Salud mental: confesiones y soluciones #sersiendo

La salud mental en este mundo frenético y globalizado es difícil de mantener. Por eso 300 millones de personas en el mundo tienen depresión y ansiedad. Quizás tú eres una de ellas. Sin embargo, ¿estás condenade a sufrir por tener un trastorno mental? Yo creo que no. Sé, por experiencia, que se puede salir y entrar de estos estados sin arruinar tu autoestima. Hoy vengo a explicarte cómo lo he hecho.

salud mental

Hay muchas cosas de la vida que están sobrevaloradas: el intelecto es una. Recuerdo cuánto sufrí hace unos años porque la ansiedad y la depresión habían reducido mis capacidades cognitivas al mega subsuelo.

No podía ni leer una línea de texto, no la entendía. Ahora me parece absurdo haber sufrido tanto por estar en esa situación.

Para estar bien contigo misme no necesitas tener un coeficiente intelectual alto ni una memoria de elefante. No importa si estás ahora en tu fase “tonte del culo” o si te despistas a menudo y no sabes qué diantres están buscando en la nevera. (Yo una vez encontré allí mis lentes. Risas.)

Resignifica tus procesos de Crecimiento Personal. En vez de mirarlos como obstáculos, míralos como búsquedas para el bien-estar.

Todo lo que estás haciendo ahora son búsquedas activas y en movimiento. A menudo buscas y encuentras. Otras veces, buscas y no encuentras. A veces ni buscas: lo cual es un modo diferente de buscar.

Avergonzarse por no tener salud mental ahora es como intentar apurar a un río que fluye. No se puede hacer al menos que irrespetes el ritmo del río e interfieras en su cauce natural.

Aunque tener ansiedad y depresión es perjudicial para la salud en general, no es algo que tenga que minar tu autoestima.

Los trastornos mentales te “secuestran”

Crean mundos ficcionados que no son reales. Sanarte es como elegir la pastilla que se tomó Neo en la película “Matrix”: verás la realidad y no la ficción que te cuentas sobre las cosas que te pasan.

La ansiedad y la depresión crean mundos irracionales y emocionalmente perturbados. Las personas vamos “alimentando” esos estados mentales torpes y reforzándolos.

Pero reales NO son. Son como películas malas y deprimentes a las que nos hemos vuelto adictes. Pocas cosas de la vida son terribles. Ese es mi mantra para la sanación. Hazlo tuyo.

Cuando estés “terribilizando” alguna situación cuestiona tu percepción y recuerda que estos trastornos mentales crean mundos ficcionados en tu cabeza.

Pregúntate: ¿cómo puede ser que todo en mi vida sea malo? ¿Es eso verdad? ¿Es algo sospechoso? ¿Qué tan cierto es? ¿Qué aspectos ventajosos tiene mi situación? ¿Cómo puedo lograr que los aspectos desventajosos se reduzcan o sean más llevaderos?

Medicar o no medicar

Creo que cuando estás muy mal (te sientes morir) viene bien medicarse y no sólo hacer terapia psicológica. Combina las cosas que te puedan ayudar. También revisa bien lo que comes, con quien hablas tus cosas, qué haces y cómo lo haces.

El empujón del fármaco y una buena terapia psicológica te pueden ayudar a darte cuenta de los mundos ficcionados que has estado creando. Y después, ya con más calmita (aunque al inicio sea una calma inducida por el fármaco), podrás ir dejando la medicación.

Necesitas el apoyo incondicional de tu psiquiatra, del terapeuta y de los médicos en general. Por supuesto de tu familia y tus amiges más cercanos. No te empeñes en recibir ayuda siempre de la misma fuente. Diversifica las fuentes de ayudas.

No pongas todos los huevos en la misma canasta

Reparte la tarea de acompañarte entre varias personas y en tareas más pequeñas. Intenta tener una red de apoyo durante el proceso entero. Puedes “desmenuzar” la lista que verás abajo (más que una lista debería ser un dibujo de un círculo con flechas que representen un proceso en constante cambio y cíclico).

Puedes crear eventos más pequeños y manejables para que no te agobies. Piensa en quién puede acompañarte en cada micro-proceso y propónselo amablemente si no te lo ha ofrecido ya.

Aprende a recibir ayuda.

Las personas que también tienen depresión y ansiedad pueden ser un apoyo invaluable para ti: hacer intercambios de ayudas, proponerse metas comunes, acompañarse mutuamente al médico, etc.

Conviene vigilar que los encuentros con las personas de tu red de apoyo no se conviertan en horas interminables de quejas. Fijen 10 o 15 minutos para quejarse intencionalmente con la negatividad más grande que puedan y siguiente paso “a otra cosa, mariposa”.

Encuentra a quien esté dispueste a reírse contigo, no de ti.

Tu red de apoyo ideal es algo parecido a:

  1. Noto que algo me pasa. ¿A quién puedo llamar?
  2. Voy al médico. ¿Quién puede ir conmigo?
  3. Recibo un diagnóstico. ¿Quién puede estar conmigo para recibir la noticia?
  4. Me dan tratamiento. ¿Quién puede ayudarme a tomar bien la medicación… no olvidarme de tomarla, etc? ¿Quién puede ir por mí a la salida del terapeuta los días en que me sienta peor y no pueda/quiera regresar sole a casa?
  5. Incorporo más cosas que me hagan bien y las practico. ¿De quién puedo aprender cosas nuevas? ¿Quién podría practicarlas conmigo?
  6. Voy recuperándome poco a poco y celebro los pasos afortunados que doy. ¿Quién puede ir conmigo a celebrar mis logros?
  7. Aprendo más estrategias para mantener la tranquilidad y las practico. ¿Puedo meditar cada mañana? ¿Mis compis de piso querrían hacerlo conmigo?
  8. Alguna que otra vez… zas y trastabilleo. Un resbalón, no es una recaída. ¿A quién puedo llamar? (Asegúrate de que sea una persona amable y respetuosa.)
  9. Noto que algo me pasa (de nuevo). ¿A quién puedo llamar?
  10. Logro tranquilizarme a mí misme y no reaccionar. ¿Quién puede ir conmigo a celebrar (de nuevo) mis logros en la recuperación?

Aprender a meditar ha sido un regalo hermoso que me he dado a mí misma. Inténtalo. Sirve para invocar estados mentales y emocionales más hábiles, para practicarlos y mantenerlos.

Visualízate a ti misme en un estado de alegría y tranquilidad. Aunque al principio te parezca ridículo hacerlo, las visualizaciones son una herramienta poderosa.

Todas las cosas cambian

La salud mental es un proceso, no es una meta. Recuerda eso cuando te sientas muy mal. Ten paciencia contigo misme. Las cosas cambian todo el tiempo. La depresión y la ansiedad también.

No tener qué comer, eso sí es terrible. Quizás el pasar tanto tiempo intentando satisfacer mis necesidades más básicas aquí en Europa me ha dado una perspectiva diferente sobre mi salud mental. O tal vez sea mi práctica budista. No lo sé bien. Todo ha sumado.

Tú también puedes cambiar ahora de perspectiva. Ya lo has hecho otras veces en tu vida. No lo olvides.

Salud mental = ser + amable con “las visitas”

La ansiedad y la depresión siguen en mi vida, me visitan cada tanto. Cada vez mis ganas de deshacerme de ellas duran menos. Ya no peleo con lo que me pasa.

He aprendido que ante la adversidad (real o imaginada) he de respirar profundo y notar mis sensaciones corporales. Eso activa un estado consciente en el que soy capaz de decirme: “A ver, querida Drama Queen Interior, lo que ha pasado no es tan grave”.

Relativizar los daños y los peligros me calma. En consecuencia, la ansiedad y la depresión duran menos tiempo. Y los mundos ficcionados comienzan a desvanecerse solos.

Nada es TAN TERRIBLE mientras sigas con vida

Si puedes respirar ahora tu vida está mejorando, no empeorando. Si además de poder respirar tienes comida, ropa y techo, aleluya.

Mi prioridad #1 es la tranquilidad. No ser perfecta, ni siquiera ser feliz. Mi prioridad #2 es compartir más y mejor con la gente que quiero y me nutre.

La salud mental se construye “saneando” la salud relacional: el cómo te relaciones contigo y con los demás. Trabaja también eso en tu vida con la ayuda del terapeuta. Otra opción es asistir a talleres para aprender a amar de una forma más sana.

Aunque ahora no tengas mucha motivación, no te olvides de disfrutar tu vida. Intenta cultivar más fuentes de placer. Mis favoritas son leer, escribir y ver cine.

Hacer un voluntariado es un placer. Hace que te obsesiones menos con “tus problemas”. A mí me da paz compartir lo que he aprendido con otras personas.

La “imperfección perfecta” de la salud mental

Estoy muy lejos de ser una persona perfecta. Pero eso ya no me preocupa. Cada vez me parece más absurdo e inútil sufrir porque cometo errores o por no ser ahora como me gustaría ser.

No hay que sufrir por ser un ser humano. Los humanos vamos haciendo lo que podemos con lo que conocemos y ya está.

Entonces intento ocuparme más de aprender a estar en paz con mis acciones (pensamientos, emociones, comportamientos y sensaciones), de aprender más herramientas de Crecimiento Personal y ser lo más fiel que pueda a mi ética personal: no dañarme a mí misma y no dañar a los demás seres.

Primero yo misma y luego los demás.

Para lograrlo no hace falta ser intelectual, ni con muchos conocimientos, ni bella, ni rica, ni flaca, ni liberarse de la celulitis, ni nada de eso. Ni siquiera hace falta ser “saludable” en términos médicos ni psicológicos.

Basta con tener una ética personal que te reconforte. Basta con ser profundamente amable contigo en tu proceso de aprendizaje. Renuncia a la auto-tortura en todas sus formas. Rodéate de gente a quien amar y que te ame tal y como eres ahora. Eso es todo lo que necesitas.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Retroalimentación

Este tipo de comentarios de Facebook me ayudan a seguir compartiendo mis experiencias. Gracias. ¡Si te ha ayudado este post, compártelo! Cuéntame en los comentarios, cuéntanos, si la depresión y la ansiedad te han visitado o han visitado a alguno de tus seres queridos.


Este blog es mi apuesta para hacer de este mundo un lugar más amable y digno para todes. Llevo más de 10 años compartiendo contenidos de valor de forma totalmente gratuita. Ayúdame a ayudar. ¡Haz tu donación ahora!

La impermanencia #sersiendo

Todas las cosas compuestas, todas las experiencias (mentales y físicas), todos los fenómenos por su propia naturaleza se corrompen y mueren y son insatisfactorios: es a través de no obsesionarse, no infatuarse y no embriagarse con los objetos de los sentidos que se alcanza el despertar, o se obtiene la liberación. ~ Las últimas palabras del Buda antes de entrar en el estado del Paranirvana (la muerte de su cuerpo físico)

Es misterioso eso de que a alguien le estalle el ventrículo, el corazón se le llene de sangre, deje de palpitar y muera. Yo pido que me explote más bien el ventrílocuo del corazón y si es posible hoy mismo. Quiero tener adentro del pecho un corazón con voz propia para poder estar viva, realmente viva mientras siga viva. Una afectividad sin miedo.

La verdadera tragedia humana no es la impermanencia del cuerpo físico. Trágico es morir por dentro mientras tu cuerpo físico, como una máquina automatizada: despierta, hace deberes y duerme. Hacer y sentir lo mismo (o fingir esa monotonía aséptica) y que esto se repita todos los días. Eso sí es terrible y profundamente trágico.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Despedida

In Memóriam: Mi padre Gustavo Chacín Borrego (Clarines, Venezuela, 1935-Miami, EE.UU., 2018). ¡Buen viaje y feliz renacimiento! El mejor tributo que puedes hacer a un ser querido que ha muerto es ser plenamente feliz los días que te quedan de vida. Lo importante no es cómo morimos, sino cómo estamos viviendo ahora.


Los muertos son vivos de otros mundos.

El pasado cambia: tú puedes vivir una infancia diferente #sersiendo

A mi hijo Nabil Gironés por compartir conmigo el presente

pasado

Renacer

Siempre se está a tiempo para vivir una niñez y una adolescencia diferentes. El pasado cambia. Madurar es juntar las piezas del puzzle y ver la pintura completa y decir: “sí, esa fue la pintura ¿y qué? Ahora estoy aquí”.

De pronto con el mismo descaro descubres que no te importa ni la pintura ni el puzzle ni tener 46 años. Así comienzas a sentirte libre por primera vez . Luego te dan ganas de ser rebelde con las cosas importantes de la vida como tener un cuarto propio y escribir lo que te dé la gana. Inicia allí la etapa en la que empiezas a saltar en los charcos y a reírte contigo.

6 herramientas para aceptar el pasado y que no te amargue el presente

  1. En mi canal de YouTube tengo muchas listas de reproducción interesantes. Quizás te interese ver los vídeos de Repensando el amor | Rethinking Love.
  2. Tal vez quieras leer este otro post de mi blog sobre la madurez.
  3. Entrevista a Claudio Naranjo: Cómo curar las heridas de la infancia para que no nos amarguen la vida 
  4. Entrevista a Alejandro Jodorowsky en el programa Una Belleza Nueva 
  5. Eckhart Tolle nos habla en español
  6. Te invito a sumarte a Mindfulness para mujeres en Facebook y a nuestros grupos públicos Amigas de mindfulnessparamujeres.com (grupo no mixto), La red de lavanderas (grupo no mixto) y Mindfulness en español (grupo mixto). También te pueden interesar mis sesiones de Acompañamiento individual basado en Mindfulness, Compasión y Perspectiva de Género.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Invitación para las mujeres que me leen desde Barcelona

Este sábado 30 de junio realizaré dos eventos en el Parque de la Ciudadela. De 10 a 11 horas, Mindfulness en el Parque, en el que nos reunimos a meditar al aire libre con otras mujeres. Y de 12 a 15 horas, La Red de Lavanderas, un conversatorio-picnic en el que hablaremos sobre la sexualidad para practicar la escucha y el habla consciente y compartir entre mujeres nuestras experiencias. Ven y prueba. ¡Juntas somos más fuertes!


Quien no muere antes de morir después de morir se pudre. ~ Angelus Silesius

Emoción o Razón: ¿a quién le hago caso? #sersiendo

A veces nos sentimos como si la razón estuviera arrastrando al corazón (las emociones) y encorsetándolo.

Me ha parecido genial esta ilustración para acompañar este post. Sobre todo la parte del Netflix. ¿Por qué no te ríes?

Pero… ¿De verdad funciona así adentro de nosotros? ¿Hay una lucha real entre razón y emoción? ¿Cómo podemos armonizar, equilibrar, saber qué nos conviene? ¿Sentir cuál es el “camino” adecuado? ¿O pensarlo?

¿Será que los seres humanos “sentipensamos” y “pensisentimos” como opina Coral Herrera? ¿O será, como asegura Humberto Maturana, que primero somos emoción y luego razón?

Averígualo en la entrevista que me hicieron el lunes 18 de junio 2018 en el programa de radio “Començar de nou” de RKB Radio Kanal Barcelona 106.9 FM.

Hablé con María Luisa Sala y su equipo sobre si “¿somos seres racionales o emocionales?”.

Aprovecho para darles las gracias a Maria Luisa por la invitación y también a todes les colaboradores habituales del programa. ¡Fue un placer compartir y coincidir! ¡Gracias a les radioescuchas!

Abrir espacio para la reflexión sobre las emociones

Durante la entrevista recomendé dos libros: “Mujeres que corren con los lobos” de Clarissa Pinkola Estés (especialmente recomendable para las mujeres) y “El milagro de Mindfulness” del monje budista Thich Nhat Hanh.

En mi podcast “Ser siendo” dialogo con el libro “Mujeres que corren con los lobos” en muchos episodios. Escúchame.

También hablé sobre la obra y los planteamientos del biólogo Humberto Maturana. Te recomiendo una entrevista y una ponencia suyas: Programa La belleza de pensar y la ponencia “El Arte de Conversar” (con Ximena Dávila).

Cité también a mi querida Coral Herrera, quien lleva años ayudando a las personas a desmontar los mitos del amor romántico y es creadora del “Laboratorio del Amor”.

El tema que nunca falta (por fortuna)

Durante la entrevista surgió un debate sobre el Feminismo. ¡No tuve tiempo para explicar mejor mi visión sobre ese tema! En este post de mi blog “¿Ser o no ser feminista?” resumo por qué soy feminista y por qué es relevante que todas las personas se sumen a este movimiento social y político.

Cito un fragmento de dicho post: “Hay una confusión muy grande acerca de lo que es y no es el Feminismo. El Feminismo no es lo contrario del Machismo. El Feminismo no es Hembrismo (o Mujerismo), ni está en contra de los hombres. Como yo lo siento, pienso y vivo el Feminismo busca crear una sociedad donde todos los seres humanos podamos desarrollar nuestras capacidades de una forma equitativa e integral, sin tener que ser iguales entre nosotros para poderlo hacer.”

Quizás te interese leer

¿Qué opinas sobre este tema? ¿Somos racionales o emocionales? Cuéntame. Cuéntanos. Escucha la entrevista y si te gusta compártela con tus amigos en las redes sociales.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


El sufrimiento del ser humano no se debe a la falta de certidumbres, sino a la de confianza. Hemos perdido la confianza en el mundo, y como perdimos la confianza queremos control, y como queremos control queremos certidumbres, y como queremos certidumbres no reflexionamos. ~ Humberto Maturana

El fenómeno Tinder o cómo utilizar esta app #sersiendo

Tinder y las demás aplicaciones de “dating” o de citas en línea han modificado nuestra manera de buscar parejas y amantes. Hoy en día aprobamos o desaprobamos posibles pretendientes con la velocidad en la que se mueve de un lado al otro un único dedo (siempre el mismo… no sé por qué) y hacemos todo eso viendo unas fotografías de la persona y, si nos va bien, algunas pocas líneas de su biografía. Hoy vengo a hablarte del fenómeno Tinder y de cómo afrontarlo sin morir en el intento.

Ayúdame a ayudar

Tinder

Unas de las preguntas más importantes que hay que hacerse cuando decides entrar a Tinder es: ¿para qué quieres estar en esta app? ¿Por qué? ¿Cómo quieres hacer ese experimento? ¿Qué límites tendrá tu experiencia?

La mayoría de las personas que usan estas aplicaciones y portales de dating no han reflexionado lo suficiente sobre estos temas y entran a ellas de manera poco consciente y a la ligera. Eso a la larga es un pasaporte para el sufrimiento.

Hoy estaba hablando con una conocida sobre las relaciones amorosas y los patrones que aprendemos en la niñez acerca del amor. Le decía que cuando has tenido varias relaciones amorosas que empezaron muy bien y que posteriormente resulta que se vuelven insostenibles toca detenerse.

Sí, detenerse y auto-revisarse.

El arte de hacerse preguntas

Si eres mujer hetero podrías preguntarte: ¿Qué pasa conmigo y la relación romántica, afectiva, sexual y erótica con los hombres? Igual si eres una mujer homo, caben las mismas preguntas. ¿Qué busco en las mujeres con las que me relaciono? ¿Cómo son? Aplica igual si eres hombre homo o hetero. El tema es la reflexión sobre las experiencias amorosas en nuestras vidas.

Cuando una persona vive la ruptura de una experiencia amorosa o sexo-afectiva (o como quieras llamarle) ha de detenerse un tiempo y pensar. Sentir. Reflexionar. Hacer el duelo. Ver qué parte de la ruptura es su responsabilidad, qué no, hacer una especie de inventario afectivo. No saltar inmediatamente a otra nueva relación.

Sin esa reflexión sólo nos convertimos en “maquinitas” que repiten una y otra vez el mismo modelo de relación no saludable, pero con personas diferentes. Y pasa lo mismo tanto en las relaciones monógamas como en las no monógamas.

El amor hay que pensarlo y sentirlo. Sentirlo y pensarlo. Las dos cosas.

Las emociones están siempre allí debajo de todas nuestras elecciones, aunque parezcan súper racionales. Es sano reflexionar sobre el mundo emocional y hacernos preguntas incómodas.

¿Dónde aprendí mis creencias actuales sobre el amor? ¿Sobre el otro o la otra como “mi amante”, “mi pareja” o lo que sea? ¿Cuáles necesidades tengo y puedo satisfacer por mi misme y cuáles no? ¿Qué quiero compartir con la otra persona y qué no?

Tinder y la dependencia emocional

La felicidad de las otras personas no es nuestra responsabilidad.

Estamos en relaciones sexo-afectivas para compartir, no para llenar el hueco vacío que deja mi falta de amor hacia mi misme. Tampoco somos el salvavidas de nadie más. Mi felicidad no es responsabilidad de las otras personas. Eso es dependencia emocional, no amor ni enamoramiento.

He grabado este podcast sugiriendo tips básicos para empezar a utilizar Tinder y demás mundos de dating y no morir en el intento. Este episodio está dirigido especialmente a quienes están buscando relaciones estables y no sexo casual.

Quiero dejar claro que es 100% válido usar aplicaciones y portales para buscar pareja. ¡Está muy bien hacerlo! No obstante, hay que pensar y reflexionar antes, durante y después de usarlos. Hay que experimentar y luego pensar sobre lo experimentado. Además hay que ser brutalmente honeste con une misme. Sí, al estilo Doctor House.

Pregúntate: ¿Qué quiero de una relación sexo-afectiva ahora?

Si te es más fácil escribe todo lo que te venga a la cabeza cuando piensas en esa pregunta. Los ejercicios de escritura automática son muy buenas herramientas para la indagación. Úsalas.

¿Y aquello del auto-amor… cómo lo llevas?

Hay que experimentar mucho con el amor hacia une misme. No se puede acudir al Mundo Tinder con un hueco adentro del pecho y con desespero. Eso nunca acaba bien. En serio, no lo hagas.

¡Si te desespera la soledad y no puedes tolerarla, tómalo como una bandera roja y de cuidado!

Es mucho mejor que pidas una cita con algún terapeuta y estudies y analices tus patrones relacionales en general. Te aseguro que entenderás mejor tus impulsos, tus reacciones, tus soledades o cualquier cosa que te haga sentirte insegure, con ansiedad o incómode con el tema “buscar pareja”.

La relación afectiva más prioritaria e importante ahora es la que creas contigo misme. Sin ese amor primordial… los otros amores siempre te producirán sufrimiento e insatisfacción. No me creas, investiga por ti misme con la ayuda de un profesional y lo verás.

Procura mirar más hacia dentro de ti antes de buscar afuera. ¡Créeme! Eres más querible de lo que tú piensas que eres. Ya es hora de que (realmente) te quieras.

Quizás te interese leer también: Dating o la búsqueda del amor en el siglo XXI

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

¿Cuál ha sido tu experiencia con Tinder o con las aplicaciones y plataformas de dating? Cuéntame. Cuéntanos. Escucha el podcast y si te gusta compártelo con tus amigos en las redes.


¡Escúchanos! Hoy estaré en directo en RKB Radio Kanal Barcelona

Hoy, lunes 18/06, de 21-23 h (hora de Barcelona, España) estaré de invitada en el programa de radio “Començar de Nou”. Hablaré con María Luisa Sala y su equipo sobre si “¿Somos seres racionales o emocionales?” en RKB Radio Kanal Barcelona 106.9 FM. Escúchalo en directo: http://radiokanalbarcelona.com/
Llama al programa y haz tus preguntas al (+34) 934685555. La grabación de la entrevista estará luego disponible en el iVoox de Començar de Nou


 El amor no encuentra su sentido en el ansia de cosas ya hechas, completas y terminadas, sino en el impulso a participar en la construcción de esas cosas. ~ Zygmunt Bauman 

¿Capaces de perdonar? #sersiendo

Perdonar o no perdonar. Siempre que estamos enojades o resentides con alguien hay otra persona que nos insta a perdonar lo que esa persona hizo y perdonarnos a nosotres mismes. Nunca me ha gustado mucho el mandato social de “el perdón”. Es como si perdonar fuera un requisito para que dejemos de sufrir. ¡Yo no lo tengo muy claro todavía! Así que he invitado a la filósofa Esther Charabati a mi blog. Sigo su trayectoria hace muchos años. Me encantan sus escritos y que pone la filosofía al alcance de todas las personas como una herramienta para la reflexión. Les dejo en buenas manos.

Ayúdame a ayudar

perdonar

Olvidar es una mala receta

Hay que saber perdonar. Eso dicen todos, aunque parece una tarea difícil. ¿Por qué tendríamos que perdonar a quien nos causó daño? ¿O a quien nos está haciendo sufrir o a quien nos provocó un dolor que padeceremos de por vida?

¿Por qué sería ilegítimo odiar con todas nuestras fuerzas cuando el odiado lo merece?

Le tenemos miedo al odio. Eso podría explicar que después del holocausto que costó la vida a seis millones de personas, los judíos se propongan “perdonar, pero no olvidar”.

Perdonar pero no olvidar

Esta parece ser la consigna de una generación que ha visto demasiados crímenes contra la humanidad para otorgar el perdón como si fuera un brochazo de pintura blanca en un muro manchado de sangre: no puede hacer “borrón y cuenta nueva”.

Si bien es cierto que a los individuos comunes no nos han otorgado el privilegio de negar el perdón —está reservado a los gobernantes y a Dios—, también lo es que nadie puede obligarnos a perdonar sinceramente. ¿Por qué tendríamos que hacerlo?

Los gobernantes indultan para mantener cierta paz social; las familias perdonan para hacer soportable la convivencia y no heredar odios que pueden estallar en las manos de cualquier generación.

Y los individuos, ¿en nombre de qué estaríamos obligados a hacerlo?

A veces no perdonamos porque tememos que la injusticia cometida no sea reconocida

Especialmente por el culpable. Y exigimos justicia, aunque estemos conscientes del desgaste que implica mantener el odio. En otras ocasiones, declaramos con altivez que “ya olvidamos”: olvidar es una mala receta, es alejarnos, “hacer como si” el resentimiento hubiera desaparecido, pero sigue ahí, esperando la oportunidad de resurgir.

Perdonar es suprimir el odio y enfrentar el pasado, pero ¿cómo se logra? Haciendo justicia. Ser justos es aceptar que el otro ha cometido faltas, sin reducirlo a ellas.

Quien traiciona no es necesariamente un traidor, sino una persona que cometió una falta. Generalizar de manera que la traición oculte al resto de ese individuo —sus otros actos, sentimientos y proyectos— es injusto, porque él no es sólo eso.

Cometió un error, y aunque el daño causado sea inconmensurable, sabemos que nosotros también hemos cometido errores y no queremos ser etiquetados por ellos; no somos sólo uno o dos actos equivocados, somos mucho más que eso.

Todos cometemos faltas y consideramos que merecemos el perdón, ya sea por haber actuado sin conciencia u obedeciendo a ciertos impulsos.

¿Significa esto que tenemos que perdonar todo y a todos?

La cuestión es más complicada. Si una persona cometió una falta debe recibir una sanción, independientemente de que yo quiera perdonarla o no: el criminal debe ir a prisión y el traidor sufrir la reprobación social. Es justo que se le imponga el castigo que le corresponde y de ninguna manera debe permitirse que ocupe el lugar de la víctima.

Tampoco yo debo usurpar el lugar del verdugo; para ser justo tengo que aceptar que no es mi atribución poner el castigo, sino creer en el arrepentimiento del culpable, que evidencia que él no es lo mismo que su acto, que asume su responsabilidad y reconoce su error.

Primo Levi, escritor sobreviviente de los campos de concentración nazis, resume así su postura:

“No estoy dispuesto ahora ni nunca a perdonar a ninguno (de los culpables) a menos que haya demostrado (en los hechos: no de palabra y no demasiado tarde) haber tomado conciencia de las culpas y de los errores del fascismo nuestro y extranjero, y esté decidido a condenarlos, a erradicarlos de su conciencia y de la conciencia de los demás. En tal caso sí, un no cristiano como yo está dispuesto a seguir el precepto judío y cristiano de perdonar a mi enemigo; pero un enemigo que se rectifica ha dejado de ser un enemigo”.

Eliminar la ponzoña

Reconocer que, en principio, todos merecemos el perdón, impide que el odio, auxiliado por la memoria, crezca de manera irracional y emponzoñe nuestra vida.

Perdón y olvido aceptan distintas combinaciones: perdonar sin olvidar nos permite seguir adelante con nuestras vidas, mientras que olvidar sin perdonar es diferir el momento de la venganza.

¿Qué opinas tú sobre el perdonar? Cuéntame. Cuéntanos. Si te gustó este post compártelo con tu gente en las redes sociales. ¡Gracias!


perdonar

Esther Charabati

Es licenciada en Filosofía y Doctora en Pedagogía por la Universidad Nacional Autónoma de México. Es creadora y coordinadora del único café filosófico de la Ciudad de México desde el año 2000. También lidera el proyecto “Filosofía en la ciudad”, con el que busca llevar la filosofía al espacio público, fuera de las aulas, para reflexionar y pensar con personas interesadas en la filosofía. Puedes localizarla en su Facebook.


Quizás te interese  El perdón: a la familia (NO) se le perdona todo #sersiendo 

“Afrorismos” de Lara Ripoll #sersiendo

He decidido dar mi apoyo a proyectos solidarios que hayan atrapado toda mi atención.  Aquellos que me parezcan imprescindibles. Hoy he elegido Afrorismos de Lara Ripoll.

Ayúdame a ayudar

Lara Ripoll
By Lara Ripoll

Lara Ripoll reúne en este libro refranes tradicionales utilizados en 54 países del continente africano. Los proverbios se recogen a través del estudio y la descripción de los países y sus culturas. Están acompañados mediante fotografías tomadas por ella en comunidades rurales como: Burkina Faso, Camerún, Madagascar, Malawi, Mauritania, Mozambique, Sudán del Sur, Tanzania y Uganda.

Este libro, editado en español, francés e inglés, forma parte de un proyecto de cooperación educativa.

Esta iniciativa trabaja de manera activa con los maestros y alumnos de escuelas de primaria y secundaria en África. Las ONG locales también están involucradas, ya que se dedican a la educación de mujeres y niños y la recuperación y registro de sus culturas orales ancestrales.

Su objetivo es que los alumnos puedan recoger, interpretar y redactar la oralidad cultural de sus familias y entorno. Así, el profesor utiliza los “afrorismos” para enseñarles el conocimiento de las etnias o la historia de África.

Afrorismos es un proyecto autofinanciado y autogestionado. No tiene fines de lucro ni intermediarios comerciales ni institucionales. Apóyalo.

Compra el libro

Para comprar el libro y apoyar esta iniciativa contacta a Lara Ripoll por la página de Facebook de Afrorismos. Ten en cuenta que sin el apoyo de los lectores este tipo de iniciativas no existirían.

También puedes leer sobre este proyecto en:

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Si quieres que hable de tu proyecto solidario contáctame por la pestaña de contacto de mi blog. Curiosea entre mis artículos sobre causas sociales.


"Siéntate al pie de un árbol y con el tiempo verás el universo desplazarse frente a ti."  ~ Proverbio Bantou