Miedo a la muerte. Miedo a los cambios #sersiendo

miedo-a-la-muerte
Oye, sin desiertos, no habrían desiertos que florecen como los de Atacama en Chile. Cuánta belleza nos perderíamos.

Tenemos un miedo a la muerte tan grande que nos peleamos con la Naturaleza. Por ende luchamos contra su cualidad más evidente: el cambio. Hoy vengo a hablarte de la Muerte, es uno de mis temas de reflexión favoritos.

¿Tener miedo a la Muerte qué implica para nuestra vida? Que todo lo que esté vinculado con la Naturaleza lo estamos tratando como si fueran “ladrones de vida”, que nos roban cosas que queremos.

Creemos que es mejor decir que “una persona está llena de vida”, que decir “está llena de muerte”. ¿Por qué? ¿No es una arbitrariedad? La Vida y la Muerte son lo mismo.

Un ejemplo.

Si yo creo que el “trastorno de ansiedad” es un “ladrón de vida” me pelearé con esa parte de mí misma con tal clase de odio y rechazo que estaré negando cualquier ínfima oportunidad de equilibrar mis emociones. Me alejaré de la posibilidad de ser amable conmigo misma de manera incondicional, pase lo que pase.

Cuando estoy ansiosa, soy yo quien está ansiosa. Vaya que no es un alien que vive dentro de mí que se gobierna solo, aunque lo parezca.

No puedo separarme de mí para aliviarme

Eso es lo causó la ansiedad en primer lugar. Esa separación, esa lucha, esa falta de amor y amabilidad.

¿Te preguntarás que tiene que ver todo esto con la Muerte? Pues que las cosas cambian.

Si sube, baja. Si vive, muere. Si algo es, luego no es. Si ahora mismo tengo ansiedad, el minuto siguiente puede que no o sí, pero yo sólo tengo que ser amable conmigo en este mismo momento.

No se puede ser amable con una misma mañana o ayer en sentido estricto. Se es amable en acción y en presente, ahora.

La actitud de rechazo y miedo hacia la ansiedad te hace pensar que el/tu cambio no es posible, es decir que es una actitud de negación de una de las cosas más evidentes y constatables: las cosas cambian.

Si me peleo con la Muerte, me peleo con la Vida.

Si me peleo con las Muertes todas, Me peleo con las Vidas todas.

Si me peleo con la ansiedad, me peleo conmigo

Yendo un poco más allá: no es posible hacer un pacto y un compromiso con la Vida si no lo haces con la Muerte. Un pacto con la Naturaleza es más sencillo y orgánico que estar peleando con ella todo el puto día. ¡Es realmente demencial!

Quizás sea porque soy antropóloga física y forense, eso da igual.

Sé que la Muerte es una aliada valiosísima en el camino del desarrollo personal y del espiritual.

Decir esto es decir que la Vida también lo es.

Abrazar el proceso Vida, Muerte, Vida, Muerte, Vida, Muerte… Es, No Es, Es, No Es. Abrazas el cambio y a la Naturaleza. Te abrazas a ti y a los demás.

Leí en algún trozo de piel que es Doña Muerte  quien, con sus delicadas manos, da la vuelta al niño en el vientre de su madre y lo pone boca abajo para que pueda nacer. En el mundo moderno se nos ha olvidado la generosidad de Doña Muerte.

Las cosas y los seres no están desconectados

¿Por qué crees que estamos contaminando al Planeta Tierra?

¿Por qué crees que existen las guerras, los suicidios, las adicciones, el odio, la violencia? ¿Por qué crees que construimos los conceptos de Nación, Estado y Patria?

Todo tiene que ver con más de lo mismo.

Estamos peleados con la Naturaleza, porque nos peleamos con la Muerte.

Queremos POSEER. Queremos que las cosas sean como a nosotros nos da la gana y no como son.

¿Qué hacer cuando tienes miedo a la muerte?

Tener miedo a la muerte, es lo mismo que tener miedo a la impermanencia.

Los budistas decimos que todas las cosas compuestas son impermanentes.

Tener miedo a la muerte es tener miedo a que las cosas cambien y a que las cosas no cambien. ¿No es paradójico?

Nos queremos sentir bien, sin querer sentirnos mal nunca. ¿Es eso posible? ¿Tú qué crees?

A mí me ayudado mucho eso que dice la gente de A.A.: “un día a la vez”. Yo soy algo más realista y digo: Un segundo a la vez y respiro profundo.

Cuando me siento fatal me digo: “Nadir, sólo tienes que sobrevivir a este segundo”. Y así cada segundo. Con esta frase me recuerdo a mí misma que las cosas cambian.

Me ha dado por salir a pasear con la Muerte en estos días y hablar con ella. Dice que sabe bailar muy bien y que nunca me pisará los pies. Eso ya lo sé, pero a veces se me olvida. Me entrego al hábito de recordar y de saber.

Sin Muerte, no hay cambio

Hablemos de la Muerte, de las Muertes todas. Hablar de la Muerte, es hablar de la Impermanencia.

Leí en alguna parte que la escritora mexicana Rosario Castellanos escribió: “Dadme la muerte que me falta”. ¡Cuánta lucidez!

Cuando termines de leer esto, esto habrá muerto. ¿Y qué? No pasa nada.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


El día sábado 18 de noviembre 2017 a las 11 horas realizaré con Barcelona Mindfulness para Mujeres Meetup una práctica grupal de caminata y diálogo consciente en el Parque de la Ciudadela en Barcelona. Si te quieres sumar, entra aquí.

Feliz cambio de ERA, mi gente #sersiendo

844493649627486_HhyyNPX6_c

A mi hijo Nabil

Los nacionalismos se curan viajando y migrando. Cuando se emigra una vez ya no se siente uno de ninguna parte y eso, lejos de ser malo, es de los aprendizajes más liberadores que un humano del siglo XXI puede adquirir. Quien no tiene país, no “matará” a nadie para defenderlo. Y digo “matará” en términos literales y también amplios, hay muchas formas de matar: de separar, de dividir. Mejor que tener un país, es sentirse de varios países, para con el tiempo no sentirse de ninguno y a mucha honra. Sentirse completa y profundamente de la Tierra y ya. Dicen que hoy entramos en un nuevo ciclo, espero que sea una era donde ya no haya más nadie que se sienta de un país específico, donde todos seamos sólo terrícolas. Por un mundo sin fronteras. Feliz cambio de ERA, mi gente. Namasté.

Nadir Chacín @nadirchs
Lee + en https://www.facebook.com/sersiendo

DILE SÍ AL CAMBIO

huevosEl viviente alegre del siglo XXI es el que aprende a diversificar las tareas que realiza. El que no depende de un solo trabajo, un solo jefe, un solo oficio. En México hay un dicho popular que dice: “meter todos los huevos en una misma canasta”. NO hay que hacerlo. Bienvenida la diversificación. Yo creo que ésa es la clave para esta crisis mundial y para estar tranquilo en términos laborales.

Prioridades: 5 cosas que ya no quiero #sersiendo

Hoy vengo a hablarles sobre mis prioridades, las cosas que no quiero seguir haciendo a partir de mis 47 años. A menudo es más fácil saber lo que NO queremos que saber lo que SÍ queremos. Te invito a hacer tu propia lista.

prioridades

Justo unos días antes de mi cumpleaños (21 de septiembre), el escritor Francesc Miralles publicó el post titulado “5 cosas que no quiero hacer a partir de los 50 años” en su blog. Prometí en mi último post de la sección “Ojos para ver” que haría mi propia lista de las cosas que no quiero hacer de ahora en adelante. Lo prometido es deuda. Hela aquí.

1. MALGASTAR.

Malgastar dinero. Tiempo. Energía. Comida. Emociones. Productos. Palabras. Pensamientos. Explicaciones. Malgastar el aliento y la saliva en conversaciones sobre sandeces o retorcidas o mentiras o chismes de cualquier índole. No estar atenta al uso y abuso de los recursos renovables y no renovables. Usar torpemente la amistad o el amor.

Invertir un recurso valioso en cosas inútiles, malas, agrias, poco prácticas o torpes es malgastar. También es desperdiciar. Es asignar la responsabilidad sobre tu propio vivir a otras personas-excusas. Y estarás de acuerdo: la vida es demasiado efímera como para malgastarla así.

Esto del malgastar me recuerda un precepto budista sobre el habla consciente. Dice: “con comunicación veraz purifico mi habla”. No sólo se trata de no decir mentiras, sino que nos invita a utilizar palabras amables, afables, útiles y armoniosas. Cuando hablamos sin prestar atención nos producimos sufrimiento a nosotros mismos y a los demás.

Mi intención es estar más consciente de cómo invierto mi tiempo, energía y demás aspectos del vivir de forma cotidiana.

2. TRABAJAR DURANTE MIS TIEMPOS DE OCIO.

Hace muchos años que vengo cambiando mi forma de trabajar, pero aún no es suficiente. A veces en los días más ocupados se me olvida que el ocio debe ser impostergable. Si no tengo espacio, tiempo y dinero para una buena dosis de ocio mi vida se “contrae” y me pongo de mal humor. Y también pierdo el sentido que le doy a la vida. Sin ocio me desconecto de mí misma, de mis necesidades fundamentales.

Así que estoy poniendo los tiempos de ocio en mi agenda en color rojo. Es una forma de darles relevancia y no olvidarme de disfrutar de las cosas que me apasionan: cine, arte, charlas, cursos, picnics, el mar, visitas culturales guiadas por la ciudad, sexo y un sinfín de cosas más.

Cuando nos acercamos a las cosas que nos dan placer equilibramos la balanza vital. Hay miles de cosas que hacemos porque tenemos que hacerlas. Entonces viene bien dar espacio a las cosas que hacemos porque nos encanta hacerlas y nos dan placer.

Mi intención es ampliar mis fuentes de placer y servirme de ellas para regocijarme de este regalo que es estar aún viva.

3. POSTERGAR MIS PRIORIDADES.

Las prioridades van cambiando todo el tiempo. Sin embargo, no somos muy conscientes de ello. Quiero ponerme por principio la tarea de revisar mis prioridades al menos una vez al mes y ese día tomarme una mañana libre para meditar sobre ello.

Preguntarme: ¿Sigo por este camino en esta área de mi vida? ¿Cambio de camino? ¿Qué paso es el siguiente que daré y por qué? ¿Hay algo que quiera cambiar? ¿Algo nuevo que añadir?

Quizás he dejado de tener como prioridad algo y no me he dado cuenta. Pienso que esas lagunas mentales hacen más difícil que uno logre objetivos a corto plazo. Las cosas se van juntando y luego es difícil decidir e invertir la energía en las tareas centrales del objetivo que te has trazado.

Para no seguir postergando las prioridades es necesario conocerlas bien. Entonces no quiero seguir medio “ciega”. Haré un esfuerzo porque ese material inconsciente que guía nuestros impulsos vitales pase a nivel consciente. Analizar dicho material, compararlo con las prioridades que ya tengo y tomar decisiones informadas y más equilibradas sobre los pasos siguientes. (La terapia psicológica viene muy bien para hacer esto. Te la recomiendo.)

Mi intención es tomar el camino del medio entre “insistir” o “dejar ir” “cosas”, sin atropellarme y sin abandonarme mientras avanzo hacia mis objetivos personales.

4. DEJAR DE VIAJAR POR AHORRAR DINERO.

Mi último viaje fue hace 7 meses más o menos, una estadía relámpago de 11 días en Ciudad de México. Siempre que me dan muchas ganas de viajar encuentro excusas generalmente vinculadas con el dinero. No quiero seguir haciéndolo más. Y seré tajante en esto.

Viajar nos permite estar en contacto con otras culturas y maneras de interpretar la realidad. Te abre la tapa de los sesos de manera radical. El racismo y todas las estupideces del nacionalismo se curan viajando. Esa es la razón por la que considero que viajar es un “alimento” de “la cesta básica” de la vida.

A veces pensamos que viajar es un lujo o una necesidad prescindible. Pero si pensamos en que viajar en un ejercicio de exponernos a la diversidad se convierte en una necesidad prioritaria, como es el respirar.

Sin curiosidad y sin cosas nuevas que aprender nos marchitamos. Viajar abre la mente y esto puede ayudar a que el mundo sea un lugar más habitable para todos los seres.

Viajar más y mejor es además un ejercicio político. Si viajamos de manera reflexiva (no como turistas atontados y enajenados) y con la intención puesta en qué podemos aprender durante el viaje que nos haga seres humanos más amables estaremos contribuyendo al bien común.

Mi intención es viajar más seguido. No seguir postergando mis viajes por no gastar dinero. Viajar es una buena inversión.

5. TENER LÍMITES CONFUSOS EN LAS RELACIONES.

A veces la gente le llama “descaro” al hecho amorosísimo de que tengamos y respetemos nuestros propios límites en las relaciones interpersonales.

Aunque hace años que vengo haciendo la revolución personal, ahora estoy por la labor de ponerme aún más consciente en el tema relaciones. Ser clara y firme en qué quiero y qué no quiero que suceda en mis relaciones con los demás.

Quiero tomarme el tiempo que necesite para responder mensajes, preguntas y demandas de los demás. Sin ningún apuro. Invertiré más energía en desarrollar una resistencia de teflón al castigo psicológico de la gente que se enoja o incomoda porque no me dejo tratar como a ellos les dé la gana.

De ahora en adelante: tolerancia cero con los comportamientos abusivos de otras personas, sean quienes sean. Los hagan consciente o inconscientemente, da igual. Haré acuerdos cada vez más sanos, equilibrados e igualitarios con los demás.

Mi intención es encontrar a las personas adecuadas con quienes construir relaciones conscientes, amorosas y sanas. Dedicar mi tiempo y energía a quienes sí quieran/puedan relacionarse conmigo de una manera respetuosa y amorosa.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Ahora te toca a ti. Déjame un comentario, por favor. Comparte tu lista de cosas que no quieres seguir haciendo con el resto de los lectores y las lectoras de mi blog. Si te gustó este post compártelo con tu gente en redes sociales. Muchas gracias.


Te invito a escuchar mi nuevo podcast:

Sexfluencers: educación sexual y empoderamiento #sersiendo

Las sexfluencers son mujeres con un poder de influencia sobre sus seguidores y que tienen la sexualidad, el erotismo y la educación sexual como temas principales. La mayoría tiene blog/web, podcast, redes sociales muy activas e imparten talleres. Hoy vengo a regalarte la lista de mis 14 sexfluencers preferidas hasta el día de hoy.

Sexfluencers
By Guan Weixing

Estamos en esta vida para disfrutarlo todo, la sexualidad es una fuente inagotable de placer y está al alcance de tu mano.

Para aprender sobre sexualidad y erotismo hay que sentirse a gusto con quien nos está enseñando. Entonces curiosea en internet y ve con quién conectas más.

Elige la persona con la que te sientas más identificade en cuanto al tono de voz, el lenguaje verbal y corporal, el lenguaje escrito, el estilo de comunicar y demás detalles que faciliten el aprendizaje.

Si comienzas a ver un vídeo y no te engancha cambia al siguiente. NEXT. Lo mismo para un texto escrito o un podcast. Siéntete libre de elegir.

Cuando necesitas un dentista no vas con la primera persona que te pase por enfrente, ¿no? Pues pasa igual con la educación sexual y con internet. Se puede perder mucho tiempo y te puedes confundir un montón si las fuentes que estás consultando no son adecuadas.

Intenta que la información sobre sexualidad que llegue a ti venga recomendada por alguien a quien valoras. Pregunta mucho. Sé curiose.

No te frustres si a las primeras de cambio no conectas con las sexfluencers que recomiendo. Sigue buscando e intentando.

Aprender más sobre sexualidad te abrirá un mundo de opciones y te comenzarás a sentir mejor contigo misme y con tu cuerpo.

La práctica hace a la maestra

Si quieres aprender has de practicar lo aprendido. No basta con ver los vídeos o escuchar los podcasts de las sexfluencers. Aunque acumules información, el aprendizaje más valioso se crea con tu propia experiencia.

Conocerte mejor y practicar te ayudará a cambiar la relación que tienes con tu cuerpo. Por lo tanto, te sentirás más cómode cuando estés con otra persona disfrutando del encuentro entre los cuerpos.

Si no conoces bien tu cuerpo y cuáles son las cosas que te generan placer no podrás guiar a otra persona durante un encuentro erótico o sexual.

La sexualidad empieza contigo dándote placer a ti misme.

14 sexfluencers que deberías seguir

  1. Maranta Rubiera de “Sexo Nómada“.
  2. Noemí Casquet.
  3. Domnina V.S. de “Kafeïna Girl“.
  4. Raquel Graña de “Íntimas conexiones“.
  5. Elia Martínez Rodarte de “Ivaginaria“.
  6. Karen Uribarri de “Sexo con K“.
  7. Cara Sutra.
  8. Marie Rebelle.
  9. Miss Taboo.
  10. Gemma Sweinch de “Jugando con Eros“.
  11. Mi Yo Salvaje.
  12. Mamá no leas.
  13. Lorena S Gimeno de “Sexualizados“.
  14. Marta Yébenes de “Va por Nosotras“.

Te ofrezco también mis contenidos relacionados con la sexualidad

En mi podcast “Ser siendo”:

En este blog:

En esta entrevista hablo con Maranta Rubiera de “Sexo Nómada” sobre “Mindfulness y Sexualidad“.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Este blog es mi apuesta para hacer de este mundo un lugar más amable y digno para todes. Llevo más de 10 años compartiendo contenidos de valor de forma totalmente gratuita. Ayúdame a ayudar. Haz tu donación ahora.

Salud mental: confesiones y soluciones #sersiendo

La salud mental en este mundo frenético y globalizado es difícil de mantener. Por eso 300 millones de personas en el mundo tienen depresión y ansiedad. Quizás tú eres una de ellas. Sin embargo, ¿estás condenade a sufrir por tener un trastorno mental? Yo creo que no. Sé, por experiencia, que se puede salir y entrar de estos estados sin arruinar tu autoestima. Hoy vengo a explicarte cómo lo he hecho.

salud mental

Hay muchas cosas de la vida que están sobrevaloradas: el intelecto es una. Recuerdo cuánto sufrí hace unos años porque la ansiedad y la depresión habían reducido mis capacidades cognitivas al mega subsuelo.

No podía ni leer una línea de texto, no la entendía. Ahora me parece absurdo haber sufrido tanto por estar en esa situación.

Para estar bien contigo misme no necesitas tener un coeficiente intelectual alto ni una memoria de elefante. No importa si estás ahora en tu fase “tonte del culo” o si te despistas a menudo y no sabes qué diantres están buscando en la nevera. (Yo una vez encontré allí mis lentes. Risas.)

Resignifica tus procesos de Crecimiento Personal. En vez de mirarlos como obstáculos, míralos como búsquedas para el bien-estar.

Todo lo que estás haciendo ahora son búsquedas activas y en movimiento. A menudo buscas y encuentras. Otras veces, buscas y no encuentras. A veces ni buscas: lo cual es un modo diferente de buscar.

Avergonzarse por no tener salud mental ahora es como intentar apurar a un río que fluye. No se puede hacer al menos que irrespetes el ritmo del río e interfieras en su cauce natural.

Aunque tener ansiedad y depresión es perjudicial para la salud en general, no es algo que tenga que minar tu autoestima.

Los trastornos mentales te “secuestran”

Crean mundos ficcionados que no son reales. Sanarte es como elegir la pastilla que se tomó Neo en la película “Matrix”: verás la realidad y no la ficción que te cuentas sobre las cosas que te pasan.

La ansiedad y la depresión crean mundos irracionales y emocionalmente perturbados. Las personas vamos “alimentando” esos estados mentales torpes y reforzándolos.

Pero reales NO son. Son como películas malas y deprimentes a las que nos hemos vuelto adictes. Pocas cosas de la vida son terribles. Ese es mi mantra para la sanación. Hazlo tuyo.

Cuando estés “terribilizando” alguna situación cuestiona tu percepción y recuerda que estos trastornos mentales crean mundos ficcionados en tu cabeza.

Pregúntate: ¿cómo puede ser que todo en mi vida sea malo? ¿Es eso verdad? ¿Es algo sospechoso? ¿Qué tan cierto es? ¿Qué aspectos ventajosos tiene mi situación? ¿Cómo puedo lograr que los aspectos desventajosos se reduzcan o sean más llevaderos?

Medicar o no medicar

Creo que cuando estás muy mal (te sientes morir) viene bien medicarse y no sólo hacer terapia psicológica. Combina las cosas que te puedan ayudar. También revisa bien lo que comes, con quien hablas tus cosas, qué haces y cómo lo haces.

El empujón del fármaco y una buena terapia psicológica te pueden ayudar a darte cuenta de los mundos ficcionados que has estado creando. Y después, ya con más calmita (aunque al inicio sea una calma inducida por el fármaco), podrás ir dejando la medicación.

Necesitas el apoyo incondicional de tu psiquiatra, del terapeuta y de los médicos en general. Por supuesto de tu familia y tus amiges más cercanos. No te empeñes en recibir ayuda siempre de la misma fuente. Diversifica las fuentes de ayudas.

No pongas todos los huevos en la misma canasta

Reparte la tarea de acompañarte entre varias personas y en tareas más pequeñas. Intenta tener una red de apoyo durante el proceso entero. Puedes “desmenuzar” la lista que verás abajo (más que una lista debería ser un dibujo de un círculo con flechas que representen un proceso en constante cambio y cíclico).

Puedes crear eventos más pequeños y manejables para que no te agobies. Piensa en quién puede acompañarte en cada micro-proceso y propónselo amablemente si no te lo ha ofrecido ya.

Aprende a recibir ayuda.

Las personas que también tienen depresión y ansiedad pueden ser un apoyo invaluable para ti: hacer intercambios de ayudas, proponerse metas comunes, acompañarse mutuamente al médico, etc.

Conviene vigilar que los encuentros con las personas de tu red de apoyo no se conviertan en horas interminables de quejas. Fijen 10 o 15 minutos para quejarse intencionalmente con la negatividad más grande que puedan y siguiente paso “a otra cosa, mariposa”.

Encuentra a quien esté dispueste a reírse contigo, no de ti.

Tu red de apoyo ideal es algo parecido a:

  1. Noto que algo me pasa. ¿A quién puedo llamar?
  2. Voy al médico. ¿Quién puede ir conmigo?
  3. Recibo un diagnóstico. ¿Quién puede estar conmigo para recibir la noticia?
  4. Me dan tratamiento. ¿Quién puede ayudarme a tomar bien la medicación… no olvidarme de tomarla, etc? ¿Quién puede ir por mí a la salida del terapeuta los días en que me sienta peor y no pueda/quiera regresar sole a casa?
  5. Incorporo más cosas que me hagan bien y las practico. ¿De quién puedo aprender cosas nuevas? ¿Quién podría practicarlas conmigo?
  6. Voy recuperándome poco a poco y celebro los pasos afortunados que doy. ¿Quién puede ir conmigo a celebrar mis logros?
  7. Aprendo más estrategias para mantener la tranquilidad y las practico. ¿Puedo meditar cada mañana? ¿Mis compis de piso querrían hacerlo conmigo?
  8. Alguna que otra vez… zas y trastabilleo. Un resbalón, no es una recaída. ¿A quién puedo llamar? (Asegúrate de que sea una persona amable y respetuosa.)
  9. Noto que algo me pasa (de nuevo). ¿A quién puedo llamar?
  10. Logro tranquilizarme a mí misme y no reaccionar. ¿Quién puede ir conmigo a celebrar (de nuevo) mis logros en la recuperación?

Aprender a meditar ha sido un regalo hermoso que me he dado a mí misma. Inténtalo. Sirve para invocar estados mentales y emocionales más hábiles, para practicarlos y mantenerlos.

Visualízate a ti misme en un estado de alegría y tranquilidad. Aunque al principio te parezca ridículo hacerlo, las visualizaciones son una herramienta poderosa.

Todas las cosas cambian

La salud mental es un proceso, no es una meta. Recuerda eso cuando te sientas muy mal. Ten paciencia contigo misme. Las cosas cambian todo el tiempo. La depresión y la ansiedad también.

No tener qué comer, eso sí es terrible. Quizás el pasar tanto tiempo intentando satisfacer mis necesidades más básicas aquí en Europa me ha dado una perspectiva diferente sobre mi salud mental. O tal vez sea mi práctica budista. No lo sé bien. Todo ha sumado.

Tú también puedes cambiar ahora de perspectiva. Ya lo has hecho otras veces en tu vida. No lo olvides.

Salud mental = ser + amable con “las visitas”

La ansiedad y la depresión siguen en mi vida, me visitan cada tanto. Cada vez mis ganas de deshacerme de ellas duran menos. Ya no peleo con lo que me pasa.

He aprendido que ante la adversidad (real o imaginada) he de respirar profundo y notar mis sensaciones corporales. Eso activa un estado consciente en el que soy capaz de decirme: “A ver, querida Drama Queen Interior, lo que ha pasado no es tan grave”.

Relativizar los daños y los peligros me calma. En consecuencia, la ansiedad y la depresión duran menos tiempo. Y los mundos ficcionados comienzan a desvanecerse solos.

Nada es TAN TERRIBLE mientras sigas con vida

Si puedes respirar ahora tu vida está mejorando, no empeorando. Si además de poder respirar tienes comida, ropa y techo, aleluya.

Mi prioridad #1 es la tranquilidad. No ser perfecta, ni siquiera ser feliz. Mi prioridad #2 es compartir más y mejor con la gente que quiero y me nutre.

La salud mental se construye “saneando” la salud relacional: el cómo te relaciones contigo y con los demás. Trabaja también eso en tu vida con la ayuda del terapeuta. Otra opción es asistir a talleres para aprender a amar de una forma más sana.

Aunque ahora no tengas mucha motivación, no te olvides de disfrutar tu vida. Intenta cultivar más fuentes de placer. Mis favoritas son leer, escribir y ver cine.

Hacer un voluntariado es un placer. Hace que te obsesiones menos con “tus problemas”. A mí me da paz compartir lo que he aprendido con otras personas.

La “imperfección perfecta” de la salud mental

Estoy muy lejos de ser una persona perfecta. Pero eso ya no me preocupa. Cada vez me parece más absurdo e inútil sufrir porque cometo errores o por no ser ahora como me gustaría ser.

No hay que sufrir por ser un ser humano. Los humanos vamos haciendo lo que podemos con lo que conocemos y ya está.

Entonces intento ocuparme más de aprender a estar en paz con mis acciones (pensamientos, emociones, comportamientos y sensaciones), de aprender más herramientas de Crecimiento Personal y ser lo más fiel que pueda a mi ética personal: no dañarme a mí misma y no dañar a los demás seres.

Primero yo misma y luego los demás.

Para lograrlo no hace falta ser intelectual, ni con muchos conocimientos, ni bella, ni rica, ni flaca, ni liberarse de la celulitis, ni nada de eso. Ni siquiera hace falta ser “saludable” en términos médicos ni psicológicos.

Basta con tener una ética personal que te reconforte. Basta con ser profundamente amable contigo en tu proceso de aprendizaje. Renuncia a la auto-tortura en todas sus formas. Rodéate de gente a quien amar y que te ame tal y como eres ahora. Eso es todo lo que necesitas.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Retroalimentación

Este tipo de comentarios de Facebook me ayudan a seguir compartiendo mis experiencias. Gracias. ¡Si te ha ayudado este post, compártelo! Cuéntame en los comentarios, cuéntanos, si la depresión y la ansiedad te han visitado o han visitado a alguno de tus seres queridos.


Este blog es mi apuesta para hacer de este mundo un lugar más amable y digno para todes. Llevo más de 10 años compartiendo contenidos de valor de forma totalmente gratuita. Ayúdame a ayudar. ¡Haz tu donación ahora!

Día de la Tierra #sersiendo

Hoy 22 de abril es el Día de la Tierra. Te propongo algunas acciones con las que puedes colaborar todos los días de tu vida para reducir el Cambio Climático (Calentamiento Global) y la pérdida de la Biodiversidad en nuestro planeta. En unos pocos años si no hacemos un cambio radical se extinguirán millones de especies y con ellas nosotros. Es urgente que cambiemos y que lo hagamos ya.

Día de la Tierra
By Frédéric Tacer

Lynn Margulis, profesora de la Universidad de Massachusetts, EE.UU., escribió esto con lo que estoy totalmente de acuerdo:

“A menudo nos olvidamos de hasta qué punto la vida en la Tierra es interdependiente. Sin la vida microbiana nos hundiríamos en las heces y nos ahogaríamos en el dióxido de carbono que exhalamos. Es imposible juzgar la historia de la evolución de manera equilibrada si sólo la concebimos como una fase de preparación para la vida más compleja de los seres humanos. La mayor parte de la historia de la vida es microbiana. La naturaleza antigua, vasta y fundamental de nuestra interdependencia con otras formas de vida debería dotarnos de cierta humildad y sentar las bases para que podamos afrontar el futuro sin falsas ilusiones. A pesar de nuestras quejas continuas, somos tanto explotadores como víctimas, y somos consumidos igual que nosotros consumimos a otros seres. La moraleja de la historia de la evolución es que sólo a través de la conservación de las especies, de la interacción o de la creación de redes, y no a través de la subyugación, podremos evitar un fin prematuro de nuestra especie.

26 formas de cuidar nuestro hogar

  1. No compres botellas plásticas de agua u otras bebidas.
  2. Compra un recipiente permanente y llévalo contigo.
  3. Rechaza las bolsas plásticas y lleva tu bolsa de tela al supermercado.
  4. Dile no a las pajillas, popotes, pitillos.
  5. No compres nunca cubiertos ni platos desechables.
  6. Recicla y separa la basura.
  7. Limpia tu casa con vinagre blanco, limón y bicarbonato de sodio.
  8. Compra productos cosméticos veganos.
  9. Revisa las etiquetas de los productos y no compres nada con Aceite de Palma.
  10. Compra frutas y verduras de temporada y que sean de proximidad (producidos cerca de la ciudad donde vives).
  11. Usa una copa menstrual, dile no a las toallas sanitarias y a los tampones.
  12. No compres nada que tenga cuero o pieles de animales.
  13. Cuando vayas a un lugar natural y al aire libre lleva una bolsa y recoje toda la basura al irte.
  14. No compres ropa nueva: hazte cliente de las tiendas de ropa de segunda mano y haz mercadillos de intercambio de ropa entre amiges.
  15. Cambia las bombillas de tu casa por unas ahorradoras.
  16. Cierra el grifo de agua mientras te cepillas los dientes o te enjabonas o lavas el pelo en la ducha. No desperdicies el agua.
  17. Si te vas a afeitar utiliza un envase y llénalo de agua y enjuaga la afeitadora allí. No dejes el agua del grifo abierta y corriendo durante todo el proceso de afeitarte.
  18. Aprende a cocinar bien y a utilizar todas las partes de las frutas y verduras intentando botar a la basura lo menos posible. Ej. Ralla el tronco del brócoli y hazte un risotto.
  19. No comas carne ni productos de origen animal o al menos cómelos con la menor frecuencia que puedas.
  20. Compra huevos que tenga el sello empezando por el número 0 o 1, que son de gallinas que no son criadas en jaulas.
  21. Aficiónate y aficiona a tus hijes en el conocimiento de los animales, no se puede amar lo que no se conoce. Mientras más sepas sobre los animales, su comportamiento, su diversidad, su importancia en el Planeta Tierra menos ganas te darán de comértelos.
  22. Participa en eventos relacionados con el cuidado de Medio Ambiente y hazlo con tus hijes.
  23. Intenta ser amable con los otros seres humanos, a veces se nos olvida que también somos animales y que somos parte de la Naturaleza. Si nos maltratamos entre nosotros… es obvio que nos importará un pepino el resto de los animales y el Medio Ambiente.
  24. Cuida de ti misme con amor, que el amor hacia la vida comienza con el amor que sientas tú hacia tu propia vida.
  25. Lee sobre feminismo y entérate lo que pasa en el mundo con las mujeres y las niñas porque el Planeta Tierra es la Gran Madre de todes y el maltrato que le hacemos a ella está relacionado con el maltrato y el desprecio hacia todo lo que es femenino, feminidad y el mundo de las mujeres. Mira vídeos sobre eco-feminismo en YouTube.
  26. No compres mascotas en las tiendas de mascotas: adóptalas, hay miles de animalitos que necesitan un hogar y una familia.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Otro vídeo que te recomiendo:
Diálogo entre Naomi Klein y Yayo Herrero en la presentación de “Esto lo Cambia Todo”

Somos naturaleza y pensar la vida al margen de la biosfera es simplemente un construcción cultural errónea e ilusa. ~ Yayo Herrero

Descubriendo tu sexualidad #sersiendo

Hace unos meses que estoy experimentando con mis maneras de vivir la sexualidad. Tengo la convicción de que la sexualidad es una de las formas en que el cuerpo y la mente se curan a sí mismos. Hoy vengo a hablarte de mis descubrimientos sexuales y eróticos, que espero te inciten a experimentar más con tu sexualidad.

Leyendo y releyendo mi libro de cabecera “Mujeres que corren con los lobos” descubrí hace un tiempo a la diosa Baubo de la mitología griega.

Me encanta Baubo porque representa la transgresión a todas las normas morales relacionadas con la sexualidad que nos han sido impuestas a todes, especialmente a las mujeres.

También Baubo está conectada con la capacidad de reírnos, con la risa, la carcajada. Con la liberación de la tensión emocional.

Cada vez que nos reímos pícaramente CON nosotres mismes y no DE nosotres (que es diferente) Baubo está guiando nuestros comportamientos.

En la mitología griega se dice que cuando Deméter estaba desesperada y triste buscando a su hija Perséfone, Baubo la ayudó haciendo gestos extraños e indecentes que le causaron la risa.

Yo soy una amante empedernida de la indecencia

La Reina de las “malas” costumbres. Gracias por reírte. ¡Ser así me ha salvado de la muerte y no exagero!

Creo que la mayor parte de las personas que están deprimidas o ansiosas lo que tienen (o tenemos) es una represión moral y sexual abrumadora.

Reprimimos especialmente los asuntos relacionados con la sexualidad y la expresión natural de nuestra naturaleza erótica y juguetona.

Bajo mi punto de vista, todes estamos malfollades. Y esto debería considerarse un problema grave de salud pública. Una lacra social.

¿Por qué no te ríes?

La sexualidad nos fue dada por alguna razón, no sólo para procrear.

Los seres humanos somos de todos los animales quienes tenemos un cuerpo más adaptado para el placer y el auto-placer en términos evolutivos.

¿Por qué no deberíamos aprovechar nuestro cuerpo y disfrutarlo? Para algo hemos nacido así con un cuerpo diseñado para el placer y el gozo.

Cuando estaba de estudiante en la Escuela de Antropología sentía una fascinación por los Bonobos. Son una especie de chimpancé, con quienes estamos emparentades genéticamente de una manera que te parecería asombrosa y que tienen diferentes posturas para realizar el coito.

La mayoría de los mamíferos no se miran de frente ni a los ojos cuando se aparean. Los Bonobos sí. Además de ser expertos en el Kama Sutra (risas), también son los chimpancés más pacíficos. ¡Por algo será!

sexualidad
La diosa Baubo de la mitología griega

Follar es rico

La sexualidad, cuando se vive sin culpa, nos vuelve “mejores” personas. No me gusta esta expresión, pero queda bien aquí para aclarar la idea.

Follar placenteramente, con consentimiento y con la intención de cuidarnos les unes a les otres y darnos placer (sexualidad consciente y ética) nos ayuda a conectar no sólo con nuestro cuerpo, sino con los cuerpos de las demás personas de una forma íntima y humanizadora que no es posible con otros métodos y prácticas.

También nos hace seres vivos más tranquilos, menos violentos. La sexualidad consciente funciona como una válvula de escape para las tensiones individuales y sociales. Como les pasa a los Bonobos.

Para comenzar a experimentar con la sexualidad propia conviene adentrarse en el mundo del auto-placer y el auto-erotismo. Es decir, volvernos unes maestres de la masturbación y otras prácticas de auto-placer.

Durante siglos hemos sido sometides a una serie de mensajes de control social que han “demonizado” la masturbación y las demás prácticas y comportamientos relacionados con el sexo y el erotismo.

Ya es hora de “desmontar” ese sistema de tortura legal, aceptado socialmente y maquiavélico con el que unas personas dañan a las otras. Y con el que, además, hemos aprendido a dañarnos nosotres a nosotres mismes. ¡Una locura colectiva!

La masturbación no es un práctica demoníaca

Las monjas de colegio donde estudié nos decían que las “niñas buenas” no hacían esa clase de cosas y que te podían “salir pelos en las manos”. Como si la masturbación nos regresara a nuestra naturaleza animal perdida. ¿Hemos perdido la naturaleza animal? Yo creo que no.

Somos animales racionales y emocionales complejos. Pero seguimos siendo animales. Nuestro cuerpo y nuestra mente han evolucionado de una manera tal y tan perfecta que nos permiten conectar con el placer de muchas formas. Pero socialmente entregarnos al placer o al auto-placer está mal visto y eso ha sido nuestra cárcel y nuestra “condena”.

Quiero trasmitir que la revolución personal y social (el cambio hacia un mundo más sano y armonioso) se hace transgrediendo las ideas obsoletas que hemos aprendido y sustituyéndolas por unas nuevas.

Para poder liberarse de las “cadenas” que nos oprimen tenemos que movernos de lugar, tenemos que aprender cosas nuevas. ¿Por qué no comenzar por conocer mejor nuestros cuerpos y sus capacidades para el auto-placer?

Sexualidad: cuerpo, mente y corazón

Profundizar en el conocimiento de nuestra sexualidad es un ejercicio político. Nos posiciona en el mundo y ante el mundo de una manera diferente.

Siempre he pensando que no existe auto-gobierno si no somos capaces de agarrar un espejo y vernos nuestros propios anos o vulvas o órganos sexuales.

Y cuando hablo de auto-gobierno hablo de nuestra capacidad para convertirnos en ciudadanes actives y involucrades con lo que sucede en el mundo. ¡Imagínate qué importante es esto!

También me he dado a la tarea de reflexionar sobre el poder curativo de una sexualidad sin culpas, consciente y placentera. Ya decía Freud o Lacan, no recuerdo, que “el cuerpo es el escenario de la mente”.

Yo agrego que la mente también es el escenario del cuerpo. Están conectados. Tenemos la capacidad de “entrar” a la mente a través del contacto amoroso con nuestros cuerpos.

No todo es hablar, intelectualizar, racionalizar. El cuerpo es muy elocuente y tiene muchos lenguajes. Puedes bailar, tocarte, hacerte masajes, tocar a otros, follar, masturbarte…

Si las relaciones sexuales y los encuentros eróticos se hacen con consciencia, cuidados y  consentimiento de las personas involucradas (obvio) pueden ser una GRAN medicina. No sólo para los “males” del cuerpo, sino también para los de la mente y del corazón. No me creas, pruébalo y verás.

Empieza por masturbarte, por tocarte

Un día me di cuenta que sólo me tocaba el cuerpo para echarme crema y me pareció auto-limitante. También estuve 4 años célibe por decisión propia. Por eso puedo escribir este post sin tapujos de ningún tipo. Conozco lo que es estar fogosamente conectada con tu cuerpo y también fríamente desconectada de tu cuerpo.

Si vivimos sólo en la mente y en sus proyecciones, nos desconectamos del cuerpo. Y esa desconexión nos enferma de múltiples maneras.

Si exploras tu sexualidad con otras personas toma las medidas pertinentes para protegerte de las enfermedades de transmisión sexual y de los embarazos no deseados, pero no dejes de explorar… explora. Explórate. Explora el cuerpo de los demás con su consentimiento.

Explora tu sexualidad con consciencia, ética e intencionalidad. Hazlo como un acto de reconocimiento y legitimación hacia las capacidades con las que has nacido. Explora tu sexualidad como un acto de amor propio, de amabilidad hacia ti misme. ¡Te lo mereces!

Todo mecanismo de opresión y de control social e individual que te aleje de tu cuerpo o lo convierta en un “terreno de batalla” invariablemente se convertirá en una enfermedad física o mental o del tipo que sea.

Estoy francamente convencida de que aprender a tener una sexualidad consciente y sanadora es el mejor regalo que una persona puede hacerse a sí misma y a las personas que ama y a la humanidad.

¡Hala, a comprar vibradores! No lo dejes para mañana. Comienza ya. Descarga el libro “Coño potents” de Diana J. Torres

Esto también es contigo y sobre ti

Y si eres hombre heterosexual, no creas que este post no habla sobre tu sexualidad también. ¿Sabías que los hombres pueden ser multiorgásmicos? ¿Sabías que tu ano es una zona de placer y que también puedes auto-explorarte la próstata y permitir que las mujeres lo hagan? ¿Conoces bien tu cuerpo y sus capacidades para el auto-placer y para dar placer a otras personas? ¿Has reflexionado sobre la creencia de que el placer está relacionado sólo con tus genitales? ¿Has leído información sobre el consentimiento en las relaciones sexuales? ¿Has leído el libro “Los dioses de cada hombre” de Jean Shinoda o “Hombres con corazón” de Fina Sanz?

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Un mundo en el que pueda llevar lo que quiera, decir lo que quiera y expresar un deseo sin temer por mi seguridad física o reputación, será el mundo en el que el deseo y la sexualidad femenina tendrán su máxima expresión. Ese mundo que queremos construir es lo opuesto al puritanismo. ~ Natalie Portman

Transiciones: agua, fuego, aire y tierra #sersiendo

Esta semana he dejado un hogar para irme a otro. Así que he venido a hablarte sobre las transiciones y sus particulares formas de volverse humanas.

transiciones

Anoche pensaba en las transiciones. Acción y efecto de pasar de un modo de ser o estar a otro distinto. A menudo hablamos de las transiciones como algo que se produce en un momento dado y puntual y luego cesa.

Me viene a la cabeza ahora el agua del mar. Tan versátil y libre. Con sus cambios de humor. Con olas que, en plena zona de resaca, se rompen las unas a la otras sin culpa.

O el fuego con su chispoteo loco y vibrante. Con su volverse brasa a la que si se le arrima algo inflamable se enciende de nuevo.

O el aire que va y viene sin pedir permiso, que enfría y calienta, que se inmiscuye en nuestros suspiros, toses, estornudos y otros aires corporales, que al salir de improviso o a propósito, hacen reír a la gente de sangre liviana.

O la tierra, temblorosa, movediza, desértica y quebrada. Húmeda como mis entrañas cuando las libera el deseo.

Y resulta, entonces, que si algo soy es una transición viva que camina, habla y se mueve. Cómoda en el cambio.

Soy movimiento como las experiencias de la vida en transitivo: que suceden y se transfieren de uno a otro. Gracias a quienes transicionan conmigo por estos lares temporales.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Barcelona Mindfulness para Mujeres Meetup: Inicia lunes 5 de marzo de 19 a 20 horas en Mailuna (C/Valldonzella 48), cerca de Plaza Cataluña. Una clase de meditación y mindfulness por semana, cada lunes (menos festivos). Bonos de 4 clases con caducidad de dos meses. Apúntate a aprender y practicar estas poderosas herramientas de autogestión de la salud, de la ansiedad y del estrés. La última clase será el 30 de julio.


"Ser una persona perfecta es haber cambiado muchas veces." John H. Newman

Feliz Año 2018 y las repeticiones #sersiendo

Feliz Año 2018. Los últimos días de todo siempre son muy significativos. Dicen que lo que hacemos el último día del año abre la puerta a que esas vivencias se repitan durante el año siguiente. No sé si sea cierto o no, pero hoy vengo a hablarte sin un objetivo claro sobre el fenómeno de las repeticiones en mi vida y los aprendizajes que éstas han facilitado.

Música para leer este post

Feliz Año 2018
By Jean Shin

A Luca

Estaba viendo un capítulo de “Bones” esta mañana. Echada en el sofá, acobijada por Frida (la gata del bigote regio) y sin prisas. Amo a la Dra.Temperance Brennan, la prota de esta serie. Si alguna vez se repite lo de ser forense en mi vida quiero ser como ella.

En este episodio Temperance le decía a una de sus colegas que “ninguna experiencia es única”. Lleva razón. En el Universo todo se repite en un movimiento certero y eterno de Nacimiento y Muerte, Creación y Destrucción, Expansión y Contracción. Cada vez hay cosas emergentes y un fundamento que se repite.

Cuando pienso en estos movimientos de Vida y Muerte siempre regresan a mí las imágenes de las personas que se han ido ya de este plano material y físico. Amigos. Gente desconocida. ¿Enemigos? Familiares. ¿Qué habrán hecho estas personas en sus últimos días? ¿Qué habrán pensado sobre la vida que tuvieron antes de despedirse de sus cuerpos?

Tengo tiempo para pensar en una buena despedida.

Las muertes

Escribir sobre la muerte en los últimos días de un año también es algo que se repite en mi vida.

A mí de verdad no me da miedo la muerte. Me da miedo vivir una vida sin sentido. A veces pienso en eso antes de dormir -a pesar de que mi madre dice que es algo deprimente. Pienso en ¿qué día he tenido hoy?

Me pregunto ¿si me muriera este noche me moriría en paz?

Justo las noches son algo que se repite. Pienso sobre mis noches lo mismo que piensa el mar sobre sus olas. ¿Qué sería de mí sin las obstinadas noches que les da por morir y nacer de nuevo?

Este escrito está saliendo un poco caótico, ya lo sé. Quizás haya un orden debajo del caos como dicen los físicos. Debajo de mi caos está ese lugar profundo del mar de donde surgen sus olas. Me gusta.

Hoy comienzo a buscar casa nueva. Esto es también algo que se repite en mi vida.

Tengo necesidad de más caos creativo.

Las casas y los hogares

Hace unos días con un amigo contábamos las 14 casas que he tenido en los últimos 5 años. 14 veces me he despedido de espacios físicos y de personas que me acompañaron por un tiempo y que ahora forman parte de mi vida presente o de mis recuerdos. Cada lugar en el que he vivido me ha dejado un aprendizaje diferente.

¿Qué he aprendido o qué estoy aprendiendo aquí y ahora?: esa es quizás una buena pregunta que hacerse cuando la Vida (esos movimientos de Nacimiento y Muerte sobre los que no tenemos control) y tus propias decisiones (tu vida) te envían hacia la repetición constante. Queriendo o no repetir(te). Feliz Año 2018.

En estas 14 casas he aprendido el sutil arte de la rendición ante las aventuras que la Vida me regala. Recuerdo en este instante la primera casa que tuve en Barcelona era un verdadero desastre. Por más que me esmeraba en limpiar mi caos y el de 3 personas viviendo en un lugar mínimo se generaba basura, desorden y cosas tiradas por todos lados.

Seguro que si hubiéramos sido otras 4 personas las cosas hubieran sido diferentes. Pero allí estábamos. ¿Por qué estaba yo allí con esas 3 personas? Nadie lo sabe. Yo me quedé con la rendición, que no es poca cosa.

Así en cada casa he aprendido cosas nuevas. También he aprendido a renunciar a muchas cosas materiales. Ahora todo lo que tengo cabe en una maleta y eso me va muy bien.

En vez de sentirme pobre materialmente me siento más rica espiritualmente. Eso lo aprendí porque he tenido 14 casas en 5 años y ahora voy para la número 15. Gracias, Barcelona. Nadir, Feliz Año 2018.

Tengo espacio en mi vida para nuevas riquezas.

Los países

También se repiten en mi vida las (in)migraciones. Sin embargo, la Ciudad de México y Barcelona poco tienen que ver entre sí. O tal vez sí, quizás son hábitats similares en algunas cosas que tienen que ver conmigo. Yo me encuentro a gusto tanto en una como en otra ciudad.

He encontrado gente maravillosa en mi camino que me han abierto la posibilidad de pertenecer a sus familias y a sus seres queridos. Como ves, estas repeticiones molan mucho. ¡Que si así llueve, que no escampe! ¿Qué hubiera sido de mí sin las migraciones que he hecho?

Tengo los brazos abiertos.

Los hombres

En mi vida se repite además la presencia de los hombres. Me gustan aventureros, un poco locos y con espíritu curioso. Encarnaciones del Dios Hermes y por fortuna incorregibles. Algunos de ellos aventurean aún con la mente, otros con el cuerpo y otros con mente, cuerpo y corazón. A todos les atraen las mujeres frikis como yo. ¡Es bueno que ellos se repitan en su buen gusto! [Risas.]

Siempre digo que detrás de todas las cosas maravillosas que he hecho en mi vida hay un hombre. ¡Y no es mentira! Hombres que me acompañaron y cuidaron con amor. Gracias. Feliz Año 2018.

Los hombres son de esas repeticiones que me han hecho aprender un montón. No nos relacionamos íntimamente con cualquiera, elegimos con quien lo hacemos según nuestras necesidades, que a su vez están delineadas por nuestras experiencias del pasado. A menudo son necesidades o muy patológicas o megatrascendentales. ¡Hay de tó!

Tengo un pasado y me gusta.

Los estados mentales y emocionales

Incluso cuando mis patrones mentales y emocionales torpes me han llevado al desfiladero (algunos hombres muy tóxicos) he aprendido muchas lecciones. Sin esas oportunidades para hacer conscientes mis patrones inconscientes: ¡yo no estaría aquí escribiendo esto! Tampoco hubiera podido vivir relaciones armoniosas con otros hombres como lo he hecho.

Así que les doy gracias a todos los hombres de mi vida por ello, sin excepciones. Me gusta la persona que estoy siendo ahora mismo y eso también se lo debo a su compañía grata o ingrata, ¡da igual!

Este año 2018 me esperan muchas más aventuras y también par de hombres nuevos, a quienes voy cogiéndoles mucho cariño. El año 2017 ha sido especial para mí.

Algo ha pasado conmigo este año no sé bien cómo (supongo se lo debo a la meditación y al budismo) y ahora soy más consciente que nunca de que voy sembrando “semillas” por doquier.  De la calidad de esas semillas y de las condiciones del terreno (interior) dependerán las cosechas y los alimentos que me nutran en un futuro: Feliz Año 2018.

Tengo la mente abierta y una visión clara.

Los aprendizajes

Una cosa que se repite en mi vida son los aprendizajes. Quizás sólo estamos en esta tierra, en este segundo y en este cuerpo, mente y corazón para aprender, para vivir, para prepararnos mejor para morir. No quiero irme a donde sea que se vayan los muertos con un sentimiento de pérdida y fracaso atroces.

Que un ciclo llegue a su fin no quiere decir que pierdes nada. Sólo se está haciendo espacio para lo nuevo.

Así me siento ahora: en la playa de mi vida viendo irse, como olas, a los 17 hombres, 2 migraciones, 5 cambios de profesión, 22 casas, un hijo que se hace mayor, amigos muertos y a las partes de mí misma que iban hacia un lugar al que nunca llegaron. Feliz Año 2018.

Tengo miles de maestras y maestros.

Feliz Año 2018

Adiós a todo, hasta la próxima repetición, hasta la próxima realidad emergente. Hola, 2018. ¿Sabes qué?

Tengo el lienzo en blanco y un chingo madral de botes de pintura.

¡Estoy lista!

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter



"La felicidad es el esfuerzo consciente por desdramatizar los problemas."  
~ Silvia Adela Cohan

Ser responsable de mis actos #sersiendo

Ser responsable de mis actos. Que seas de los tuyos. ¡Qué difícil tarea! Las acciones lo son todo en esta vida, incluyen: pensamientos, emociones, sentimientos, comportamientos, sensaciones físicas, etc. Podemos tener buenas intenciones, palabras bonitas, pero si no somos capaces de observar las acciones que llevamos a cabo el día a día el sufrimiento humano nunca cesará y el nuestro tampoco. Hoy vengo a hablarte de las acciones torpes y hábiles, tomando como ejemplo las mías.

ser responsable de mis actos

Hoy he despertado temprano para realizar una ceremonia budista llamada “la puya de las 7 etapas”. Este ceremonia tiene dos partes muy hermosas y emotivas que se llaman: Reconocimiento de las Faltas y Alegría de los Méritos.

En medio de la ceremonia he comenzado a llorar inconsolablemente. El corazón me ha dado saltos dentro del pecho. Estos se alternaban con un sentimiento de opresión o lo que yo llamo “apachurramiento de corazón”. Este sentimiento es la “vergüenza” interna que surge cuando logras ver con claridad tus faltas: la torpeza de tus acciones.

En el budismo decimos que es como si una persona sabia e iluminada estuviera viéndonos todo el tiempo. Observara cómo actuamos, vivimos, sentimos, pensamos, hablamos. Al reconocer tus faltas, pensando en la mirada de esa persona sabia, sientes vergüenza y, al mismo tiempo un agradecimiento profundo.

¿Por qué agradecimiento? Porque has podido reconocer y ver con nitidez cómo te has quedado atrapada en tus condicionamientos del pasado. En la historia de siempre. Ves tus miedos y a tu ego no observado ni entrenado haciendo de las suyas. Este tipo de vergüenza trae consigo una sensación de alivio agradecido indescriptible y muy bonita.

Mi amiga la vergüenza

En estos momentos de vergüenza (interior y consciente) te es muy evidente que la disfunción de la mente (humana) no entrenada te ha controlado una vez más. Recuerda: no es tu mente es la mente de todos los seres humanos no entrenada la que tiene este funcionamiento disfuncional.

De la vergüenza surge una compasión amable hacia tu propio proceso de dejar la esclavitud que representan los patrones mentales y emocionales torpes. Quieres volverte más responsable, consciente y menos ignorante en términos espirituales.

La vergüenza de la que hablo nada tiene que ver con la culpa o la vergüenza occidental. Esta vergüenza interior es un proceso de reconocimiento de las faltas y de alegría de los méritos, como bien dice el texto de la puya.

Es un proceso activo y amoroso, compasivo. No una resignación ni un “látigo” psicológico con el cual hacerse más daño. No hace falta añadir más sufrimiento. ¿Para qué?

Reciban mis disculpas

En los últimos meses me he sentido varias veces ofendida, rechazada, enojada, resentida y triste con diferentes personas y grupos de personas.

He discutido con personas que, teniendo las mismas necesidades internas que yo (entender, dejar de sufrir), han simplemente compartido algo de su forma de vivir conmigo y con otras personas.

Yo he reprobado sus comportamientos, sus creencias y sus acciones desde estados de mi mente y de mi corazón profundamente torpes.

He sido necia. Me he creído superior y con la verdad agarrada en el puño de mi mano. He sucumbido a mis estados mentales y emocionales torpes, a la inercia, sin siquiera observar-me. Mis acciones torpes han lastimado a otras personas y a mí misma. Lo lamento.

Hacer una confesión pública como esta es inquientante, incómoda y agria. Y a la vez me siento mejor haciéndolo. Haber llegado a notar que me he equivocado, que he lastimado a otros y a mí misma, es una experiencia dolorosa y agradable. Es una experiencia sanadora.

¿Cómo ser responsable de mis actos?

Tal vez una de los compromisos más importantes que he hecho desde que soy budista es el no hacer daño voluntariamente, ni a mí misma ni a los demás.

La inconsciencia y la falta de atención plena sobre mis emociones, pensamientos y sensaciones no puede ser una excusa en la que sentirme cómoda y segura. No es un “lugar” en el que quiero estar ni permanecer. Ese es el lugar de la depresión y de la ansiedad.

Hay que auto-observarse y ser honesta, aunque a veces sea sumamente desagradable. Hace bien reconocer que has sido presa de la inconsciencia. En eso estoy, en eso estamos.

A mí me sirve mucho pensar que esa parte de mí que es consciente y iluminada (El Buda Interior podríamos llamarle, jejeje) me observa activa y amorosamente. ¿Qué piensa esa parte de mí sobre lo que estoy haciendo ahora?

Mindfulness

Lo más hábil sería poder notar mis acciones en el mismo momento en que las hago. Pero por ahora la mayor parte de las veces soy capaz de reflexionar sobre mis acciones luego de que ya las he hecho.

El Buda decía que una mente iluminada ya no tiene la necesidad de esos discursos interiores entre sus diferentes partes, aspectos o rasgos. La mente iluminada es una mente integrada, no fragmentada. Eso es algo que me produce mucha intriga, curiosidad y profunda admiración.

El camino espiritual tiene más que ver con un compromiso fuerte y sostenido de no hacer daño. No son tan fundamentales los resultados ideales ni las metas. Ser responsable de mis actos es un proceso vivo y continuo. Ser siendo.

Acciones torpes

A veces las cosas no funcionan como una quisiera durante la práctica, eso también es parte del entrenamiento de la mente, del corazón y del cuerpo. Pero ¿qué son las acciones torpes?

Las acciones torpes son aquellas que se producen o surgen desde patrones mentales y emocionales torpes como el odio, la ira, la necedad mental, el deseo de tener siempre la razón, la “sordera” selectiva, la vanidad, la prepotencia, la indiferencia, el autoengaño, etc.

Son el producto de momentos en los que hay falta de “mindfulness” y de aceptación compasiva. Durante las acciones torpes estamos cediendo nuestra responsabilidad a los viejos patrones automáticos, que nos gobiernan. Y así nos atropellamos a nosotras mismas y a los demás.

Las acciones torpes dejan un mal sabor de boca incluso cuando tienes la sensación interna de haber librado una batalla y haber ganado. Las acciones hábiles, en cambio, dejan una sensación de paz y tranquilidad interna, sientes “estoy siendo responsable de mis actos”.

Cuando una acción es hábil surge un reconocimiento lúcido y consciente en el que “escuchas” esto dentro de ti: “podría morir ahora mismo y todo estaría ok” conmigo y con los demás.

La práctica espiritual tiene que ver con aprender la diferencia entre acciones hábiles y torpes y comenzar a cultivar las hábiles de forma intencionada. Es una práctica y por lo tanto “aprendemos haciendo” (“Learning by doing”), por eso a veces “se nos va la pinza”.

A menudo nos equivocamos y lastimamos a los demás. Lastimar a los demás es como el rebote de una pelota que has lanzado, el sufrimiento sólo se expande y abarca cada vez a más gente. Estar lastimando a los demás es lastimarte a ti misma simultáneamente.

Acciones hábiles

Las acciones hábiles surgen de un lugar de paz interior, en donde no hay lucha, ni sensación de superioridad, ni siquiera una sensación de haber visto o sabido algo concreto.

Las acciones hábiles son el producto de estados mentales y emocionales hábiles como la empatía, la compasión, el alegrarte de los logros ajenos, la amabilidad, la generosidad, ver/valorar a los seres humanos en su diferencia, en su particularidad, el respeto, la curiosidad, la claridad mental.

Simplemente te sientes en equilibrio y tranquila. Es un estado de receptividad sin prejuicios, en el que te rindes y dejas de luchar. Dejas de aferrarte a la creencia de que el mundo o los demás están en tu contra y que tienes que defenderte.

Me ha dado mucho gusto poder observar, aunque sea en retrospectiva, mis acciones torpes.

Valgan estas letras para disculparme con todas las personas que he atropellado por mis estados no observados de inconsciencia durante los últimos meses. Intento con mucho compromiso ser reponsable de mis actos, aunque a veces no lo logro. Lo lamento mucho. Discúlpame.

También quiero auto-pedirme disculpas y abrazarme. Nadir, lo siento mucho.

El reconocimiento de las faltas ha de estar seguido por la alegría de los méritos, como en el texto de la ceremonia budista. ¿Por qué?

Porque el reconocimiento de las faltas estaría cojo si no somos capaces de alegrarnos de que hemos sido capaces de observar atentamente nuestras faltas y de tratarnos con amabilidad a nosotras mismas y a los demás, una vez pasada “la tormenta”.

Alegría de los méritos

Me alegra profundamente
el bien hecho por todos los seres
gracias al cual logran reposo
liberándose así del sufrimiento.
Que aquellos que hayan sufrido sean felices.
Me alegra que se liberen los seres
de los sufrimientos de la existencia cíclica.
Me alegra la naturaleza del Buda
y del Bodhisatva,
protectores del Universo.
Me alegra que surja
la voluntad de alcanzar la iluminación.
Me alegra que exista la enseñanza
esos océanos que llevan la felicidad
a todos los seres
y que son la morada del bienestar de todos ellos.

Aprender a diferenciar las acciones hábiles de las torpes, aprender a reconocer mis faltas, a pedir disculpas, a expresar mis necesidades y sentimientos sin culpar a nadie más, quizás sea una tarea para toda la vida. Ser responsable de mis actos. Yo puedo decir que al día de hoy que es la tarea-regalo más significativa que me ha dado la práctica del Budismo.

De mis acciones hábiles de este segundo nacen las acciones hábiles del siguiente segundo. De mis acciones torpes de este segundo nacen las acciones torpes del siguiente segundo. Así de importante es prestar atención plena a lo que hacemos y sobre todo al cómo lo hacemos.

Si te ha gustado este post, por favor, compártelo en tus redes sociales. Cuéntame cómo te relacionas tú con tus faltas, tus errores, tus acciones torpes. ¿Qué significa para ti esto de “ser responsable de mis actos”? Dialoguemos. Déjame un comentario.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Ansiedad y Coaching #sersiendo

ansiedad

Hoy vengo a hablarte del coaching, una herramienta muy útil para el desarrollo personal.

Cuando tenemos dolor de muelas vamos a un dentista. En cambio, cuando nos sentimos incapaces de lograr nuestros objetivos personales por las razones que sean nos cuesta mucho pedir ayuda.

Esa actitud produce mucho sufrimiento innecesario.

Quizás sepas, porque lo digo a menudo, que la ansiedad ha sido mi compañera de viaje durante más de una década.

Una de las cosas más difíciles de hacer cuando tienes ansiedad es trazarte metas y cumplirlas. Pasa igual con el estrés, los ataques de pánico y el famoso trastorno de déficit de atención.

También es cierto que independientemente de tu estado de salud, la vida nos presenta desafíos fuertes a todas las personas y a veces no sabemos bien cómo enfrentarlos.

Aprender estrategias y herramientas nuevas para la vida de manera recurrente son súper auto-regalos. Esa es la razón por la que yo nunca he dejado de estudiar y de pedir ayuda a diferentes tipos de profesionales y especialistas.

Pedir ayuda cuando la necesito es una forma de darme amor y de respetarme a mí misma.

Creo que “un empujón” viene bien cuando vas “en subida” y te sientes cansada/o, independientemente de si estás lidiando o no con una dolencia física, mental o emocional. Pero, ¿qué ayuda elegir?

Coaching personal

Te invito a conocer qué es el coaching personal.

La palabra “coach” viene del inglés y significa entrenador. En el coaching una persona con dificultades llamada “coachee” recibe el apoyo de un profesional llamado “coach” para diseñar un plan estratégico y asertivo que le permita cumplir con sus objetivos personales.

Lo bueno del coaching personal es que te permite trabajar sobre soluciones específicas y ponerlas en práctica de inmediato.

No requiere de un proceso largo de análisis de tus vivencias del pasado o de las circunstancias previas que te llevaron a tu situación de parálisis o de insatisfacción en el presente.

En ese sentido el coaching personal es un proceso enfocado a resultados. Podrás comprobar en poco tiempo si la ayuda del coach está “destrabando” tus limitaciones actuales y permitiéndote avanzar.

¿Ansiedad por los cambios?

Yo utilicé la ayuda de una coach para tomar la decisión de cambiar radicalmente de profesión hace unos cuantos años. Tenía la idea fija de que me sentaban fatal los cambios y que no era capaz de gestionarlos bien.

Para una persona con ansiedad los cambios pueden ser mucho más aterradores que para alguien sin ansiedad.

Con las sesiones de coaching me di cuenta -te hará mucha gracia- que en el fondo no me dan miedos los cambios sino que me gustan y me hacen bien.

Yo llevaba bastantes años pasándola mal e intentando que mi vida fuera más digamos “predecible” y “segura”.

Al mismo tiempo me aburría la monotonía del día a día y me sentía presa, sin vida.

Equilibrio sanador

El coaching personal me ayudó a balancear mi necesidad de novedad con mi necesidad de certidumbre.

Hoy por hoy sigo cambiando cosas en mi vida, pero ya no siento que estoy al borde de un precipicio y que me tiemblan las piernas.

Al contrario, siento que puedo asomarme al precipicio y sentir ese vacío raro, que se instala en el medio de la barriga y genera risas nerviosas.

He perdido miedos y ganado seguridades.

Estoy muy contenta. Y este estado no lo logré yo sola dándomelas de mujer perfecta y de que ya sé todo. Lo he logrado porque pedí ayuda cuando la necesité.

Busqué a las personas correctas para acompañarme en mi viaje-proceso de desarrollo personal. Tuve la humildad de decir: ¡ayúdame, por favor!

Cada vez que encuentro un obstáculo difícil en mi vida pido ayuda de nuevo. Ya no me da ni vergüenza ni culpa necesitar ayuda. Pienso que es una de mis virtudes.

¡Si has tocado fondo, no te cortes y grita S.O.S.!

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Hombres evolucionantes #sersiendo

hombres evolucionantes

Hombres evolucionantes. Hombres interesados en evolucionar, madurar y desarrollar masculinidades y paternidades igualitarias, lúdicas, amables y armoniosas.

Francisco Fortuño creó la primera escuela de desarrollo personal para hombres. Le he pedido que me permitiera entrevistarlo para mi podcast “Ser siendo”. A través de su plataforma online hombresevolucionantes.com organiza talleres, cursos, retiros y círculos para hombres.

Hace mucho que vengo siguiéndole la pista a los escasos círculos de hombres que existen. Pienso que la participación de los hombres en este tipo de proyectos es vital para crear un equilibrio entre hombres y mujeres.

Mientras no logremos sanear nuestras relaciones será casi imposible que avancemos como sociedad. Necesitamos desmontar los mandatos sociales relacionados con la cultura de género y los estereotipos de género.

Nuevas masculinidades

Las mujeres desde los inicios del movimiento feminista a finales del siglo XIX estamos trabajando más formal y organizadamente para que sean reconocidos todos nuestros derechos humanos. También hemos logrado estar progresivamente más unidas (sororidad). Tratarnos más amablemente entre nosotras, apoyarnos y crecer juntas.

Los círculos de mujeres, en el formato intencional y políticamente comprometido, son muy comunes desde esa época y se siguen realizando y manteniendo en diferentes lugares del mundo.

A mi parecer, los hombres están pasando ahora por una interesante y valiosa etapa en términos sociales y personales. Creo que tendrá efectos duraderos en las nuevas generaciones. Abocados con esmero y dedicación a la construcción de nuevas formas de masculinidad y paternidad, algunos hombres, cada vez más numerosos, están generando un cambio sin precedentes.

Los hombres, especialmente los heterosexuales, poco se habían cuestionado sus privilegios de género hasta ahora ni de forma colectiva. Tampoco habían reparado concienzudamente en que el patriarcado y la masculinidad tradicional (heteronormativa y patriarcal) también afecta sus vidas, no sólo las de las mujeres.

Me complace que ambos colectivos podamos trabajar entre pares y también entre nosotros para que el mundo sea un lugar más habitable. La meta es alejarnos de viejos esquemas de crianza y socialización que tanto daño nos han hecho.

Llegó la hora de que los hombres hablen más sobre sus emociones entre ellos y también con las mujeres. De esto depende que podamos realmente trabajar juntos en sanear la forma en que nos relacionamos en todos los aspectos del vivir y del con-vivir.

Es un placer invitarte a escuchar esta entrevista sobre los hombres evolucionantes. Tiene dos partes. Te pediré encarecidamente la compartas con tus amigos en las redes sociales. Deja tus comentarios al final del post. Será grato responderlos y compartir contigo.



Hombres evolucionantes al cuidado de la vida

Hace poco escuché de nuevo este vídeo en el que Yayo Herrera, impulsora del ecofeminismo, plantea varias propuestas para construir un mundo más justo y sostenible. Escúchala.

Tengo claro que la construcción de ese mundo inédito también pasa por atender entre mujeres y hombres las labores de cuidados de las personas dependientes: niños, niñas y personas de la tercera edad.

Necesitamos que haya una responsabilidad y una entrega más igualitaria en las tareas de cuidados y en las tareas domésticas en general.

Es imperativo repensar cómo podemos atender y mantener socialmente el ciclo completo de la vida de las personas, sus diversas expresiones, sin que haya abandono afectivo en el camino.



Para construir un mundo igualitario necesitamos la participación comprometida y activa de los hombres. Hombres evolucionantes. Sirva este post para instarte a participar.

Si conduces un círculo de hombres en tu país contáctame y te ayudaré a que más hombres conozcan tu labor. Será un placer. Si eres mujer, échanos la mano y difunde.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter

Compartir piso y las mudanzas #sersiendo

Compartir piso armónicamente es como lo que escribió Paolo Giordano: “Entre ellos había un espacio compartido de confines imprecisos en el que nada parecía faltar, en el que flotaba un aire puro y sereno”.

Música para leer este post

compartir piso
El caracol arcoíris (Polymita picta) está considerado como el caracol terrestre más bello del mundo.

A Carles de Gispert y a su hijo Jordi

Compartir piso es toda una aventura. Dentro de unos días me mudo de Sant Cugat del Vallès a Barcelona. Últimamente le he cogido cariño a las mudanzas y al compartir piso; estoy aquí para explicar el por qué.

He estado viviendo con Carles, mi compañero de piso y amigo, desde hace un año, y intermitentemente con mi sobrino putativo Jordi. Antes de venir a España a vivir, no solía mudarme tanto.

Había sido una persona muy territorial, sólo me faltaba orinar las esquinas de mi casa. Me daba seguridad tener todas las cosas en su sitio, ser ordenada, decorar mi casa a mi manera, esparcir por cada rincón elementos que al verlos tuvieran algo que ver con mi personalidad. Eran mi marca personal.

También he compartido casa con dos de mis más preciadas parejas en México: Javier y Rodolfo. Con ambos llegamos a un acuerdo de espacios en el que yo siempre tenía mi cuarto. Mi habitación propia.

Manifiesto libertario

Creo que toda persona debe tener su habitación propia. Una habitación con puerta en la que cuando lo necesites puedas cerrarla y entrar en tu mundo, sin que nadie te interrumpa.

La inmigración cambió mucho las cosas para mí. Pasé de tener mis propios espacios a compartirlo casi todo con otras personas, a veces conocidas y a veces desconocidas.

Desde que estoy aquí me he mudado innumerables veces y a menudo digo bromeando que he vivido en todos los barrios de Barcelona. También con casi toda la gente posible de mi entorno cercano.

Mi amigo cubano Ernesto, mi web master preferido del mundo mundial, dice que si montara una compañía de mudanzas me iría mejor en la vida. ¡Es nuestro chiste local entre latinos jocosos del Caribe!

Ventajas de las mudanzas y de compartir piso

  • Aprovechar para hacer limpieza de closet, de papeles y regalar y botar lo que no sirve. Nadie sabe lo que tiene… hasta que se muda.
  • Aprender a organizar mejor todo lo que sí quieres quedarte. También, al menos, a mí me ha vuelto más minimalista.
  • Compartir piso te enseña a ser frugal y a no necesitar tantas cosas para estar bien. Te permite escapar conscientemente del consumismo loco de este siglo.
  • Aumenta la creatividad. Darle nuevos usos a cosas que no se usan para ese fin.
  • Tu cerebro trabaja más. Le cambias todas sus “zonas de confort”. Eso es súper positivo.
  • Ayuda a mejorar la memoria y a ponerse pilas con la resoluciones de nuevos problemas.
  • Entiendes desde tu propia experiencia que si estás decidida/o a hacer algo, contra viento y marea, el lugar es lo de menos. Para mí esto ha pasado con la meditación; ahora soy capaz de meditar mientras mis compañeros de piso caminan a mi alrededor y hacen sus cosas. He meditado hasta en el baño sentada sobre el WC, jejeje. En la terraza de los edificios rodeada de ropa colgada de los vecinos. En las escaleras del edificio. En la banca de un parque. Otra opción es enseñarle a meditar a tus compañeros de piso.
  • Es la oportunidad para conocer a más personas, tus nuevos compañeros de piso. Eso también aumenta el círculo de amigos y conocidos que se quedarán contigo cuando te vuelvas a mudar.
  • El reto de adaptarte a nuevos compañeros de piso y a un nuevo entorno te ayuda a tener claridad sobre las cosas de tu personalidad que quieres trabajar o mejorar y las que quieres potenciar. Es el “roce” con los demás lo que nos ayuda a conocernos a nosotros mismos.
  • Con cada mudanza ganas resiliencia. A esta altura creo que podría adaptarme a casi cualquier sitio.
  • Si los compañeros de piso son demasiado movidos durante la noche aprendes que existen ¡oh, creación divina!: los tapones para los oídos.
  • Te da por poner tu cuarto bonito y decorado, crear tu pequeño nido de seguridad y amor. Lo más probable es que no dure mucho tiempo así, pero el inicio es hermoso e inspirador.
  • El contacto con nuevos compañeros de piso te da nuevas ideas, es como estar voluntariamente en una sesión de “brainstorming” eterna que dura los primeros meses. Luego ya no es tan excitante, pero sigue siendo muy interesante y revelador.
  • Si tus compañeros de piso tienen los mismos intereses que tú es muy hermoso compartir música, películas, aficiones y retroalimentarse. Y si meditan, como ha sido el caso con Carles, es fantástico contar con el apoyo de alguien para tener constancia en tu práctica diaria.
  • Aprender a convivir con personas que tienen diferentes historias de vida y costumbres. A veces incluso diferentes culturas, preferencias sexuales y maneras de ver la vida. Compartir piso te hace una persona de mente más abierta y más amable hacia las diferencias y la diversidad humana.
  • Y por último, pero no menos importante, aprendes a masturbarte o a tener sexo sin que se entere todo el vecindario de tus orgasmos. (No te rías, jajaja.)

Quería hacer una lista de las desventajas, pero por ahora como no tengo opción de no mudarme ni de no compartir piso he decidido no pensar en ellas. ¡Supongo que la falta de privacidad e intimidad sería la más notoria! Ir a tu aire en pelota picada por casa, en traje de Eva, esa es otra desventaja.

Hogar portátil

Con los años, la madurez, la creatividad y la práctica de la atención consciente o “mindfulness” comienzas a construir un hogar portátil. Tu hogar eres tú.

A mí me ha servido esta visión de mí misma para sentir seguridad afectiva, mientras las cosas materiales y las personas de mi entorno van y vienen. Al final todos y todas somos inmigrantes, viajeros, transeúntes, trashumantes, aunque nunca hayamos cambiado de residencia ni de país.

Me despido de este ciclo como cuando una nube se separa de otra conducida por un sutil viento.

Si como yo te has mudado muchas veces y has compartido piso déjame un comentario y cuéntame. Si te gustó este post, compártelo en tus redes sociales.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Si este post te ha ayudado considera ahora hacer una donación para apoyarme a seguir escribiendo este blog. Ayúdame a ayudar a más personas. Con el botón de abajo puedes donar con tarjeta de débito y crédito. Si prefieres hacerlo directamente desde tu cuenta de PayPal puedes entrar también a https://www.paypal.me/nadirchacin.




Baja productividad por enfermedad mental #sersiendo

La enfermedad mental puede llevarte a esta pregunta de Amado Nervo: “¿La vida es triste o soy triste yo?”.

Música para leer este post

enfermedad mental
Ilustración: John Holcroft.

Hace 17 años que me acompaña la enfermedad mental en varias de sus formas: la ansiedad, el estrés, los ataques de pánico y la depresión.

Una de las cosas más dolorosas de tener una enfermedad mental es observar cómo tu capacidad intelectual desaparece y eres incapaz de hilar dos ideas medianamente bien. Así tu productividad cae en picada y eso comienza a afectar todas las áreas de tu vida y te deprimes.

Parece que no todas las personas padecen la ansiedad de la misma manera. Para unas es más incapacitante que para otras. Yo sólo puedo hablar desde mi experiencia.

Tu vida cambia profundamente

A mí con la llegada de la ansiedad se me fue parte de la memoria a corto plazo.  Y para acceder a la memoria a largo plazo era toda una proeza. Recordaba los contextos y los marcos generales de las cosas, pero los detalles de lo aprendido y vivido estaban borroneados en mi cabeza.

Mi vida social se redujo casi a cero y comencé a sentir miedo de estar con otras personas y de salir a la calle. Te sientes incomprendida/o y juzgada/o. Cargas con vergüenza y culpa. También con vicios, adicciones y malos hábitos. A menudo te sientes como una/un inválida/o.

Tiendes a volverte más dependiente de las personas que te rodean o pasas momentos de profunda y dolorosa soledad. La ansiedad suele acabar con tu carrera profesional en lo que canta un gallo.

Con la ansiedad tu vida sexual también se va al garete. Se modifica la relación con tu cuerpo y con las personas a las que te unen vínculos sexo-afectivos. Te vuelves insegura/o, desconfiada/o… no sabes dónde te dará el siguiente ataque de pánico. Te surgen toda clase de paranoias y con justa razón; el mundo y la gente se vuelven amenazantes. Estas vivencias te hacen más vulnerable a las situaciones de maltrato en el trabajo y/o a la violencia doméstica. Y con estos cambios tan fuertes también llega la depresión.

No eres yo ni yo soy tú

A veces creemos que podemos empatizar y entender a las personas que tienen enfermedades mentales y hasta nos sentimos con el derecho de darles consejos y opinar sobre sus vidas. Esto es muy común dentro de las familias.

Yo creo que es imposible ponerse en los zapatos de otra persona en cualquier situación de vida, que te resulte totalmente ajena. Más aún si se trata de una enfermedad mental.

Hace unos días vi esta charla TED donde una mujer llamada Michele L. Sullivan decía exactamente lo mismo sobre su condición genética y la forma en que tenerla condiciona su vida diaria. Habla sobre el modo en que los demás la ven y cómo esto obstaculiza el desarrollo de su potencial como ser humano. En sus palabras:

Estoy aquí para desmentir un mito. No creo que puedan ponerse en la piel de otro, y por eso, debemos adoptar una nueva manera de entregarnos. De manera simple, yo nunca sabré lo que es ser Uds. y Uds. nunca sabrán lo que es ser yo. No puedo enfrentar sus miedos o perseguir sus sueños, y Uds. no pueden hacer eso por mí, pero podemos apoyarnos los unos a los otros. En vez de intentar ponernos en la piel del otro, debemos adoptar una nueva manera de entregarnos.

El mundo no está hecho para las personas que salen de la norma como Michele, tampoco para las que tenemos enfermedades mentales. Este no es un mundo para todos los humanos ni siquiera para todos los seres. Hay favoritismos y privilegios.

Esa es precisamente la razón por la que las políticas públicas de inclusión social son tan importantes y necesarias. Y por lo que debemos aprender nuevas formas de relacionarnos entre nosotros desde el respeto a la diversidad.

Saliendo del “hoyo” de la enfermedad mental

Luego de un periodo muy fuerte de recaídas llevo unos cuantos años recuperándome. He tomado ansiolíticos y antidepresivos y ahora estoy comenzando a dejarlos completamente. He aprendido a meditar y a practicar la atención plena o “mindfulness”. También me he familiarizado mucho con las enseñanzas del Buda y me he convertido en budista.

Decidí que me dedicaré el resto de mi vida a enseñar las técnicas de meditación a los demás, sobre todo a las mujeres. Estas técnicas son de quien las necesita. Eso ha sido algo muy bueno que me ha dejado este periplo.

He conservado un núcleo pequeño de amigos, algunos también con enfermedades mentales como yo, que han sido de gran apoyo. Nada como sentirse comprendida/o por “la manada” en estos menesteres de la salud mental.

Recuperando mi cerebro

tejiendo cerebro
Ilustración: Mrzyk & Moriceau

La penúltima vez que estudié formalmente fue en 2006 en México. Desde esa fecha hasta hoy he seguido aprendiendo de manera ininterrumpida… pero siempre con la ansiedad en la ecuación y de forma muy accidentada, con tropiezos y esfuerzos.

Llega un punto en que aceptas que tu productividad haya bajado y que ya no eres la misma persona, eso viene muy bien para empezar a recuperarse. Bajar la presión, sobre todo la que se mete una/o a una/o misma/o para “estar bien”.

El año pasado decidí hacer un posgrado en Género y Diversidad Familiar en la Universidad de Barcelona. Tenía dudas profundas sobre si sería capaz tan siquiera de empezarlo. Este año apenas hace unos días terminé el posgrado. Ya están publicando las calificaciones y estoy muy contenta con los resultados.

I’m back & reloaded

Siento mucho placer de constatar que todos estos años de lidiar con las enfermedades mentales no acabaron con mis neuronas. ¡Pensé muchas veces que mi cerebro se había fundío para siempre, pero no! Qué alegría.

Ahora puedo decir públicamente que sí es posible recuperar la productividad intelectual desde el puto subsuelo hasta casi el estado que tenía antes de la ansiedad.

La magnitud de esta noticia sólo puede entenderla quien ha visto sus capacidades disminuidas a cero por una enfermedad mental. Larga vida a la meditación, al mindfulness y al budismo.

No tiene nada de malo necesitar un empujón

Y también a los fármacos que nos ayudan temporalmente a salir del averno y a tener un poco de fuerza para la recuperación. Son sólo un empujón. ¡Una vez que estés mejor podrás dejar la medicación! ¡Te lo aseguro! No tiene nada de malo necesitar y pedir ayuda.

Aprende recursos nuevos que te permitan mantenerte tranquila/o en el día a día. El truco es no dejar que se acumule el drama mental, gestionarlo mejor y aprender a no crear más. Para mí la clave de mi propia recuperación está siendo aprender a ser más amable conmigo misma y eso incluye aprender a pensar, sentir, actuar, hablar, escuchar… de nuevas maneras.

La sanación de una enfermedad mental dentro del campo de las neurosis es ante todo un cambio de mirada, de visión, de manera de Ser. Una nueva forma de ver y vivir tu vida, de verte a ti misma/o.

Te regalo este poema del místico sufí Shamsuddin Hafiz

“No te aflijas: la belleza volverá a regocijarte con su gracia;
la celda de la tristeza se convertirá un día
en un jardín cercado lleno de rosas.
No te aflijas, corazón doliente: tu mal, en bien se trocará;
no te detengas en lo que te perturba:
ese espíritu trastornado conocerá de nuevo la paz.
No te aflijas: una vez más la vida reinará en el jardín en que suspiras
y verás muy pronto, ¡oh, canto de la noche!,
una cortina de rosas sobre tu frente.
No te aflijas si no comprendes el misterio de la vida.
¡Tanta alegría se oculta tras del velo!
No te aflijas si, por algunos instantes, las esferas estrelladas
no giran según tus deseos, pues la rueda del tiempo
no siempre da vueltas en el mismo sentido.
No te aflijas si, por amor del santuario, penetras en el desierto
y las espinas te hieren.
No te aflijas, alma mía, si el torrente de los días
convierte en ruinas tu morada mortal, pues tienes el amor
para salvarte de ese diluvio.
No te aflijas si el viaje es amargo y la meta invisible.
No hay camino que no conduzca a una meta.
No te aflijas, Hafiz, en el rincón humilde en que te crees pobre
y en el abandono de las noches oscuras,
pues te quedan aún tu canción y tu amor.”

Agradezco con este post el apoyo de mis amigos y amigas, su comprensión y su amor incondicional. Gracias por todo. Metta hacia todos los seres, sin distinciones.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Si este post te ha ayudado considera ahora hacer una donación para apoyarme a seguir escribiendo este blog. Ayúdame a ayudar a más personas. Con el botón de abajo puedes donar con tarjeta de débito y crédito. Si prefieres hacerlo directamente desde tu cuenta de PayPal puedes entrar también a https://www.paypal.me/nadirchacin.




Una causa social y activismo consciente #sersiendo

causa social

Elige una causa social, una solamente. Son tantas las causas sociales justas y necesarias y tan pocas las horas del día que puedes pasar el resto de tu vida haciendo activismo e indignándote.

En un mundo que está hecho una real mierda -por los momentos- es difícil no abrumarse, agobiarse y deprimirse.

Dejándote la piel

Como usualmente hago sugiero que elijas una sola causa y entregues parte de tu tiempo, energía, inteligencia, vitalidad, esfuerzo y dinero a esa sola y única causa.

Gestionar el tema de las causas sociales de otra forma sólo acaba con tus nervios y así no eres útil a la construcción de un mundo más pacífico y digno.

No quiero que vivas sin piel. De verdad, no quiero

Escribo este Manifiesto el día de hoy para ustedes y para mí misma. Seguiré estas directrices hasta que cambie mi entendimiento de mis prioridades y de las prioridades del mundo y/o cambie mi propósito vital (de adentro hacia fuera), si eso sucede.

Como saben, yo he elegido la erradicación de la violencia contra las mujeres como mi causa social.

También he elegido la práctica de la meditación como mi Norte personal. Y he elegido la enseñanza de la meditación y otras técnicas afines como mis herramientas de intervención social, mi forma de generar cambios individuales, familiares y sociales.

Una sola cosa a la vez

Así que pido disculpas por no poder ni querer estar en todas las causas sociales a la vez. Es horrible lo que pasa en Venezuela y en México y lo lamento mucho. Es muy triste lo que está pasando en el mundo en lo referente a la violencia en todas sus expresiones. Sin embargo…

Mi causa social es la equidad de género

Yo he decidido que soy más útil y eficiente (y me enfermo menos) si me dedico a una sola causa social. La mía es la equidad de género y todo lo que esté relacionado directamente con ella.

De ahora en adelante será la única causa por la que levantaré mi voz públicamente. Sé que para las otras causas sociales justas y necesarias ya hay personas comprometidas como tú dedicando su esfuerzo a ellas. Gracias por eso.

Te invito a escuchar mi nuevo podcast:

Con amor, compromiso y solidaridad,

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


causa social

El día sábado 20 de mayo de 2017 impartiré el taller gratuito “Amor y Mindfulness. Relaciones Afectivas Conscientes” en Centre Cívic Concòrdia (C/ de la Lusitània 3, Sabadell, España) de 10 a 12:45 horas. Dirigido a mujeres y hombres. Escribe a inscripcionautoconocimiento @ gmail.com (sin espacios) para reservar tu plaza. Aforo limitado.

Guardar

Guardar

Autoestima: la semilla que necesita tierra fértil #sersiendo

autoestima

Autoestima significa estimarte a ti misma/o. Quererte, amarte, valorarte. Apreciar tus cualidades y habilidades. Tratarte amablemente mientras vas aprendiendo es autoestima. Tenerte infinita paciencia.

Implica darte apoyo cuando las cosas van mal y celebrarte cuando van bien. No es posible amarte a ti misma/o sin abrazar los procesos de cambio que surgen en tu vida. Debemos aceptar el cambio.

La mayoría de las personas cuando “consultamos con la almohada” pensamos que no nos amamos lo suficiente. Sentimos así una (dolorosa) carencia, un vacío y con justa razón.

Estos pensamientos de “falta de” nos producen tristeza, vergüenza y culpa, nos hacen sufrir. Desencadenan también una serie de reacciones físicas en el cuerpo como tensión, dolor y entumecimiento. Nos enferman profundamente. ¿Cómo puedo amarme más a mi misma/o?, nos preguntamos en silencio. ¿Cómo lo hago?

No es suficiente enseñar lo que sabemos

Desarrollar el amor hacia una/o misma/o es algo que nadie nos ha enseñado de manera metódica. No sabemos cómo se hace porque esta enseñanza no forma parte de la educación explícita que regularmente se da en las familias, ni mucho menos en las escuelas.

A veces creemos que si queremos mucho a nuestros hijos y los apoyamos eso será suficiente. Pero para que ellos se amen a sí mismos no lo es.

¿Por qué no es suficiente? Porque los adultos rara vez tenemos realmente las herramientas y los recursos para enseñar a otros la autoestima. A nosotros nadie nos la ha enseñado de manera deliberada.

La información no es conocimiento

Sólo es información. Para que la información se vuelva conocimiento hay que reflexionar sobre ella, aplicarla a la vida y ver qué pasa. Y para que el conocimiento se vuelva sabiduría necesitamos contemplar y escuchar más y hablar menos.

También tenemos que reflexionar sobre los resultados que hemos obtenido e incorporar lo que ha servido para la siguiente etapa y desechar lo que no. Hay que incorporar concienzudamente elementos nuevos, fragmentos de información y probar otra vez. Evaluar. Analizar. Reflexionar. Conocer.

No perder las ganas de reconstruirse a una/o misma/o una vez y otra vez te vuelve más sabia/o. Pensar que ya sabes todo sobre ti misma/o te convierte en una persona dura e inflexible. Así es difícil amarse y valorarse a una misma/o positivamente.

Si lo que vas conociendo y practicando en la vida no te “suaviza” no es sabiduría. Las personas sabias caminan la vida como si estuvieran andando sobre una amorosa mota de algodón: dulcemente.

Conocimiento explícito e implícito

El conocimiento explícito es estructurado, se puede organizar y replicar de una forma sencilla. El conocimiento implícito es el que se expresa a través de nuestras acciones generalmente sin que nos demos cuenta. Son las creencias, los saberes, los quehaceres y las maneras en las que hacemos, sentimos y pensamos las cosas.

Lo implícito está relacionado con la experiencia, la intuición y los valores. Obedece al “learning by doing”, al aprendizaje de algo mientras lo estás haciendo. Todos sabemos más de lo que creemos saber. Y son precisamente nuestras acciones las que enseñan a nuestros hijos, no nuestros discursos y alegaciones sobre la vida.

El conocimiento implícito es más difícil de replicar y repetir, de trasmitir de un individuo a otro. No podemos hacer manuales ni procedimientos para que los demás repitan este conocimiento. Tu forma de ver la vida, tu filosofía personal, por ejemplo, ¿podrías convertirla en un manual? Creo que no funciona así.

Del conocimiento individual al conocimiento colectivo

A pesar de la dificultad para replicar el conocimiento implícito es el que genera cambios positivos. No sólo individual sino colectivamente. Tanto a corto como a largo plazo. Para que el conocimiento implícito se vuelva útil para tu desarrollo personal y te ayude a aumentar tu autoestima y la de tus seres queridos ha de convertirse en conocimiento explícito.

La relación y la retroalimentación entre estos dos tipos de conocimiento es bilateral y recíproca, el conocimiento implícito ha de volverse explícito y el explícito, implícito. Las relaciones interpersonales en tanto “territorios” de conexión e interacción humana son las que permiten ese “viaje” de los conocimientos de ida y vuelta. No más cuando están “abonadas” con humildad y con mente de principiante.

La socialización (de conocimiento implícito a implícito), la exteriorización (de implícito a explícito) y la combinación/asociación (de explícito a explícito, yo le digo “colaboración”) son, según Nonaka y Takeuchi, los tres medios para construir conocimiento organizacional. Las familias e incluso un solo individuo en sí mismo son un tipo de organización.

¿Y tú cómo te organizas? ¿La organización que empleas te ayuda a estar mejor, a amarte más a ti misma/o? ¿Ayuda a los demás a amarse a sí mismos?

Abonar la tierra de cultivo para la autoestima

El amor entre los seres humanos es un sentimiento espontáneo sólo cuando hay las condiciones para que esta espontaneidad se dé.

Somos como las plantas, si las semillas que somos no caen en un terreno fértil la planta no crecerá bien ni desarrollará todo su potencial. Las raíces de la autoestima no pegan en territorios desérticos.

Ese primer terreno (o lugar de siembra) es nuestra familia o el entorno creado por las personas adultas que cuidan de nosotros cuando estamos bebés y a lo largo de nuestra infancia. Considerar la historia de tu familia y aprender de ella puede ser duro a veces, pero también es esclarecedor y sirve de alimento para la vida.

¿De dónde venimos? ¿Qué nos enseñaron los adultos que nos criaron de manera implícita? ¿Qué de manera explícita? ¿Hemos sabido combinar estos dos tipos de conocimiento? ¿Hemos logrado colaborar los unos con los otros? ¿Innovar? ¿Aprender de los errores?

Reflexionar es “mirar atrás”

Reflexionar sobre cómo era nuestro entorno familiar es una estrategia hábil. Nos permite conocernos y entendernos mejor. Decía Jean Paul Sastre que “la libertad es lo que hacemos con lo que han hecho de nosotros”. Siempre me ha gustado ese modo de ser libre.

Reírte contigo y no de ti te hace más libre. No te vuelvas el blanco de tu ironía o sorna. No te burles de ti misma/o en ninguna circunstancia. ¿Quién quiere amar lo que fácilmente se denosta?

Fertilizar la tierra de cultivo para la autoestima es una tarea sutil, delicada e importante. Es un acto de coraje no exento de miedo. Vale la pena arriesgarse.

Ocuparte de ti como quien cuida un jardín para crear más belleza y respeto por la vida, no sólo construye tu devenir sino el de la humanidad.

Ser jardinera/o de tu propio jardín es el empleo/trabajo más serio y relevante. Procura no explotarte ni darte malas condiciones para trabajar. Trata de pagarte dignamente por tu esfuerzo y dedicación. Valora todas las horas que has pasado bajo el sol arando la tierra para tu autoestima.

Tienes derecho a cuidar de ti, aunque nadie lo haya hecho antes. Sólo tú puedes cuidarte como ahora lo necesitas. Hazlo. Siémbrate, germina y florece.

Si te gustó este post por favor compártelo con tus amigos en redes sociales y deja aquí tus comentarios.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter | Imagen © huertoseducativos.org


El día sábado 20 de mayo de 2017 impartiré el taller gratuito “Amor y Mindfulness. Relaciones Afectivas Conscientes” en Centre Cívic Concòrdia (C/ de la Lusitània 3, Sabadell, España) de 10 a 12:45 horas. Dirigido a mujeres y hombres. Escribe a inscripcionautoconocimiento @ gmail.com (sin espacios) para reservar tu plaza. Aforo limitado.

Guardar

Guardar

Guardar

Bajarse del mundo: ¿Y si fuera posible vivir sin dinero? #sersiendo

vivir-sin-dinero
Heidemarie Schwermer, la reina del trueque, tiene 14 de sus 68 años viviendo sin dinero

Algunos aventureros han demostrado que vivir sin dinero es posible. Eso me interesa y creo que a ti también.

En el mundo de hoy parece casi imposible “moverse” sin “pisar” a alguien. El sistema capitalista y neoliberal, junto a la dinámica del mercado, hace que tengamos la necesidad casi obligatoria de competir. No es un ambiente que propicie la colaboración. Nos obliga además a trabajar a cambio de dinero. ¿Cómo salirnos de esta “rueda de hámster”?

La misma historia repetida hasta el cansancio

¡Si no luchas y te defiendes te quedarás sin empleo y sin dinero! Este es un mantra común en nuestros días. Nunca he creído en la competencia. Quizás por eso vivo más tranquila y también por eso no tengo cuentas millonarias en Suiza.

Hace unos cuantos años que vengo probando diferentes estilos de vida y aún no he muerto en el intento. He sido becaria y estudiante. Trabajé 8 horas dentro de cuatro paredes en una oficina. Trabajo como freelance desde 2008.

También he trabajado en instituciones y universidades, tanto públicas como privadas. He migrado dos veces de país. Cambiado de orientación profesional al menos cinco veces. Debo decir que he aprendido mucho sobre mí misma, pero que aún no sé cuál es la clave para lidiar con el mundo.

Sé que me siento más cómoda y tranquila trabajando a mi propio ritmo y en mi casa. Soy más productiva así. Estar dentro de una oficina me puede. No quiero tener que volver a hacerlo jamás. Trabajar en una oficina no permite que la gente desarrolle su potencial creativo.

Me gusta trabajar en equipo. Es enriquecedor y muy útil para aprender a gestionar las relaciones humanas. No obstante, la dificultad de organizar un equipo es notoria y suele traducirse en reuniones inacabables y baja productividad. Tanto en el mundo de las empresas como en la vida necesitamos seleccionar bien con quién sí se puede colaborar y con quién no.

Cuando terminas tu carrera y sales al mercado laboral

Ayer hablaba con una amiga que está muy desanimada. Ha estudiado una carrera poco común y al salir de la Universidad ha encontrado un mercado laboral súper restringido al cual es bastante difícil entrar. Hablamos sobre el presente y qué hacer hoy para tener un futuro mejor. Le llevo 15 años de edad, son muchos años.

Mientras la escuchaba pensaba que la vida es como un experimento. Nunca las cosas salen como queremos. Sin embargo, nos empeñamos en que así sea y nos peleamos con la realidad y con los hechos.

Pelearse mentalmente con la situación del país o del mundo o del mercado laboral sólo produce estrés y ansiedad. Al menos es lo que yo he experimentado durante mi vida laboral. Claro que, como a mi amiga, me gustaría que las personas que recién se gradúan pudieran encontrar trabajo en su área. El tema es que ahora el mercado laboral no funciona así, está sumamente vinculado a la oferta y la demanda.

¿Deberíamos dejar de estudiar lo que nos gusta?

Creo que no. ¿La ideal es buscarnos un trabajo operativo para pagar las facturas y olvidarnos de nuestros sueños? No, no pienso que esa sea la solución. Quizás la solución pase por no esperar que alguien más cree “un lugar” para nosotros. Sí, empeñarnos en crear uno nosotros para nosotros mismos. Eso de ser emprendedores, como ahora se les dice, tal vez sea la vía de escape.

Tengo más preguntas que respuestas. Si otra persona viera mi vida diría que yo tampoco he encontrado “mi lugar” en el mercado laboral. No me importa darle la razón a esa persona. No sé si quiero formar parte de un mundo laboral en el que las personas terminan arrancándose la cabeza los unos a los otros por dinero. Y no es eufemismo. ¿Por qué tendría que gustarme hacer eso?

Vivir sin dinero o bajarse del mundo

El cabo que queda suelto siempre es el mismo: si no me someto al mercado laboral y sus reglas actuales fomentadoras de la violencia entre las personas, ¿cómo sobrevivo económicamente en el día a día?

Quizás convenga seguir probando diferentes estilos de vida. Tal vez llegó el momento de vivir sin dinero. El único modo de saber algo es probándolo. Así sabremos si lo que creemos necesitar es viable o no y si nos hace sentir bien y más felices.

Te sugiero ver el documental “Bajarse del mundo”. Me relajó conocer las historias de personas que se atrevieron a ir por el camino menos transitado. A mí me encantaría probar por un año esa experiencia.

Vivir sin dinero al principio ha de ser muy difícil. Con el paso del tiempo supongo que estos aventureros han de sentir una gran libertad y confianza en sí mismos. En una experimentación de ese tipo a mí me preocuparía el cómo mantenerme con salud y atender cualquier imprevisto.

Una vez leí que el dinero debería tener fecha de caducidad, así aseguraríamos que nadie lo acumulara. Es una idea curiosa e interesante. ¿Cómo hubiese evolucionado la humanidad y el mundo sin el dinero? Si hubiéramos elegido vivir sin dinero creo que habría más gente feliz.

Pensar prematuramente en la vejez

¿Cómo me preparo para la vejez? Pensar en una jubilación en este mundo tan incierto no parece muy hábil. Veo cantidad de gente preocupada en el presente por algo que no sabemos ni cómo será en el futuro. Puede que dentro de unos años ni siquiera exista eso de cotizar para la jubilación.

A mí me queda claro que al menos a mis padres no les ha servido tener una jubilación. Con la hiperinflación es más lo que tienen que gastar en alimentos y otras necesidades que lo que reciben de jubilación. Mis padres pasaron años trabajando en lo mismo y ahora su jubilación no es un beneficio que compense la entrega a un solo trabajo.

Es posible que mi opinión sea radical. No aconsejo hipotecar el presente por un futuro incierto. Definitivamente prefiero vivir con menos dinero o vivir sin dinero en el presente -si eso es necesario. Elijo seguir haciendo cosas que me motiven. Prefiero tener menos y ser más. Me niego a invertir horas y horas de mi preciada vida en pagar hipotecas o cotizar para la jubilación.

InnSaei

Me gusta decir que el mundo es un libro abierto para nuestra imaginación. Todo lo que existe fue imaginado antes por algunas personas. Te sugiero ver este otro documental llamado InnSaei.

Si “miramos” hacia dentro de nosotros mismos podremos dejar de luchar contra el mundo y contra los otros seres humanos. Así, nuestra huella personal en este planeta no agregará más sufrimiento del que ya hay. Esa intención profunda de no reproducir la violencia y de cultivar la paz es la que me saca de la cama cada mañana.

¿Cuál es ha sido tu experiencia? ¿Qué piensas sobre estos temas? Si te gustó este post por favor compártelo con tus amigos en redes sociales  y deja aquí tus comentarios.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar