Etiquetado: Madurar

Madurar asusta (o no hay nada que entender) #sersiendo

madurar
By Carmen María García

MADURAR ASUSTA.

Es como si estuvieras parada en la orilla de un precipicio y una leve ráfaga de viento te hiciera tambalear. Cuántos ovarios hay que tener para asomarse al abismo y ver qué hay en el fondo. Nunca nos dicen lo difícil que es hacernos cargo de nuestra vida, 100% a cargo. Creo que si lo hicieran no nos atreveríamos a nacer. Nadie se atrevería. A veces cuando me voy a dormir luego de un día agitado sólo quiero regresar al útero de la Madre. Sentirme protegida, a salvo y no tener que pensar en cosas de adultos. Luego abro los ojos en la mañana siguiente y me doy cuenta que sigo aquí y adulta. Y me dan ganas de correr de mi vida y perderme con “la chinita” en algún “bosque de la China”.

Aquí estoy en este cuerpo adulto sintiéndome huérfana hasta el tuétano de los huesos. Y me miro a mí misma en el espejo directo a los ojos y quisiera devolver el tiempo o acelerarlo o matarlo. Me peleo con esta cara y estos ojos y esta nariz de perfil en ruinas y regreso, sin quererlo, a la orilla del precipicio. No sé cuántas veces ya. Algunas mañanas me parece que soy lo suficientemente adulta para asomarme en lo desconocido aunque sea por un segundo. Y cuando eso pasa y me asomo, noto que ya no hay abismo ni miedo ni finales fatídicos. Y me siento tan inocente y virgen y fresca. La creadora de los monstruos de mi mente, esa que me ofrece ternura y en ocasiones odio. La dueña del Todo.

Cómo no podría poner el mundo a mis pies. Cómo podría no obedecer_me. El mundo es como yo quiera. Y a menudo cuando veo el mundo que he construido no lo entiendo. No me motiva. Otras veces vuelvo a mirarlo y es totalmente diferente. Me interesa. Entonces, ¿cuál es el mundo? ¿De qué está hecho? Y resulta que está fabricado con mis entrañas, que la Madre soy yo, que vibra conmigo y existe para mí con sus precipicios, sus cimas, sus bosques, sus caídas, sus tetas, sus tetas caídas y sus “no entiendo”. Y cierro un ojo y después cierro el otro para morirme a medias hasta que de verdad cierre los dos ojos juntos y me muera sin siquiera poder quejarme.

Mientras eso pasa seguiré intentando caerme de la rama como una fruta que madura a su propio ritmo. Y cuando quiera decirme a mí misma que estoy perdida y sin familia y sin suspiros y sin trono mearé las esquinas del mundo mientras grito que el mundo es mío y que lo meo cuando yo quiera. Y entonces sacaré el spray ese para quitar los malos olores y rociaré el mundo y esperaré consciente y despierta lo que sea que esté por venir.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter



¿Tus ideas? #sersiendo

o-MIND-UPLOADING-facebook

“Un ejercicio útil y esclarecedor es estudiar nuestras ideas, puntos de vista y #percepciones y evaluar cuántos de ellos pueden ser el resultado de nuestras #reflexiones individuales. A menos de que seamos una persona muy excepcional, no tendremos demasiadas. Casi todo cuanto conocemos procede de oír o leer, o sea, que un 99% de nuestro #conocimiento y #comprensión es de segunda mano. Casi todos tendemos a consumir grandes cantidades diarias de hechos y opiniones, sin dedicar demasiado tiempo a pensar realmente en ellos. A no ser que nos ganemos la vida pensando, es probable que sintamos que no tenemos tiempo para sentarnos y reflexionar sobre las cosas para que surja un pensamiento realmente original. […] Todo esto puede sonar innecesariamente desalentador, pero en realidad es todo lo contrario. Si nunca hacemos estas distinciones, podemos engañarnos creyendo que las #ideas y claras visiones obtenidas son nuestros propios pensamientos, incluso nuestras #experiencias. Pero al hacerlo estaremos impidiendo la posibilidad de progresar de verdad investigando la realidad más a fondo y de un modo personal, e incluso al final quizá perdamos la oportunidad de tener una auténtica experiencia de la #Verdad, una #sabiduría realmente transformadora.” Urgyen Sangharákshita

Tomado del libro BUDISMO: INTRODUCCIÓN A LA FILOSOFÍA, LA MEDITACIÓN Y LA PRÁCTICA DE LA TRADICIÓN BUDISTA

Namasté,
Nadir Chacín
Te espero en Facebook y Twitter

Progenitores que actúan como hijos de sus hijos

Reflexión sobre un comentario en mi blog. Para Lilia, de 24 años.

Hay padres y madres que no están listos para dejar que sus hijos/as crezcan y tomen sus propias decisiones. Ese tipo de progenitores educan a sus hijos para que éstos los vean y los traten a ellos como si fueran niños. Los papeles familiares se invierten. Llega un momento en que ya no puedes seguir responsabilizando a tus proges por lo que sucede en tu vida. Ya es tiempo de crecer. ¿Que no? A tus papás no les pasará nada si los tratas como lo que son: adultos.

Este tipo de progenitores son muy hábiles manejando la culpa en sus hijos/as. Es tu responsabilidad si cedes a esa manipulación, quien pone los límites eres tú. Poner límites a quien sea, incluso a tus papás, a tus parejas y a tus hijos, no te hace una mala persona, al contrario, es lo que te permite tener una vida más equilibrada, armónica y feliz. Así yo lo veo. A mí me cagan las manipulaciones y los compromisos obligados por alguien más, he tenido que defender mi territorio de paz hasta con las uñas y dientes, eso me ha valido muchas críticas, pero me ha dado más tranquilidad que dolores de cabeza.

Herramienta útil 1: volverte un experto/a en técnicas de negociación.

El amor y el perdón es primero con uno mismo, yo me perdono por tratar a mis padres como unos niños, yo me perdono por poner mi vida en segundo plano, yo me perdono por no darle importancia a mis propias necesidades… etc.

Herramienta útil 2: No tenerle miedo a que las otras personas -sean quienes sean- digan que eres tal o cual cosa… es sano tener una pizca de lo que otros catalogan como ” sociópata sin remedio” o como “egoísta”. :P En la cultura del siglo XXI cualquier persona que establece límites en su propia vida y con los demás a menudo -por no decir casi siempre- será catalogado como alguien egoísta. No esperar que sea de otra forma la interpretación de los demás sobre tu actitud es liberador y te hace libre.

¿Sabes qué es lo más curioso? Que el amor AMOR comienza cuando se corta ese (patológico) cordón umbilical con los progenitores o con los hijos/as, logras ver al otro y amarlo, y el otro logra verte (si quiere y hace su trabajo personal) y amarte. El amor es eso.

Nadir Chacín

“No creo que la culpa se vaya lejos si no hago espacio pá que el presente se haga ancho… no tenga nada con que chocar.” Camila Moreno (Gracias a Javier Castellanos por esta rola.)

¿Te mata la culpa? ¿No sabes cómo defenderte de la manipulacón de tus papás? Lee este post Por mi gran culpa. Segundo adelanto del libro “Senderos de paz”, de Nadir Chacín

Imagen en contexto original