Mercancía que no se exhibe, no se vende #sersiendo

By Sergio Larraín
By Sergio Larraín

Mi abuela solía repetir el refrán popular que utilicé de título. Significa que si una/o desea vender algo tiene que exhibirlo. Esa sería la interpretación directa del refrán que hace mi cerebro, pero yo lo entiendo/incorporo mejor si dejo que sea mi corazón quien lo interprete. “Mercancía que no se exhibe, no se vende” significa que si deseo que algo pase yo tengo que hacerlo suceder. La vida [todas las vidas no sólo la mía] funciona de maneras raras [¿estarás de acuerdo?] y como yo no creo en las casualidades: siempre me muevo hacia donde me dice mi intuición que vaya. A veces no tengo claro si es la decisión correcta, la verdad, pero me he dado cuenta que “la parálisis por el análisis” es peor que equivocarme de decisión.

Exhibir es una acción. Vender, otra. Pero la segunda no pasa sin la primera. ¡Espabílate! Una acción te llevará a otra. Todas las causas siempre terminarán siendo consecuencias y las consecuencias, causas de otras cosas más adelante. No es tonto preguntarse: ¿Quién dirige todo ese movimiento? ¿Ese “moverse” de lugar” ¿Ese dirigir la vida? ¿Ese “buscar lo que necesito”? ¿Ese “exhibir para vender” al que alude el refrán? Pues tú. Cada quien dirige su vida, como si fueras un director de orquesta haz tu mejor esfuerzo para que todos los músicos [circunstancias] de tu vida suenen coordinadamente y entonces surja la belleza de la música [estar REALMENTE viva/o]. A veces esa belleza dura un minuto, a veces tienes el privilegio de sentirla durante más tiempo.

Vale la pena [más bien: vale la alegría] ir tras lo que una/o desea y necesita en esta vida para sentirse mejor, más satisfecha/o. Da igual si encuentras lo que necesitas a través de los anuncios gratis, en una cita a ciegas o limpiando vitrinas a destajo en tu barrio. El tema es salir de la zona de confort y arriesgarse, aunque sea un poco, ¿no?
Esta mañana pensaba: ¿cuál puede ser la noticia más positiva que una/o puede darle a alguien? ¿Que se ganó la lotería? ¿Que finalmente logramos revertir el cambio climático? ¿Que estoy embarazada? ¿Que tengo nuevo empleo? Casi todas las buenas noticias dependen de su contexto, lo que es bueno para unxs puede no serlo para otrxs. Pasa lo mismo con las malas noticias. Sin embargo, hay una Buena Noticia Universal, una que nos une a todos los seres humanos: EXISTE en este mundo alguien que necesita lo que tú deseas dar y alguien que desea dar lo que tú necesitas.
Aprovecha esa riqueza que es tuya sólo por estar viva/o, ahora y aquí.
Feliz fin de semana, mi gente.

Nadir Chacín

¿Tú qué opinas?