Etiquetado: literatura sobre mujeres

Sobre las comunidades y sus normas #sersiendo

"Lobas" by Nadir Chacín
“Lobas” by Nadir Chacín

¡No dejes de leerlo todo, hasta el final! ¡Bien dicho/escrito, Clarissa Pinkola Estes! Me he tomado unos minutos para transcribir esto de su libro ‪“Mujeres que corren con los lobos‬”… porque es SÚPER revelador: ¡Da en el clavo! ¡Hasta pronto, mi gente!

“A veces la colectividad ejerce presión sobre una ‪mujer‬ para que sea «una santa», para que sea instruida y políticamente correcta, para que lo tenga todo «bien junto y ordenado» de tal manera que cada uno de sus esfuerzos sea una obra perfecta. Si nos acobardamos ante la colectividad y nos sometemos a las presiones que ésta ejerce para que nos adaptemos estúpidamente a sus normas, nos salvaremos del exilio, pero, al mismo tiempo, pondremos traidoramente en peligro nuestras vidas salvajes.
Algunos piensan que ya pasó la época en que se maldecía a la ‪‎mujer salvaje‬ y, cuando ésta se comportaba de acuerdo con el yo natural de su alma, se la calificaba de «equivocada» y de «mala». Pero NO ES ASÍ. Lo que ha cambiado son los tipos de conducta que se consideran «incontrolados» en el caso de las mujeres. Por ejemplo, hoy en día en distintos lugares del mundo, si una mujer adopta una postura política, social, ESPIRITUAL, familiar o medioambiental, si se atreve a decir que el rey va desnudo o si habla en nombre de los que sufren o los que no tienen voz, con demasiada frecuencia se examinan sus motivos para averiguar si se ha «desmadrado», es decir, SI SE HA VUELTO LOCA.
El destino final de una niña salvaje nacida en el seno de una comunidad rígida es la ignominia de verse esquivada por los demás. Los que la esquivan tratan a la víctima como si no existiera. Le niegan el INTERÉS ESPIRITUAL, el AMOR y otras necesidades psíquicas. El PROPÓSITO de todo ello es obligarla a adaptarse a las normas so pena de matarla ESPIRITUALMENTE y/o expulsarla de la aldea para que languidezca hasta morir en el desierto.

SI SE ESQUIVA A UNA MUJER, ello se debe casi siempre a que ha hecho o está a punto de hacer algo de carácter salvaje, las más de las veces algo tan sencillo como EXPRESAR UNA OPINIÓN LIGERAMENTE DISTINTA o vestirse de un color considerado impropio, es decir, se debe tanto a cosas muy pequeñas como a cosas grandes. Hay que recordar que una mujer oprimida no es que se niegue a encajar sino que NO PUEDE encajar sin MORIR al mismo tiempo. Está en juego su INTEGRIDAD ESPIRITUAL, por lo cual tratará de liberarse por todos los medios a su alcance por muy peligrosos que éstos sean. 

[…] A veces la única alternativa que le queda a una mujer si no quiere acobardarse ante una comunidad apergaminada consiste en llevar a cabo un acto de valentía. […] VALENTÍA significa seguir los impulsos del corazón. No se trata sólo del acto individual que transforma una reseca comunidad sino de la repetición de los actos. Tal como dijo una vez una joven monja budista «Las gotas de agua traspasan la piedra».”

¡Ahí no más…! Amo a esta escritora. ¡Qué poder! Me siento comprendida por ella.

+ Artículos sobre este libro en https://nadirchacin.com/tag/mujeres-que-corren-con-los-lobos/

Sobre Ejercicio espiritual #50Drawings50days #50dibujos50dias organizado por La Novia Manca en Facebook

Metta (amor incondicional),
Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Este blog Ser siendo y sus ecos en mis redes sociales son mi apuesta para ayudar a construir una masa crítica de personas que hagan de este mundo un lugar + digno para todos/todas. Este blog tiene más de 10 mil visitas promedio cada mes mes + 1.027 posts + 3.330 comentarios. ¡Gracias por ayudarme a seguir escribiéndolo! Haz una donación, click en el botón que ves aquí abajo. La puedes enviar a través de tu cuenta PayPal o utilizar cualquier tarjeta de crédito o de débito (aunque no tengas PayPal propio). Namasté.





· Miscelánea personal · Hoy recién abrí los ojos me vinieron a la cabeza estas palabras, cogí rápido la libreta que tengo junto a la cama y lo escribí: “Hey, tú, avísale a La Bella Durmiente [Al Bello Durmiente] que nadie vendrá a darle el famoso beso… que se ponga pilas y no siga esperando. Dile que esa farsa del hechizo… vaya del coma inducido que carga: es todo un cuento.” Me impresionó… ¿qué estamos esperando, a quién, por qué, para qué?


Rainer Maria Rilke: “Have patience with everything unresolved in your heart and try to love the questions themselves as if they were locked rooms or books written in a very foreign language. Don’t search for the answers, which could not be given you now, because you would not be able to live them. And the point is, to live everything. Live the questions now. Perhaps, then, far in the future, you will gradually, without even noticing it, live your way into the answer.”

Un evento personal muy importante para mí, vengan a acompañarme =)

 

Ediciones Intempestivas, editorial independiente con sede en Monterrey,  invitó a 60 escritoras, de distintas generaciones y países, a construir una antología que abordara el tema del orgasmo desde la poesía, la descripción, la crónica, el cuento, la alegoría, el ensayo, el devaneo, el poema en prosa, el aforismo, la minificción o cualquier otra forma que expresara en una cuartilla inédita ese imprevisible momento en que se densifica la vida.

Así fue como dio inicio este intenso y placentero proyecto editorial que al cabo recibió colaboraciones de 51 autoras de edades, trayectorias y nacionalidades diversas.

La respuesta de las invitadas, además de numerosa, se convirtió casi siempre en un proceso dinámico al poder establecer con ellas un vínculo para precisar la extensión, temática o tono de los textos.

Orgasmos de todo tipo (recién hechos, recordados, imposibles, rabiosos, nostálgicos, festivos o tristes) conviven en este libro colectivo en su mejor acepción, pues al tener contacto con cada una de las escritoras y al seguir juntos paso a paso el proceso de su hechura, la sensación de presencia (de pertenencia) hace que Antología Mínima del Orgasmo sea un libro unitario a pesar de su evidente variedad.

Ediciones Intempestivas entrega su primer volumen antológico en espera de que sea un talismán para seguir ganando lectores.

El libro se presentará el próximo viernes 4 de diciembre a las 13:00 horas, en el salón Elías Nandino en la FIL de Guadalajara, con la participación de Alberto Ruy Sánchez y la lectura de algunas de las autoras de la Antología.

Héctor Alvarado / Livier Fernández

Autoras

Amanda Durán / Amaranta Caballero / Amélie Olaiz / Ana Clavel / Ángela Hernández / Ángela Montero / Brenda Ríos Hernández / Carla Zurián de la Fuente / Claudia Guillén / Coral Aguirre / Cristina Rascón Castro / Elena Méndez / Elia Martínez Rodarte / Elizabeth Neira / Estrella del Valle / Eve Gil / Francesca Gargallo / Gabriela Aguirre / Gladys González / Glafira Rocha / Guadalupe Ángeles / Ía Navarro / Isabel Gómez / Jane Adcock / Judith Castañeda Suarí / Karen Hermosilla / Leticia Herrera / Liliana V. Blum / Lina Zerón / Livier Fernández Topete / Lucía Yépez / Magali Velasco Vargas / María Belmonte / Maricela Guerrero / Martha Baranda Torres / Matilde Pons / Mayra Luna / Minerva Reynosa / Montserrat Hawayek / Nadir Chacín / Odette Alonso / Orfa Alarcón / Patricia Laurent Kullick / Reina María Rodríguez / Rosina Conde / Sayak Valencia Triana / Tanya Sandler / Teresa Dovalpage / Vizania Amezcua / Ximena Sánchez Echenique / Zaira Espinosa

 

Erótikas de caramelo #sersiendo

erotika-jus-jpeg
Siempre me ha parecido que las mujeres se expresan de manera diferente, no es un asunto de machismos o hembrismos, sino que sus discursos y las formas como los presentan socialmente tienen matices heroicos, conmovedores y con mucho fascinantes. Estos días tuve dos experiencias gratas, reconfortantes, frente a dos representaciones creativas de mujeres  y sobre mujeres. Una, la película Caramelo (Sukkar Bannat, 2007, Francia y Líbano) de Nadine Labaki, y dos, el libro de relatos Erótika. Escenas de la vida sexual (2008, Editorial Jus, México) de la escritora peruana Patricia de Souza.
No quería dejar pasar la oportunidad de hablar de cine y de literatura sobre mujeres, aquí, allá y en todo el mundo las mujeres nos parecemos. Tenemos mucho en común, más de lo que imaginamos. Esa ha sido mi impresión al sentirme “removida” por dentro leyendo este libro y viendo la película.
Labaki, la directora de Caramelo, cuenta la historia de cinco mujeres en Beirut. Ellas trabajan en un salón de belleza, lleno de colores y de charlas femeninas, podría ser perfectamente cualquier salón de belleza en otra parte del mundo. Layale ama a Rabih, un tipo casado. Nisrine, una mulsumana, teme que su futuro esposo con quien contraerá nupcias se entere de que ya no es virgen. Rima es una lesbiana de closet y nunca está de buen humor. Jamale teme a la vejez y se resiste a ella. Rose sacrifica su vida personal y el amor por cuidar a su hermana mayor.
El salón de belleza funciona como un mundo simbólico, exclusivo, íntimo y protector, que deja entreveer las preocupaciones de los personajes y cómo el mundo exterior les da la razón o se las quita. No sólo es una historia de mujeres, sino de humanos viviendo sus conflictos y tratando de resolverlos. Son humanos encontrándose con su deseo y caminando para acercarse o alejarse de él. Los temas centrales son la maternidad (o el instinto materno), el sexo y los hombres, los diálogos íntimos van desatando la trama entre cortes de pelos y depilaciones realizadas con una pasta de caramelo hecha con limón, agua y azúcar. Es una historia sobre las elecciones humanas, sobre decidir entre “darse” permiso para vivir el presente y ser feliz o quedarse rezagado, torturándose, pensando en lo que podría ser y no es. Los conflictos femeninos mostrados en la película se resuelven maravillosamente, dejándonos ver siempre la felicidad que encierran todas las decisiones, hasta las más dolorosas.
De Souza en Erótika, completando lúcidamente el discurso de Labaki, muestra en sus relatos mujeres decididas y independientes que viven su deseo sin tapujos. Usan condón o se asuntan si no lo usan, se asumen mujeres sexuales y se entregan a las relaciones tratando de liberarse de los estigmas de ser mujer. En esto, las mujeres de Labaki y las de De Souza se encuentran, pertenecen al mismo imaginario y también a la misma realidad. Cargan o han cargado la cárcel social encima. Algunas han tratado de salir de ella y lo han logrado o lo logran, otras simplemente no quieren salir, no pueden o la sociedad las atrapa.
Pero algo tienen en común estas dos obras de ficción, funcionan como espejos certeros, contundentes y hasta dolorosos de lo que tenemos que vivir las mujeres. Sin embargo, muestran cómo Ellas van poco a poco desandando el camino, tomando las riendas de su vida, hasta que con finales arrebatadores despliegan una promesa de libertad, de poder vivir intensamente el deseo. (Sobre todo me dejaron pensando que sí se puede, que no importa ser mujer, pero que UNA puede ser libre y sobre todo, me hicieron pensar que para ser libre no hay que pedir permiso: es un derecho. Parece un discurso algo absurdo, a ningún hombre se le ocurre siquiera la idea de que no es libre de por sí, supongo que hablo a través de los vestigios de mi cárcel.)
Dice De Souza en Erótika: “Yo he visto muchas mujeres esperar a un amante, un hombre que las reconozca con la mirada, que les diga: Tú eres esa mujer.” Añade más: “…todas ellas han servido para que pueda escribir este texto y levanten la voz para decir: Aquí estoy, no tengo miedo, sigo mi deseo. Deshacer, descifrar, rebelarse contra una identidad impuesta es un trabajo y un placer…. Al final sé que sólo me puede llevar hacia mí, aunque me pierda y dé muchas vueltas: es mi laberinto.” He resaltado el mi de mi laberinto, porque me apasionó este detalle de su nota.
Lo más digno es legimitarse incluso cuando todo da vueltas, cuando parezca que las acciones que hacemos no tienen sentido a los ojos de un otro, mientras tenga un sentido propio, y refleje una búsqueda personal, cualquier laberinto es digno, libertario, motivante. Otras veces nos reconocemos en “un estado embrionario” como dice la protagonista de Dos mexicanos en París, una de las historias de Erótika, y nos sentimos bien allí, “sin mayores necesidades sociales ni afectivas”.
El amor, o más bien, el deseo que alguien te despierta, puede ser el motivo para salir de ser larva feliz y comenzar una metamorfosis trascendental. De allí que el deseo sea siempre revolucionario, anti-dogmas, te hace pasar de un estado de felicidad efímero a uno eterno, “si es que existe” dirás tú, yo creo que sí.
Muchas mujeres hemos tenido una historia con un hombre X, una historia que ha marcado o marcará las relaciones con los demás hombres de nuestra vida. No es una condena, pero si una cárcel de ideas de la cual urge salir, sobrepasar el mecanismo neurótico y pasivo de la repetición de un rostro en otros rostros. Es como en De nuevo, ese hombre cuando Cora se dice a sí misma: “Un día deje de pensar en cada uno de mis gestos, los ejecutaba. Ha habido un día en que un hombre ha hecho de mí un ser desconfiado. Un hombre al que me puse a detestar sin saber que este sentimiento envenena y termina con quien lo siente y no con su objeto. Me puse a odiarlo porque nunca logré obtener ni un miligramo de afecto de su parte, osea que siempre me ignoró como si fuese un fantasma, o no existiera para él. Yo lo que no quería era pensar demasiado en mi propio final, siempre he querido sentirme preparada para cuando llegue ese momento, deseo tener la sabiduría para morir en paz. Y estoy segura de que el afecto ayuda”.
También, como tú lo harás, me sentí unida a Clelia en su relato, porque yo también “…en general me gusta dominar en mis relaciones con los hombres, pero en esta relación sabía que no dominaría yo, al menos no mientras necesitase realmente su compañía. Basta que deseemos realmente algo para que eso deje de pertenecernos”.
El libro Erótika es magnífico, a veces excitante, tan excitante que te regresa el deseo si lo has perdido. Si no lo has perdido, te recuerda que está vivo y te incita a tomarlo, a hacerlo tuyo. Me reconocí en las mujeres atrevidas que surgen de sus páginas, en cada una de ellas, y curiosamente, también me vi en cada hombre, en cada cama, en cada metro donde suceden las escenas de la vida sexual narradas por De Souza. En estas historias no hay lástima, la mujer no se defiende ni se excusa, muy al contrario ejecuta su libertad no con palabras sino con acciones. Es una visión de un presente para la mujer aún no reconocido socialmente. La mujer está cambiando en todos los rincones del mundo, la celebración de ésta muy buena noticia se convierte en letras y en imágenes en este sencillo libro. Como bien dice Cristina Rivera Garza sobre Erótika: “Patricia de Souza ha creado un libro a la vez profundo y puntual, raro y urgente. Inmisericorde. Más que un libro sobre el cuerpo, un libro en el cuerpo. Leer, aquí, es tocar”.

lge_Caramel_080918012846790_wideweb__300x300El mundo femenino que muestran estas dos obras tiene sus raíces en el deseo y el amor y, en esas mismas raíces, su liberación. Paradójico, eh, pero es así.  Qué tan difícil es no tener miedo al amar o al desear. Cómo ser genuinamente mujer y ser feliz así. Cómo amar sin querer poseer el otro. Simplemente, qué hacer cuando descubres que “no sabes amar”, como me dijo un amigo hace días. Más profundo aún: cómo re-entender la tendencia del ego humano a volvernos cenizas, escollos, huecos, y poder resolverla. Lo que me quedó, después de esta experiencia cinefila-literaria, es una imagen de mí misma, Muy linda. Yo como un campo fértil donde ya veo germinar mis nuevas gardenias (mientras -al fondo- suena la banda musical de Caramelo, excepcional).

Más información: Reseña de Erótika en Apostillas literarias / Entrevista de Patricia de Souza en Porta9 / Información de Caramelo en La Butaca / Web oficial de Caramelo en Francia / Canal de Youtube de Nadine Labaki

Disfruten,
Nadir Chacín
Lee + https://www.facebook.com/sersiendo o Twitter @nadirchs