Lo propio y lo ajeno

Hoy mientras leía el artículo Aprender a ser flexible (de Xavier Guix, en El País) pensé en esta pregunta: ¿Dónde empieza lo ajeno? Parece que los seres humanos tenemos una tendencia, cada día más acentuada también por la tecnología como los celulares o las redes sociales, a mover los límites que separan lo ajeno de

Flexibilidad y sensibilidad

Aprendizaje de mi reciente crisis. Cuando hemos vivido experiencias dolorosas tendemos a endurecernos por dentro. Creemos (y esto es pura ilusión) que si controlamos todo ya no volveremos a sufrir, o las cosas, situaciones y personas no podrán lastimarnos más o “salirse” de nuestro control. Digo que es ilusión porque la vida tiene su propia