Etiquetado: Poesía

“Plegaria” de Ida Gramcko #sersiendo

flor-nadir-chacin

A Haydée Solano de Chacín

No te puedo nombrar. No tienes nombre. Eres lo que se siente. Nunca lo que se explica. ¡Oh mi Absoluto Amado, a quien descubro ahora sin que ninguna forma lo limite! Perdóname la antigua reflexión.

No eres lo que se piensa. Eres lo que se ama. No eres conocimiento sino sólo estupor. No eres el perfil sino el asombro. No eres la piedra sino lo inaudito. No eres la razón sino el amor.

De la mano del Ángel yo he ascendido a tu hallazgo que nunca es un concreto tesoro sino continuamente un descubrimiento inenarrable. El Ángel, a mi lado, sintió también intensa, más intensa que nunca, más intensa que con algo o con alguien, esa visión de inmensidad. Como con nadie, no porque cada caso es singular, sino porque aquel acto fue más hondo que todos los suyos, como si recibiéramos de pronto un advenimiento de infinito.

Y es inútil pensar en encarnarte. Eres lo que nunca se puede encarnar ni nombrar porque sólo nos juntas las manos y nos haces doblar las rodillas.

Déjame sentirte, ¡oh infinitud, oh zona inmensa, dimensión sobrehumana, oh mi Dios, siempre con la piel deslumbrada tanto que el cuerpo se me vuelva luz! Déjame estupefacta, arrebatada y déjame que vibre para siempre con la palpitación mía e íntima.

Quisiera ser aquella que permanece, atónita, ante ti. La que no sabe de tu nombre, la que no sabe de tu forma, una ignorante estremecida. Y que así sea.

Ida Gramcko (1924-1994) fue una poeta, ensayista, dramaturga, cuentista y periodista venezolana.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Los gansos salvajes #sersiendo #poesía

Gracias, Sinhendra.

No tenés que ser buena persona.
No tenés que caminar de rodillas
cientos de kilómetros por el desierto, arrepintiéndote.
Solamente tenés que permitir que el animal suave de tu cuerpo
ame lo que ama.
Cuéntame sobre la desesperanza, la tuya, y te contaré sobre la mía.
Mientras tanto el mundo sigue girando.
Mientras tanto el sol y las piedritas claras de la lluvia
corren a través de los paisajes,
por las llanuras y los árboles profundos,
las montañas y los ríos.
Mientras tanto los gansos salvajes, altos en el aire limpio y azul,
vuelven nuevamente a casa.
Quienquiera que seas, no importa la soledad que te abrume,
el mundo se ofrece para tu imaginación,
te llama como los gansos salvajes, ásperos y emocionantes-
una y otra vez anunciándote tu lugar
en la familia de las cosas.

Mary Oliver

Los amorosos

A Rodolfo, Nabil y Runa

Feliz día del amor, en todas sus formas. Que circule la buena vibra por el mundo, que se regalen regalitos amorosos hechos a mano, que se escriban cartas re-cursis… que se abracen… los románticos y las románticas. Va para ustedes un corazón alado que no conoce de fronteras.

“Los amorosos callan.
El amor es el silencio más fino,
el más tembloroso, el más insoportable.
Los amorosos buscan,
los amorosos son los que abandonan,
son los que cambian, los que olvidan.
Su corazón les dice que nunca han de encontrar,
no encuentran, buscan.

Los amorosos andan como locos
porque están solos, solos, solos,
entregándose, dándose a cada rato,
llorando porque no salvan al amor.
Les preocupa el amor. Los amorosos
viven al día, no pueden hacer más, no saben.
Siempre se están yendo,
siempre, hacia alguna parte.
Esperan,
no esperan nada, pero esperan.
Saben que nunca han de encontrar.
El amor es la prórroga perpetua,
siempre el paso siguiente, el otro, el otro.
Los amorosos son los insaciables,
los que siempre —¡qué bueno!— han de estar solos.

Los amorosos son la hidra del cuento.
Tienen serpientes en lugar de brazos.
Las venas del cuello se les hinchan
también como serpientes para asfixiarlos.
Los amorosos no pueden dormir
porque si se duermen se los comen los gusanos.

En la obscuridad abren los ojos
y les cae en ellos el espanto.

Encuentran alacranes bajo la sábana
y su cama flota como sobre un lago.

Los amorosos son locos, sólo locos,
sin Dios y sin diablo.

Los amorosos salen de sus cuevas
temblorosos, hambrientos,
a cazar fantasmas.
Se ríen de las gentes que lo saben todo,
de las que aman a perpetuidad, verídicamente,
de las que creen en el amor como en una lámpara de inagotable aceite.

Los amorosos juegan a coger el agua,
a tatuar el humo, a no irse.
Juegan el largo, el triste juego del amor.
Nadie ha de resignarse.
Dicen que nadie ha de resignarse.
Los amorosos se avergüenzan de toda conformación.

Vacíos, pero vacíos de una a otra costilla,
la muerte les fermenta detrás de los ojos,
y ellos caminan, lloran hasta la madrugada
en que trenes y gallos se despiden dolorosamente.

Les llega a veces un olor a tierra recién nacida,
a mujeres que duermen con la mano en el sexo, complacidas,
a arroyos de agua tierna y a cocinas.

Los amorosos se ponen a cantar entre labios
una canción no aprendida.
Y se van llorando, llorando
la hermosa vida.”

Jaime Sabines

Recordatorio: XVI Encuentro del Círculo Humano, sábado 25 febrero 2012, en Parque México, Condesa, México D.F., de 11-14 horas, tema “Técnicas de mediación y reducción de la violencia”. Invitado especial: Aldo Quintero, actor y pedagogo con especialidad en terapia de arte, consultor en ciudadanía y educación a través de las artes para el desarrollo sostenible y en desarrollo y cooperación internacional. Evento público y gratuito.

Poema al sol – Homero Aridjis

“Oh, girasol vidente,
oh semilla amarilla,
tu nombre cabe en una sílaba, dijo el poeta

Oh, padre de las mitologías,
el sueño de la luz produce formas,
dijo el pintor

Si el ojo no fuera solar,
¿cómo podría ver la luz?
dijo el poeta

Si la luz no fuera maestra del color,
¿cómo podría pintar sus ojos?
dijo el pintor

En la gran pirámide de Giza el Sol se levanta cada día,
en el Oriente de tus ojos la noche se pone cada mañana,
dijo el poeta

El Sol no se pone en el horizonte,
el Sol no conoce la noche,
el que oscurece es el ojo, dijo el pintor

No necesito ir a ver las glorias del Sol
en los campos de la tarde, porque el Sol
de las mitologías es el ojo, dijo el poeta

El poema del Sol es infinito:
sólo podemos pintarlo con palabras,
dijo el pintor

Cuando el Sol habla,
todas las criaturas callan,
dijo el poeta

El Sol es un Ser
el Sol es luz presente,
dijo el pintor

La sonrisa infinita de la luz
es un verso que es un poema
que es un universo,

el ojo pensante es un ojo riente,
al ojo que nos piensa lo pintamos
con sus propios rayos, dijo el poeta

El Sol no tiene historia,
el Sol vive en la eternidad del momento,
dijo el pintor

El Sol cara rayada, es un jaguar
que recorre el cielo nocturno devorando sombras,
devorando instantes, dijo el poeta

Sol pasado, Sol deificado
Sol de la mente, Sol demente,
dijo el pintor

La historia de la luz
es una arqueología de los ojos,
dijo el poeta

La luz inteligente viene del Sol
con la temperatura exacta para pintar tus manos,
dijo el pintor

Una figura que proyecta sombra, una silueta
insustancial que te sigue por la calle, eso soy yo,
dijo el poeta

Qué es una sombra:
un esplendor en la espalda
y una mancha en el suelo, dijo el pintor

El Sol es la forma de su amor,
el hombre lleva en los ojos la forma de ese amor,
al final de su vida, el hombre será el espectro de ese amor, dijo el pintor
Dios no existe, dijo un tercero,
Dios vive en tu cabeza,
si no piensas en Él, morirá fuera de tu mente.

Si Dios no existe, ¿quién existe?
¿tu sombra? ¿tu espectro? ¿tu olvido?
replicó el pintor

Dios no existe,
existe un enorme vacío,
dijo el tercero

Si existe un enorme vacío,
existe ya algo,
dijo el poeta

Ésas son
puras palabras,
dijo el tercero

Si Dios no existiera,
tus palabras no existirían,
dijo el poeta

Antes del alba, mis ojos
ya se habían figurado las criaturas que estás viendo
en este momento bajo el Sol, dijo el pintor

Todo comenzó con una imagen,
todo comenzó con la palabra luz,
dijo el poeta

Cuando los perros ladran a la Luna
en realidad están ladrando al Sol,
dijo el pintor

En nuestra mente cabe el universo en expansión,
en nuestra mente en expansión caben todos los astros:
nuestra mente es un verso hacia el universo, dijo el poeta

Me di cuenta de mi propia vejez
cuando vi el primer pelo blanco en la cabeza de mi hija,
dijo el pintor
Deber de hombre,
no estar triste bajo la luz,
dijo el poeta

La enciclopedia del Sol es mi libro de cabecera,
la enciclopedia del Sol es un ojo que brilla
a través de las tapas cerradas, dijo el pintor

En los rincones de mi biblioteca,
oculto entre miles de palabras,
el poema del Sol está brillando, dijo el poeta

Es curioso que nunca antes
haya dibujado figuras más deslumbrantes
con los rayos de luz tenue, dijo el pintor

¿No es curioso que el poema del Sol
llegue de noche y con los ojos cerrados?,
dijo el poeta

El carácter volátil de las criaturas humanas,
la condición entregada de las cosas del mundo,
se las debemos al Sol, dijo el pintor

De tanto verlo, mis ojos se han vuelto solares,
de tanto nombrarlo mis palabras fulguran,
dijo el poeta

De tanto pintar sus ojos me he quedado ciego,
sus imágenes queman mis dedos,
dijo el pintor

La pintura del Sol
la acabarán los otros,
dijo el poeta

El poema del Sol
comenzó hace mucho tiempo,
dijo el pintor

Oh, sílaba amarilla,
Oh, girasol vidente,
dijo el poeta.”

Poema de Homero Aridjis

Nadir Chacín

Recordatorio: XVI Encuentro del Círculo Humano, sábado 25 febrero 2012, en Parque México, Condesa, México D.F., de 11-14 horas, tema “Técnicas de mediación y reducción de la violencia”. Invitado especial: Aldo Quintero, actor y pedagogo con especialidad en terapia de arte, consultor en ciudadanía y educación a través de las artes para el desarrollo sostenible y en desarrollo y cooperación internacional. Evento público y gratuito.

Límites

“De estas calles que ahondan el poniente,
una habrá (no sé cuál) que he recorrido
ya por última vez, indiferente
y sin adivinarlo, sometido

a quien prefija omnipotentes normas
y una secreta y rígida medida
a las sombras, los sueños y las formas
que destejen y tejen esta vida.

Si para todo hay término y hay tasa
y última vez y nunca más y olvido
¿Quién nos dirá de quién, en esta casa,
sin saberlo, nos hemos despedido?

Tras el cristal ya gris la noche cesa
y del alto de libros que una trunca
sombra dilata por la vaga mesa,
alguno habrá que no leeremos nunca.

Hay en el Sur más de un portón gastado
con sus jarrones de mampostería
y tunas, que a mi paso está vedado
como si fuera una litografía.

Para siempre cerraste alguna puerta
y hay un espejo que te aguarda en vano;
la encrucijada te parece abierta
y la vigila, cuadrifonte, Jano.

Hay, entre todas tus memorias,
una que se ha perdido irreparablemente;
no te verán bajar a aquella fuente
ni el blanco sol ni la amarilla luna.

No volverá tu voz a lo que el persa
dijo en su lengua de aves y de rosas,
cuando al ocaso, ante la luz dispersa,
quieras decir inolvidables cosas.

¿Y el incesante Ródano y el lago,
todo ese ayer sobre el cual hoy me inclino?
Tan perdido estará como Cartago
que con fuego y con sal borró el latino.

Creo en el alba oír un atareado
rumor de multitudes que se alejan;
son los que me ha querido y olvidado;
espacio, tiempo y Borges ya me dejan.”

Jorge Luis Borges

Gracias a Alberto Chimal por encontrar este poema para mí

Nadir Chacín

Padre Nuestro #NicanorParra

“Padre nuestro que estás en el cielo Lleno de toda clase de problemas Con el ceño fruncido Como si fueras un hombre vulgar y corriente No pienses más en nosotros. Comprendemos que sufres Porque no puedes arreglar las cosas. Sabemos que el demonio no te deja tranquilo Desconstruyendo lo que tu construyes Él se ríe de ti Pero nosotros lloramos contigo: No te preocupes de sus risas diabólicas. Padre nuestro que estás donde estás Rodeado de ángeles desleales Sinceramente: no sufras más por nosotros Tienes que darte cuenta De que los dioses no son infalibles Y que nosotros perdonamos todo.”

Nicanor Parra, Premio Cervantes 2011