Etiquetado: muerte

La impermanencia #sersiendo

Todas las cosas compuestas, todas las experiencias (mentales y físicas), todos los fenómenos por su propia naturaleza se corrompen y mueren y son insatisfactorios: es a través de no obsesionarse, no infatuarse y no embriagarse con los objetos de los sentidos que se alcanza el despertar, o se obtiene la liberación. ~ Las últimas palabras del Buda antes de entrar en el estado del Paranirvana (la muerte de su cuerpo físico)

Es misterioso eso de que a alguien le estalle el ventrículo, el corazón se le llene de sangre, deje de palpitar y muera. Yo pido que me explote más bien el ventrílocuo del corazón y si es posible hoy mismo. Quiero tener adentro del pecho un corazón con voz propia para poder estar viva, realmente viva mientras siga viva. Una afectividad sin miedo.

La verdadera tragedia humana no es la impermanencia del cuerpo físico. Trágico es morir por dentro mientras tu cuerpo físico, como una máquina automatizada: despierta, hace deberes y duerme. Hacer y sentir lo mismo (o fingir esa monotonía aséptica) y que esto se repita todos los días. Eso sí es terrible y profundamente trágico.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Despedida

In Memóriam: Mi padre Gustavo Chacín Borrego (Clarines, Venezuela, 1935-Miami, EE.UU., 2018). ¡Buen viaje y feliz renacimiento! El mejor tributo que puedes hacer a un ser querido que ha muerto es ser plenamente feliz los días que te quedan de vida. Lo importante no es cómo morimos, sino cómo estamos viviendo ahora.


Los muertos son vivos de otros mundos.

La muerte propia

Dilema de las 10:22 am. Pensar en nuestra propia muerte. Es un buen consejo que una vez me dieron y que valoro. Siempre me digo: “Al ratito, Nadir, te caes en el baño y ya valiste madres. Mejor muévete ya, haz lo que realmente quieres”.

He pensado mucho, sentido mucho. Los progenitores, los amigos, las parejas, los conocidos, los hijos, la mayoría de las veces aconsejan, acompañan o desvían tu camino, todo eso tiene una función en el proceso del vivir, del experienciar. Ellos/ellas analizan y deciden qué decirte y qué pensar desde su propia visión del mundo. Yo he aprendido que nadie puede saber lo que realmente es tu camino, lo que necesitas vivir y aprender es tu responsabilidad vivirlo, crearlo, construirlo… eso es algo muy íntimo y personal, un reto propio. A veces tienes la maravillosa oportunidad de compartir con otras personas que te acompañan de forma armoniosa con tu proceso, empática. Tómalo felizmente. Que dos o más personas coincidan en este mundo, que vean la vida de la misma manera por el tiempo que eso dure ya -de por sí- es un milagro bonito. Eso es vivir la vida, lo demás está de más.

Gracias a María Rodríguez por enviarme esta canción

Nadir Chacín

¿Mal de amores? (2º parte) #sersiendo

corazonroto2

Este artículo es la segunda parte de una serie de entradas sobre el MAL DE AMORES. En la introducción al tema les recomendaba leer mucha bibliografía sobre el ego, iremos poco a poco desglosando a qué se refiere esta palabrita y viendo cómo te comportas cuando sólo tu mente egotista rige lo que eres y lo que haces. Es muy importante que hoy te centres en ti mism@, sí, ahora mientras estás triste y enojad@ por la ruptura con tu pareja.
Mis lentes marca EGO

La palabra yo tiene un significado que depende de cómo la utilices y en dónde colocas tu identidad, puede ser un yo muy profundo y verdadero o puede provenir del mayor error, de una percepción equivocada de lo que eres: un falso ser o sentido de la identidad. Esa ilusión o falso ser es lo que llamamos ego, y cuando vives con esa máscara puesta todas las demás interpretaciones y nociones de la realidad las construyes a través de ella.
Tu percepción está distorsionada, es como si te pusieras unos lentes y vieras el mundo, la vida, el empleo, la relación de pareja, todo, a través de unos lentes marca EGO. No te angusties, la buena noticia es que cuando reconocemos al ego por lo que es, su ilusión se desvanece y comenzará poco a poco a surgir la persona que eres realmente: tu verdadero ser. El yo tiene sus derivados igualmente falsos como “ese carro es mío” y “Juan es mi pareja”: el “mi” y lo “mío” son primos del ego. Cuando construyes una realidad desde el ego lo que sucede es que te identificas con ciertos pensamientos, cosas y emociones que no te definen como ser humano.
Identificarse es creer que tu identidad, lo que tú eres, lo que te define, está en algo externo a ti y/o está contenido sólo en pensamientos o emociones tuyas.
Entonces la pregunta clave para hacerte hoy es, la de siempre, la que se han hecho todos los seres humanos alguna vez: ¿quién soy?
Querid@… festeja, aplaude… te aseguro que eres mucho más que tu carro, tu empleo, tu relación rota con tu ex-pareja, incluso eres más que la rabia y la tristeza que sientes ahora, y eres mucho más que todas esas cosas nefastas que estás pensando: “soy un(a) idiota”, “un(a) débil”, “me quedaré solter@ para siempre”, “quisiera retroceder el tiempo”, “nunca más amaré a nadie”, “el amor apesta”, etc.
Lo relevante en esta etapa crítica de tu vida es que averigües quién eres realmente, ¿no te gusta la idea? es muy tentadora.
Cuando empecé a averiguar quién era Taika Ramé, me entró un profundo miedo y luego me di cuenta que no era tan poca cosa ni tan mala persona como pensaba y me dio risa, sí, me reí. La verdad es que fue muyyyyyyy reconfortante, me sentí feliz completamente a pesar de que estaba muy triste y deprimida por la ruptura con mi ex-pareja. Suena extraño, pues a mí también me lo pareció, pero así sucedió.
Normalmente tenemos miedo a saber quiénes somos porque en el fondo pensamos que somos “monstruos”, “malas personas”, “seres insignificantes”, que “no merecemos nada”. Pues querid@ esas también son falsas ideas sobre ti mism@, así que manos a la obra, porque hay que excavar profundo, quitar capas, prescindir de las máscaras del ego para que puedas relucir, brillar. No se puede prescindir del ego totalmente, porque es parte de la constitución de tu mente, pero por fortuna basta saber que aquello que no eres lo puedes poner a un ladito para que no te haga sentir mal. Lo que sí eres irá surgiendo con tu nueva forma de verte a ti mism@. Un buen día será tan natural saber quién eres, ya lo sabrás, que la pregunta ¿quién soy? perderá sentido. Cuando lo que eres surge en toda su plenitud hasta el yo real deja de existir, ya no puedes estar separado, decir yo soy, formarás parte de la vida, de la inteligencia universal, de la energía que nos conecta a todos y a Todo, que no separa a una persona de la otra. Los grandes sabios de la humanidad han logrado ese yo que por las características que te digo se conoce como el no-yo.

 

Disolviendo los lentes

Seguro te estarás preguntando ¿cómo se hace eso de unirse al Todo? ¿Qué tengo que hacer para saber quién soy? Vamos para allá. Hay que empezar por saber cuáles son l@s falsas TÚ que te has construido durante tu vida, desde niñ@ y hasta hoy. Todos los seres humanos somos diferentes, pero en general la mayoría construimos falsas ideas o creencias a través de las cuales decidimos, sentimos, pensamos, etc. Estas creencias existen, querid@, porque son socialmente bien vistas y aceptadas, pero tienes la elección de escoger qué quieres para ti y construir tu propia filosofía de vida. ¿Qué decides?

Las creencias falsas más comunes en los humanos son:

Lo externo a mí tiene la culpa de mis condiciones de vida.

Ser un(a) soñador(a) es malo, lo mejor es ser realista.

Somos sólo esta existencia física, lo material: nuestro cuerpo, nuestras ideas y emociones.

Estamos solos, solas, y somos diferentes de los demás.

Es bueno ignorar a la gente negativa que se me acerca y a las cosas negativas que me pasan.

Es malo no saber para dónde vamos, la que no tiene metas en la vida es un(a) fracasado(a).

El famoso si vas a hacer algo, hazlo lo mejor que puedas.

Iremos viendo poco a poco estas creencias falsas que la mayoría tenemos, por ahora mientras pasas a los siguientes textos (click arriba a cada uno) sólo respira profundo y repite:
Soy responsable de todo lo que sucede en mi vida, y ahora me dispongo a cambiarlo y a estar bien pase lo que pase.

Con amor, 

Nadir Chacín