Conciencia: más allá de la mente pensante #sersiendo

La conciencia no necesita del pensamiento. Los pensamientos necesitan a la conciencia para surgir en ella. Los pensamientos no son la conciencia. Intentaré narrar_me. Explicar mi experiencia desde que practico la meditación y la atención plena o “mindfulness”.

conciencia
By Valérie Hadida

Cuando logras observar la forma disfuncional en la que funciona la mente no entrenada entonces deja de importarte tanto si vienes o no vienes de una familia que te quiere.

O de si recibiste o no recibiste amor en tu infancia.

O lo que sea que ahora te hace sufrir.

Así  es como pierden peso todas las desgracias que te ocurrieron o pudieron haberte ocurrido hasta ahora. No sé explicarlo mejor.

Hemos hecho demasiado, creéme

Seguimos vivxs y todavía no hemos asesinado a nadie hasta este momento.

Entonces aquel instante amable de claridad existencial en el que has visto el funcionamiento de la mente (¿quizás el primer atisbo lúcido de la vida?) te permite intuir el gran lienzo en blanco que es el existir.

Después se te olvida todo tan rápidamente como llegó.

Así se repiten todas las desgracias -tanto las de verdad como las que fabrica la mente no entrenada- y luego otro atisbo breve, como una tos.

Esa nueva vez dura un poquito más.

Y así se repiten varias veces, hasta que un buen día el atisbo se convierte en un momento lúcido tan vívido y fuerte, tan bello_libre.

Y luego se va otra vez -pero ya conoces un poquito de bello_libre.

Percatación

Así comienzas a reconocer bello_libre o su ausencia en ti, bello_libre o su ausencia en los otros, en el mundo y en todas partes.

Así inicia una certeza. Así encuentras el propósito de todo. El único que existe.

Estar más atentx a cómo funciona tu mente es lo único que te interesa. ¿Por qué?

Porque ya no intuyes, sino que sabes que es la única forma de salir de la puta rueda del “hámster existencial”.

Me explico bastante mal. Es que son cosas que no pueden explicarse.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Si quieres aprender cómo meditar o practicar mindfulness visítame en mindfulnessparamujeres.com


En mi nuevo podcast entrevista con Marta Calvo, coach y formadora experta en Coaching Ontológico y fundadora de la 1ª escuela de formación especializada en esta disciplina en Barcelona.

Marta imparte actualmente talleres para madres y padres, tanto presenciales como en línea, en los que nos enseña herramientas del coaching para criar niños y niñas más felices y con una autoestima sana. Para contactarla: martacalvo@ce-coaching.com.

El Coaching Ontológico es una profesión y un oficio emergentes, basados en el marco teórico de la ontología del lenguaje, que ofrece una nueva interpretación sobre lo que significa ser humano.

El perdón: a la familia (NO) se le perdona todo #sersiendo

El perdón obligatorio, vaya timo. No sigamos invitando a la gente a perdonarlo todo porque la familia es la familia, por favor. Cada Navidad y Fin de Año circulan los mismos mensajes. Anda circulando ahora un fragmento titulado “Familia, lugar del perdón” del Papa Francisco. Me siento en la obligación ética de hacer estas anotaciones y de comentar algunos mensajes que me han dejado lectores en mi Facebook.

el perdón

El perdón sólo puede darse (si realmente lo necesitamos y queremos hacerlo) cuando has reconocido que hubo un daño y que la persona que te dañó forma parte de las personas que tenían que cuidarte y verlar por tu bienestar: tu padre, tu madre o algún familiar o las personas que cumplieron esos roles fundantes en tu vida.

Si no se reconoce ese daño ni se legitiman/aceptan/valoran las emociones difíciles asociadas a ese daño y si no hay un alejamiento congruente con ese reconocimiento (me hace daño = me alejo) lo que generamos al decir “perdónalo/a, la familia es la familia” es más sentimientos de culpa y de vergüenza en la persona que ha recibido el daño.

El perdón no tiene que ser necesariamente la única vía para estar bien y en paz.

Hay cosas que no se pueden perdonar. Sí puedes aprender a procesarlas internamente de una manera distinta para que las “heridas abiertas” se cierren. La motivación tiene que ser dejar de sufrir tú por las acciones de otras personas que te causaron un daño.

No estás en la obligación de perdonar a quien te hizo daño y nadie te puede imponer eso. Es opcional y decisión tuya. Tampoco el hecho de tener vínculos consanguíneos (ser de la misma familia) con alguien te obliga a querer y respetar a esa persona.

El amor y el respeto han de ser recíprocos y se tienen que construir entre las dos personas con esfuerzo mutuo y dedicación. Pasa lo mismo con las ganas de compartir la vida entre dos personas.

Ninguna persona te puede obligar a querer/desear parte de tu tiempo con ella, tampoco durante las fechas navideñas ni en año nuevo. Si sientes que tu familia o alguna persona de tu familia te ha hecho daño y no deseas pasar tu tiempo con ella estás en todo tu derecho.

Incluso en todo “tu deber”: el auto-cuidado y el auto-respeto son más importantes que cualquier vínculo con otras personas, sean quienes sean. ¡Eso es egoísmo sano!

No más afirmaciones como “Familia, lugar del perdón”

La única manera que al día de hoy conozco para proteger a nuestros hijos e hijas es enseñarles que tienen el derecho de alejarse de las personas que les hacen daño, incluso si esas personas son su padre, su madre o algún miembro de la familia.

Por favor, paremos esta tontería que pasa de generación en generación. A la familia NO se le perdona todo.

Eso es una trampa para el resto de los días de sufrimiento, pasaporte para la depresión y además encubre un montón de situaciones de maltrato dentro de la familia y de violencia, incluso sexual.

Si alguien te está haciendo daño, aléjate y punto. El perdón no es lo que necesitas en este momento y quizás tampoco en otro momento.

Tus emociones (odio, rabia, ira, resentimiento, miedo, etc) no sólo son válidas sino que son las adecuadas en ese contexto. Es totalmente normal que sientas esas emociones cuando alguien te ha lastimado, sea quien sea.

Si alguien te está haciendo daño, aléjate, da igual si es tu amigo, tu vecino o tu padre o tu pareja o el cura o el maestro o el guía espiritual o quien diantres sea.

Aléjate y busca ayuda psicológica. Con el paso de los años, una buena ruta terapéutica y una red de apoyo amable y respetuosa (la que tú te mereces) podrás salir de esos sentimientos de culpa y de vergüenza y ser finalmente libre.

¡Tú no tienes la culpa! #YoTeCreo

Te invito a leer y a escuchar los siguientes contenidos sobre el perdón, las familias, el sentido de pertenencia y el maltrato que tiene como excusa el vínculo familiar.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


CNVRecomendación para regalo de Navidad

El libro “Comunicación No Violenta. Un lenguaje de Vida” de Marshall Rosenberg. Lo sugiero especialmente para quienes son padres y madres.

“Comunicación no violenta” (CNV) expresa una clara y sistemática presentación de un programa educativo desarrollado por Marshall Rosenberg, a partir de su experiencia como mediador, educador y terapeuta, y que en la actualidad se comparte en más de 45 países.

A lo largo de sus páginas, Rosenberg nos involucra en un proceso de reflexión y aprendizaje relacionado con cómo nos comunicamos habitualmente y cómo podemos hacerlo de un modo más efectivo y coherente con nuestros valores. Leer resumen


Mi amiga Alicia Markowitz está escribiendo un libro sobre el abuso en las familias que saldrá publicado en inglés el año entrante. Aquí les comparto un atinado fragmento sobre el perdón que está perfectamente relacionado con este post.

“What heals is to validate, honor and acknowledge our feelings no matter what they are. This starts a natural process for guaranteed healing. When you learn to understand and respect your feelings pain goes away. Forgiveness is a fake concept to control people through guilt that forces you to protect the abuser instead of yourself. You can live a beautiful life when you honor your truth, it sets you free to move on. A healthy decision is not to betray yourself again. We have been taught that when we feel anger or hate is bad, we are doing or feeling something wrong. We are not supposed to feel that. Anger and hate are what I call our alarm system that protect ourselves from danger, it helps us to say enough, to run away, to set boundaries, to defend ourselves from danger, from a threat. When we understand and respect those feelings, where they come from, when we are capable of indignation and we accept our truth pain will eventually go away. We can’t blame ourselves for being angry at our abuser, we have to validate that feeling. It’s a justified feeling! When you accept that, the anger after a process will go away. When you acknowledge and validate your feelings you don’t blame yourself, you are loyal instead. When you push your feelings away is when I think we can’t heal.”

Ser responsable de mis actos #sersiendo

Ser responsable de mis actos. Que seas de los tuyos. ¡Qué difícil tarea! Las acciones lo son todo en esta vida, incluyen: pensamientos, emociones, sentimientos, comportamientos, sensaciones físicas, etc. Podemos tener buenas intenciones, palabras bonitas, pero si no somos capaces de observar las acciones que llevamos a cabo el día a día el sufrimiento humano nunca cesará y el nuestro tampoco. Hoy vengo a hablarte de las acciones torpes y hábiles, tomando como ejemplo las mías.

ser responsable de mis actos

Hoy he despertado temprano para realizar una ceremonia budista llamada “la puya de las 7 etapas”. Este ceremonia tiene dos partes muy hermosas y emotivas que se llaman: Reconocimiento de las Faltas y Alegría de los Méritos.

En medio de la ceremonia he comenzado a llorar inconsolablemente. El corazón me ha dado saltos dentro del pecho. Estos se alternaban con un sentimiento de opresión o lo que yo llamo “apachurramiento de corazón”. Este sentimiento es la “vergüenza” interna que surge cuando logras ver con claridad tus faltas: la torpeza de tus acciones.

En el budismo decimos que es como si una persona sabia e iluminada estuviera viéndonos todo el tiempo. Observara cómo actuamos, vivimos, sentimos, pensamos, hablamos. Al reconocer tus faltas, pensando en la mirada de esa persona sabia, sientes vergüenza y, al mismo tiempo un agradecimiento profundo.

¿Por qué agradecimiento? Porque has podido reconocer y ver con nitidez cómo te has quedado atrapada en tus condicionamientos del pasado. En la historia de siempre. Ves tus miedos y a tu ego no observado ni entrenado haciendo de las suyas. Este tipo de vergüenza trae consigo una sensación de alivio agradecido indescriptible y muy bonita.

Mi amiga la vergüenza

En estos momentos de vergüenza (interior y consciente) te es muy evidente que la disfunción de la mente (humana) no entrenada te ha controlado una vez más. Recuerda: no es tu mente es la mente de todos los seres humanos no entrenada la que tiene este funcionamiento disfuncional.

De la vergüenza surge una compasión amable hacia tu propio proceso de dejar la esclavitud que representan los patrones mentales y emocionales torpes. Quieres volverte más responsable, consciente y menos ignorante en términos espirituales.

La vergüenza de la que hablo nada tiene que ver con la culpa o la vergüenza occidental. Esta vergüenza interior es un proceso de reconocimiento de las faltas y de alegría de los méritos, como bien dice el texto de la puya.

Es un proceso activo y amoroso, compasivo. No una resignación ni un “látigo” psicológico con el cual hacerse más daño. No hace falta añadir más sufrimiento. ¿Para qué?

Reciban mis disculpas

En los últimos meses me he sentido varias veces ofendida, rechazada, enojada, resentida y triste con diferentes personas y grupos de personas.

He discutido con personas que, teniendo las mismas necesidades internas que yo (entender, dejar de sufrir), han simplemente compartido algo de su forma de vivir conmigo y con otras personas.

Yo he reprobado sus comportamientos, sus creencias y sus acciones desde estados de mi mente y de mi corazón profundamente torpes.

He sido necia. Me he creído superior y con la verdad agarrada en el puño de mi mano. He sucumbido a mis estados mentales y emocionales torpes, a la inercia, sin siquiera observar-me. Mis acciones torpes han lastimado a otras personas y a mí misma. Lo lamento.

Hacer una confesión pública como esta es inquientante, incómoda y agria. Y a la vez me siento mejor haciéndolo. Haber llegado a notar que me he equivocado, que he lastimado a otros y a mí misma, es una experiencia dolorosa y agradable. Es una experiencia sanadora.

¿Cómo ser responsable de mis actos?

Tal vez una de los compromisos más importantes que he hecho desde que soy budista es el no hacer daño voluntariamente, ni a mí misma ni a los demás.

La inconsciencia y la falta de atención plena sobre mis emociones, pensamientos y sensaciones no puede ser una excusa en la que sentirme cómoda y segura. No es un “lugar” en el que quiero estar ni permanecer. Ese es el lugar de la depresión y de la ansiedad.

Hay que auto-observarse y ser honesta, aunque a veces sea sumamente desagradable. Hace bien reconocer que has sido presa de la inconsciencia. En eso estoy, en eso estamos.

A mí me sirve mucho pensar que esa parte de mí que es consciente y iluminada (El Buda Interior podríamos llamarle, jejeje) me observa activa y amorosamente. ¿Qué piensa esa parte de mí sobre lo que estoy haciendo ahora?

Mindfulness

Lo más hábil sería poder notar mis acciones en el mismo momento en que las hago. Pero por ahora la mayor parte de las veces soy capaz de reflexionar sobre mis acciones luego de que ya las he hecho.

El Buda decía que una mente iluminada ya no tiene la necesidad de esos discursos interiores entre sus diferentes partes, aspectos o rasgos. La mente iluminada es una mente integrada, no fragmentada. Eso es algo que me produce mucha intriga, curiosidad y profunda admiración.

El camino espiritual tiene más que ver con un compromiso fuerte y sostenido de no hacer daño. No son tan fundamentales los resultados ideales ni las metas. Ser responsable de mis actos es un proceso vivo y continuo. Ser siendo.

Acciones torpes

A veces las cosas no funcionan como una quisiera durante la práctica, eso también es parte del entrenamiento de la mente, del corazón y del cuerpo. Pero ¿qué son las acciones torpes?

Las acciones torpes son aquellas que se producen o surgen desde patrones mentales y emocionales torpes como el odio, la ira, la necedad mental, el deseo de tener siempre la razón, la “sordera” selectiva, la vanidad, la prepotencia, la indiferencia, el autoengaño, etc.

Son el producto de momentos en los que hay falta de “mindfulness” y de aceptación compasiva. Durante las acciones torpes estamos cediendo nuestra responsabilidad a los viejos patrones automáticos, que nos gobiernan. Y así nos atropellamos a nosotras mismas y a los demás.

Las acciones torpes dejan un mal sabor de boca incluso cuando tienes la sensación interna de haber librado una batalla y haber ganado. Las acciones hábiles, en cambio, dejan una sensación de paz y tranquilidad interna, sientes “estoy siendo responsable de mis actos”.

Cuando una acción es hábil surge un reconocimiento lúcido y consciente en el que “escuchas” esto dentro de ti: “podría morir ahora mismo y todo estaría ok” conmigo y con los demás.

La práctica espiritual tiene que ver con aprender la diferencia entre acciones hábiles y torpes y comenzar a cultivar las hábiles de forma intencionada. Es una práctica y por lo tanto “aprendemos haciendo” (“Learning by doing”), por eso a veces “se nos va la pinza”.

A menudo nos equivocamos y lastimamos a los demás. Lastimar a los demás es como el rebote de una pelota que has lanzado, el sufrimiento sólo se expande y abarca cada vez a más gente. Estar lastimando a los demás es lastimarte a ti misma simultáneamente.

Acciones hábiles

Las acciones hábiles surgen de un lugar de paz interior, en donde no hay lucha, ni sensación de superioridad, ni siquiera una sensación de haber visto o sabido algo concreto.

Las acciones hábiles son el producto de estados mentales y emocionales hábiles como la empatía, la compasión, el alegrarte de los logros ajenos, la amabilidad, la generosidad, ver/valorar a los seres humanos en su diferencia, en su particularidad, el respeto, la curiosidad, la claridad mental.

Simplemente te sientes en equilibrio y tranquila. Es un estado de receptividad sin prejuicios, en el que te rindes y dejas de luchar. Dejas de aferrarte a la creencia de que el mundo o los demás están en tu contra y que tienes que defenderte.

Me ha dado mucho gusto poder observar, aunque sea en retrospectiva, mis acciones torpes.

Valgan estas letras para disculparme con todas las personas que he atropellado por mis estados no observados de inconsciencia durante los últimos meses. Intento con mucho compromiso ser reponsable de mis actos, aunque a veces no lo logro. Lo lamento mucho. Discúlpame.

También quiero auto-pedirme disculpas y abrazarme. Nadir, lo siento mucho.

El reconocimiento de las faltas ha de estar seguido por la alegría de los méritos, como en el texto de la ceremonia budista. ¿Por qué?

Porque el reconocimiento de las faltas estaría cojo si no somos capaces de alegrarnos de que hemos sido capaces de observar atentamente nuestras faltas y de tratarnos con amabilidad a nosotras mismas y a los demás, una vez pasada “la tormenta”.

Alegría de los méritos

Me alegra profundamente
el bien hecho por todos los seres
gracias al cual logran reposo
liberándose así del sufrimiento.
Que aquellos que hayan sufrido sean felices.
Me alegra que se liberen los seres
de los sufrimientos de la existencia cíclica.
Me alegra la naturaleza del Buda
y del Bodhisatva,
protectores del Universo.
Me alegra que surja
la voluntad de alcanzar la iluminación.
Me alegra que exista la enseñanza
esos océanos que llevan la felicidad
a todos los seres
y que son la morada del bienestar de todos ellos.

Aprender a diferenciar las acciones hábiles de las torpes, aprender a reconocer mis faltas, a pedir disculpas, a expresar mis necesidades y sentimientos sin culpar a nadie más, quizás sea una tarea para toda la vida. Ser responsable de mis actos. Yo puedo decir que al día de hoy que es la tarea-regalo más significativa que me ha dado la práctica del Budismo.

De mis acciones hábiles de este segundo nacen las acciones hábiles del siguiente segundo. De mis acciones torpes de este segundo nacen las acciones torpes del siguiente segundo. Así de importante es prestar atención plena a lo que hacemos y sobre todo al cómo lo hacemos.

Si te ha gustado este post, por favor, compártelo en tus redes sociales. Cuéntame cómo te relacionas tú con tus faltas, tus errores, tus acciones torpes. ¿Qué significa para ti esto de “ser responsable de mis actos”? Dialoguemos. Déjame un comentario.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Agamia o cómo relacionarse sin formar parejas #sersiendo

agamia

 

La agamia es un modelo relacional que propone abandonar la estructura de nuestras relaciones actuales (formar parejas) creando un modelo diferente y opuesto al sistema monógamo heteronormativo.

También dicho modelo se distancia de las alternativas no-monógamas como poliamor, swingers, anarquía relacional, etc.

Hace tiempo que vengo explorando diferentes modelos relacionales, desde el estudio y el análisis y también desde la práctica.

Es un tema que me interesa y me preocupa.

La mayor parte de las personas nunca se ha hecho la pregunta sobre qué tipo de modelo relacional practica y por qué. Y este tipo de “ignorancia” o de falta de profundidad y responsabilidad, esta carencia de hacerse preguntas importantes sobre la vida y las relaciones, genera mucho sufrimiento en las personas.

He tenido la oportunidad de entrevistar a Israel Sánchez, el autor del blog “Contra el amor”, quien lleva un tiempo analizando el modelo relacional tradicional (formar parejas) y ha amalgamado diferentes propuestas para construir el modelo de la agamia (no formar parejas).

Mi entrevista con Israel Sánchez sobre la agamia:

El mismo contenido sobre agamia -pero en formato de Youtube por si te es más cómodo

Ensayando las relaciones

A continuación puedes descargar unos ensayos muy reveladores para entender los fundamentos de la monogamia y la pertinencia y la urgencia de explorar y construir otros modelos relacionales alternativos.

PDF “El pensamiento heterosexual y otros ensayos” de Monique Wittig

La escritora francesa y teórica feminista Monique Wittig (1935-2003)  plantea que los conceptos “hombre” y “mujer” son conceptos políticos de oposición, que se sostienen en la heterosexualidad como un contrato social. En otras palabras, que son categorías impuestas por una sociedad específica (la sociedad patriarcal), basadas en una supuesta distinción natural de sexo, que se mantiene mediante la imposición de la heterosexualidad como una norma social.

PDF “El contrato sexual” de Carole Pateman

La teórica política y feminista británica Carole Pateman (1940) descubrió que en la base de las sociedades patriarcales ha habido o hay un pacto fundador que es, en realidad, anterior al que hasta ahora se creía que fundaba las sociedades humanas, y que Jean-Jacques Roussseau denominó “el contrato social” en el siglo XVIII. El verdadero pacto fundador era “el contrato sexual”, que consiste en un pacto no pacífico entre hombres heterosexuales para distribuirse el acceso al cuerpo femenino fértil entre ellos.

Si te ha gustado este post, por favor, compártelo en tus redes sociales. Cuéntame cómo vives tú las relaciones y cuál es el modelo relacional que practicas y por qué. Dialoguemos. Déjame un comentario.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Esta es la entrevista que le hizo mi amiga Maranta Rubiera a Israél Sánchez sobre la sexualidad desde el modelo de la agamia para su programa Sexo Nómada.

Violencia contra la Mujer #sersiendo

El 25 de noviembre es el Día de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Violencia contra la Mujer

Anoche soñé que me habían quitado un seno. Estaba haciendo cosas cotidianas y cada cierto tiempo se hacía una especie de zoom a mi cuerpo y allí estaba, protagonista, la cicatriz de la masectomía. Muy simbólico y significativo.

Hoy al despertarme recordé el sueño.

Pensé en la cantidad de veces que he sentido miedo y he deseado con todas mis fuerzas ser un hombre.

No quiero que las mujeres más jóvenes que yo ni las siguientes generaciones tengan que sentir esa sensación de autodesprecio ni tan siquiera un minuto.

El desprecio hacia las mujeres que, una vez introyectado, se convierte en autodesprecio.

Quiero que ser mujer sea tan natural como la lluvia o la tierra. Que sea como respirar y ya. Quiero que ser mujer no sea algo de que preocuparse.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Te sugiero leer todos los posts de mi blog relacionados con la violencia hacia la mujer


9 recomendaciones para una comunicación no sexista en los medios

  • Focalizar las imágenes que utilizas para publicidad en las partes del cuerpo de la mujer que no tienen contenido erótico.
  • Excluir escenas que representen sometimiento sexual.
  • Evitar mensajes que inciten al maltrato.
  • Trasmitir mensajes de productos dirigidos a hombres y a mujeres.
  • Utilizar un lenguaje no sexista.
  • Promover el respeto y la igualdad en las relaciones entre hombres y mujeres.
  • Evitar estándares de belleza femenina que determinan una mujer bella y delgada como sinónimo de éxito.
  • Utilizar indistintamente la voz del hombre como la de la mujer para dar autoridad, credibilidad y fiabilidad.
  • Fomentar el reconocimiento de las aportaciones de la mujer a la sociedad en todos los ámbitos.

Aquí puedes descargar un libro de estilo sobre la comunicación no sexista


La violencia contra la mujer es una de las caras del miedo y de la incomprensión

¿Qué quieren las mujeres? ¿Te has hecho alguna vez esta pregunta? En este episodio de mi podcast te regalo una lista de 10 cosas que queremos la inmensa mayoría de las mujeres de los hombres. Seguramente encontrarás algunas de las respuestas que necesitas.


Úrsula K Le Guin, una de mis escritoras favoritas, lo dice mejor que yo: “Me he identificado como feminista muchos años. En la actualidad, la palabra se interpreta en tantas maneras conflictivas, muchas de ellas ignorantes u hostiles, que raramente la uso. Si una feminista es alguien que piensa que el género es en gran medida una construcción social, y que nada justifica el dominio social de un género sobre otro, entonces soy feminista.”

Ojos para ver ~ Nro. 2 ~ ¿Prefieres películas o series? #sersiendo

En la nueva sección “Ojos para ver” recomiendo contenidos multiformatos (series, libros, películas, fotografías, ilustraciones, artículos, etc) que me hayan cautivado o encantado cada mes. Esta es la 2ª edición correspondiente al mes de octubre 2017.


Surrealismo
“Pequeña Serenata Nocturna” de Dorothea Tanning

UNO ~ El artículo “Esa mujer artista a la que llamaron “vaca”” publicado por El País (9/10/2017) sobre la exposición Somos plenamente libres. Las mujeres artistas y el surrealismo del Museo Picasso de Málaga, España.

“Las artistas que trabajaron en los aledaños del surrealismo no lo tuvieron fácil. Muchas de ellas, auténticas transgresoras, fueron, básicamente, orilladas —y en ocasiones, ridiculizadas— por sus compañeros de viaje. El movimiento surrealista empuñó en los años veinte la bandera de la liberación de la psique, del fin de la represión de los deseos, idealizó a la mujer, sí; pero su afán transgresor no fue mucho más allá. Y menos en cuestiones de género.” La exposición está abierta hasta el 28 de enero 2018.

Lee el artículo

DOS ~ La serie “Young & Promising” (“Unge lovende”, Noruega, 2016) de Siri Seljeseth.

Esta es la respuesta nórdica y europea a series como “Girls”. Trata sobre la vida de tres  treintañeras en Oslo: Elise, Nenne y Alex. Entra dentro del género cinematográfico y literario llamado “coming of age”, el cual se centra en los aspectos psicológicos y morales de personajes que generalmente están pasando de la juventud hacia la adultez. La serie muestra atinadamente los problemas y los desafíos de una generación completa a través de sus tres protagonistas.

Al iniciar la serie, Elise se ha ido a EE.UU. para probar suerte con su carrera como monologuista y termina trabajando en un centro comercial disfrazada de mascota. Ha regresado a Oslo para renovar la visa y se la niegan. Se ve obligada a regresar a su vida anterior: trabajar en un supermercado en atención al cliente, compartir piso con Nenne y Alex, lidiar y convivir con su familia claramente disfuncional. También se ha enamorado de su mejor amigo, pero todavía no lo sabe.

Nenne es una escritora amateur que se debate entre su miedo a ser exitosa y la seguridad de su inestabilidad emocional y de relaciones tóxicas con otras personas. A veces el sufrimiento puede ser un “hogar” confortable. Alex, a su vez, es una aspirante a actriz y tiene una relación de muchos años con su novio. No sabe si apostar a su carrera o a una vida más tradicional de esposo, hijos y casa con perro.

Mira el trailer

TRES ~ En mi podcast entrevisto a Mónica de la Fuente, Fundadora y CEO de madresfera.com.

Madresfera.com es una plataforma que reúne blogs de madres blogueras sobre la maternidad, la crianza de los hijos y las hijas y el mundo femenino en español. También cuentan con algunos padres blogueros que escriben sobre la paternidad, una magazine digital llamada MAMA y elaboran un ranking muy útil de blogs, videoblogs y podcasts. Conócela.

CUATRO ~ El cortometraje “Platform 13” (Países Bajos, 2015) de Camiel Zwart.

Fue una grata sorpresa. Atrevido el uso conjunto del mapping, técnicas clown y danza contemporánea para acercarnos al mundo onírico y al (des)control de la masas.

CINCO ~ El documental “Amazona” (Colombia, 2016) de Clare Weiskopf y Nicolas van Hemelryck.

Una oda a la libertad de las mujeres. Ole a la mamá de Clare y a Clare. Cuando somos hijxs ya adultxs nunca nos preguntamos por la libertad de nuestrxs madres, la libertad de ahora, la de antes, la de mañana. ¿Quién desea tener una madre esclava, una madre sacrificada y abnegada que elige (o se ve obligada a) negarse a sí misma para ser madre? Es la peor escuela para la vida. Es la escuela que enseña a la gente a sentirse eternamente culpable.

Mira el trailer

SEIS ~ El capítol “El treball” del programa Amb filosofia de tv3.

M’agrada la distinció que fan aquests filòsofs entre el treball i l’ocupació (“el empleo”). Perquè no és el mateix. Val la pena escoltar-los.

Mira-ho aquí

SIETE ~ La película “Aves de Paso” (“Les oiseaux de passage”, Francia, 2014) de  Olivier Ringer.

¡Qué película tan bonita! Una lección sobre el respeto hacia la libertad de las niñas y los niños, incluyendo los que tienen diversidad funcional o “discapacidad” y hacia sus necesidades afectivas y de comunicación. ¡Es ideal para verla con la familia! A veces pensamos que sabemos lo que nuestros hijos necesitan y no los escuchamos y la verdad es que no tenemos ni puta idea.

Mira el trailer

OCHO ~ La película “Maudie” (Irlanda/Cánada, 2016) de Aisling Walsh.

Una sorpresa. No conocía a esta pintora canadiense Maud Lewis (1903-1970), su historia me recordó la de Frida Khalo, de hecho son contemporáneas. La película narra la historia real de su vida, el abandono de su familia debido a su enfermedad (artritis), sus pinturas, la historia de amor con su marido. ¡Qué duro puede ser el mundo para quienes nacen o son diferentes a la mayoría! Cuánta incomprensión y crueldad. Y cuánta valentía la de estos personajes que, contra viento y marea, buscan la forma de expresar de la manera que sea lo que llevan por dentro. Olé, Maudie.

Trailer subtitulado al español

NUEVE ~ La serie “The living and the dead” (Reino Unido, 2016) de Ashley Pharoah.

Una producción de la BBC. Drama, suspenso y fenómenos paranormales por vía intravenosa. ¡Muy buena!

Mira el trailer

DIEZ ~ El documental “Bertsolari” (País Vasco, 2011) de Asier Altuna

Para quienes aman las palabras como yo. No conocía para nada el arte vasco de recitar poemas improvisados. Estoy MUY feliz de haberlo conocido y me entraron ganas de aprender Euskera y conocer su país. Qué belleza de tradición oral: una raíz fuerte, transgeneracional y esperemos eterna. Entré en llanto completo con el final: ¡Bravo, Maialen Lujanbio! Zorionak eta nire esker sakonenak!

Mira el trailer

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Películas y libros

Si quieres recomendarme algún contenido por favor déjalo en los comentarios de este post. Prometo que lo revisaré y si decido incorporarlo a esta sección del blog diré que tú me lo recomendaste y añadiré un enlace a tu web o blog. Recuerda poner el enlace en tus comentarios. Si te gustó este post compártelo con tu gente en redes.

Quizás te interese curiosear en la categoría “Cine” dentro de mi blog

Miedo a la muerte. Miedo a los cambios #sersiendo

miedo-a-la-muerte
Oye, sin desiertos, no habrían desiertos que florecen como los de Atacama en Chile. Cuánta belleza nos perderíamos.

Tenemos un miedo a la muerte tan grande que nos peleamos con la Naturaleza. Por ende luchamos contra su cualidad más evidente: el cambio. Hoy vengo a hablarte de la Muerte, es uno de mis temas de reflexión favoritos.

¿Tener miedo a la Muerte qué implica para nuestra vida? Que todo lo que esté vinculado con la Naturaleza lo estamos tratando como si fueran “ladrones de vida”, que nos roban cosas que queremos.

Creemos que es mejor decir que “una persona está llena de vida”, que decir “está llena de muerte”. ¿Por qué? ¿No es una arbitrariedad? La Vida y la Muerte son lo mismo.

Un ejemplo.

Si yo creo que el “trastorno de ansiedad” es un “ladrón de vida” me pelearé con esa parte de mí misma con tal clase de odio y rechazo que estaré negando cualquier ínfima oportunidad de equilibrar mis emociones. Me alejaré de la posibilidad de ser amable conmigo misma de manera incondicional, pase lo que pase.

Cuando estoy ansiosa, soy yo quien está ansiosa. Vaya que no es un alien que vive dentro de mí que se gobierna solo, aunque lo parezca.

No puedo separarme de mí para aliviarme

Eso es lo causó la ansiedad en primer lugar. Esa separación, esa lucha, esa falta de amor y amabilidad.

¿Te preguntarás que tiene que ver todo esto con la Muerte? Pues que las cosas cambian.

Si sube, baja. Si vive, muere. Si algo es, luego no es. Si ahora mismo tengo ansiedad, el minuto siguiente puede que no o sí, pero yo sólo tengo que ser amable conmigo en este mismo momento.

No se puede ser amable con una misma mañana o ayer en sentido estricto. Se es amable en acción y en presente, ahora.

La actitud de rechazo y miedo hacia la ansiedad te hace pensar que el/tu cambio no es posible, es decir que es una actitud de negación de una de las cosas más evidentes y constatables: las cosas cambian.

Si me peleo con la Muerte, me peleo con la Vida.

Si me peleo con las Muertes todas, Me peleo con las Vidas todas.

Si me peleo con la ansiedad, me peleo conmigo

Yendo un poco más allá: no es posible hacer un pacto y un compromiso con la Vida si no lo haces con la Muerte. Un pacto con la Naturaleza es más sencillo y orgánico que estar peleando con ella todo el puto día. ¡Es realmente demencial!

Quizás sea porque soy antropóloga física y forense, eso da igual.

Sé que la Muerte es una aliada valiosísima en el camino del desarrollo personal y del espiritual.

Decir esto es decir que la Vida también lo es.

Abrazar el proceso Vida, Muerte, Vida, Muerte, Vida, Muerte… Es, No Es, Es, No Es. Abrazas el cambio y a la Naturaleza. Te abrazas a ti y a los demás.

Leí en algún trozo de piel que es Doña Muerte  quien, con sus delicadas manos, da la vuelta al niño en el vientre de su madre y lo pone boca abajo para que pueda nacer. En el mundo moderno se nos ha olvidado la generosidad de Doña Muerte.

Las cosas y los seres no están desconectados

¿Por qué crees que estamos contaminando al Planeta Tierra?

¿Por qué crees que existen las guerras, los suicidios, las adicciones, el odio, la violencia? ¿Por qué crees que construimos los conceptos de Nación, Estado y Patria?

Todo tiene que ver con más de lo mismo.

Estamos peleados con la Naturaleza, porque nos peleamos con la Muerte.

Queremos POSEER. Queremos que las cosas sean como a nosotros nos da la gana y no como son.

¿Qué hacer cuando tienes miedo a la muerte?

Tener miedo a la muerte, es lo mismo que tener miedo a la impermanencia.

Los budistas decimos que todas las cosas compuestas son impermanentes.

Tener miedo a la muerte es tener miedo a que las cosas cambien y a que las cosas no cambien. ¿No es paradójico?

Nos queremos sentir bien, sin querer sentirnos mal nunca. ¿Es eso posible? ¿Tú qué crees?

A mí me ayudado mucho eso que dice la gente de A.A.: “un día a la vez”. Yo soy algo más realista y digo: Un segundo a la vez y respiro profundo.

Cuando me siento fatal me digo: “Nadir, sólo tienes que sobrevivir a este segundo”. Y así cada segundo. Con esta frase me recuerdo a mí misma que las cosas cambian.

Me ha dado por salir a pasear con la Muerte en estos días y hablar con ella. Dice que sabe bailar muy bien y que nunca me pisará los pies. Eso ya lo sé, pero a veces se me olvida. Me entrego al hábito de recordar y de saber.

Sin Muerte, no hay cambio

Hablemos de la Muerte, de las Muertes todas. Hablar de la Muerte, es hablar de la Impermanencia.

Leí en alguna parte que la escritora mexicana Rosario Castellanos escribió: “Dadme la muerte que me falta”. ¡Cuánta lucidez!

Cuando termines de leer esto, esto habrá muerto. ¿Y qué? No pasa nada.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


El día sábado 18 de noviembre 2017 a las 11 horas realizaré con Barcelona Mindfulness para Mujeres Meetup una práctica grupal de caminata y diálogo consciente en el Parque de la Ciudadela en Barcelona. Si te quieres sumar, entra aquí.