La vuelta a casa: el regreso a sí misma #sersiendo

selkie¿Te sientes como «si te hubieran quitado la piel»? Quizás necesitas volver a casa e iniciar el regreso hacia ti misma. Estos dos episodios de mi programa «Ser siendo» en Spreaker hablan de cómo construir tu «hogar» interior y del porqué es necesario utilizar tus instintos con regularidad para regresar a él. Basado en el capítulo 9 del libro «Mujeres que corren con los lobos» y en la versión del cuento tradicional «La piel de foca» de Clarissa Pinkola Estés. Feliz fin de semana. Namasté.


Nota: Desde el inicio de este podcast hasta el minuto 15 encontrarás la lectura del cuento «La piel de foca, piel del alma». Del minuto 15 en adelante puedes escuchar el análisis del cuento, incluye las pistas (el mapa) para regresar «a casa».



logo_82Barcelona Mindfulness para Mujeres Meetup: grupo de práctica para todas las mujeres interesadas en la meditación y el cultivo de mindfulness (atención plena) en Barcelona. Súmate e invita a tus amigas. Nos reunimos cada jueves a las 19:30 horas en Estar Bé (República de Argentina 167, frente al metro Vallcarca). Reserva aquí tu lugar para el próximo encuentro. Cupo limitado. Aportación voluntaria.

Un ser humano encontrando el sentido de la vida.
4 comments
  1. Abrazo de osa gigante. =)

  2. Muy cierto. Abrazos a ti también!

  3. Hola, Arancha. Gracias por esas lindas palabras y por compartir tu experiencia.
    Yo creo que las creencias sociales introyectadas (que se convierten en creencias propias de manera insconciente) también son una forma de robo. El robo está relacionado con diferentes formas de engaño. El auto-engaño es uno de ellos. A veces creemos cosas sobre nosotras mismas que son un eco de las creencias de alguien más, personas concretas, o de la sociedad misma y los roles que la sociedad asigna y proyecta sobre nosotras. Lo más seguro es que la mayoría de los seres humanos (incluyéndonos) desconozcan completamente su esencia, su yo superior, la verdad última sobre sí mismos. Vivimos más en el engaño, que en la realidad. El ego hace bien su trabajo en ese sentido.
    El camino de regreso a casa nunca se olvida, querida, eso no lo dije en el audio. =)
    Es imposible olvidar el camino a casa. Vaya que el radar es irrompible… jijiji sólo se atonta por un tiempo -como si estuviera borracho o drogado. En realidad para ir a casa sólo hay que recordar, no crear algo desde la nada. Nuestra naturaleza innata es estar conectadas con nosotras mismas, tener una mente integrada y una relación cuerpo-mente estrecha y amable. Si ves a los bebés, así son, están en su esencia. Están EN casa. Es la socialización la que nos jode jajaja y la escuela… Y también el hecho de que al nacer caemos en las manos de nuestra figuras fundantes (madreds y padres) que también tienen el radar atontao.
    Me gusta una frase de no me acuerdo de quién es: la libertad es lo que uno hace con lo que han hecho con uno. Llega un punto en la vida en que ya no puedes seguir haciéndote la que no sabe, no ve, no nada… la loca que no se entera… sin que eso te pase una factura MUY cara. Si no cambias de estrategia terminas odiándote a ti misma. Yo creo que desoír el llamado que te dice ¡regresa a casa! (al contacto con tu mundo interior) es una acción que no puede sino terminar fatal, con tristeza, rabia e insatisfacción.
    Las acciones que hacemos tienen consecuencias. No importa si hemos actuado consciente o insconcientemente igual tendremos que cargar con las consecuencias de nuestras acciones. Vaya temazoooo este. La buena noticia es que podemos agendar pequeños viajes de regreso a casa cada tanto desde ahora mismo si lo deseamos. Eso también es la libertad.
    abrazos chamanescos de gratitud y cariño hacia ti
    Nadir

  4. Hasta hace poco creo que yo no buscaba seriamente esa piel de la que habla el cuento porque la comodidad es demasiado adictiva y fácil, como un anestésico. El otro día leí aquello de que si una rana está largo tiempo en agua caliente, cada vez más caliente, aguanta. Sin embargo si la rana entra directamente en agua en ebullición, da un salto inmediato. Es como tener el radar roto, diría yo, el radar de lo que tú quieres; y aunque sólo tú puedas arreglar ese radar, se agradece siempre que haya manos generosas que de un modo u otro te animen y reconforten. A mí me pasa -y quería que eso no me frenase porque sabía que al principio podría ocurrir- que a veces se echa de menos lo malo conocido o lo que para mí es lo malo conocido. La libertad es responsabilidad de una misma pero a veces se nos (me) olvida lo grande y maravillosa que es. Ya no se trata de un viaje con fecha de vuelta sino de un estilo de vida ;-)

    Nunca se puede estar al 100% de acuerdo con nadie, eso sería insano, pero siempre agradezco tu experiencia como chamana ;-)

¿Tú qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.