Etiquetado: mente

Conciencia: más allá de la mente pensante #sersiendo

La conciencia no necesita del pensamiento. Los pensamientos necesitan a la conciencia para surgir en ella. Los pensamientos no son la conciencia. Intentaré narrar_me. Explicar mi experiencia desde que practico la meditación y la atención plena o “mindfulness”.

conciencia
By Valérie Hadida

Cuando logras observar la forma disfuncional en la que funciona la mente no entrenada entonces deja de importarte tanto si vienes o no vienes de una familia que te quiere.

O de si recibiste o no recibiste amor en tu infancia.

O lo que sea que ahora te hace sufrir.

Así  es como pierden peso todas las desgracias que te ocurrieron o pudieron haberte ocurrido hasta ahora. No sé explicarlo mejor.

Hemos hecho demasiado, creéme

Seguimos vivxs y todavía no hemos asesinado a nadie hasta este momento.

Entonces aquel instante amable de claridad existencial en el que has visto el funcionamiento de la mente (¿quizás el primer atisbo lúcido de la vida?) te permite intuir el gran lienzo en blanco que es el existir.

Después se te olvida todo tan rápidamente como llegó.

Así se repiten todas las desgracias -tanto las de verdad como las que fabrica la mente no entrenada- y luego otro atisbo breve, como una tos.

Esa nueva vez dura un poquito más.

Y así se repiten varias veces, hasta que un buen día el atisbo se convierte en un momento lúcido tan vívido y fuerte, tan bello_libre.

Y luego se va otra vez -pero ya conoces un poquito de bello_libre.

Percatación

Así comienzas a reconocer bello_libre o su ausencia en ti, bello_libre o su ausencia en los otros, en el mundo y en todas partes.

Así inicia una certeza. Así encuentras el propósito de todo. El único que existe.

Estar más atentx a cómo funciona tu mente es lo único que te interesa. ¿Por qué?

Porque ya no intuyes, sino que sabes que es la única forma de salir de la puta rueda del “hámster existencial”.

Me explico bastante mal. Es que son cosas que no pueden explicarse.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Si quieres aprender cómo meditar o practicar mindfulness visítame en mindfulnessparamujeres.com


En mi nuevo podcast entrevista con Marta Calvo, coach y formadora experta en Coaching Ontológico y fundadora de la 1ª escuela de formación especializada en esta disciplina en Barcelona.

Marta imparte actualmente talleres para madres y padres, tanto presenciales como en línea, en los que nos enseña herramientas del coaching para criar niños y niñas más felices y con una autoestima sana. Para contactarla: martacalvo@ce-coaching.com.

El Coaching Ontológico es una profesión y un oficio emergentes, basados en el marco teórico de la ontología del lenguaje, que ofrece una nueva interpretación sobre lo que significa ser humano.


"La mente creativa ama aun cuando no hay razón para amar, es feliz cuando no hay razón para serlo, crea donde aparentemente no hay posibilidades de crear y construye un cielo en la desesperación del infierno." 
~ Sangharákshita  

Creencia falsa 4: “Somos sólo existencia física, lo material: nuestro cuerpo, nuestras ideas y emociones”

blogtaika.jpgSiento que una de las creencias más limitantes para el ser humano es pensar, creer y sentir que su existencia está limitada exclusivamente a su cuerpo físico o a la parte material de su existir. Como ya explicado con anterioridad las ideas y las emociones son materia, por eso también me refiero a ellas como algo físico.

La existencia humana es trascendental, eso significa que va más allá de cualquier límite. Generalmente cuando hablamos de trascendencia se refiere al límite del tiempo, por lo que se trata de ir más allá de la vida natural de cualquier persona. En general, la trascendencia se refiere a lo eterno (que durará siempre) y, podría añadir: aquello que trasciende siempre tiene la condición de romper límites. Me gustó una frase que leí: Somos un espíritu a quién se le presta un cuerpo para vivir lo físico durante algún tiempo, pero más allá del cuerpo, el espíritu siempre es con cuerpo o sin él. Nota la conjugación en presente: El espíritu siempre es.

Entrar en un estado de conciencia radica en no creer en estos límites que obedecen al inconstante mundo de las palabras y las etiquetas, al mundo de lo físico: cuerpo, pensamientos y emociones. La mejor prueba de ello está en las personas que, habitando un cuerpo que no entra en las normas de belleza catalogadas por el paradigma occidental, son felices, danzan y sus cuerpos se mueven expresando lo que realmente son: seres libres de sus cuerpos.

El primer paso para ser libre requiere la ruptura de la identificación con el cuerpo físico. Es una de las más fuertes identificaciones que hace y construye el Ego humano: “Soy mi cuerpo”. Las identificaciones que siguen en la larga lista por romper son: “soy mis pensamientos” y “soy mis emociones”. La verdad profunda por aceptar e interiorizar es que no eres nada de eso, nadita. Me gusta la citada frase de “quitarle capas a la cebolla”, se refiere a todo lo que tenemos que quitarnos de encima para llegar a nuestro verdadero Yo, y sí, el cuerpo es una de las primeras capas que sería bueno quitarte, querida. Ya he hablado sobre los pensamientos y las emociones en los textos anteriores, ahora me concentraré en la forma de trascender nuestros cuerpos.

¿Cómo ser más allá de tu cuerpo? Seguramente has sentido que tu vida en la tierra no es tu último destino, hazle caso a tu intuición. La idea colectiva predominante es que las apariencias son lo que cuenta y la verdad es que no es así. La juventud y la belleza son efímeras, duran muy poco, si basas lo que eres en eso: tú también creerás que eres fugaz y te entrará la ansiedad y el miedo a la muerte. Tu espíritu que es lo que realmente eres, ponle el nombre que quieras: tu YO superior, tu YO espiritual, tu esencia, tu existencia inmaterial, etc.: NUNCA MORIRÁ.

TU ESPÍRITU NUNCA HA NACIDO POR ESO NO PUEDE MORIR, SIEMPRE FUISTE ESO: TU ESPIRÍTU, ANTES Y DESPUÉS DE TU CUERPO, ESO ERES.

El cuerpo físico tiene una condición: se deteriora si “crees” que lo hará. Me gusta citar un estudio científico que hicieron entre grupos étnicos del norte de México. Esta sociedad sabe (no hablo de creer sino de saber) que su etapa de más vitalidad física se encuentra entre los 40 y los 50 años de edad, ellos tienen esa sabiduría ancestral y viven a través de ella. Un grupo de científicos quería probar que el cuerpo se deteriora y no hay cura para eso, sabes, que hicieras lo que hicieras envejecerías. Quedaron sorprendidos cuando con sus aparatos sofisticados encontraron que todos los índices, las medidas y los análisis comprobaban que esta sociedad efectivamente estaba “en la flor de su vida” entre los 40 y los 50, sus registros eran parecidos a los de personas occidentales de entre 30 y 40 años.

Eso es otra prueba -para los que las necesitan- del efecto que tienen las falsas creencias sobre las personas. Si quieres que las apariencias no dominen tu vida, si quieres que tu YO espiritual triunfe, te doy algunos consejos que han acuñado los más sabios y a los cuales añado mis reflexiones sobre el mal de amores. Esos sabios que viven en el presente y trascienden su cuerpo y la materia:

  1. No te juzgues por tu apariencia.
  2. No juzgues a los demás por su apariencia.
  3. Nunca te preocupes más por tu apariencia que por alimentar tu espíritu.
  4. No persigas recompensas ni símbolos externos de éxito, no bases lo que eres en lo que los demás piensan o sienten sobre ti: ellos no te definen. Estoy hablando también de tu apariencia física, no persigas los modelos ni los canones de belleza dictados por la sociedad: tu esencia no está en tu cuerpo, está dentro de ti.
  5. Si tu ex te decía que eras gorda, fea o cualquier otra etiqueta, es hora de que la trasciendas. Él nunca te definió ni te definirá, antes no sabías sobre su ego y el tuyo, ahora sí sabes. Perdona todas sus palabras, esas que te lastimaron porque tú también las creías sobre ti misma, perdónate tú. Tú decides que te lastima, decide ahora mismo que nada de lo que tenga que ver con tu apariencia física te lastimará más, libérate de eso. Encontrarás una persona que te ame así como eres físicamente, si le muestras lo que eres por dentro te podrá amar profundamente, es el tipo de relación que deseas.
  6. No tengas conversaciones que giren sobre los logros y los éxitos de cada quién. Busca personas con las que puedas compartir lo que realmente eres y lo que ellas son. Si aún no has descubierto tu esencia personal comparte con un otro la alegría de estarlo descubriendo, tu energía hará más consciente a los demás. Hablo de las cosas que se comparten más allá de las palabras, a través de tus actos y los de los otros. Eso incluye las parejas y los amigos, todas las relaciones que construyas que sean profundamente conscientes y no superficiales.
  7. No emplees el costo y las apariencias de las cosas como tu escala de valor. Suelta los criterios preestablecidos, intenta lo nuevo. No te aferres al dinero, a las prendas, a la moda, a tu expareja, no te aferres a las dietas, las operaciones quirúrgicas estéticas, no te aferres a tu apariencia. Es bueno estar sano y alimentarse bien, es vital hacer alguna actividad física, pero no centres lo que eres en lograr un cuerpo escultural, eso no te lleva a nada, con el paso del tiempo sentirás insatisfacción aunque tengas abdominales de hierro. Construye tu estilo personal y profundo, rompe los esquemas.
  8. Disfruta de las relaciones sexuales más allá de tu cuerpo: que se comuniquen sus espíritus. Trasciende la genitalización de las relaciones sexuales (lee mucho sobre el Tao y el sexo tántrico). No tengas relaciones que te dejarán vacía, no busques amor a través del sexo, lo vital de una pareja es que las dos personas involucradas se amen y se respeten, quieran volver sagrada su relación.
  9. Si con tu expareja el sexo no te gustaba, eso no tiene que ser así por siempre. Si era el mejor sexo del mundo, ahora podrás encontrar el mejor del universo: uno que sea sagrado, respetuoso, amoroso y espiritualmente profundo, sin límites corporales. Lo bonito de las experiencias es que te dejan información sobre lo que quieres y no quieres para ti, aprovecha todo, lo malo y lo bueno. Si ves las cosas con ojos nuevos, si revisas tu pasado con generosidad y amor, podrás elegir que deseas ahora y cambiar tu presente.
  10. Resulta que no tienes pareja, pues disfruta ahora tu cuerpo con amor, mastúrbate, disfruta, date automasajes, disfruta, ve a un curso de meditación, disfruta, haz ejercicio, yoga, reiki, tai chi, disfrútate. Tu cuerpo te lo prestaron por un rato, disfrútalo sabiendo que más allá de él seguirás existiendo.
  11. No lamentes el paso de los años, la menor vitalidad, el “descolgamiento” de los tejidos, las canas o las arrugas. Disfruta cada etapa de tu cuerpo físico. Te recuerdo que si interiorizas que la vejez es un estado mental, una creencia, puedes transformar tu cuerpo, atrévete.
  12. No permitas que los medios masivos de comunicación te digan quién eres y valoren lo que eres por tu apariencia.
  13. Nunca señales ni digas palabras que hagan menos a otro por su apariencia, y no lo hagas contigo misma. Vete al espejo diario y repite: “Soy perfecta así como soy, me amo y me apruebo”.
  14. No luches por obtener reconocimiento. No eres los kilos que has bajado, ni los senos artificiales que te pusiste, no eres la operación más reciente de nariz ni la ropa que usas, ni siquiera eres esos gorditos que salen de tu cintura. Afírmalo todos los días y actúa desde el cuerpo perfecto que tienes, vive sanamente, ten hábitos que ayuden a tu espíritu. Cuida y ama este cuerpo que te fue asignado, sin aferrarte a él.
  15. Si tienes un trastorno alimentario como la bulimia y la anorexia, no desesperes ni te desanimes, es sólo temporal y tienes la fuerza para salir de eso, sólo tienes que trabajar sobre tus creencias y cambiarlas. La mayoría de estos trastornos están relacionados con esforzarte demasiado para estar a la altura de modelos que crees te aportarán la felicidad. Tu felicidad ya la tienes contigo, adentro de tu cuerpo, asi como es: la tienes en tu espíritu.
  16. La persona para ti, la que te acompañará en esta existencia material transitoria, es aquella que te ama como eres, que te respeta, crece y madura contigo, no aquel que te critica por tu apariencia física. Si esa persona se ha ido de tu vida, te hizo un favor, ahora ámate a ti misma y a tu cuerpo.
  17. Consigue un espacio para que estés a solas y coloca tu música preferida. Desnúdate y baila, baila, baila, muévete al ritmo de la música. Tu cuerpo te lo agradecerá y verás que tu espíritu es libre, siempre lo es.

Cariños,

तइका रमे

Creencias falsas:

Lo externo a mí tiene la culpa de mis condiciones de vida.
Ser un(a) soñador(a) es malo, lo mejor es ser realista.

Somos sólo esta existencia física, lo material: nuestro cuerpo, nuestras ideas y emociones.

Estamos solos, solas, y somos diferentes de los demás.

Es bueno ignorar a la gente negativa que se me acerca y a las cosas negativas que me pasan.

Es malo no saber para dónde vamos, la que no tiene metas en la vida es un(a) fracasado(a).

El famoso si vas a hacer algo, hazlo lo mejor que puedas.