

Nadir Chacín

Foto: “…to catch a wind” de Stanislav Odyagailo.

Fotógrafo experimental ucraniano.

Visita su  galería: http://stanod.deviantart.com/

Un abrazo: metáfora de la relación de pareja

Hoy me dijeron algo fuertísimo. Me dejó pensando mucho.

¿Cuando una persona da un abrazo quién lo siente más, quién lo disfruta más: quién lo da o quién lo recibe?

Yo enseguida dije: quien lo recibe. Y la otra persona me dijo: no, quien más siente, quien es dueño del abrazo y de lo que eso genera en su persona es quien lo da. Cuando abrazas, abrazas para sentirte bien tú, en primer lugar, lo demás escapa de tus asuntos, no puedes controlarlo. La otra persona cuando recibe tu abrazo lo interpreta, en cambio tú sólo das un abrazo para sentirte bien, porque así lo deseas, es un acto directo y motivado por ti, auto-gestionado, digámoslo así. Mientras que el mismo abrazo en la persona abrazada es un acto interpretado, con un significado filtrado desde sus propias creencias.

La otra persona puede pensar: “me estará abrazando porque se siente culpable”, “si me abraza es porque quiere algo conmigo”, “seguro me va a dejar y por eso me abraza”. No es lo mismo darle un abrazo a una mujer que ha sido violada, a un niño de la calle, que a un profesor o a tu mamá o a una amiga. Siempre hay una interpretación de por medio en la persona que recibe tu abrazo. Qué fuerte. Lo más fuerte es que lo del abrazo surgió para darme un ejemplo de cómo los humanos damos el amor y cómo pretendemos que las otras personas nos los den a nosotros. El amor en conclusión sólo puede darse. Ná más. El amor que recibes lo recibes porque tú lo das, no porque otra persona te lo da a ti. Fuerte.

PD: Voy a procesar la cachetada que me dieron con esta comparación entre el abrazo y las relaciones de pareja… y trataré de explicarme mejor en la siguiente entrada. Gracias por todos sus comentarios, he estado muy ocupada levantando unos proyectos para Territorio liberado la empresita nueva, pero ya este fin de semana me pongo al día y les respondo. Gracias siempre por apoyarme y escribir aquí.