Expresa tu ternura #sersiendo

ninas-algodon-nadir-chacin

Me puse esta semana la tarea de cultivar la ternura, una de las emociones más sublimes que los seres humanos somos capaces de sentir. ¿Qué nos bloquea para dejar que la ternura entre en nuestras vidas? ¿Qué nos impide expresarla hacia los demás? Suele ser más cómodo sentir ternura hacia las mascotas y los niños que hacia otros adultos. Quizás vendría bien imaginarse que cada ser humano adulto con el que interactuamos es, de algún modo, un niño o una niña todavía. No para sobre-proteger a ese adulto o eximirlo de la responsabilidad sobre sus actos, sino para recordar que igual que nosotros éste desea ser amado y que buena parte de lo que dice, piensa y hace es un intento por ser feliz y por liberarse de su propio sufrimiento… aunque a nosotros no nos parezca así.

¿Cuántas veces hemos actuado de un modo bastante torpe teniendo como motivación dejar de sufrir por algo o por alguien? Tal vez el cultivo de la ternura también tiene que ver con la humildad. Con entender que nosotros somos tan humanos como los otros y las otras, tan falibles, y tan torpes como ellos. También la ternura tiene mucha relación con la capacidad de sentirnos parte de una misma especie, interconectados entre nosotros y con el resto de los seres vivos, y con el Planeta Tierra.

Hoy leí que reflexionemos sobre la cantidad de personas que han trabajado para que cierto alimento este en nuestra mesa y podamos llevárnoslo a la boca. ¿Lo has hecho alguna vez? ¡Son miles y miles de personas! Si cada vez que podamos sentimos la conexión con las personas que hicieron y hacen posible que nosotros sigamos aquí, vivos y respirando, es difícil no sentir algo de ternura. ¡Sentirla surgiendo poco a poco del corazón y transpirándose por los poros! Sentir gratitud abre el corazón y con el corazón abierto lo natural es sentir ternura y amor.

Al menos yo ya no quiero seguir cargando ese «algo» que me separa de la gente, no quiero seguir viviendo como «El Caballero de la Armadura Oxidada». ¿Qué sentido tiene privarme de la alegría de compartir y sentirme tierna, por el miedo a sufrir? A veces me pregunto eso una y otra vez cuando me da la fobia social y brota mi vena misántropa. Es hora de hacer la ruta, Nadir, de escalar la montaña, de superar la pruebas y quitarse la pinche armadura. Quiero sentir que el mundo es un lugar habitable y que no necesito ser fuerte y dura todo el tiempo ni demostrarlo a los demás. No cal.

By SweetopiaCottonCandyJubilo a la Nadir de Cemento y Piedra, y me dispongo a descubrir, lentamente, a la Nadir de Algodón de Azúcar. Y ese algondón es de color naranja claro. Sí, un dulce y tierno naranja claro.

Si te has sentido alguna vez como una roca dura y sin emociones te invito a ir al encuentro de la ternura en todas sus expresiones. Regresa aquí para contarme cómo te ido con este experimento dulce y cálido que alimenta la mente, el cuerpo y el corazón. Yo iré contando mis aventuras con la ternura también.

Quizás si nosotros mismos bajamos la guardia y dejamos de hacer la guerra… Puede que entre todos/todas logremos, al fin, que cada ser humano del planeta se sienta más a salvo y baje sus armas. Este mundo necesita recuperar la inocencia perdida. ¡Y yo también!

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


logo_82Barcelona Mindfulness para Mujeres Meetup: grupo de práctica para todas las mujeres interesadas en la meditación y el cultivo de mindfulness (atención plena) en Barcelona. Súmate e invita a tus amigas. Nos reunimos cada jueves a las 19:30 horas en Estar Bé (República de Argentina 167, frente al metro Vallcarca). Reserva aquí tu lugar para el próximo encuentro. Cupo limitado. Aportación voluntaria.


«Si no puedo bailar, no es mi revolución.» Emma Goldman


Un ser humano encontrando el sentido de la vida.