Transiciones: agua, fuego, aire y tierra #sersiendo

Esta semana he dejado un hogar para irme a otro. Así que he venido a hablarte sobre las transiciones y sus particulares formas de volverse humanas.

transiciones

Anoche pensaba en las transiciones. Acción y efecto de pasar de un modo de ser o estar a otro distinto. A menudo hablamos de las transiciones como algo que se produce en un momento dado y puntual y luego cesa.

Me viene a la cabeza ahora el agua del mar. Tan versátil y libre. Con sus cambios de humor. Con olas que, en plena zona de resaca, se rompen las unas a la otras sin culpa.

O el fuego con su chispoteo loco y vibrante. Con su volverse brasa a la que si se le arrima algo inflamable se enciende de nuevo.

O el aire que va y viene sin pedir permiso, que enfría y calienta, que se inmiscuye en nuestros suspiros, toses, estornudos y otros aires corporales, que al salir de improviso o a propósito, hacen reír a la gente de sangre liviana.

O la tierra, temblorosa, movediza, desértica y quebrada. Húmeda como mis entrañas cuando las libera el deseo.

Y resulta, entonces, que si algo soy es una transición viva que camina, habla y se mueve. Cómoda en el cambio.

Soy movimiento como las experiencias de la vida en transitivo: que suceden y se transfieren de uno a otro. Gracias a quienes transicionan conmigo por estos lares temporales.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Barcelona Mindfulness para Mujeres Meetup: Inicia lunes 5 de marzo de 19 a 20 horas en Mailuna (C/Valldonzella 48), cerca de Plaza Cataluña. Una clase de meditación y mindfulness por semana, cada lunes (menos festivos). Bonos de 4 clases con caducidad de dos meses. Apúntate a aprender y practicar estas poderosas herramientas de autogestión de la salud, de la ansiedad y del estrés. La última clase será el 30 de julio.


"Ser una persona perfecta es haber cambiado muchas veces." John H. Newman

Aprendizaje sobre el apego #sersiendo

By Marta Everest
By Marta Everest

· Aprendizaje · Cuando alguna experiencia te esté haciendo sufrir trata de prestar atención ‪#‎mindfulness‬ a si estás aferrada(o) a una idea tuya de cómo crees que tendría que ser dicha experiencia.

La mayoría de las veces el sufrimiento proviene del apego hacia una idea, una creencia, un deseo de que las cosas sean como yo quiero y no como realmente son.

Eso nos aleja de la vida y de la realidad, incluso del resto de los seres humanos, y nos mantiene atrapados en un mundo ficticio que sólo existe en nuestra mente. Let it go. Drop it. ¡Abre tus manos y suéltalo!

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

¡Tómate la vida con + desapego! #sersiendo

Libre
Libre

«Un niño se toma un juego muy en serio porque para él es real, pero el adulto [consciente y atento, despierto] puede unirse a él sabiendo que se trata de un juego. Asimismo, una vez que has percibido los juegos de la gente puedes seguir participando en ellos, pero sabes que sólo son juegos y puedes retirarte de ellos, al menos interiormente. Puede que en el sentido objetivo hagas todo cuanto sea necesario, pero en el subjetivo no te dejas atrapar por el juego. Éste es el significado de tomarse la vida con más #desapego. Aún formarás parte del juego, pero en tu corazón lo has abandonado.»
Urgyen Sangharakshita en su libro «Budismo. Introducción a la filosofía, la meditación y la práctica de la tradición budista»

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Negociación vs Seudo-negociación #sersiendo

pareja-crisis

No hay que confundir la negociación con la seudo-negociación en las relaciones de pareja. Negociar es ponderar las necesidades e intereses de cada miembro de la pareja cuando surge un conflicto entre ambos, luego llegar a una decisión (solución) reflexionada, consensuada y compartida y, en consecuencia, es también asumir ambas partes la responsabilidad sobre dicha decisión y sobre los efectos que ésta tenga en la vida de ambos (juntos y por separado). Seudo-negociación es cuando el otro o la otra hace ***como que*** decidimos juntos (hasta ahí todo va muy bien), pero cuando las cosas salen mal «la culpa» es del otro o de la otra y si las cosas salen bien entonces «el mérito» es mío. ¡Ojito, pongan atención a esta sutil y fina diferencia! La seudo-negociación es un tipo de manipulación (chantaje emocional), no es una negociación real.

Cuéntame: ¿Te ha pasado? Déjame un comentario al final del post > aquí. Si te fue útil este post compártelo en tus redes sociales, seguro ayudamos a alguien más.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Te sugiero leer también:
Micromachismos en la relación de pareja #sersiendo
Los 9 mitos del Amor Romántico #sersiendo
¿Mujer = intermediaria? #sersiendo

Egoísmo consciente #sersiendo

A

| Aprendiendo |

Me sirve mucho recordar que los patrones de conducta de las demás personas son SUS patrones y también SU responsabilidad, no tienen que ver directamente con lo que yo haga o deje de hacer. En otras palabras, no es personal el asunto. Estas personas han decidido tener esa conducta. Lo que yo haga o deje de hacer tiene que ver con mis propios patrones de conducta y lo que decida hacer con ellos. Hace bien separar las cosas para no alimentar los «monstricos» internos que desencadenan una baja de la autoestima.

Las personas en general estamos + pendientes de nosotros mismos que de los demás, aunque a veces la manipulación y el victimismo de los demás o los propios nos haga enredarnos y creer lo contrario. Si creo que dentro de mi ética personal está velar por la dignidad de los demás y relacionarme de una manera sana con ellos, me daré cuenta que mis motivaciones internas son otras… y no las que creo… revisando mi actitud tanto conmigo misma como con los demás en el instante en que estas personas (o yo misma) no hacen lo que pienso que tienen que hacer. A veces es más fácil verlo en los demás. ¡Esa es una buena guía para ver si estoy siendo congruente o por el contrario me he alejado de mi propia ética!

El amor propio o la autoestima pasa por la congruencia y por poner límites claros. No es lo mismo ser una persona tirana (egoísmo egocéntrico) que tener una valoración positiva de ti misma/o y cuidar o velar por tu integridad en todos los aspectos de la vida (egoísmo consciente).

Tratemos de desarrollar el egoísmo consciente, que es el estado desde el cual realmente podemos elegir el comportamiento que deseamos tener frente a unas circunstancias determinadas como, por ejemplo, un conflicto con un amigo o un familiar.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


«El amor beneficia más al que ama que al que es amado.” Anthony de Mello

Llegó el día: Quinto Encuentro del Círculo Humano

Quinto Encuentro del Círculo Humano, HOY sábado 26 de febrero 2011, 11 am, Parque México, Col. Hipódromo Condesa, México D.F.

EVENTO GRATUITO Y PÚBLICO

Tema: La soledad como conquista: retos, oportunidades, mitos y miedos.

TE ESPERAMOS.

El punto de encuentro es en la fuente que está en el Parque México cerca de la calle Sonora. Busca la única biblioteca que tiene el parque y estaremos sentados muy cerca. Ven con ropa cómoda porque nos sentaremos en las piedras y en medio de los árboles. Si te pierdes háblame al cel. 04455-40588128 y te aviso donde estamos.

Nota: Para llegar puedes tomar el metro y bajarte en estación Chilpancingo, luego caminas sobre calle Chilpancingo hasta el final y encontrarás el Parque México. En metro bus es la estación Sonora y caminas sobre Sonora y verás el parque y la fuente.

Nadir Chacín

Algo así suena la Col. Del Valle desde las 6 am. :) Me encanta despertarme temprano y escribir con la música de los pajaritos de fondo.

En el reino de los ciegos la vidente es la reina

 Ayer fuimos a ver La Ceguera (Blindness, 2008, Brasil, Japón y Canadá), una adaptación cinematográfica del libro Ensayo sobre la ceguera del escritor portugués José Saramago publicado por primera vez en 1995, sin duda uno de sus libros más vendidos. Cuenta la historia de una extraña epidemia de ceguera blanca que asola a todo un país, se quedan ciegos uno a uno, menos una mujer que para acompañar a su esposo enfermo finge estar ciega. El Estado decide que la reclusión de la gente que se está quedando ciega es la mejor decisión hasta que se sepa cómo se contagia el mal. La narración sigue la vida de un grupo de ciegos hacinados en una especie de hospital público, viven su propia guerra interna por el alimento, las camas, en las condiciones más infrahumanas que puedan imaginar.
La ceguera sirve en esta historia como una metáfora del egoísmo humano llevado hasta el límite de ya no ser capaz de ver al otro que sufre, al otro que necesita, e incluso que ya no puedes ni verte a tí mismo de manera crítica. No se refiere sólo a la enfermedad física, va más allá para dejarnos ver una enfermedad mental, social, espiritual que aqueja a la sociedad actual enferma de individualismo.
La versión en cine la dirigió Fernando Meirelles, un director brasilero que logró mi simpatía con El Jardinero fiel (2005) y mi devoción total con Ciudad de Dios (2002). El guión lo realizó Don Mckellar, escritor, actor, director canadiense, que fue co-escritor de una película que me gusta mucho El Violín Rojo. Aparece como actor en la película canadiense Exotica de Atom Egoyan, una de mis favoritas. En definitiva mucho talento junto en este film, sumado a la participación de los actores estelares Julianne Moore (Hijos de los hombres de Cuarón, Vidas cruzadas de Altman, Magnolia de Anderson) y Mark Ruffalo (You can count on me de Lonergan, XX/XY de Austin Chick, El asesino del zodíaco de David Fincher). Como ahora soy mexicana: Bravo, Gael.
Cuando leí Ensayo sobre la ceguera quedé muy impresionada, es una obra escalofriante y además con una tensión literaria que nunca decae. No hay nombres de los personajes, sólo descripciones tan buenas que logras verlos en tu mente mientras lees. Siempre digo que prefiero el género del efímero cuento porque la novela me estresa, si es buena inevitablemente me produce insomnio y estar varios días sin dormir es terrible, con este libro fue así… lo leí todo sin parar, no podía soltarlo. Antes de entrar a la peli me daba curiosidad la adaptación de dos escenas fuertes del libro, una, cuando en el encierro los hombres ciegos de un pabellón deciden acaparar los alimentos y comienza una guerra interna que desemboca en la petición de mujeres a cambio de alimentos, y dos, una escena casi hasta el final donde la protagonista (que sí ve) consigue una despensa repleta de alimentos y decide extraerlos en medio de una masa de gente ciega y muerta de hambre que le arrancan la ropa, la agarran y la jalonean. En el libro a leerlas se te paran los pelos de punta, es tan fuerte, tan, tan fuerte.
La película me pareció excelente, la adaptación buena, esas escenas sacaron 10 puntos. Las actuaciones están bien (mejor Moore que Ruffalo; Gael hermoso y buen actor como siempre), la fotografía maravillosa es del uruguayo César Charlone, que ya había acompañado magistralmente a Meirelles en Ciudad de Dios y el Jardinero Fiel. Pero lo que más me gustó es la atmósfera general de la película, sobre todo de las escenas en el hospital y también de la ciudad desolada -llena de gente caminando sin rumbo- ya casi al final. Respetaron ese micromundo salvaje, agresivo, degradado y también frágil que uno intuye mientras lee las letras de Saramago: las desgracias de un pedacito del mundo que de pronto devienen las mismas penurias del planeta entero, los aciertos y errores de un grupo de ciegos que son al mismo tiempo ellos, nosotros y la humanidad.
La trama de Ceguera atrapa porque muestra emociones universales, similares a las que hemos sentido todos independientemente de la clase social, partido político, género, situación económica, etc. Ternura, odio, verguenza, rabia, desesperación, tristeza, ganas de matar a alguien, ternura, todo junto. Es también una muestra del comportamiento que puede surgir en los humanos cuando las situaciones sociales se desbordan, cambian, cuando se nos acosa, encierra y somete a vejaciones, violaciones, hambre, agresiones, se nos quitan nuestros nombres y se nos deja en el anonimato, en el hacinamiento, se nos vuelve masa indefinida y sufriente. Cuando sufrimos una situación digamos de tipo orwelliana (autoritaria).
Ambas obras, película y libro, me recuerdan el experimento real que el Dr. Zimbardo llevó a cabo en la Universidad de Standford (EEUU, 1971) simulando los cambios en la psicología humana durante el encarcelamiento.  Quería observar cuáles eran los efectos psicológicos de convertirse en preso o en carcelero, para lo cual construyó una cárcel y unos estudiantes voluntarios entraron en ella, unos como presos y otros como carceleros. Se supone que el experimento duraría dos semanas pero fue interrumpido a los seis días porque los estudiantes-guardas se volvieron sádicos, torturaron y vejaros a sus compañeros-reclusos, y los estudiantes-reclusos se tornaron depresivos, mostrando síntomas de estrés agudo. Este experimento científico fue la inspiración en Alemania de una súper película llamada El Experimento dirigida por Hirschbiegel (2001) y de la novela Black box de Mario Giordano. Hay varios experimentos mundiales de psicología social sobre las fronteras de la mente humana y del comportamiento: Milgram (1963), El Experimento de la Cueva de los ladrones (1954), Asch (1951), Rosenhan (1972), Sherif (1954), etc.
 Lo que tienen en común, Ceguera y El Experimento, es el realismo con el que muestran la decadencia humana producto del hacinamiento, de la despersonalización y la desorientación de los personajes en sitios como los hospitales, cárceles y centro de salud mental. También retratan situaciones similares como las violaciones sexuales, los secuestros, las escuelas represivas, los campos militares (donde algunos gustan de mandar a sus hijos), incluso -debo decir- que una familia disfuncional y castigadora como la del Castillo de la Pureza (Ripstein, 1972) o una escuela donde haya abuso entre pares puede resultar una cárcel, un hospital o un encierro como el de Ceguera. Recordemos también la novela El Señor de las Moscas de Golding, para muestra un botón.
El hacinamiento y los malos tratos producen un efecto deshumanizador en las personas, se nos quita «eso humano» que nos diferencia de los animales. De hecho en estas condiciones denigrantes e indignas las personas se vuelven objetos para los represores y la desesperación se adueña de las víctimas que algunas veces comienzan también a distanciarse de sí mismas (evasión) y a sentirse «objetos culposos». Lo primero en abandonarse es la higiene y la hospitalidad. Negar la comida suele usarse como medida de castigo en estas situaciones de encierro. Todas aparecen en la película magistralmente.
El final de la historia: ¿una especie de esperanza?, ¿una metáfora de que tenemos salvación los humanos? Yo creo que sí tenemos salvación, el tema es por dónde comenzar hoy a curar la gran herida colectiva.
Amén
T.R.
Trailer

LA TECNOLOGIA Y EL EGO

devetach3.jpg

Acabo de responder un mensaje que me dejaron en el blog y me hizo pensar que invariablemente en las angustias humanas actuales siempre está en el medio el asunto tecnológico. Siempre mis lectores hacen referencia a llamadas y mensajitos, a mails, y así.

La tecnología aligera muchas cosas, hace la vida más fácil en muchos sentidos, pero también es neurotizante. Esa manía por ejemplo de checar el celular cada 5 minutos, de ver la lista de mensajes enviados y releerlos todos, de no poder comer con alguien sin poner el celular sobre la mesa, qué horror. La verdad es que de pronto uno se reconoce ADICTO al celular, o al mail, o al internet, o a los chats.

El punto es que son medios que sirven para dejar la realidad por un momento, te aíslan, se adueñan de la mente mientras estamos dependiendo de ESA LLAMADA, de ESE MAIL que me hará feliz o que hará mi vida mejor. La tecnología se convierte en un ESCAPE de la realidad y en un distractor presente muy presente.

Dime cuántas veces has estado comiendo con alguien y el celular le suena cada 5 minutos, el tuyo también te suena a cada rato, ambas personas hablan por el celular, y entonces entre llamada y llamada tratan de ponerse al día con la vida de cada quién, pero el celular suena… suena… suena y entonces pasa la hora de la comida y cuando te vas a casa ni te enteraste de la vida del otro, ni siquiera te enteras de qué tenía que contarte, todo se esfumó entre una llamada y otra.

Así pasa también cuando es domingo y en vez de irte a caminar al parque más cercano te conectas al internet, navegas sin parar pasando de una página a otra, primero muy concienzudamente buscas algo específico, luego sólo navegas sin más, ni sabes qué buscas, al final te aburres pero no puedes dejar de poner palabras al azar en google mientras checas tu buzón de entrada como vil paranoico esperando que él o ella te escriba.

Es nefasto, qué pasó con la vida en los parques, con las idas a pasear tomados de la mano o paseando a tu perrito, qué pasó con la tarde sencilla cuando uno se ponía en la ventana  a VER LLOVER, SIMPLEMENTE  A VER LLOVER.

Ahora pocos salen a caminar en las ciudades, todo es en auto o coche, distante, lejos del otro, lejos de las personas y más cerca de la tecnología. Hacemos protestas por todo, pero son pocos los que protestan porque van a un parque un domingo a las 9 am y no hay nadie… ¿por qué? La tecnología ha sido muy útil, no digo que prescindamos de ella, pero OJO, una cosa es que la usemos y otra cosa es que ELLA NOS USE A NOSOTROS.

No hay día en que la tecnología no esté presente, desde que te levantas hasta que te acuestas, pues yo digo que hay que tomarse unas horas SIN TECNOLOGÍA al menos una vez a la semana, sería mejor diario, pero con que sea un rato a la semana algo hará por ti, y por el resto de las personas del mundo.

Salgamos a un parque y sentémonos en un banquito, allí sin más, en mi ciudad se escuchan los pájaros, es raro porque es una ciudad inmensa, pero cuando voy a pasear escucho pájaros, es tan bonito.

La música es una buena cosa, porque no te aliena, no te saca del mundo, sobre todo si es una música tranquila. Los pájaros hacen música de forma natural, qué maravilla.

Yo también canto, seguro dirán mis vecinos que canto terriblemente (y les doy la razón la verdad), pero si hay algo que me gusta es poner música y cantar en las mañanas.

Ahí cuando estés cantando en estos días, dedícame una estrofa canturreando como pajarito…

Yo desde aquí escucharé… y te responderé con un lalalalalralaalalalala desafinado pero FELIZ

तइका रमे

 Ilustración de Myriam Holgado para El hombrecito verde y su pájaro (Buenos Aires, Colihue, 1987)

El libro del ego #sersiendo

ego.jpg

LES RECOMIENDO ESTE LIBRO LO ACABO DE COMPRAR Y ME LO LEÍ TODO CON UN GUSTO, ES UNA OBRA BUENÍSIMA SOBRE EL ASUNTO DEL EGO QUE TANTO CONVERSO CON USTEDES EN ESTE ESPACIO. SIGUE GUSTANDOME MÁS «LA NUEVA TIERRA» DEL MAESTRO TOLLE, PERO SIN LUGAR A DUDAS: OSHO ES OSHO.

100% RECOMENDABLE.

 Sinopsis:

«En esta imprescindible obra, Osho, el pensador cuyas reflexiones sobre la vida se han comparado con las de Gandhi o las del propio Buda, nos propone emprender el camino que habrá de liberarnos de nuestro ego. Mediante una serie de preguntas y respuestas que encierran una gran profundidad tras su aparente sencillez, el maestro nos invita a reflexionar sobre la ambición humana, sobre los momentos realmente importantes, enmascarados por el espejismo que el ego proyecta en nuestras conciencias adormecidas. En realidad, el ego es una imagen distorsionada de nuestro verdadero ser, una trampa que la sociedad nos tiende a todas horas para apartarnos de lo esencial: valorar las cosas sencillas, auténticas que nos brinda la vida, conocernos un poco mejor a nosotros mismos y alcanzar la libertad personal a través de la serenidad.»

Identificar el maltrato #sersiendo

El maltrato es la acción y el efecto de maltratar (tratar mal a una persona, menoscabar, dañar). El concepto está vinculado a una forma de agresión en el marco de una relación entre dos o más personas. A veces es un maltrato muy evidente y directo, otras veces se produce a través de involucrarte en situaciones peligrosas para ti. Hoy vengo a darte múltiples ejemplos para que puedas identificarlo más rápido.

maltrato
Sabe perfectamente como arrastrarte a situaciones de peligro y conseguir lo que quiere.

Hace unos días estaba viendo vídeos en Youtube y entré al canal de Mera Miller. Se llama Inner Integration. Vi su video con recomendaciones para aprender a detectar a personas abusivas, maltratadoras y peligrosas para ti en las relaciones afectivas. Ella tiene mucho material valioso en español y en inglés, mira su canal. Me di a la tarea de pensar ejemplos sobre las situaciones que ella describe. Aquí los tienes.


Meredith «Mera» Miller es coach, autora y oradora que ayuda a la gente a recuperarse después de vivir relaciones con psicópatas, sociópatas, narcisistas y otras personas manipuladoras. Ella enseña las formas de pensar, las herramientas y acciones para ayudar a otros a recuperarse después del abuso narcisista. Aquí puedes ver su página web.


La telaraña del maltrato

Si una persona con la que sales pone en peligro tu/su vida o te coloca en una situación de riesgo con sus comportamientos impulsivos o iracundos o inconscientes, si «se salta» las normas y la ley y eso te da miedo o si viola tus límites (suelen hacerlo desde las primeras citas) termina esa relación ya.

Ante estas situaciones no des ni pidas explicaciones, no sirve de nada. Sólo vete, rompe el contacto radicalmente con esa persona y no mires más nunca para atrás. Es el mejor autorregalo que te darás en tu vida.

Situaciones que crean a menudo las personas maltratadoras

Maneja como un loco estando tú en el coche y cuando le dices que baje la velocidad se burla de ti y de tu miedo. Lo puede hacer bruscamente (acelera antes de las curvas pronunciadas y no desacelera, acelera y frena estando en medio del tráfico) o sutimente (se pega mucho del lago derecho de la carretera, del lado del copiloto donde te sientas tú y tú te sobresaltas).

Si le reclamas dirá que son tus percepciones que «estás muy nerviosa», también puede decirte ante tu reclamo «¿es que no confías en mi?». Eso es maltrato.

Viola constantemente tus límites y desatiende tus peticiones

El tema de violar tus límites funciona por sobrepasarlos haciendo de más o haciendo de menos. Su «movida» truculenta es que esa persona nunca hace lo que tú necesitas, hace siempre todo lo contrario.

  • Pides que no te llame luego de las 9 pm y te llama justo a esas horas.
  • Le has comunicado que no te pone para nada alguna práctica sexual y te insiste a mitad del sexo para hacerla.
  • Te gusta que al final del día te pregunte cómo estás y desaparece por varios días sin decir ni siquiera qué pasó. Luego regresa de lo más natural al contacto contigo pretendiendo que no ha pasado nada. Cuando tú le comentas que «estabas preocupada» se enoja y dice que eres demandante.
  • No te gusta que lleguen a una fiesta y te deje allí sola cuando no conoces a nadie y es justo lo que hace.
  • Te produce rechazo verlo cuando está bebido o fumado (marihuana) o drogado y viene a tu casa justo así.
  • Han acordado que los días de la semana no harán fiestas en casa y regresas del trabajo y está con unos amigos en mitad de la sala haciendo una fiesta y en día martes.
  • Te parece un incordio que te llame durante las horas laborales y le has pedido ya varias veces que te mande mensajitos por whatsapp y pues va y te llama.
  • El contacto contigo es intermitente, ambivalente, produce confusión en ti. Por momentos es desaforado, insistente (busca en internet lo que es el «love bombing»), te llama y contacta muchas veces al día, siempre hacer cosas contigo. En otros momentos te trata como si fueras una desconocida y desaparece de tu vida. Y luego se repite el ciclo. Eso puede pasar incluso durante un mismo día, en la mañana cercano e interesado, en la noche distante y desinteresado.

Te pide tener sexo sin preservativo o se lo quita a mitad del acto sexual.

Situaciones de tensión y peligro

Entras a supermercado y le has dicho que no te gusta eso de robar cosas y va y se mete a la bolsa algo que se robó delante de tus ojos. Le reclamas (porque a ti no te va eso de robar) y te dice que eres una exagerada o mojigata, que «Robarle a Carrefour no es robar» o cualquier otra excusa.

Le dices que no puede manejar así que «ha tomado mucho alcohol» e insiste en manejar él y lo hace como un loco poniendo la vida de los dos en peligro. Eso es maltrato.

Rompe las leyes y se queda la mar de bien

Insiste en hacer cosas ilegales que a ti te dan nervios y que van contra tu ética personal: colgarse del cable del vecino, entrar a escondidas en el cine para no pagar entradas, colarse en los hoteles.

Está metido en negocios raros que nunca sabes bien qué son con una gente que luce peligrosa y te invita por ejemplo a salir y resulta que primero «tienen que hacer una parada para dejar un paquete». Gente extraña, trapicheos raros.

Insiste en tomar taxi de la calle (en México o países donde esto que es peligroso), aunque le hayas dicho mil veces en que no quieres hacerlo.

Te insiste en caminar de noche por la calle por sitios que parecen peligrosos por ejemplo para cambiar de una fiesta a otra o de un bar a otro.

No parece importarle que te pone en peligro y cuando se le dices te manipula hasta que te convence de participar en situaciones que suponen un riesgo para ti.

A estos personajes les encanta el drama y el maltrato

Se pelea con la gente mientras maneja, grita, insulta, le tira el coche a los demás, hace «carreritas» para sobrepasar coches que van más lento. Si hay un choque terminará bajando del coche y discutiendo a gritos o golpeando a quien lo chocó, sea o no su responsabilidad el choque.

Se pelea con gente conocida o desconocida en cualquier contexto, produce escenas desagradables que pueden terminar en situaciones de peligro.

Por ejemplo: termina cayéndose a golpes con alguien en algún bar por la razón que sea, trata mal a los camareros/meseros y produce momentos de tensión, arruina las veladas -fiestas, cenas- que podrían ser agradables introduciendo temas que llevan a la exaltación emocional de las personas presentes, hasta que la gente termina discutiendo y en discordia y peleando. Todas esas situaciones son maltrato.

Tu miedo es su «alimento» favorito

Intenta extorsionarte a través de la manipulación y de crear escenas de cercanía contigo que no están basadas en hechos reales, sino en sus fantasías. Para luego crear situaciones de tensión y peligro y que tú te metas en su juego y en su versión/percepción de la realidad.

La confianza se cocina a fuego lento y es el resultado de vivir diferentes experiencias reales (no fantasías o proyecciones) a lo largo del tiempo con una persona. Por esta razón nunca es algo inmediato.

Ten cuidado si notas que la persona con la que estás saliendo te ha agarrado «demasiada confianza» en poco tiempo y te pide que tú también se la tengas, aunque aún tú no la sientas o tengas dudas sobre eso. Es una bandera roja enorme de alerta. La confianza no se exige, se construye poco a poco.

Estas personas suelen probar si estás dispuesta a arriesgarte con ellos metiéndote en escenas y situaciones peligrosas, que producen un subidón de adrenalina.

Lo más importante en este tipo de relaciones es que confíes en tu criterio y en tu percepción de la realidad. Si tienes miedo en una situación hazte caso. Esa es tu verdad y la que te librará de relacionarte con personajes así.

Más material para estudiar el tema del maltrato en las relaciones

Te sugiero ver los vídeos que he seleccionado y agrupado en la lista llamada «Narcicismo, psicopatías y otras telarañas» de mi canal de YouTube.

Las relaciones afectivas y sus dramas, 1ª parte #sersiendo

Hoy vengo a hablarte de las relaciones afectivas nutridoras, conscientes y equitativas y de cómo la práctica de la ética es la base fundamental para poderlas construir y no el amor ni el enamoramiento. Puedes leer aquí la segunda parte y la tercera parte.

relaciones afectivas

La forma de relacionarnos con los demás la aprendemos en la niñez de los adultos que nos rodeaban.

A veces esas personas nos cuidaban, otras no nos cuidaban o cualquier “gris intermedio”. Por desgracia, puede que hayamos sido directamente víctimas de la violencia de esos adultos. En todos esos escenarios, incluyendo los más violentos, alguien estaba diciéndonos que nos amaba. Entonces ¿el amor lo es todo? Yo creo que NO.

De cualquier forma, con y de estos adultos aprendimos lo que es o no es la intimidad, la confianza y el respeto. Sean los adultos que sean que nos hayan tocado. Sin embargo, no hay que caer en el determinismo o en el análisis monofactorial de un fenómeno tan complejo.

Si bien es cierto que las experiencias de la niñez nos condicionan de muchas formas, los seres humanos adultos somos mucho más que nuestras experiencias de la infancia.

Que no hayamos podido tener unas figuras fundantes afectuosas no es el fin del mundo, no indica que seremos unos adultos que tienen prohibidas las relaciones afectivas nutridoras.

Lo importante es la construcción de una filosofía de vida congruente basada en la ética de tus comportamientos, especialmente en las relaciones afectivas.

El giro

En lo que sí creo es que para relacionarte de una manera más amable con los demás tu vida ha de dar antes un giro de 180º.

Ese giro suele ser retador y dolorosísimo. Puede ser brutal, no voluntario ni planeado. Es posible que sobrevenga a una pérdida afectiva, una enfermedad o una experiencia arrobadora de claridad existencial.

También es el producto de un trabajo de autoconocimiento consistente, voluntario y esforzado. Aunque esta última vía es la vivencia humana menos común.


Baja al “Infierno” por tu propio pie. (O la vida se encargará de tirarte por las escaleras).


La individuación

Hace unos días estaba navegando en internet y me topé con esta frase “Para poder decir yo te quiero, primero tienes que aprender a decir yo”. Me hizo mucho sentido.

La individuación es el viaje personal que hacemos para volvernos personas únicas con necesidades, racionalizaciones, subjetividades y cosmogonías únicas. Es el viaje hacia reconocer tu responsabilidad en las vivencias que determinan el estado actual de tu propia vida.

Cuando imagino el proceso de individuación pienso en una red interconectada (tipo tela de araña, no de halloween ¿o sí?) con un centro. Luego visualizo una espiral ascendente o descendente (virtuosa -en color azul- o viciosa -en color rojo) particular en cada punto de conexión de esa red.

Al centro de todo, veo la espiral ascendente -en color verde- que sintetiza el proceso completo de individuación, que es más que las partes que lo componen. Algo así:

relaciones afectivas

Permíteme aclararte algo antes de seguir.

No es lo mismo diferenciar, que separar. Diferenciar es reconocer la diferencia entre los seres humanos y valorarla. Separar es usar la diferencia para discriminar y aislar.

La individuación es la construcción de la diferencia: “yo” diferenciándome de “los demás” mediante comportamientos virtuosos.

La separación, al contrario, es alienante, dañina y viciosa. La individuación es encontrar lo que nos une a los otros seres humanos (un mismo camino) para a la vez reconocer lo que nos hace únicos (nuestra manera de caminarlo).

Dicho eso paso a tratar de explicar la figura de arriba. Veamos. ¡No te la tomes tan en serio! Es más un mapa, que un paisaje.

La responsabilidad

La vida está compuesta por “cosas” (momentos, situaciones, experiencias, etc.) que pasan y “cosas” que hacemos que pasen. En la red podemos ver que cada hilo de la tela de araña se encuentra irremediablemente unido a otros. El punto de conexión surge por la conexión entre varios hilos. No puede ser/existir sin ellos. Todo está conectado, si se rompe un hilo se deshace el entramado.

Los espirales ascendentes y descendentes -que están sobre la tela de araña- representan nuestras maneras de “caminar” en momentos determinados de la vida. Si los métodos que estás aplicando, tanto tácitos como explícitos, te hacen caer por debajo del nivel de consciencia estás en una espiral descendente.

Si tus métodos elevan tu consciencia (tu capacidad de darte cuenta de las cosas, de decidir lo que quieres) estás en una espiral ascendente. No es lo mismo ampliar la capacidad de tus sentidos a través de la meditación que hacerlo tomándote una pastilla de éxtasis (droga química).

Si te tomas un éxtasis la pasarás súper bien un rato mientras dure el efecto de la droga; al día siguiente tendrás una deshidratación del copón y lo sabes. La meditación, en cambio, modifica tu manera de estar/ser en este mundo, de forma progresiva, acumulativa y virtuosa.

Algo virtuoso crea/establece/mantiene las condiciones óptimas para el florecimiento de tus capacidades más elevadas, positivas y amables.

En el budismo decimos que son refugios hábiles. A los otros refugios, como las drogas o el alcohol o las relaciones afectivas basadas en la posesión y el control, les decimos refugios torpes, porque dan placer momentáneo pero crean más sufrimiento a ti y a los demás.

Si la espiral en la que estás ahora es descendente lo más seguro es que estés intentando “salvarte” a ti misma/o abrazándote a un pedazo de hierro incandescente como los que se ven en las fundiciones de metales.

Espero te sirvan las siguientes reflexiones.

LAS RELACIONES AFECTIVAS

Sugerencias de objetivos, estrategias y tácticas

Los dramas que describiré a continuación aplican a todas las relaciones humanas. Porque somos seres de afectos, incluso cuando estamos en un ambiente laboral.

Estos dramas aplican a las relaciones afectivas monógamas y a las no monógamas. A las relaciones familiares, a las amistades, a todas las relaciones.

Incluso a las relaciones laborales, aunque quizás con este tipo de vínculos tengas que realizar una estrategia y unas tácticas particulares, especialmente si necesitas el dinero de ese trabajo ahora por las razones que sean.

Pienso que para “sanear” las relaciones afectivas tenemos que basar nuestros comportamientos en principios universales como el respeto. En otras palabras, importa más la ética que el amor y el enamoramiento.

Las mujeres, por poner un ejemplo, no necesitamos que los hombres nos amen, así en general, queremos que nos respeten en específico. En cada acto/acción de los hombres hacia nosotras. Y que nos respeten a cada una de nosotras. Eso es suficiente.

El drama de Lo convencional

Las convenciones son principios de y para la acción, aunque parezcan ideas.

Son modelos comportamentales que encapsulan estrategias y tácticas para lograr objetivos relacionales, que están alineados con las normas sociales de una época y de una cultura.

Te dicen lo que lo tienes que hacer; cómo tienes que comportarte.

Está claro que seguir convenciones te ayuda a adaptarte a la norma social. La pregunta es si eso vale o no para ti, para lo que tú quieres y necesitas.

La postura del misionero puede ser satisfactoria dependiendo de cómo la hagas. Lo que no te aseguro es que te diviertas si cada vez que tienes sexo lo haces de esa manera. Hacerlo así tampoco convierte a ese acto sexual en algo necesariamente ético, respetuoso ni benigno.

La represión

De las convenciones emana el tufo de la represión y creo que no hay nada más aburrido que la represión. Cuando los seres humanos nos reprimimos inventamos narrativas (guiones de vida, justificaciones) idiotizantes, que nos vuelven esclavos del “qué dirán”.

El comportamiento ético en las relaciones afectivas está lejos de ser el producto de una represión. Es una decisión, una toma de conciencia, una negociación.

Quien se “mueve” hacia la ética lo hace mirando hacia el enfrente, quien lo hace por represión camina hacia la misma dirección pero de espaldas, en reversa. La persona que se reprime “se aleja de” sus miedos en vez de “ir hacia” el desarrollo de sus virtudes.

Para que las relaciones afectivas sean sanas, nutridoras y éticas no necesitamos de la represión ni de la convención social basada en hegemonías (ni tampoco en disidencias). Sólo necesitamos expresar nuestras necesidades tomando en cuenta y legitimando nuestro propio deseo sin perder de vista el deseo y las necesidades de los demás.

Ejemplos. Una hegemonía puede ser la práctica de la monogamia y la conformación de parejas heterosexuales. Unas disidencias pueden ser la práctica del poliamor o de la anarquía relacional o la de establecer una relación homosexual.

Otro ejemplo. Unas disidencias dentro de la hegemonía pueden ser las parejas heterosexuales y monógamas que por las razones que sean deciden vivir en una misma casa pero en cuartos separados o las que deciden vivir en casas separadas.

El objetivo es encontrar la forma en la que quieres vivir las relaciones afectivas y comprometerte con ello. Sin olvidar ser sensible a tus necesidades y a los cambios que te vayan pasando en el tiempo.

Así que la estrategia de seguir las convenciones sociales sólo porque así se comporta la mayoría de las personas (en la sociedad o en un grupo particular al que perteneces) es un auto-atropello. Nada amable puede salir de eso.

Una estrategia que veo más segura y amable es la siguiente:

Si seguirás convenciones hegemónicas, disidentes o las que sean, al menos procura reflexionar antes sobre ello. Intenta entender por qué las estás siguiendo y convierte eso en una decisión consciente.

La táctica es estudiar/informarte sobre esa convención (las hegemonías), hablar con gente que ya la sigue cabalmente, hablar con quienes han decidido no seguirla (las disidencias todas), y posteriormente preguntarte ¿y yo qué quiero? (aunque duela y eso te arroje momentáneamente a la soledad no voluntaria).

Otra estrategia para el mismo objetivo: no te lamentes de la soledad, ni de la voluntaria ni de la involuntaria.

Creo que sin ella podemos autoengañarnos con facilidad. Es la soledad la que nos habla la Verdad al oído. Nos dice si nuestros comportamientos actuales obedecen a la necesidad de que otras personas nos digan «ay, qué buena/o eres» (parecer una persona ética) o si realmente estamos siendo éticos.

El drama de la tribu

Pertenecemos a tribus. Nadie es una isla.

Tu tribu primaria son tus figuras fundantes (los adultos con los que conviviste más tiempo durante tu infancia). Pueden ser tus progenitores o no, o tus hermanos si tuviste o primos o familiares. También pueden ser adultos que te “cuidaban”, si es que lo hacían.

El tema es que estabas allí con ellos, te guste o no te guste eso.

Pero ¿la vida de qué se trata? Se trata siempre de “ir más allá de”. La vida es un impulso creador y creativo, que no es posible sin destrucción (la muerte). Vivir es un movimiento; moverse de “lugar”, de “escena”, de “narrativa”. No es sobrevivir a lo que te tocó (actitud victimista).

Para el objetivo “ir más allá de” la estrategia siempre es la búsqueda de tribus. O más bien el encontrar tribus, más que buscarlas. Si tu tribu primaria no te gusta, encuentra otras.

Encuentra la tribu que te reconozca como un otro o una otra con tus propias necesidades y preferencias, sin separarte ni anularte por el hecho de que eres “diferente” o quieres “cosas” diferentes a las que quieren ellos.

Decir adiós

La táctica es aprender a “irse” de los “lugares” en los que las dinámicas relacionales te anulan como persona, como individuo. Si estando en alguna relación afectiva (o varias) no puedes expresarte o comportarte libremente huye de allí y hazlo rápido.

Si no te queda claro la palabra “libremente” léete la Declaración Universal de los Derechos Humanos y revisa si esa relación o relaciones que ahora tienes violan tus derechos.

Y también explora si tú misma/o estás violando tus derechos humanos para estar con esa persona o esas personas. Lo verás todo más claro.

Tener claridad sobre en «dónde estamos realmente» es la sensación más sublime que existe. Es la alegría que produce la «muerte» de algunos de los «yo» que tan obsesivamente atesoramos.


Por una vez, entonces, algo

Otros se burlan si me arrodillo ante el brocal de los pozos
siempre sin buena luz, de modo que nunca veo
lo que hay en lo más hondo, apenas hasta donde el agua
me devuelve en una imagen de su superficie brillante
a mí mismo, como un dios, en el cielo de verano
asomándome entre una guirnalda de helechos y nubes.
Una vez, al probar, con la barbilla apoyada en un brocal,
distinguí, como creí, más allá de la imagen,
a través de la imagen, algo blanco, incierto,
algo que era más de las profundidades… y luego lo perdí.
El agua vino a reprender al agua demasiado clara.
Una gota cayó de un helecho y, he aquí, que una ondulación
sacudió lo que fuera que había allí, en el fondo,
lo difuminó, lo ocultó. ¿Qué era esa blancura?
¿La verdad? ¿Un guijarro de cuarzo? Por una vez, entonces, algo…

Poema de Robert Frost, tomado del libro «El viaje y la guía. Manual práctico de Budismo» de Maitreyabandhu, próxima publicación de la Editorial Singlantana, Barcelona, 2019. Una joya de libro.


En la segunda parte de este post escribiré sobre los siguientes dramas:

  • Competencia.
  • Belleza.
  • Normalidad.
  • Ser seres necesitados.
  • La ideología del amor.
  • Sexo.

Espéralo el jueves de la semana próxima. (Sí, estoy intentando recuperar el ritmo de escribir un post nuevo cada semana. A ver cómo me sale.)

Si te gustó este post, por favor, compártelo. Déjame un comentario, me harás el día. Gracias.


Próximos eventos

  • Curso «Mindfulness para la Salud» dirigido a mujeres. Se realizará en Mailuna (Valdonzella 58, Barcelona) e inicia el miércoles 9 de octubre del 2019. Hay dos sesiones informativas gratuitas. Reserva tu plaza.

Mujeres empoderadas: libros para el verano #sersiendo

Le pedí a varias amigas escritoras y lectoras que me enviaran los títulos de los libros que me recomendaban leer este verano. Con una petición especial, que fueran libros donde hubiera mujeres empoderadas. Estas fueron sus respuestas. Mis amigas, a quienes admiro profundamente, tienen una obra literaria espléndida; léelas. Si lees alguna de estas recomendaciones o sus libros, regresa para contarnos qué te parecieron.

Las recomendaciones de Nadir

Úrsula Fuentesberain

«Apegos feroces» de Vivian Gornick

A primera vista, un ensayo biográfico sobre la infancia de Gornick en el Bronx, sobre el antagonismo vitalicio con su madre y sobre las caminatas que ambas emprendieron por el Manhattan de los años setenta y ochenta. Sin embargo, este libro también es una meditación sobre el amor romántico, la sororidad o la ausencia de ella, y la vida de los inmigrantes judíos en Nueva York. La muerte, el sexo, el amor, el odio, los lazos familiares, la ciudad, el yiddish: todo en este libro es feroz. Feroz y entrañable.

«Del color de la leche» de Nell Leyshon

Esta fue la mejor novela que leí en 2018. Leyshon narra la historia de Mary, una campesina de quince años que empieza su relato así: “éste es mi libro y estoy escribiéndolo con mi propia mano”. Esta frase cobra poder al caer en cuenta de que en la Inglaterra del siglo xix, leer y escribir era un lujo reservado para los hombres ricos. Por eso cuando la escritura cae en manos de una mujer como Mary (consciente de la opresión que la amordaza) ocurre algo poderosísimo: sus letras atestiguan y denuncian la brutalidad patriarcal, y no se callan, nunca se callan.

«Zami. Una biomitografía» de Audre Lorde

«Guerrera, poeta, feminista, negra y lesbiana», así se autodefinió Lorde y en estas páginas hace un recuento de las mujeres que la convirtieron en lo que hoy es: uno de los íconos de la lucha en contra del racismo y la heteronormatividad.

Úrsula Fuentesberain (México) Narradora y periodista independiente. Autora de «Esa membrana finísima» (Fondo Editorial Tierra Adentro). Está publicada en 12 antologías de narrativa, la más reciente es «El hambre heroica» (Paraíso Perdido, 2018). Ejerce el periodismo desde hace 14 años, sus textos han aparecido en medios impresos y digitales de México, Estados Unidos, Colombia y Perú. Es cofundadora de Servicios Editoriales Manita de Gato.

Esther M. García

«Golpéate el corazón» de Amélie Nothomb

Una novela sobre las dificultades del binomio madre-hija. Diane, el personaje principal de esta narración, nos lleva de la mano por el dolor y la ácida lucidez de la memoria con un final sorprendente.

«Todo lo abierto» de Ana Isabel Conejo

Este libro de poesía puede leerse como una novela que nos revela el drama de sujeto poético: una mujer que ha sobrevivido al cáncer de mama y que nos narra, a través de la ternura y crudeza de los versos, el antes y después de un viaje de revelaciones.

«Ciudades visibles» de Carmen Ávila

Primer lugar y mención honorífica, en categoría de ensayo, del Premio Nacional Dolores Castro 2017 de México. «Ciudades visibles» toca, en la fabulosa prosa y humor de la poeta saltillense Carmen Ávila, el tema del viaje, la migración, la saudade y la esperanza.

«Ensayo sobre la espera» de Monserrat Ocampo

«Ensayo sobre la espera» de la escritora morelense Monserrat Ocampo toca el tema de la maternidad y sus matices. Lo que se espera, social, emocional y económica sobre la madre, el futuro bebé y lo incierto de una nueva vida que inicia con el embarazo.

Esther M. García (México) Licenciada en Letras Españolas, autora de «La Doncella Negra» (La Regia Cartonera, 2010), «Sicarii» (IMCS, 2014), «La Demoiselle Noire» (Kodama Cartonera, 2015), «Bitácora de mujeres extrañas» (FETA, 2014), «Mamá es un animal negro que va de largo por las alcobas blancas» (UAEMEX, 2017), «Dead Woman’s City» (Ediciones Bison, 2019), «Las tijeras de Átropos» (UA de C, 2011), «Confesiones de una booktuber» (Norma, 2019). Ganadora de múltiples premios reconocidos, los más recientes Premio Internacional de Poesía “Gilberto Owen Estrada” (2017) y Premio Nacional de Literatura para Jóvenes FENAL-NORMA (2018). Traducida al inglés, francés, portugués e italiano. Visita su blog

Jacqueline Goldberg

«Del color de la leche» de Nell Leysho

Es un libro del año 2013, ganador del reconocimiento de Mejor Libro de los libreros de Madrid. Lo compré en Bogotá en abril de este año, básicamente porque me llamó la atención su estructura, su prologuista y porque el texto no tiene una sola letra mayúscula. Y resultó una de las novelas más hermosas que he leído en muchos años. Fue compañera cálida y sabia en días de angustia. No es que sea una historia bucólica ni alentadora, pero su escritura es de una belleza feroz, definitiva.

«Buscando Mercy Street» de Linda Gray Sexton

Libro difícil, doloroso, casi innecesario. Que llena de rabia. La hija de la poeta Anne Sexton habla de una madre compleja, hecha de abandonos y una genialidad que fue puñal. Me hace pensar en los legados: los que nos han ofrendado sin pedirlos y los que como madres arrojamos sin medir consecuencias. Pienso en las palabras que echamos y quedan, que no explicaremos, que ya nunca reordenaremos. Quizás la maternidad es culpa y la literatura un pozo.

Jacqueline Goldberg (Venezuela) Doctora en Ciencias Sociales y Licenciada en Letras. Poeta, narradora, ensayista, editora y autora de libros infantiles y testimoniales. Autora de «Verbos predadores. Poesía reunida 2006-1986» (2007), «Postales negras» (2011), «Limones en almíbar» (2014), «Nosotros, los salvados» (2015), «El cuarto de los temblores» (2018) y «Las bellas catástrofes» (2018), «Previedad. Poesía reunida 2018-1988» (próximamente en Amargord Ediciones). Su poesía aparece incluida, reseñada y traducida en antologías en España, Italia, Inglaterra, Rumania, Corea del Sur, Puerto Rico, Estados Unidos, Perú, Brasil, México, Chile, Colombia, Argentina y Venezuela. Twitter e Instagram @JacGoldberg. Visita su blog

Sonia Rico

«Miedo a volar» de Erica Jong

Obra de culto, publicada en el 73 representó el despertar de la conciencia sexual femenina para las mujeres de una generación. Es sarcástica y sigue siendo en algunos aspectos muy actual.

«La mujer que mira a los hombres que miran a las mujeres» de Siri Hudsvedt

Es un recopilatorio de ensayos sobre arte, sexualidad, psicoanálisis y la gran protagonista es Siri, en concreto su mirada.

«Los diarios amorosos» de Anaïs Nin

Una exploración única y detallada de la sexualidad femenina que aborda aspectos tantos físicos como psicológicos. Considerados unos diarios de culto.

Sonia Rico (España). Psicóloga, grafólofa, coach y escritora. Estudió en L’ escola d’ escriptura del Ateneu Barcelonès. Autora de Entresuelo izquierda» (Editorial La Vocal de Liz), «Mejor no te cuento» (Grupo Bojador), «Fobos tiene la culpa» y «¿Por qué dijo amor cuando quería decir filia?», «A telephone rings» (La vocal de Lis). Colabora con la revista digital Culturamas con artículos sobre literatura y con el blog de Animal sospechoso y coordina el Club de lectura feminista en la Llibreria Documenta en Barcelona. Visita su web.

Enzia Verduchi

«La señora María Grubbe» de Jens Peter Jacobsen

Esta breve novela me cautivó desde la primera vez que la leí porque María Grubbe es un personaje que lanza por la ventana todos los convencionalismos sociales del siglo XIX, a diferencia de Emma Bovary. La esencia del relato es una María que la define su sed por vivir.

«Los Buddenbruk» de Thomas Mann

Tony Buddenbrook, el personaje femenino central de la primera novela de Mann, es alocada, controvertida y despierta. Tony es un personaje seductor que observa la decadencia y el desgarramiento social de su familia acomodada y, a su manera, hace lo posible por mantenerse a flote.

«Orlando» de Virginia Woolf

El que el personaje principal un día amanezca en la piel de una mujer, y que a partir de esta transformación demuestre que en materia de inteligencia no hay ni debe haber diferencias entre hombres y mujeres, me encanta. Me seduce ese personaje transgresor que deambula en el género y el tiempo.

Enzia Verduchi (Italia). Estudió Periodismo y Ciencias de la Comunicación en el Instituto Campechano; cursó el diplomado en Creación Literaria en la Escuela de Escritores de la SOGEM México. Ha publicado los poemarios «Cartas de usurpación» (UNAM, 1992), «El bosque de la hormiga» (Ediciones Sin Nombre, 2002), «Groenlandia» (Parentalia, 2018) y «Nanof» (Vaso Roto, 2019). Así como los libros de crónica: «40 grados a la sombra» (UIA, 2013) y el libro de testimonios «Los segundos y los días. Breviario sobre el temblor» (Ficticia editorial, 2018). Ha colaborando en numerosas revistas y suplementos literarios nacionales e internacionales. Poemas suyos han aparecido en diversas antologías mexicanas y extranjeras, y han sido traducidos al hindi, portugués, italiano, francés e inglés.

Lorea Palacios Urquiola

Considero que narrativas de mujeres en procesos de evolución y con el corazón, el temple y la sabiduría para empoderarlas y realizarse las cuales recomendaría desde la nave cósmica para leer a toda mujer y continuar circulando una energía de crecimiento y fuerza para todas son las siguientes:

«Mujeres que corren con los lobos» de Clarissa Pinkola Estés

«Las diosas de cada mujer» de Jean Shinoda Bolen

«La última bruja» de Mayte Navales

Lorea Palacios Urquiola (México) Comunicadora, especializada en periodismo. Fue editora de la revista ocho80. Su primera novela «Vientos de libertad» fue finalista del Premio Andrés Irujo 2006 que otorga el gobierno Vasco y su primera edición se publicó en Euskadi, España en la colección Euskaldunak Munduan – Vascos es en el Mundo y más tarde «Vientos de Libertad» se reeditó en México en Editorial Jus. Ha colaborado con la Revista Etcétera, con Mexicanos Primero Visión 2030 y Human Kind. Visita su blog.


Dedico este post a todas las mujeres que han nutrido mi vida en estos 47 años. Muchas gracias. Me sumo a lo que dijo una vez Ayn Rand: «La pregunta no es quién va a dejarme, la pregunta es quién va a detenerme». Si te gustó este post, compártelo con tus amigas.

Cosificación, la plaga letal #sersiendo

La cosificación siempre me ha parecido la raíz de todos los males individuales y colectivos. Hoy, durante una conversación con mi madre, sentí que éramos seres humanos. Esa percatación me llevó a escribir estas reflexiones.

Cosificación

A Haydée Solano de Chacín

Conversar con otra persona desde la prenoción de que no sé nada de su experiencia pasada ni presente tiene un efecto sanador. Poco importa si la conozco desde hace una hora, 7 días, 7 años o un cuarto de siglo.

A veces prefiero empezar de cero en cada conversación.

Porque ¿acaso soy capaz de conocer/te/me?

¿Somos cognoscibles?

Si al hablar con alguien creo que soy capaz de saber algo sobre esa persona que esa persona no sabe sobre sí misma entonces estoy anulando su realidad y por lo tanto anulo a la persona.

Esa acción de anular se llama violencia.

¿Por qué la anulación es violencia?

Porque la violencia es un robo o secuestro psicológico o una des_autorización (el retiro de la auto_ridad).

Robarle lo humano a algo humano es el núcleo de toda violencia. Más que robar lo humano lo que hacemos es robar las condiciones para que un humano se reconozca a sí mismo como tal.

Así, el sufrimiento de una persona se puede cosificar (volver cosa algo que no es cosa).

Si soy cosa entonces cuándo ser humano.

Javier Echegoyen Olleta escribió en su «Historia de la Filosofía» lo siguiente:

La existencia del otro no es un dato cuestionable: considera que hay una experiencia en la que el otro se nos hace presente de un modo indudable, y se nos hace presente no como un objeto sino como un sujeto, como una subjetividad, con su libertad, sus valoraciones, sus proyectos. La más importante experiencia del otro es lo que Sartre llama «la mirada»: cuando el otro nos mira captamos en él no a un objeto, no a un objeto del que nada podamos temer o que pueda ser utilizado por nosotros sin consecuencias, captamos que tras su mirada se encuentra una subjetividad.

Cuando decimos que alguien está como está porque no ha sido capaz de estar de otra forma (que SIEMPRE es nuestra forma) y desconocemos las condiciones y los contextos en los que esa persona ha sido/ha estado o es/está: estamos cosificando su sufrimiento.
Estamos abandonando a esa persona a la cruel intemperie del mercado (que SIEMPRE es el mercado de los afectos).

Cosificación de cosas que no son cosas. Se siente feo.

¿Será el inicio de la extinción?


Si este post te ha ayudado, puedes ayudarme tú a mí haciéndome un comentario público en este post, compartiéndolo en tus redes sociales o dejando tu opinión en mi página de Facebook.

clases de meditación en línea

Existencialismo, una guía para el vivir #sersiendo

El existencialismo es una corriente filosófica y literaria que estudia la condición humana a partir de los principios de libertad y responsabilidad individual, los cuales han de ser analizados como fenómenos independientes de justificaciones religiosas, filosóficas o racionales, es decir, independientes de las categorías preconcebidas. Hoy vengo a compartir contigo dos cápsulas existencialistas/existenciales. Sí, son parte de mi diario. Yo también escribo uno.

«Quien quiere besar busca la boca.» Simar dixit.

Cápsula existencial 11 de junio de 2019

Existencialismo

Hoy me siento triste.

Me pregunto por la función de la tristeza. Si viene a mí para ayudarme a procesar alguna disonancia concreta o ese nivel de detalles no le interesa en lo más mínimo.

En los momentos tristes se caen algunas esperanzas. A veces es más sencillo vivir de fantasías que ver el estado del mundo y entender qué estamos haciendo. Pero ¿de verdad es más sencillo?

¿Acaso la especie humana puede seguir brillando en medio de tantas oscuridades?

Yo creo que sí.

Hace aquí un día gris y lluvioso. Faltan pocos días para que las hormonas hagan su labor y mi cuerpo se desapegue del nido que ha creado para recibir la posibilidad de una futura vida. No sabré las razones de la tristeza.

No sabré si es la lluvia, la situación actual del mundo, las hormonas o ninguna de las anteriores o más bien todas.

Sólo sé que el puñado de células que estoy siendo late ahora mientras ha perdido algún algo. Entonces me pregunto esta vez por las reiteradas pérdidas y sus supuestos inconvenientes. Por la impermanencia de las cosas interdependientes. Por su insistencia.

Si surge una pérdida, surgen otras que la acompañan. Así caen todas las pérdidas. Y es que caen como piezas de dominó, que habiendo estado previamente ordenadas, devienen en un estrepitoso tac-tac-pum.

Las pérdidas d-u-e-l-e-n.

Y quizás no sea tan malo perder de cuando en vez.

Le he preguntado a las nubes su opinión. Y las he visto cargadas de llanto perdiendo líquidos de vida sobre absolutamente todos los confines de la tierra.

«¿Viviendo las fotografías sobre tu vida en vez de vivir tu vida?» Enna dixit

Cápsula existencial 13 de junio de 2019

Existencialismo
© Nadir Chacín

Mejor vivir unos 60 años chulísimos y ya está. ¿Para qué más?

Agregarle 20 años más a la vida para volvernos entes que piensan 24/7 en las cosas que hacían y que ahora no pueden hacer me parece un estilo de vida innecesario. Además dependiendo de otra gente que te cuide que debería estar viviendo su vida y no la tuya.

Estar vivos es bonito. Mas no es importante la cantidad de años que se vivan. Vivir bonito sí que es importante, aunque sea un sólo año de la vida. Pero ¿qué es vivir bonito?

Es vivir en_de_por_y_para la belleza.

La belleza contemplada.

La belleza contemplativa.

Ser belleza.

La mirada siguiendo una mota de polvo flotando en el aire.

Vivir esa sensación de que sobra vida y sólo quieres invertirla allí, en el acto de seguir con la vista el recorrido lento de esa mota. Hasta que roza el suelo.

Y por un momento o varios, descubrirte esperando algún viento que se lleve la mota a otra parte. Sólo porque sí.

Vivir bonito. Tener alguna vez, quizás no raramente, esa sensación de «qué guapo haber nacido».

Algunos empiezan con achaques a los 70 años, otros a los 80 y algunos no pocos parece que han sido ancianos del tipo mustio desde que los parió su madre. Yo prefiero vivir los años que me queden en comuna con algunos pocos colegas que se presten a la guachifita (coloq. Ven. Falta de seriedad, orden o eficiencia).

El sueño sin retorno

Prefiero la eutanasia, el suicidio lúcido, la despedida planificada.

Tomar una pastillita de esas que primero le dan tripeo al cuerpo físico, después risa y luego sueño. El sueño sin retorno.

Y, claro, tomarla en un lugar que considere poético, que bien puede ser un bosque en el mes de otoño o acostada sobre el lienzo de alguna de mis pinturas inacabadas.

Vivir bonito es recrear lo bello, ser optimista, incluso para morirse.

Te recomiendo 10 contenidos vinculados con el existencialismo

  1. Introducción al existencialismo, Educatina
  2. Documental «No se nace mujer» sobre la vida de Simone de Beauvoir.
  3. El pensamiento filosófico del existencialismo, unProfesorEl existencialismo es un humanismo – Jean Paul Sartre
  4. Heidegger | Por Darío Sztajnszrajber
  5. Simone de Beauvoir – ¿Por qué soy feminista? (entrevista completa subtitulada)
  6. El existencialismo | Darin McNabb
  7. Una Belleza Nueva – Martín Heidegger («Ser y Tiempo» por Jorge Rivera)
  8. Arthur Schopenhauer.
  9. Entrevista a Sarah Bakewell. “El existencialismo está tan integrado en nuestra cultura que ni siquiera lo detectamos”
  10. Libros sobre el existencialismo.

Bonus track (porque el existencialismo puede que no sepa nada)

Tres transformaciones del espíritu os menciono: cómo el espíritu se convierte en camello, y el camello en león, y el león, por fin, en niño.

Hay muchas cosas pesadas para el espíritu, para el espíritu fuerte, de carga, en el que habita la veneración: su fortaleza demanda cosas pesadas, e incluso las más pesadas de todas.

¿Qué es pesado?, así pregunta el espíritu de carga, y se arrodilla, igual que el camello, y quiere que lo carguen bien.

¿Qué es lo más pesado, héroes?, así pregunta el espíritu de carga, para que yo cargue con ello y mi fortaleza se regocije.

¿Acaso no es: humillarse para hacer daño a la propia soberbia? ¿Hacer brillar la propia tontería para burlarse de la propia sabiduría?

¿O acaso es: apartarnos de nuestra causa cuando ella celebra su victoria? ¿Subir a altas montañas para tentar al tentador?

¿O acaso es: alimentarse de las bellotas y de la hierba del conocimiento y sufrir hambre en el alma por amor a la verdad?

¿O acaso es: estar enfermo y enviar a paseo a los que consuelan, y hacer amistad con sordos, que nunca oyen lo que tú quieres?

¿O acaso es: sumergirse en agua sucia cuando ella es el agua de la verdad, y no apartar de sí las frías ranas y los calientes sapos?

¿O acaso es: amar a quienes nos desprecian y tender la mano al fantasma cuando quiere causarnos miedo?

Con todas estas cosas, las más pesadas de todas, carga el espíritu de carga: semejante al camello que corre al desierto con su carga, así corre él a su desierto.

Pero en lo más solitario del desierto tiene lugar la segunda transformación: en león se transforma aquí el espíritu, quiere conquistar su libertad como se conquista una presa y ser señor en su propio desierto.

Aquí busca a su último señor: quiere convertirse en enemigo de él y de su último dios, con el gran dragón quiere pelear para conseguir la victoria.

¿Quién es el gran dragón, al que el espíritu no quiere seguir llamando señor ni dios? «Tú debes» se llama el gran dragón. Pero el espíritu del león dice «yo quiero».

«Tú debes» le cierra el paso, brilla como el oro, es un animal escamoso, y en cada una de sus escamas brilla áureamente «¡Tú debes!».

Valores milenarios brillan en esas escamas, y el más poderoso de todos los dragones habla así: «todos los valores de las cosas – brillan en mí».

«Todos los valores han sido ya creados, y yo soy – todos los valores creados. ¡En verdad, no debe seguir habiendo ningún “Yo quiero!”» Así habla el dragón.

Hermanos míos, ¿para qué se precisa que haya el león en el espíritu? ¿Por qué no basta la bestia de carga, que renuncia a todo y es respetuosa?

Crear valores nuevos – tampoco el león es aún capaz de hacerlo: mas crearse libertad para un nuevo crear – eso sí es capaz de hacerlo el poder del león.

Crearse libertad y un no santo incluso frente al deber: para ello, hermanos míos, es preciso el león.

Tomarse el derecho de nuevos valores – ése es el tomar más horrible para un espíritu de carga y respetuoso. En verdad, eso es para él robar, y cosa propia de un animal de rapiña.

En otro tiempo el espíritu amó el «Tú debes» como su cosa más santa: ahora tiene que encontrar ilusión y capricho incluso en lo más santo, de modo que robe el quedar libre de su amor: para ese robo se precisa el león.

Pero decidme, hermanos míos, ¿qué es capaz de hacer el niño que ni siquiera el león ha podido hacer?

¿Por qué el león rapaz tiene que convertirse todavía en niño?

Inocencia es el niño, y olvido, un nuevo comienzo, un juego, una rueda que se mueve por sí misma, un primer movimiento, un santo decir sí.

Sí, hermanos míos, para el juego del crear se precisa un santo decir sí: el espíritu quiere ahora su voluntad, el retirado del mundo conquista ahora su mundo.

Tres transformaciones del espíritu os he mencionado: cómo el espíritu se convirtió en camello, y el camello en león, y el león, por fin, en niño.

Así habló Zaratustra.

No pateixis. Llegaremos a tiempo.

Las mariposas me confunden #sersiendo

En el mes de mayo en Madrid se dictó el curso «Las mariposas me confunden. Nuevas narrativas y prácticas sobre el discurso amoroso» en el que participaron Irantzu Varela, Laura Latorre, Roma de las Heras, Pamela Palenciano, Miguel Vagalume y Brigitte Vasallo. Organizado por Laura Latorre, quien merece una ovación de pie.

Las mariposas me confunden
Foto de @irantzuvarela

Me enteré ayer de que sus participaciones se grabaron y se subieron a Soundcloud. ¡Gracias, Siglo XXI! Es una muy buena noticia que hayan liberado estos contenidos. Gracias a todes.

Voy a subir cada audio acompañado de una breve biografía de cada une de les invitades. Son personas a quienes leo y admiro mogollón por su capacidad de (re)pensar las relaciones humanas, especialmente las llamadas «románticas». Publicaré los contenidos en el orden del propio curso.

Espero que algún día estas personas que habitan mis querencias vengan a dictar un curso similar en Barcelona. Estaré sentada en primera fila.

Irantzu Varela

Periodista y feminista. Coordinadora de Faktoria Lila, presentadora de Aló Irantzu en Pikara Magazine y creadora del espacio El Tornillo en La Tuerka TV y Publico.

Laura Latorre, organizadora de «Las mariposas me confunden»

Autora del libro «Polifonía amorosa». Educadora social y terapeuta narrativa. Su trayectoria profesional se ha encaminado hacia la intervención, desde una perspectiva feminista, para cuestionar y erradicar la violencia contra las mujeres.

Gracias, Laura, por el currazo de organizar «Las mariposas me confunden».

Roma de las Heras

Activista de las relaciones no convencionales, lesbiana, transfeminista, sexóloga y provinciana migrada a Madrid. Está detrás de «Repensando los amores«, una programación cultural de actividades para aprender y pensar en común sobre cómo construimos nuestros vínculos desde una perspectiva feminista.

Miguel Vagalume

Terapeuta sexual y de relaciones. Activista de las identidades, prácticas sexuales y relaciones no convencionales como «La mosca cojonera» desde 2006 en su blog en Golfxs con principios. Ha traducido textos fundamentales sobre relaciones abiertas y sexualidades no convencionales: «Ética promiscua», «Opening up» o «Más allá de la pareja» («More than Two»).

Pamela Palenciano

Autora y actriz del monólogo «No sólo duelen los golpes«, en el que propone – desde una experiencia de pareja en la que vivió maltrato, abuso y sometimiento al poder y la violencia de la masculinidad patriarcal- una mirada al tipo de relaciones que mantenemos en el marco del patriarcado, construyéndolas y padeciéndolas.

Brigitte Vasallo

Escritora, profesora y activista antirracista, feminista y LGBTI española, conocida especialmente por su crítica de la islamofobia de género, la denuncia del purplewashing y el homonacionalismo, así como por su defensa del poliamor en las relaciones afectivas. Su último libro es ‘Pensamiento monógamo, terror poliamoroso’.

Irantzu Varela dice en su ponencia «Las mariposas en el estómago no son amor, son ansiedad».

Estoy totalmente de acuerdo.

Si no nos ponemos a construir estilos de vida más amables que incluyan la corresponsabilidad social en las tareas de cuidados de las personas dependientes (niñes y ancianes) vamos a terminar viviendo en un mundo-humanidad abandonada que (nos) abandona a todes. Una realidad fantasmal.

La mayoría de la gente no lo nota siquiera, pero el abandono social de algunos grupos vulnerables (como las mujeres ancianas) está relacionado directamente con el discurso amoroso hegemónico.

Lo personal es político.

El amor es político.

Las narrativas y las prácticas hegemónicas del discurso amoroso siguen impregnando de sentido al mismo sistema de opresión y control de toda la vida, ese que tiene mil «tentáculos»:

  • La ideología monógama. El «me gustaría conocer a una persona especial» de la mayoría de los perfiles del Tinder o de cualquier otra app de dating. ¿Es que no se cansan de repetir esa frase?
  • La insistencia de que las casas y los pisos tengan una habitación grande (la matrimonial) y otros cuartos «menores». ¿Acaso el co-lecho es obligatorio? ¿Es que no se puede ser pareja sin dormir en la misma cama?
  • El diseño de las ciudades basado en el modelo de familia tradicional y hegemónico. Intenta buscar un piso con dos cuartos grandes con baño propio y verás el resultado.
  • La violencia hacia las mujeres y hacia sus cuerpos. El «Si no es conmigo no es con nadie» de los feminicidas. El caso de «La manada» y sus repeticiones. La mujer de la empresa IVECO.
  • La Escuela y las dinámicas normalizadoras del sistema educativo. ¿Aún no se enteran de que hay millones de formas diferentes de aprender y de que cada persona es «un mundo»?
  • El individualismo (neoliberal), cada quien mirándose el propio ombligo y diciendo que el dolor ajeno le es ajeno. A menos de que el dolor le duela a alguien de SU familia.
  • La jerarquización de las relaciones de pareja (y de «familia nuclear») sobre el resto de las relaciones humanas. ¿Hace cuánto no saludas a tu vecina? Sí, esa misma, la octagenaria que vive sola en la puerta contigua a la tuya.
  • La sexualidad genitalizada, normatizada/mecánica y reproductiva, esa que prohibe el placer, la diversidad y la libertad. «No te muevas mucho en la cama porque te va a preguntar: dónde aprendiste eso.»
  • La insistencia absurda de que para ser una persona «adulta» y «madura» hace falta «sentar cabeza» y tener una pareja. ¿Hasta cuándo las mujeres que optamos por no tener parejas seremos «unas locas inmaduras»?
  • El canon esposa/madre que le arranca a las mujeres el derecho a decidir si quieren tener hijes o no. La visión de la mujer sin hijes como una mujer incompleta o rota o averiada. «Si no tienes hijes ahora te arrepentirás y luego aunque quieras ya no podrás tenerlos.» El tic-tac del supuesto reloj biológico.

¿Qué piensas tú?

Yo lo tengo clarísimo. Las mariposas no me confunden. Necesitamos un cambio urgente de paradigma relacional y que sea colectivo. Y lo necesitamos ya.

Empieza por preguntarte a ti misme: ¿por qué y para qué tienes (o deseas tener) relaciones sexo-afectivas o «románticas»? Déjame un comentario en este post y lo leeré y responderé con detenimiento.

¿Cuando lees «Las mariposas me confunden» qué te viene a la cabeza? ¿Qué te recuerda?

Te pido que por favor compartas estos contenidos tan valiosos con tus amigues en redes sociales. Espero que mucha gente se anime a escuchar estos audios. Gracias.

Ojos para ver ~ Nro. 9 ~ Artistas #sersiendo

Este es un especial de artistas que me cautivan por su «mirada» del mundo, de la realidad o de quién son ellos mismos.

En esta sección llamada “Ojos para ver” recomiendo contenidos multiformatos (series, libros, películas, fotografías, ilustraciones, arte, artículos, vídeos, etc) que me hayan cautivado o encantado. Curiosea en Ojos para ver ~ Nro. 8, Ojos para ver ~ Nro. 7, Ojos para ver ~ Nro. 6, Ojos para ver ~ Nro. 5, Ojos para ver ~ Nro.4, Ojos para ver ~ Nro. 3, Ojos para ver ~ Nro. 2 y Ojos para ver ~ Nro. 1.

Ayúdame a ayudar

Autorretrato de Vivian Maier

UNO ~ Vivian Maier (EE.UU)

«Vivian Maier (1926-2009) fue una mujer estadounidense de ascendencia francesa y astrohúngara que nació en la ciudad de Nueva York. Su condición de niñera, la cual capturaba «a escondidas» fotografías por las calles de su ciudad, ha sido una historia que en los últimos tiempos ha cautivado al público. No tanto por el hecho de ser niñera como por su necesidad de ser libre y de demostrarlo a través de su espectacular arte de hacer fotografía.» Cultura Inquieta

«Maier se dedicó a retratar lo que ocurría a su alrededor, ocultando sus fotografías para que no viesen la luz, mientras ejercía de niñera para poder pagar los costes de las cámaras, los rollos, el revelado, etc. Maier se inició en el mundo fotográfico con una cámara de caja Kodak Brownie, que no tenía ni control de enfoque ni dial de apertura, y poco después adquirió una cámara Rolleinflex que le permitía mayor control.» Marta Fabián, graffica.info

Página web de Vivian Maier

DOS ~ Marwane Pallas (Francia)

Marwane Pallas es un fotógrafo francés muy joven y talentoso. Una de sus series fotográficas más llamativa se llama “Doctrine of Signatures”, en la hace una analogía entre los vegetales y las partes del cuerpo humano. Aquí presento algunos de sus autorretratos notables. Deliciosamente irreverente.

Página web de Marwane Pallas

TRES ~ Igor Morski (Polonia)

Morski es un diseñador gráfico, ilustrador y escenógrafo polaco enfocado en el arte gráfico de medios mixtos, basado en la manipulación de fotos y dibujos y también en 3D.

Tiene predilección por las atmósferas y los personajes surrealistas​. A mí me parece buenísima su obra.

Página web de Igor Morski

CUATRO ~ Henrietta Harris (Nueva Zelanda)

Harris es una pintora e ilustradora insólita de Nueva Zelanda, nacida en Auckland. Tiene una habilidad única para el dibujo. Ha creado personajes y ambientaciones para escenografías de espectáculos, también camisetas, portadas de discos y su obra ha aparecido en libros y revistas.

Sus pinturas a menudo tienen temas surrealistas, con rostros misteriosos que se deshacen y confunden al espectador, cuestionando el concepto de identidad. Generalmente pinta con acuarela o gouache sobre papel. Ha trabajado para grandes marcas en todo el mundo.

Página web de Henrietta Harris

CINCO ~ María Fernanda Mantilla (Colombia)

A mí me produce ternura nada más ver la obra de esta ilustradora y diseñadora gráfica. Si algún día escribo un cuento para niñas quiero que ella lo ilustre. Oriunda de Bogotá, Mantilla trabaja usualmente como ilustradora de libros infantiles, revistas, materiales institucionales y publicaciones independientes.

Página web de María Fernanda Mantilla

SEIS ~ Marianna Madriz (Venezuela)

Marianna Madriz es una ilustradora originaria de Venezuela, que actualmente vive y trabaja en Londres. Es la ilustradora de «Frida Kahlo», uno de los últimos libros de la serie «Little Guides to Great Lives», escrita por Isabel Thomas.

Ganadora del Premio Dorset Visual Arts 2014, entre sus clientes se incluyen Creative Review y House of Illustration. Su obra es «de muerte lente» como decimos en Venezuela cuando algo es alucinante. Cuando yo sea grande quiero ser como ella.

Página web de Marianna Madriz

SIETE ~ Almudena Lobera (España)

«Almudena Lobera es una artista multiformato (dibujo, instalación, performace, escultura, etc) que vive y trabaja entre Madrid y Bélgica. Trabaja con las problemáticas de la percepción, la representación y el lugar del espectador en la sociedad contemporánea, proponiendo otras formas de entender la relación con las imágenes y lo visible y alterando las lógicas establecidas en los espacios expositivos. Existe en sus proyectos un interés por conectar el legado de periodos clásicos de la historia de la representación y del arte con las cualidades efímeras y virtuales de la imagen de nuestra época.» oralmemories.com

OCHO ~ Yayoi Kusama (Japón)

«Yayoi Kusama es una artista y escritora japonesa, precursora de los movimientos del arte pop, del minimalismo y el arte feminista. A lo largo de su vida, tuvo que ser internada en varias ocasiones en instituciones psiquiátricas por episodios de descompensación por su trastorno obsesivo. La última vez que esto sucedió fue voluntariamente y decidió quedarse ahí para el resto de su vida. Además se sus pinturas abstractas y surrealistas, Kusama ha escrito novelas, historias cortas, y poesía surrealista.» hotbook.com.mx

Ya quisiera yo tener aunque sea una partecita de su locura. ;)

Página web de Yayoi Kusama

NUEVE ~ Ellen Jewett (Canadá)

«Realismo y fantasía se entremezclan en las esculturas de Ellen Jewett, donde la naturaleza es la protagonista de toda su obra. Ramas, hojas, conchas, plumas y flores de cerámica, entre otros elementos, se fusionan y dan forma a estos animales surrealistas. Metal y arcilla son los dos materiales que utiliza la escultora para crear estas criaturas salidas de un mundo de fantasía. Diseña la base de cada escultura con un esqueleto de metal y va moldeando con sus manos la arcilla hasta crear los animales fantásticos. En la obra de Ellen Jewet, la naturaleza se apodera de los animales o los animales se mimetizan con la naturaleza. Pulpos cuya piel está compuesta por plumas y ramas, ciervos cuyos cuernos se convierten en ramas con hojas o colas de zorro que se mezclan con las ramas de un árbol donde habitan pájaros.» estonoesarte.com

Página web de Ellen Jewett

DIEZ ~ Mihai Criste (Rumania)

Mihai Criste es un pintor rumano nacido en 1975. Me encanta su obra. Sus óleos sobre lienzo están llenos de metáforas que exploran el inconsciente y provocan sensaciones raras. Es evidente la influencia que tiene de la obra de Dalí y Magritte.

Reflexión post-selección

Siempre me ha gustado hacer recomendaciones de artistas que molan. En el fondo soy una coleccionista obsesa, aunque físicamente no coleccione ningún objeto.

A veces me obsesiono con artistas conocidos y otras no tanto. Los artistas son esa clase de personas que despiertan admiración en mí. Y no mucha gente despierta mi admiración, para ser honesta.

Tengo serios problemas con la autoridad, jajaja. Es curioso que con los artistas no sienta ningún tipo de rechazo. Mientras más chingones (buenos artistas) más admiración les tengo. Especialmente a las mujeres artistas que no lo tienen fácil en el mundo del arte. Creo que el único espacio que es abiertamente más femenino es la ilustración.

Películas y libros

Si quieres recomendarme algún contenido por favor déjalo en los comentarios de este post. Prometo que lo revisaré y si decido incorporarlo a esta sección del blog diré que tú me lo recomendaste y añadiré un enlace a tu web o blog. Recuerda poner el enlace en tus comentarios. Si te gustó este post compártelo con tu gente en redes sociales.