¿Cómo reencontrar el Rumbo? #sersiendo

e0edac6d4fda2c2cb66dc65380e7b359

Rumbo | Cuando me entra la desesperación por la situación actual del Mundo, la rabia y la indignación me pregunto si poniéndome desesperada, rabiosa e indignada ayudo a que esta realidad cambie y la verdad no, no ayuda. Creo que sí es válido y necesario ser crítica, reflexiva y no «quitar el dedo del renglón», pero ser machacona, negativa, «azotada», criticona, violenta, hiriente, no ayuda mucho ni a mí ni a los demás ni al Mundo. Quisiera poder hacer todo esto desde una emoción sanadora, constructiva y generadora de verdaderas transformaciones personales y colectivas. Hago mi esfuerzo al tratar de encontrar mi propia voz, al perfilar los dilemas y sus soluciones, al exponerlos públicamente y tratar de accionarlos. Hago mi mejor esfuerzo al dejar las posibles soluciones por escrito y compartirlas con el resto de los seres humanos. Aunque a veces se me olvide lo que es realmente vital y regrese a la rabia, demasiadas veces para mi gusto, trato de reubicarme a diario, de vigilar mis pensamientos, emociones, palabras, actitudes, como quien mira con atención el faro luminoso en la oscuridad y se dirige a él. Sé que el Norte está en la construcción de soluciones globales y locales, también individuales, desde la no violencia y la paz, tratando de no caer en la actitud de víctima de las circunstancias. A mí tampoco me gusta lo que está pasando en el Mundo, pero la violencia sólo generará + violencia, la división social sólo generará + sufrimiento y el odio sólo generará + odio. Como bien dijo Matthieu Ricard: «Si buscamos la felicidad en el sitio equivocado, estaremos convencidos de que no existe cuando no la encontremos allí».

Namasté, mi gente.
Nadir Chacín
Lee + https://www.facebook.com/sersiendo o Twitter @nadirchs


Escuchando «Yo vengo a ofrecer mi corazón» de Fito Páez

Comparte esto:

Ahora te toca a ti. ¿Tú qué opinas sobre lo que leíste?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba