“Plegaria” de Ida Gramcko #sersiendo

flor-nadir-chacin

A Haydée Solano de Chacín

No te puedo nombrar. No tienes nombre. Eres lo que se siente. Nunca lo que se explica. ¡Oh mi Absoluto Amado, a quien descubro ahora sin que ninguna forma lo limite! Perdóname la antigua reflexión.

No eres lo que se piensa. Eres lo que se ama. No eres conocimiento sino sólo estupor. No eres el perfil sino el asombro. No eres la piedra sino lo inaudito. No eres la razón sino el amor.

De la mano del Ángel yo he ascendido a tu hallazgo que nunca es un concreto tesoro sino continuamente un descubrimiento inenarrable. El Ángel, a mi lado, sintió también intensa, más intensa que nunca, más intensa que con algo o con alguien, esa visión de inmensidad. Como con nadie, no porque cada caso es singular, sino porque aquel acto fue más hondo que todos los suyos, como si recibiéramos de pronto un advenimiento de infinito.

Y es inútil pensar en encarnarte. Eres lo que nunca se puede encarnar ni nombrar porque sólo nos juntas las manos y nos haces doblar las rodillas.

Déjame sentirte, ¡oh infinitud, oh zona inmensa, dimensión sobrehumana, oh mi Dios, siempre con la piel deslumbrada tanto que el cuerpo se me vuelva luz! Déjame estupefacta, arrebatada y déjame que vibre para siempre con la palpitación mía e íntima.

Quisiera ser aquella que permanece, atónita, ante ti. La que no sabe de tu nombre, la que no sabe de tu forma, una ignorante estremecida. Y que así sea.

Ida Gramcko (1924-1994) fue una poeta, ensayista, dramaturga, cuentista y periodista venezolana.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Calcetines disparejos #sersiendo

aldabaA mi querida sobrina Ariana H. Markowitz

Hoy, desde que me desperté, llevo puesto un calcetín negro y uno blanco. Cuando siento que mi vida se está yendo “a pique” o, por el contrario, está “demasiado elevada” suelo ponerme los calcetines de esta forma, es un recordatorio.

Me recuerdan que a cada instante están sucediendo experiencias agradables y desagradables al mismo tiempo. Me recuerdan que a cada momento estoy realizando acciones que tendrán sus consecuencias más adelante. Me recuerdan también que, aunque mi cerebro y el del resto de los seres humanos está diseñado para prestar más atención a las experiencias desagradables (cuestión de supervivencia), yo puedo elegir a qué parte de mi experiencia le “doy cuerda”, le presto más atención y a cuál le doy “alimento” para que crezca y se repita.

A veces pensamos con demasiada ligereza y sin darnos casi cuenta que la vida, las demás personas, el Gobierno, los jefes, la familia o las parejas… nos meten el pie a propósito para que nos caigamos. ¿Qué tan cierto es eso? ¿Te lo has preguntado?

Para mí esta idea o creencia errónea surge de una postura de “víctima de las circunstancias” y sólo acentúa el sesgo negativo que de por sí ya tienen nuestras percepciones, sentimientos, emociones y acciones. Y, ¿cuál es la consecuencia de esa creencia? Que mientras más atención le prestamos a lo que nos resulta desagradable más cosas desagradables hacemos que sucedan.

La manera en la que percibimos lo que sucede y las acciones automáticas que se desencadenan como reacción (reactividad, resistencia) a dicha percepción se convierten en la inclinación de nuestras futuras percepciones. Esto establece un hábito recurrente, una forma en la que se repiten automáticamente los mismos patrones mentales y emocionales, la mayor de las veces tóxicos.

No creo que haya personas que voluntariamente deseen sufrir y sentirse insatisfechas con sus vidas y consigo mismas. Tampoco creo que la mala voluntad sea parte de la naturaleza humana.

Lo que sí sé es que hay demasiadas personas que se creen víctimas de absolutamente todo, personas que han soltado las riendas de sus vidas sin darse cuenta y que no encuentran salidas. Personas que sufren. Sufrimos de más, sin necesidad. Y ese sufrimiento (o esa insatisfacción profunda) no es algo con lo que tengamos que resignarnos a vivir.

Este post podría llamarse “La puerta abre hacia dentro” porque la respuesta a todas las preguntas existenciales que nos hacemos, las salidas (o entradas) a todos los problemas o situaciones dolorosas que vivimos, todas las herramientas capaces de liberarnos de lo que nos oprime, están dentro de nosotros mismos, ahora y aquí. No hay que buscarlas afuera, no hay que buscarlas en el futuro ni en el pasado, allí no encontraremos nada útil, de verdad útil. La puerta se abre hacia dentro porque es adentro el lugar y es ahora el momento.

La próxima vez que quieras “cagarte en la madre” de alguien o te sientas inclinada/o a echarle la culpa a algo por tus circunstancias actuales “imagina la puerta”… ve a su encuentro…vuelve toda tu atención plena (mindfulness) e interés hacia ti misma/o, hacia tu experiencia, hacia tus necesidades, tus emociones, tus pensamientos, préstale toda tu disposición limpia, pura, sin juicios, sin generar culpas, a lo que sea que te está sucediendo y espera pacientemente… la puerta se abrirá.

¡Comprométete con tu vida, contigo primero, y deja a los demás en paz (o como quiera que deseen estar)! Ellos ya harán su trabajo cuando toquen fondo. Eso no es egoísmo, es inteligencia, es amabilidad, es compromiso ético. La única manera de crear una sociedad amable y una familia amable y una escuela amable es que cada quien se haga cargo de sus estados mentales y emocionales, de la inclinación de su mente, de su cuerpo, de su corazón. La verdadera libertad comienza cuando entrenas tu mente y tu corazón y los conduces voluntariamente hacia un camino más amable, más humano.

La puerta se abre hacia dentro, deja de patearla, empujarla, gritarle, insistir obstinadamente, nunca lograrás que se abra hacia afuera. Además afuera no está lo que necesitas, que ¿cómo lo sé? Te respondo con otra pregunta: ¿Acaso tu larga lucha a patadas y empujones contra la puerta -tus medios habituales- ha hecho que esta se abra? ¿No crees que vale la pena intentar otra estrategia?

Te contaré algo personal. La primera mejor decisión que he tomado en mi vida ha sido la de tratar incansablemente de dejar de culpar a los demás o a algo fuera de mí por las cosas que no me gustan o me resultan desagradables o difíciles. La segunda mejor decisión ha sido la de tratarme con amabilidad sobre todo cuando me siento rota y no esperar a que alguien más venga a hacerlo por mí. La tercera ha sido la de meditar todas las mañanas. La cuarta la de compartir contigo, la de escribir. ¡Gracias por leerme! Te volveré a hacer la pregunta: ¿Qué harás la próxima vez que quieras “cagarte en la muelas” de algún supuesto enemigo?

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

10 razones para dejar de luchar #sersiendo


boxeo-nadir-chacin-luchar¿Estás cansada/o de luchar? ¿Crees que la única forma de cumplir tus sueños es luchar por ellos? ¿Piensas que eres demasiado “buena/o” y que otros abusan de ti? ¿Te gustaría tener más confianza en ti misma/o?

Escucha mi podcast nuevo en el que explico las siguientes 10 razones para dejar de luchar. ¡Cuelga los guantes! ¡Tira la toalla!

  1. Luchar no es sinónimo de responsabilidad ni de asertividad.
  2. Luchar no te dará lo que necesitas.
  3. Luchar no te llevará a un futuro (un tiempo mejor) en el que dejarás de luchar.
  4. Luchar te desgasta física, mental y emocionalmente. Es energía mal orientada.
  5. Luchar va contra la vida y no a favor de ella.
  6. Luchar presupone que el mundo y todo lo que hay en él -incluyendo a los otros seres humanos- ¡te están atacando!
  7. Luchar mina tu auto-confianza y auto-amor. No es inteligente. No te permite conocerte a ti misma/o.
  8. Ir contra _____ (rellena el espacio en blanco) es ir contra ti.
  9. Luchar te aleja de tus seres queridos y de los otros seres humanos.
  10. Luchar te mantiene en el modo “hacer” y no puedes pasar al modo “ser” ni disfrutarlo. En el modo “ser” están las respuestas creativas y positivas ante las adversidades.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Recuperando la intuición #sersiendo


Aha-experiencia¿Qué es la intuición? ¿Para qué nos sirve? ¿Cómo podemos cultivarla en nuestras vidas? Este podcast (tiene 3 partes) es una exploración sobre la intuición basada en el cuento “Vasalisa la Sabia” del libro “Mujeres que corren con los lobos” de Clarissa Pinkola Estés.

En la primera parte es solamente la lectura del cuento en la versión de La Pinkola. La segunda y tercera parte son la interpretación de los diferentes símbolos, personajes y tareas que aparecen en el cuento. Añado algunos ejemplos y la explicación de cómo aplicar las sabias enseñanzas que narra la historia a nuestras vidas cotidianas. Déjame tus comentarios en este post y si quieres proponerme un tema para el próximo podcast escríbeme por aquí.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter




Ser fuerte “significa encontrarse con lo numinoso de uno sin huir, viviendo activamente con la naturaleza salvaje de una manera propia. Significa ser capaz de aprender, ser capaz de sostener lo que sabemos. Significa sostenerse y vivir”. Clarissa Pinkola Estés

¿Qué es la libertad? #sersiendo


mujer-libre-nadir-chacinEste es un podcast especial sobre la libertad, que conmemora el cuarto aniversario (27 de mayo) de mi migración a Barcelona desde la Ciudad de México. ¿Qué es la libertad? ¿Qué me ha llevado a sentirme más libre? ¿Cómo lo he logrado? ¿Cómo puedo continuar con el proceso de vivir una vida cada vez más libre y emocionalmente autónoma?

Estoy muy contenta de compartir contigo la cantidad de cosas nuevas que he aprendido de mí misma y de la condición humana en general. Estoy segura que te dará tranquilidad escucharme y espero que dejes aquí tus comentarios o dudas o preguntas. Si deseas que hable sobre un tema en concreto en mi próximo podcast envíame un mensaje.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter



¡Regálate un verano sanador! Ofrezco 2 cursos de ‪”Mindfulness‬ para la salud” (1 clase p/sem., sáb.), en Mailuna (C/Valldonzella, 48, cerca de Pl. Cataluña), ‪‎Barcelona‬, del 4/06 al 30/07 del 2016, exclusivo para chicas. En dos horarios, uno por las mañanas y otro por las tardes. Ideal para mujeres con ‪‎ansiedad‬, ‪‎estrés‬ y depresión o con enfermedades crónicas y degenerativas. ¡Últimas plazas, aprovecha el descuento de 15%! ¡Ven y prueba! Sesión informativa gratuita, día 28 de mayo, a las 19:30 horas; si quieres asistir a la sesión informativa escríbeme por aquí o reserva tu plaza en meetup. También ofrezco sesiones individuales online (por Skype) de Acompañamiento basado en Mindfulness. Esta es la web de mi nuevo proyecto, visítala y dame tu opinión, por favor: http://mindfulnessparamujeres.com/

Mente reactiva vs. creativa #sersiendo

woman_peace

La mente humana tiene dos modos de funcionar: reactiva y creativa. La mente reactiva obedece a impulsos muy primarios que se han quedado “anclados” en la psique de nuestra especie desde hace siglos, por lo que es la forma habitual en la que re-accionamos a lo que sucede afuera y adentro de nosotros mismos. También hemos creado infinidad de sistemas económicos, políticos, sociales y culturales que refuerzan esta naturaleza condicionada de nuestra mente reactiva, porque dichos sistemas han sido creados desde y por mentes reactivas.

La mala noticia es que estos condicionamientos funcionan desde el inconsciente y no somos capaces de notar que estamos condicionados por ellos. La buena noticia es que la ‪meditación‬ y la práctica de la atención plena (mindfulness) nos ayudan a “poner luz” a estos procesos mentales para poder observar claramente lo que está sucediendo y cómo está funcionando la mente reactiva en un momento dado.

También nos ayudan a desarrollar (o más bien a re-conocer) un sentido de identidad que no esté conectado sólo con procesos mentales, emocionales y conductuales. Un sentido de identidad, digamos, independiente y, sobre todo, fluido. “Soy un ser humano que está observando cómo funciona la mente humana reactiva” a diferencia de “Soy mi mente reactiva”. Cuando dejamos de Re-accionar a todo y comenzamos a Responder y a Elegir nuestras respuestas de una manera consciente, estamos utilizando y cultivando el modo creativo de nuestra mente. Para mí, ese cambio de la mente reactiva a la mente creativa es la verdadera madurez. Una madurez que nada tiene que ver con el paso del tiempo.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


¡Regálate un verano sanador! Ofrezco 2 cursos ‪”Mindfulness‬ para la salud” (1 clase p/sem., sáb.), en Mailuna (Pl. Cat.), ‪‎Barcelona‬, 4/06-30/07, exclusivo para chicas. Dos horarios, uno en las mañanas y otra en las tardes. Ideal para mujeres con ‪‎ansiedad‬, ‪‎estrés‬ y depresión o con enfermedades crónicas y degenerativas. ¡Últimas plazas!, sesiones informativas gratuitas (14/05, 28/05, reserva tu plaza en meetup). También hago sesiones individuales online (por Skype) de Acompañamiento basado en Mindfulness. Esta es la web de mi nuevo proyecto, visítala y dame tu opinión, por favor: http://mindfulnessparamujeres.com/

La campaña #MiPrimerAcoso #sersiendo

© Brett Gundlock

Hoy me he tomado la labor de leer los testimonios desgarradores de infinidad de mujeres, sobre todo mexicanas, que han participado en la campaña #MiPrimerAcoso en redes sociales, sobre todo en Twitter. Las mujeres narran la experiencia de cuando sufrieron el primer acoso en sus vidas utilizando la etiqueta o el hashtag #MiPrimerAcoso. Me he quedado muy mal y he decidido escribir este post para exorcisar la rabia. Te invito a hacer lo mismo, no importa si eres hombre o mujer, creo que has de involucrarte activamente para que estas situaciones dejen de existir en el mundo.

La violencia sexual es de todas las violencias la más cruel y despiadada, sobre todo cuando las víctimas son niñas. ¿Cómo una niña puede ser culpable de recibir abuso sexual? Una sociedad que no es capaz de proteger a sus niñas y a sus niños está realmente en franca decadencia y descomposición. Hay personas que preferirían ni siquiera escuchar o leer que esta realidad existe y yo me pregunto: ¿tenemos que esperar que la víctima sea nuestra hija para hacer algo? Mientras leía los testimonios me sentí violada y abusada como esas mujeres, me sentí cargando con la vergüenza, la impotencia y la culpa que ellas sienten. Yo suelo decir que sentir indignación no sirve de mucho, pero cuando se trata de la violencia sexual a mujeres y niñas me siento profundamente indignada. La indignación es enojo, rabia o enfado vehemente hacia alguien o hacia sus actos.

Repruebo y condeno los actos de todos los seres humanos, de la edad que sea, y de la época que sea, y en el país que sea, que han abusado sexualmente de las niñas y las mujeres. Es esa indignación profunda la que me ha motivado desde que tengo uso de razón a participar activamente en todo tipo de proyectos que busquen mejorar las condiciones de vida de las mujeres y velar por sus derechos dentro de una sociedad profundamente machista. Soy feminista, sí, porque si se sabe un poco de historia y se leen las noticias no se puede no serlo. El feminismo busca la equidad de género, que todos los seres humanos sin distinciones podamos vivir sin miedo y tener una vida libre de violencias. Las feministas desde los diferentes feminismos que están activos al día de hoy son sólo la expresión de una urgencia real: necesitamos hacer más y hacer mejor para acabar con la violencia de género (el machismo), una lacra social que nos daña a todos los seres humanos.

Quizás podemos cuestionar las formas en que algunos feminismos están haciendo “su” lucha, pero no estar de acuerdo en que es necesario que la sigan haciendo y en que nosotros tenemos que participar también es producto de una “locura” profunda.

Si no eres parte de la solución, eres parte del problema. Si no participas en cambiar esta lacra social de las violencias de género, estás dentro de la misma visión del mundo o paradigma que lleva a un padre o a un abuelo o a un primo o a un vecino o a un extraño a toquetear a una niña de 5 años y obligarla a masturbarlo.

Suena fuerte lo que digo, pues sí es que es fuerte lo que sucede. Ya no podemos seguir siendo ciegos a los daños que nos hace la cultura patriarcal que nosotros mismos hemos creado. Abre los ojos. Empieza por leer las noticias sobre las violencias de género en tu país, luego las de otros países y entérate de la situación mundial. ¡Es una pandemia atroz! Hazlo, que reflexionar un poco sobre las violencias de género no te hará daño, al contrario, te ayudará a recuperar tu condición de ser humano. Si no somos capaces de empatizar con el sufrimiento de las mujeres que escribieron esos testimonios de #MiPrimerAcoso realmente hemos de preguntarnos: ¿por qué no puedo hacerlo? o ¿qué ha pasado con mi humanidad? Y luego de hacerte la pregunta, decide hacer algo para remediarlo, porque el sólo pensar no va a cambiar nuestras realidades sociales ni va a hacer de este mundo un lugar más habitable. ¡Actívate! Aún estás a tiempo de participar, no te calles: haz tu testimonio ya.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Captura de pantalla 2016-05-02 a la(s) 12.39.13


“Todas las desgracias del mundo provienen del olvido y el desprecio que hasta hoy se ha hecho de los derechos naturales e imprescindibles de ser mujer.” Flora Tristán


ACTUALIZACIÓN, 5/05/2016: La desesperación no es buena consejera, sólo nos lleva a enjuiciar y culpabilizar. Una vez drenada la indignación que sentí cuando escribí este post, he de decir que lo que es parte del problema es nuestra mente que sigue patrones reactivos y poco creativos hasta el mismo cansancio, se repite y se repite, una y otra vez… No somos nosotros el problema, ni los otros, el problema es que a los seres humanos, todos, nos gobiernan y condicionan patrones mentales poco hábiles y no somos capaces de ver con claridad la motivación que hay detrás de nuestros actos. El enfado y la indignación, como ya lo sé en lo más profundo de mí, no curará a la humanidad, pero tanto sufrimiento sí que puede ayudarnos a despertar de ese estado de locura en el que nos estamos dañando los unos a los otros. Me ha ayudado a calmarme esta charla que les sugiero ver.

Una sorprendente, esclarecedora y lúcida charla de Eckhart Tolle del año 2001. Lástima que no está subtitulada al español, si saben inglés les sugiero tomarse una hora y 30 minutos en que puedan estar tranquilus para “sumergiros” en sus palabras. ¡No se arrepentirán!