Etiquetado: Sexualidad consciente

Descubriendo tu sexualidad #sersiendo

Hace unos meses que estoy experimentando con mis maneras de vivir la sexualidad. Tengo la convicción de que la sexualidad es una de las formas en que el cuerpo y la mente se curan a sí mismos. Hoy vengo a hablarte de mis descubrimientos sexuales y eróticos, que espero te inciten a experimentar más con tu sexualidad.

Leyendo y releyendo mi libro de cabecera “Mujeres que corren con los lobos” descubrí hace un tiempo a la diosa Baubo de la mitología griega.

Me encanta Baubo porque representa la transgresión a todas las normas morales relacionadas con la sexualidad que nos han sido impuestas a todes, especialmente a las mujeres.

También Baubo está conectada con la capacidad de reírnos, con la risa, la carcajada. Con la liberación de la tensión emocional.

Cada vez que nos reímos pícaramente CON nosotres mismes y no DE nosotres (que es diferente) Baubo está guiando nuestros comportamientos.

En la mitología griega se dice que cuando Deméter estaba desesperada y triste buscando a su hija Perséfone, Baubo la ayudó haciendo gestos extraños e indecentes que le causaron la risa.

Yo soy una amante empedernida de la indecencia

La Reina de las “malas” costumbres. Gracias por reírte. ¡Ser así me ha salvado de la muerte y no exagero!

Creo que la mayor parte de las personas que están deprimidas o ansiosas lo que tienen (o tenemos) es una represión moral y sexual abrumadora.

Reprimimos especialmente los asuntos relacionados con la sexualidad y la expresión natural de nuestra naturaleza erótica y juguetona.

Bajo mi punto de vista, todes estamos malfollades. Y esto debería considerarse un problema grave de salud pública. Una lacra social.

¿Por qué no te ríes?

La sexualidad nos fue dada por alguna razón, no sólo para procrear.

Los seres humanos somos de todos los animales quienes tenemos un cuerpo más adaptado para el placer y el auto-placer en términos evolutivos.

¿Por qué no deberíamos aprovechar nuestro cuerpo y disfrutarlo? Para algo hemos nacido así con un cuerpo diseñado para el placer y el gozo.

Cuando estaba de estudiante en la Escuela de Antropología sentía una fascinación por los Bonobos. Son una especie de chimpancé, con quienes estamos emparentades genéticamente de una manera que te parecería asombrosa y que tienen diferentes posturas para realizar el coito.

La mayoría de los mamíferos no se miran de frente ni a los ojos cuando se aparean. Los Bonobos sí. Además de ser expertos en el Kama Sutra (risas), también son los chimpancés más pacíficos. ¡Por algo será!

sexualidad
La diosa Baubo de la mitología griega

Follar es rico

La sexualidad, cuando se vive sin culpa, nos vuelve “mejores” personas. No me gusta esta expresión, pero queda bien aquí para aclarar la idea.

Follar placenteramente, con consentimiento y con la intención de cuidarnos les unes a les otres y darnos placer (sexualidad consciente y ética) nos ayuda a conectar no sólo con nuestro cuerpo, sino con los cuerpos de las demás personas de una forma íntima y humanizadora que no es posible con otros métodos y prácticas.

También nos hace seres vivos más tranquilos, menos violentos. La sexualidad consciente funciona como una válvula de escape para las tensiones individuales y sociales. Como les pasa a los Bonobos.

Para comenzar a experimentar con la sexualidad propia conviene adentrarse en el mundo del auto-placer y el auto-erotismo. Es decir, volvernos unes maestres de la masturbación y otras prácticas de auto-placer.

Durante siglos hemos sido sometides a una serie de mensajes de control social que han “demonizado” la masturbación y las demás prácticas y comportamientos relacionados con el sexo y el erotismo.

Ya es hora de “desmontar” ese sistema de tortura legal, aceptado socialmente y maquiavélico con el que unas personas dañan a las otras. Y con el que, además, hemos aprendido a dañarnos nosotres a nosotres mismes. ¡Una locura colectiva!

La masturbación no es un práctica demoníaca

Las monjas de colegio donde estudié nos decían que las “niñas buenas” no hacían esa clase de cosas y que te podían “salir pelos en las manos”. Como si la masturbación nos regresara a nuestra naturaleza animal perdida. ¿Hemos perdido la naturaleza animal? Yo creo que no.

Somos animales racionales y emocionales complejos. Pero seguimos siendo animales. Nuestro cuerpo y nuestra mente han evolucionado de una manera tal y tan perfecta que nos permiten conectar con el placer de muchas formas. Pero socialmente entregarnos al placer o al auto-placer está mal visto y eso ha sido nuestra cárcel y nuestra “condena”.

Quiero trasmitir que la revolución personal y social (el cambio hacia un mundo más sano y armonioso) se hace transgrediendo las ideas obsoletas que hemos aprendido y sustituyéndolas por unas nuevas.

Para poder liberarse de las “cadenas” que nos oprimen tenemos que movernos de lugar, tenemos que aprender cosas nuevas. ¿Por qué no comenzar por conocer mejor nuestros cuerpos y sus capacidades para el auto-placer?

Sexualidad: cuerpo, mente y corazón

Profundizar en el conocimiento de nuestra sexualidad es un ejercicio político. Nos posiciona en el mundo y ante el mundo de una manera diferente.

Siempre he pensando que no existe auto-gobierno si no somos capaces de agarrar un espejo y vernos nuestros propios anos o vulvas o órganos sexuales.

Y cuando hablo de auto-gobierno hablo de nuestra capacidad para convertirnos en ciudadanes actives y involucrades con lo que sucede en el mundo. ¡Imagínate qué importante es esto!

También me he dado a la tarea de reflexionar sobre el poder curativo de una sexualidad sin culpas, consciente y placentera. Ya decía Freud o Lacan, no recuerdo, que “el cuerpo es el escenario de la mente”.

Yo agrego que la mente también es el escenario del cuerpo. Están conectados. Tenemos la capacidad de “entrar” a la mente a través del contacto amoroso con nuestros cuerpos.

No todo es hablar, intelectualizar, racionalizar. El cuerpo es muy elocuente y tiene muchos lenguajes. Puedes bailar, tocarte, hacerte masajes, tocar a otros, follar, masturbarte…

Si las relaciones sexuales y los encuentros eróticos se hacen con consciencia, cuidados y  consentimiento de las personas involucradas (obvio) pueden ser una GRAN medicina. No sólo para los “males” del cuerpo, sino también para los de la mente y del corazón. No me creas, pruébalo y verás.

Empieza por masturbarte, por tocarte

Un día me di cuenta que sólo me tocaba el cuerpo para echarme crema y me pareció auto-limitante. También estuve 4 años célibe por decisión propia. Por eso puedo escribir este post sin tapujos de ningún tipo. Conozco lo que es estar fogosamente conectada con tu cuerpo y también fríamente desconectada de tu cuerpo.

Si vivimos sólo en la mente y en sus proyecciones, nos desconectamos del cuerpo. Y esa desconexión nos enferma de múltiples maneras.

Si exploras tu sexualidad con otras personas toma las medidas pertinentes para protegerte de las enfermedades de transmisión sexual y de los embarazos no deseados, pero no dejes de explorar… explora. Explórate. Explora el cuerpo de los demás con su consentimiento.

Explora tu sexualidad con consciencia, ética e intencionalidad. Hazlo como un acto de reconocimiento y legitimación hacia las capacidades con las que has nacido. Explora tu sexualidad como un acto de amor propio, de amabilidad hacia ti misme. ¡Te lo mereces!

Todo mecanismo de opresión y de control social e individual que te aleje de tu cuerpo o lo convierta en un “terreno de batalla” invariablemente se convertirá en una enfermedad física o mental o del tipo que sea.

Estoy francamente convencida de que aprender a tener una sexualidad consciente y sanadora es el mejor regalo que una persona puede hacerse a sí misma y a las personas que ama y a la humanidad.

¡Hala, a comprar vibradores! No lo dejes para mañana. Comienza ya. Descarga el libro “Coño potents” de Diana J. Torres

Esto también es contigo y sobre ti

Y si eres hombre heterosexual, no creas que este post no habla sobre tu sexualidad también. ¿Sabías que los hombres pueden ser multiorgásmicos? ¿Sabías que tu ano es una zona de placer y que también puedes auto-explorarte la próstata y permitir que las mujeres lo hagan? ¿Conoces bien tu cuerpo y sus capacidades para el auto-placer y para dar placer a otras personas? ¿Has reflexionado sobre la creencia de que el placer está relacionado sólo con tus genitales? ¿Has leído información sobre el consentimiento en las relaciones sexuales? ¿Has leído el libro “Los dioses de cada hombre” de Jean Shinoda o “Hombres con corazón” de Fina Sanz?

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Un mundo en el que pueda llevar lo que quiera, decir lo que quiera y expresar un deseo sin temer por mi seguridad física o reputación, será el mundo en el que el deseo y la sexualidad femenina tendrán su máxima expresión. Ese mundo que queremos construir es lo opuesto al puritanismo. ~ Natalie Portman