Etiquetado: respeto

Somos árboles #sersiendo

manos-nadir-chacin

Miro por la ventana y allí están los mismos árboles de siempre, tranquilos, moviéndose con el viento en una suerte de danza verde, sólo estando/siendo frente a mí sin querer opinar ni interpretar nada ni a nadie. Así es la Naturaleza la mayor parte del tiempo: sabia y digna. Dedicaré el resto de mi vida a ir al encuentro de la Naturaleza que soy y que somos los seres humanos. Siento respeto por los árboles en este instante matutino taaaan bonito. Me comprometo a cultivar la capacidad de sentir/habitar eso mismo por mi humanidad, por la tuya y la de todos/todas de una manera constante, diaria, y no sólo por breves instantes como ahora. Tengo la voluntad de florecer y de seguir caminando con dulzura sobre este presente tal cual es. Abrir las manos y dejar(se) ir.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Barcelona Mindfulness para mujeres Meetup

MAÑANA sábado 16 de mayo “Barcelona Mindfulness para mujeres Meetup” en Parque de la Ciudadela, Barcelona, de 11 a 12:30 horas.  Más información aquí http://www.meetup.com/barcelona-mindfulness-meetup/events/222178991/

«Llegué a la ‪meditación‬ porque tenía mucha ansiedad, estrés, dolor crónico del ciático, cansancio y ataques de pánico. Al día de hoy llevo 3 años meditando y puedo decir sin duda alguna que mi vida se divide en antes y despúes de la meditación. Participar en la formación como profesora de “Mindfulness para la salud” de Respiravida Breathworks ha sido increíble, acercarme a la calidez de su gente, a su forma de enseñar y compartir algo tan sutil como es el cultivo de la atención plena o ‪mindfulness‬ a través de la meditación, ha abonado la esperanza en mí y eso es lo más valioso que pueda cultivar una mujer que se ha sentido rota e inadecuada durante una etapa difícil de su vida. Celebro que hoy en día cada vez más personas puedan aprender a sufrir menos y a ser más felices, por eso deseo compartir lo que he aprendido especialmente con las mujeres.» Nadir Chacín

Basta de excusas: maltrato infantil #sersiendo

alecus22082013maltratoAyer venía pensando en el metro cómo las creencias que tenemos sobre algunos temas limitan nuestras acciones y nos generan más sufrimiento a nosotros y a los demás. Un ejemplo: Si piensas y crees que el sentimiento de amor de los padres y las madres hacia sus hij@s es algo *instintivo* y *natural*, te romperás el coco, te paralizarás y sufrirás pensando cómo es que esta persona (a menudo una pareja o una ex pareja o un familiar) maltrata a sus propios hijos (o familiares). La verdad es que no hay mucho de instintivo en la maternidad y la paternidad ni tampoco en el amor.

El amor compartido y recíproco, el respeto por el otro o la otra, es algo que se construye con el esfuerzo mutuo. Si fuera algo natural y que “viene ya dado” al procrear o por los vínculos “de sangre” no habrían personas en todo el mundo que por nombrar un tipo de maltrato físico extremo: queman a l@s niñ@s con una plancha caliente porque derramaron un vaso de agua. ¡No olvides que también existe un maltrato menos visible pero igual de dañino: el maltrato psicológico (emocional)! ¿No te cabe en la cabeza que eso suceda? Pues + vale que te quepa y lo aceptes: reflexiona en ello.

Pensar lo que piensas y creer lo que crees sólo te deja inhabilitada/o para tomar decisiones contundentes y efectivas que te protejan a ti y a tus hij@s: me refiero a usar la inteligencia, la ecuanimidad y la asertividad (¡también las leyes, que para algo existen!) como guía de tus acciones… y no sólo la frustración, la rabia y la indignación.

Si sientes SÓLO indignación no has visto con claridad lo que está sucediendo y, lo más peligroso, en el fondo sigues esperando que ESA PERSONA se comporte de una manera que tal vez no vayas a ver nunca. ¡Quizás convenga revisar los valores y las creencias que has estado sosteniendo hasta ahora y cambiarlos por otros que te saquen de la condición de “víctima de” (alguien/algo) y regresen las riendas de tu vida a tus manos! ¡Piénsalo! ¡Tú decides!

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Información tomada de UNICEF
-Maltrato físico: toda agresión que puede o no tener como resultado una lesión física, producto de un castigo único o repetido, con magnitudes y características variables.
-Maltrato emocional: el hostigamiento verbal habitual por medio de insultos, críticas, descréditos, ridiculizaciones, así como la indiferencia y el rechazo explícito o implícito hacia el niño, niña o adolescente. También se incluye el rechazo, el aislamiento, aterrorizar a los niños o niñas, ignorarlos y corromperlos.
-Abandono y negligencia: se refiere a la falta de protección y cuidado mínimo por parte de quienes tienen el deber de hacerlo y las condiciones para ello. Existe negligencia cuando los responsables de cubrir las necesidades básicas de los niños no lo hacen.
-Abuso sexual: es toda forma de actividad sexual entre un adulto y un niño, niña o adolescente. Incluye la explotación sexual.

Las enseñanzas del chinche #sersiendo

La familia Pentatomidae
La familia Pentatomidae

Buen día, mi gente. Aquí son las 11:15 am y todo sereno. Hoy han venido estos Chinches (Pentatomidae) a mostrarme su estrategia: son hábiles para el camuflaje y poseen un cuerpo blindado que, cuando los molestas, emite un líquido que contiene cianuro. Aprendizaje: trata de evitar el conflicto directo primero, sé inteligente, pasa desapercibida/o, usa la confusión del otro o de la otra a tu favor… pero si no resulta… si “el depredador” insiste, “fumígalo” con un “¡Aléjate!” muuuuuuy contundente. Clave: Establece límites claros en tus relaciones interpersonales, cómo quiero ser tratada/o por los demás y cómo quiero tratar yo a los demás. Respeta tus propios límites. El respeto empieza por respetarte tú a ti misma/o.

Visita la serie Nature Wisdom

Namasté,
Nadir Chacín
Te espero en Facebook y Twitter

Volver invisible a los demás #sersiendo

mujer-invisible

Visita la serie Educación

 

· Educación ·

 

Lo que + me molestaba de la Escuela era esa insistencia atroz y cotidiana de las maestras en tratar de convertirme en otra niña. Una niña que se pareciera + a las niñas que ellas tenían en su mente (una idea). Ese simple acto me demostraba que yo no les importaba, no eran capaces ni siquiera de VERme. Que un otro o una otra se vuelva invisible para nosotros es violencia y una soberana falta de respeto.

Nadir Chacín
Te espero en Facebook y Twitter

Velitas de mayo 2013 #sersiendo

velitas

A Eladi

Ahí les van mis velitas tardías de mayo. Deseo que no perdamos tanto tiempo en juzgarnos los unos a los otros, en clasificar, en ver quién lo hace mejor o peor, deseo que nos centremos en dar + amor a través de pequeños actos a nosotros mismos y a los demás. Deseo que quienes han perdido la esperanza la recuperen para siempre, deseo que (re)encontremos el lenguaje de la vida, el respeto y la compasión. Deseo para nosotros, todas y todos, un despertar alegre. Como escribió divinamente el poeta sufí Rumi: “Más allá del actuar bien y el actuar mal, se extiende un campo. Allí [mi gente] nos encontraremos”. Luz para sus proyectos, para sus vidas, para sus cuerpos, mentes, almas. Así ya es. Namasté.

Si te gustan mis velitas, compártelas por favor en las redes sociales para que circule la buena vibra o sube las tuyas, tus buenos deseos y comparte esperanza con los miembros de tu Manada. Gracias.

Feliz jueves de libros,
Nadir Chacín
Lee + https://www.facebook.com/sersiendo o Twitter @nadirchs

Sobre la culpa y la autoestima #sersiendo

6f8e3bf2d72ab6a0e5798d6db40af600

Neta de martes | Cuando A le dice a B “estoy preocupado/a por ti”, eso no es amor, es una manipulación. Esta frase, muy utilizada, genera culpa en B y es motivada por la culpa que siente A. Si A quiere dar amor, léase amor y no una falsificación del mismo, que escuche a B con paciencia y -cuando sea el momento, el momento de B- le pregunte: ¿qué podría hacer para que te sientas apoyada/o por mí en esta situación? A te ama cuando te deja elegir y cuando te apoya en la forma en que tú lo necesitas, no en la forma en que A elegió que tú lo necesitas. Eso es amor. A y B, cada uno personalmente, deciden qué dan, qué no dan y qué necesitan. El encuentro amoroso se da cuando ambos aprenden a comunicar sus necesidades personales sin atropellar al otro o a la otra. A no tiene por qué ayudar a B necesariamente, pero generar más culpa no ayuda a B ni tampoco a A. Cada quien es responsable de su sentimiento de culpa y cuando lo canalizan mejor este sentimiento puede ayudarlos a crecer y a moverse de la situación actual. Decir demasiados “sí” hace que cada nuevo “no” sea dolorosísimo. Estrategia: 1) practicar la compasión por uno mismo y por el otro o la otra, 2) aprender a escuchar desde el corazón y no desde la mente (la imagen falsa que tengo de mí + la imagen falsa que tengo del otro o de la otra, 3) hablar menos y escuchar más.

Nadir Chacín
Lee + https://www.facebook.com/sersiendo o Twitter @nadirchs

 Tu donación me está ayudando a mejorar mi blog. Gracias.


Escuchando “Un deseo” por Cultura Profética #nowplaying

¿Cómo hago que (nombre) me respete? #sersiendo

Ilustración: Fito Espinoza
Ilustración: Fito Espinoza

Los límites tienen que ver tanto con la forma en que tratas a los demás como con la manera en que permites que los demás te traten a ti. Los límites que estableces en tu forma de comportarte no son para tus seres queridos, son para ti. Sin límites claros, cada quien los suyos, las personas no encuentran un espacio digno y sano donde resolver los conflictos durante su interacción. Sin límites no es posible la negociación, ni la equidad entre las partes que conforman un vínculo amoroso. Sin límites no hay amor genuino por el otro o la otra. ¿Por qué es útil darnos tiempo para reflexionar sobre los límites? Porque los vínculos amorosos edificantes, los que te permiten ser feliz, sólo pueden construirse entre dos humanos que se respetan. Todos tenemos unos límites de comportamiento trazados, con ellos nos hemos estado relacionando con las demás personas hasta ahora. ¿Cómo sabes si esos límites te están funcionando? El síntoma más evidente de que no funcionan bien es sentirte “abusada(o)” o “utilizada(o)” continuamente o si vives situaciones donde la culpa te agobia o sientes deudas asfixiantes hacia alguien más. La raíz de tu conflicto interno estriba en que no eres consciente de cuáles son tus límites en la interacción con los demás y mucho menos de los efectos que éstos tienen sobre tu vida. Sin un estado vital de consciencia despierta, no hay responsabilidad real sobre la decisiones que tomamos ni capacidad para la transformación individual. La mayor parte del tiempo: actuamos como personas anestesiadas que obedecen automáticamente y sin reflexión a viejos condicionamientos.

¿Cuál es el origen de esta historia? La capacidad para poner límites se aprende durante la infancia a través de la imitación que hacemos de los comportamientos de nuestros progenitores o figuras fundantes. No aprendemos de las palabras ni de los discursos de nuestros progenitores, aprendemos de sus comportamientos. La ambigüedad entre aquello que se nos dice y lo que nosotros observamos en la dinámica familiar es la principal fuente de confusión, los niños la perciben y aprenden precozmente a utilizar dicha ambigüedad para conseguir lo que desean, aprenden a manipular. El chantaje emocional entorpece el desarrollo sano de los niños como personas independientes y que confían en sí mismos. El chantaje es lo opuesto al amor. La buena noticia es que, aunque hayas aprendido un patrón de comportamiento disfuncional en tu niñez, tienes la posibilidad de re-aprenderlo y de construir vínculos amorosos más sanos durante tu adultez.

¿Cómo puedo re-aprender rápido? Tu relación contigo, la valoración que tienes de ti misma(o) [autoestima], es la base del edificio sobre la que construyes tu vinculación con los demás. Acelerar el proceso de re-aprendizaje es como querer apurar a un río, no se puede. Re-aprender tiene su propio tiempo y espacio. No te angusties si sientes que no avanzas. Has pasado mucho tiempo utilizando los límites construidos, así que reflexionar sobre ellos, establecer nuevas reglas del juego y ejecutarlas con tus seres queridos hasta que se vuelvan hábitos sanos, toma tiempo, esfuerzo… y duele. Re-aprender las creencias que tenemos sobre el amor y sobre las relaciones interpersonales es un proceso doloroso porque nos hace cuestionar la manera en que hemos vivido.

¿A qué puedes enfrentarme durante el re-aprendizaje? Es posible que cuando comiences a establecer límites más claros en tus relaciones con tus seres queridos, esas personas se sientan ofendidas, lastimadas y abusadas. No te entregues al drama y al “por qué a mí”. Sé firme en tu decisión sobre cómo quieres relacionarte con esa persona, sé compasiva(o), pero firme. Notifícale a la otra persona que estás ejecutando nuevas estrategias en tu manera de vivir y que no es nada personal contra esa persona. Deja claro las características del límite que has decidido establecer y sigue adelante. No te justifiques ni le eches la culpa a nadie por ello, responsabilízate de tu decisión. Madura, madura. No estés cada cinco pasos justificando lo que haces, sólo hazlo y sé congruente con tu decisión. Todos los límites que pongas también debes respétarlos tú, recuerda que los límites son para ti, no para los demás. Prepárate con anticipación para tu proceso de transformación. Hazte de recursos (libros, podcasts, terapia psicológica, asistir a un grupo de ayuda…) que te sirvan de apoyo para mantenerte alerta y no sucumbir ante la culpa. Empezar a poner límites genera mucha culpa porque nos han enseñado que el amor profundo no pone límites, que el que ama tiene que darlo “todo”, y esto es una creencia falsa y destructiva. Para poder amar sanamente se requiere de límites claros entre las dos personas y de respeto mutuo. Amar es auto-respetarse y respetar al otro u a la otra.

¿Cómo empiezo? Escribe tus creencias sobre los límites en las relaciones interpersonales en un papel. ¿Cómo me relaciono con mis amigos, progenitores, pareja, hijos…? Ve al detalle. Quizá te sea más sencillo pensar en situaciones actuales y describirlas.
Ejemplo de situación: “Mi pareja me revisó mi correo electrónico y me reclamó porque todavía le escribo a mi ex”.
Preguntas indagatorias: ¿Cómo te hace sentirse que tu pareja revise tu correo sin tu consentimiento? ¿Cuál es el origen de dicho conflicto? ¿Cuál es tu responsabilidad en ese problema y cuál es la parte que le toca a tu pareja? ¿Qué es lo que realmente te molesta de su actitud? ¿Qué conversación con tu pareja has estado postergando? ¿Crees que las parejas deben saberlo “todo” el uno sobre el otro? ¿Crees que “es mejor pedir perdón que pedir permiso”? ¿Te da culpa decirle que respete tu intimidad? ¿Cómo te comportas con el espacio de intimidad de tu pareja? ¿Qué podrías hacer para cambiar esa situación a corto plazo y que no vuelva a suceder? ¿Cuáles son tus límites?
Escribe todo lo que te venga a la mente , deja descansar un día el texto y reléelo. Luego escribe las nuevas reglas de interacción con tu pareja, escribe cómo quieres vincularte de ahora en adelante con esa persona en cada tema específico. Algunos ejemplos para la situación anterior: «No revisaré “las cosas” de mi pareja sin su consentimiento», “Pondré una nueva clave a mi correo”, “Hablaré con mi pareja sobre el respeto a la intimidad ajena”, “Conversaré con mi pareja acerca de la intimidad y estableceremos un nuevo acuerdo y lo escribiremos para comprometernos con su ejecución”.

Buen miércoles,
Nadir Chacín @nadirchs
Lee + en https://www.facebook.com/sersiendo