Propósitos 2021: crear metas desde lo aprendido #sersiendo

Feliz Año Nuevo 2021. Me encuentro en mi casa en Barcelona tras un fin de año singular. Ya es 2021 y me asomo por la ventana y las cosas en mi barrio parecen iguales, pero no lo son. Hoy vengo a hablarte de lo que aprendí en 2020 y de mis propósitos para 2021.

Propositos 2021

El 2020 nos dejó pequeñas y grandes heridas que siguen abiertas. Las experiencias del 2020 personales y globales han dejado aprendizajes profundos sobre el miedo, la desesperación, el aislamiento, la incertidumbre y también sobre nuestras capacidades para responder a los cambios intempestivos del entorno.

Anoche, mientras esperaba las campanadas de la transición 2020-2021, tomé consciencia de que prácticamente casi no he salido de casa desde marzo del 2020.

Si lo analizo objetivamente es una experiencia brutal y a la vez ha sido un estado natural para mí. Por lo visto se me da muy bien el rol de ermitaña meditabunda con escasa vida social. 

Reconozco que para las personas extrovertidas con pulsiones constantes por hacer actividades al aire libre el 2020 debió ser una fucking pesadilla. Yo, en cambio, estoy siendo más que antes una persona introvertida y en 2020, por primera vez en la historia global: la introversión resulta una ventaja adaptativa.

Quiero delinear aquí cinco aprendizajes del 2020 con sus respectivas proyecciones para el 2021 para compartirlos contigo y declarar mis compromisos públicamente. 

Hoy es el primer día del 2021. 

Escribo esto con ganas de que tú también escribas sobre lo que has aprendido en 2020 y lo que quieres hacer o no hacer durante el 2021.

Escribir no es sólo anotar cosas en un papel, es una manera potente de reflexionar sobre nuestras formas de vivir y convivir. 

Además tener unas metas claras para el 2021 te ayudará a apaciguar la sensación de incertidumbre. Considera que todo lo que existe alguna vez fue soñado por alguien que transformó sus sueños en metas a través de un plan específico para alcanzarlos.

Es imposible escribir sobre los Propósitos 2021 sin reflexionar sobre lo aprendido. Te invito a estructurar tus propósitos partiendo desde allí: ¿Qué has aprendido en 2020?

Aquí sólo te mostraré el enunciado de la meta. Necesitas un plan completo con objetivos y tareas específicas y un cronograma. Si quieres lee este otro post: cómo gestionar la incertidumbre. También te sugiero leer los respectivos blogs de Amalio Rey y José Miguel Bolívar, hablan sobre la organización, la productividad y las maneras más innovadoras de avanzar en tus objetivos sin dañar tu salud.

5 aprendizajes y propósitos 

1. La incesante voz de mis tripas

aprendizajes 2020

El 2020 me enseñó que mi cuerpo decide antes que mi cerebro qué quiere y qué no, y es francamente insistente.

El año de la muerte de mis ficciones de certeza me acercó al lenguaje de mi cuerpo de una forma más consciente, quizás porque antes con el barullo de la productividad desenfrenada no era capaz de escucharlo bien. Me pasó una factura dura. Me arrepiento de ello y lo estoy remediando.

Es paradójico que un año marcado por las muertes de tantas personas me haya conectado con la vida de mi cuerpo.

Propósitos 2021: Quiero darle toda la autoridad que se merece a la voz de mi cuerpo para tomar decisiones.

2. Los seres humanos en la virtualidad

propósitos 2021

Siempre he creído que los medios virtuales sólo son eso medios. Lo que nosotros los humanos hagamos con ellos dependerá de nosotros.

En marzo tuve que pasar completamente y por primera vez mis clases de meditación y mindfulness para mujeres a la virtualidad.

No fue fácil el cambio, pero luego de unas pocas clases virtuales comprobé lo que siempre he pensado: lo importante es la conexión humana, no los medios que usemos para lograrla. Fui feliz conectándome cada lunes con mis alumnas. 

También continué mi espacio personal de psicoanálisis en la virtualidad resultó una idea afortunada durante un 2020 de emociones intensas.

Propósitos 2021: Quiero continuar explorando lo que la virtualidad puede ofrecernos como medio para humanizarnos y soltar por completo los prejuicios sobre los medios virtuales.

3. La paciencia de cuidarnos y querernos sin atropellarnos

propósitos 2021

Hace unos días bromeaba diciendo que mis únicos crushes del 2020 fueron con los repartidores de Amazon y Mercadona. (Risas.)

Ha sido un año de casi sequía en cuanto a la posibilidad de conectar con otros seres humanos desde lo sexo-afectivo.

Hubo algunas personas, pero me quedé con una sensación de no saber bien cómo conectar con alguien que me gusta sin atropellar su ritmo. 

En 2020 los ritmos de la gestión de los afectos y de las líbidos de mucha gente se vieron profundamente afectados por la pandemia. Los míos también.

Percibo que aún ahora seguimos teniendo miedo a vincularnos sexo-afectivamente en un entorno general de incertidumbre en el resto de las áreas de nuestras vidas. También hay miedo a los contagios.

Propósitos 2021: Quiero cultivar más la paciencia y el ritmo lento para construir puentes sexo-afectivos con las personas que deseen hacer esa exploración conmigo.

4. La maestría de entregarme a lo que me hace feliz

propósitos 2021

Siempre he sido una persona de estudiar y de iniciar proyectos. Cuando quiero hacer algo lo estudio a profundidad y lo hago sin más miramientos.

Esto me ha supuesto muchas pérdidas de energía e incontables naufragios.

También es verdad que he aprendido mucho sobre mis capacidades y alimentado la confianza en mí misma. Sin embargo, me he preguntado muchas veces si la forma en que decido en dónde poner mi energía es la adecuada para mí.

A mediados del 2020 descubrí el Diseño Humano como una herramienta más de autoconocimiento. Una vez hecha mi Carta del Rave descubrí que soy del tipo Generador Manifestante.

Me he clavado en el estudio del Diseño Humano y me parece un método fascinante. Las campanadas del cambio de año me pillaron estudiando este sistema clasificatorio.

Propósitos 2021: Quiero profundizar en Diseño Humano para sacarle provecho a lo que puedo aprender sobre mí misma con esta herramienta.

Lista de reproducción que estoy haciendo de vídeos sobre Diseño Humano

5. La bendita introversión y su dulce compañía

propósitos 2021

La introversión no es más que la forma en que una persona gasta su energía y recarga sus baterías.

Así como no me enojo con mi móvil por necesitar ser conectado para recargarse, aprendí en 2020 a tratarme con muchísima más amabilidad cuando necesito estar a solas para reconectar conmigo. 

Este ha sido un aprendizaje forzado por las circunstancias del 2020, pero ha sido una bendición poder ver tan claramente mi propia necesidad de soledad, de estar conmigo.

Propósitos 2021: Quiero continuar mi viaje hacia mí en mis propios términos, sin compararme con los ritmos de los demás y dándome lo que necesito para sentirme más feliz, libre y fecunda.

Bonus

Te comparto las canciones de Spotify que escuché en bucle durante el 2020.


Suscríbete al blog de Nadir Chacín

* indicates required

Selecciona todas las formas en que te gustaría recibir noticias de Nadir Chacín y de su blog «Ser siendo»:

Puedes desuscribirte en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener más información sobre nuestras prácticas de privacidad.

Utilizamos Mailchimp como plataforma de marketing. Al suscribirte aceptas que compartamos tu información con Mailchimp para poderte enviar el boletín. Aprende más sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp.


¿Tú qué opinas sobre esto? Cuéntanos tu experiencia.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba