Resultados de la búsqueda de: cambio

Miedo a la muerte. Miedo a los cambios #sersiendo

miedo-a-la-muerte
Oye, sin desiertos, no habrían desiertos que florecen como los de Atacama en Chile. Cuánta belleza nos perderíamos.

Tenemos un miedo a la muerte tan grande que nos peleamos con la Naturaleza. Por ende luchamos contra su cualidad más evidente: el cambio. Hoy vengo a hablarte de la Muerte, es uno de mis temas de reflexión favoritos.

¿Tener miedo a la Muerte qué implica para nuestra vida? Que todo lo que esté vinculado con la Naturaleza lo estamos tratando como si fueran “ladrones de vida”, que nos roban cosas que queremos.

Creemos que es mejor decir que “una persona está llena de vida”, que decir “está llena de muerte”. ¿Por qué? ¿No es una arbitrariedad? La Vida y la Muerte son lo mismo.

Un ejemplo.

Si yo creo que el “trastorno de ansiedad” es un “ladrón de vida” me pelearé con esa parte de mí misma con tal clase de odio y rechazo que estaré negando cualquier ínfima oportunidad de equilibrar mis emociones. Me alejaré de la posibilidad de ser amable conmigo misma de manera incondicional, pase lo que pase.

Cuando estoy ansiosa, soy yo quien está ansiosa. Vaya que no es un alien que vive dentro de mí que se gobierna solo, aunque lo parezca.

No puedo separarme de mí para aliviarme

Eso es lo causó la ansiedad en primer lugar. Esa separación, esa lucha, esa falta de amor y amabilidad.

¿Te preguntarás que tiene que ver todo esto con la Muerte? Pues que las cosas cambian.

Si sube, baja. Si vive, muere. Si algo es, luego no es. Si ahora mismo tengo ansiedad, el minuto siguiente puede que no o sí, pero yo sólo tengo que ser amable conmigo en este mismo momento.

No se puede ser amable con una misma mañana o ayer en sentido estricto. Se es amable en acción y en presente, ahora.

La actitud de rechazo y miedo hacia la ansiedad te hace pensar que el/tu cambio no es posible, es decir que es una actitud de negación de una de las cosas más evidentes y constatables: las cosas cambian.

Si me peleo con la Muerte, me peleo con la Vida.

Si me peleo con las Muertes todas, Me peleo con las Vidas todas.

Si me peleo con la ansiedad, me peleo conmigo

Yendo un poco más allá: no es posible hacer un pacto y un compromiso con la Vida si no lo haces con la Muerte. Un pacto con la Naturaleza es más sencillo y orgánico que estar peleando con ella todo el puto día. ¡Es realmente demencial!

Quizás sea porque soy antropóloga física y forense, eso da igual.

Sé que la Muerte es una aliada valiosísima en el camino del desarrollo personal y del espiritual.

Decir esto es decir que la Vida también lo es.

Abrazar el proceso Vida, Muerte, Vida, Muerte, Vida, Muerte… Es, No Es, Es, No Es. Abrazas el cambio y a la Naturaleza. Te abrazas a ti y a los demás.

Leí en algún trozo de piel que es Doña Muerte  quien, con sus delicadas manos, da la vuelta al niño en el vientre de su madre y lo pone boca abajo para que pueda nacer. En el mundo moderno se nos ha olvidado la generosidad de Doña Muerte.

Las cosas y los seres no están desconectados

¿Por qué crees que estamos contaminando al Planeta Tierra?

¿Por qué crees que existen las guerras, los suicidios, las adicciones, el odio, la violencia? ¿Por qué crees que construimos los conceptos de Nación, Estado y Patria?

Todo tiene que ver con más de lo mismo.

Estamos peleados con la Naturaleza, porque nos peleamos con la Muerte.

Queremos POSEER. Queremos que las cosas sean como a nosotros nos da la gana y no como son.

¿Qué hacer cuando tienes miedo a la muerte?

Tener miedo a la muerte, es lo mismo que tener miedo a la impermanencia.

Los budistas decimos que todas las cosas compuestas son impermanentes.

Tener miedo a la muerte es tener miedo a que las cosas cambien y a que las cosas no cambien. ¿No es paradójico?

Nos queremos sentir bien, sin querer sentirnos mal nunca. ¿Es eso posible? ¿Tú qué crees?

A mí me ayudado mucho eso que dice la gente de A.A.: “un día a la vez”. Yo soy algo más realista y digo: Un segundo a la vez y respiro profundo.

Cuando me siento fatal me digo: “Nadir, sólo tienes que sobrevivir a este segundo”. Y así cada segundo. Con esta frase me recuerdo a mí misma que las cosas cambian.

Me ha dado por salir a pasear con la Muerte en estos días y hablar con ella. Dice que sabe bailar muy bien y que nunca me pisará los pies. Eso ya lo sé, pero a veces se me olvida. Me entrego al hábito de recordar y de saber.

Sin Muerte, no hay cambio

Hablemos de la Muerte, de las Muertes todas. Hablar de la Muerte, es hablar de la Impermanencia.

Leí en alguna parte que la escritora mexicana Rosario Castellanos escribió: “Dadme la muerte que me falta”. ¡Cuánta lucidez!

Cuando termines de leer esto, esto habrá muerto. ¿Y qué? No pasa nada.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


El día sábado 18 de noviembre 2017 a las 11 horas realizaré con Barcelona Mindfulness para Mujeres Meetup una práctica grupal de caminata y diálogo consciente en el Parque de la Ciudadela en Barcelona. Si te quieres sumar, entra aquí.

Feliz cambio de ERA, mi gente #sersiendo

844493649627486_HhyyNPX6_c

A mi hijo Nabil

Los nacionalismos se curan viajando y migrando. Cuando se emigra una vez ya no se siente uno de ninguna parte y eso, lejos de ser malo, es de los aprendizajes más liberadores que un humano del siglo XXI puede adquirir. Quien no tiene país, no “matará” a nadie para defenderlo. Y digo “matará” en términos literales y también amplios, hay muchas formas de matar: de separar, de dividir. Mejor que tener un país, es sentirse de varios países, para con el tiempo no sentirse de ninguno y a mucha honra. Sentirse completa y profundamente de la Tierra y ya. Dicen que hoy entramos en un nuevo ciclo, espero que sea una era donde ya no haya más nadie que se sienta de un país específico, donde todos seamos sólo terrícolas. Por un mundo sin fronteras. Feliz cambio de ERA, mi gente. Namasté.

Nadir Chacín @nadirchs
Lee + en https://www.facebook.com/sersiendo

DILE SÍ AL CAMBIO

huevosEl viviente alegre del siglo XXI es el que aprende a diversificar las tareas que realiza. El que no depende de un solo trabajo, un solo jefe, un solo oficio. En México hay un dicho popular que dice: “meter todos los huevos en una misma canasta”. NO hay que hacerlo. Bienvenida la diversificación. Yo creo que ésa es la clave para esta crisis mundial y para estar tranquilo en términos laborales.

Sexfluencers: educación sexual y empoderamiento #sersiendo

Las sexfluencers son mujeres con un poder de influencia sobre sus seguidores y que tienen la sexualidad, el erotismo y la educación sexual como temas principales. La mayoría tiene blog/web, podcast, redes sociales muy activas e imparten talleres. Hoy vengo a regalarte la lista de mis 14 sexfluencers preferidas hasta el día de hoy.

Sexfluencers
By Guan Weixing

Estamos en esta vida para disfrutarlo todo, la sexualidad es una fuente inagotable de placer y está al alcance de tu mano.

Para aprender sobre sexualidad y erotismo hay que sentirse a gusto con quien nos está enseñando. Entonces curiosea en internet y ve con quién conectas más.

Elige la persona con la que te sientas más identificade en cuanto al tono de voz, el lenguaje verbal y corporal, el lenguaje escrito, el estilo de comunicar y demás detalles que faciliten el aprendizaje.

Si comienzas a ver un vídeo y no te engancha cambia al siguiente. NEXT. Lo mismo para un texto escrito o un podcast. Siéntete libre de elegir.

Cuando necesitas un dentista no vas con la primera persona que te pase por enfrente, ¿no? Pues pasa igual con la educación sexual y con internet. Se puede perder mucho tiempo y te puedes confundir un montón si las fuentes que estás consultando no son adecuadas.

Intenta que la información sobre sexualidad que llegue a ti venga recomendada por alguien a quien valoras. Pregunta mucho. Sé curiose.

No te frustres si a las primeras de cambio no conectas con las sexfluencers que recomiendo. Sigue buscando e intentando.

Aprender más sobre sexualidad te abrirá un mundo de opciones y te comenzarás a sentir mejor contigo misme y con tu cuerpo.

La práctica hace a la maestra

Si quieres aprender has de practicar lo aprendido. No basta con ver los vídeos o escuchar los podcasts de las sexfluencers. Aunque acumules información, el aprendizaje más valioso se crea con tu propia experiencia.

Conocerte mejor y practicar te ayudará a cambiar la relación que tienes con tu cuerpo. Por lo tanto, te sentirás más cómode cuando estés con otra persona disfrutando del encuentro entre los cuerpos.

Si no conoces bien tu cuerpo y cuáles son las cosas que te generan placer no podrás guiar a otra persona durante un encuentro erótico o sexual.

La sexualidad empieza contigo dándote placer a ti misme.

14 sexfluencers que deberías seguir

  1. Maranta Rubiera de “Sexo Nómada“.
  2. Noemí Casquet.
  3. Domnina V.S. de “Kafeïna Girl“.
  4. Raquel Graña de “Íntimas conexiones“.
  5. Elia Martínez Rodarte de “Ivaginaria“.
  6. Karen Uribarri de “Sexo con K“.
  7. Cara Sutra.
  8. Marie Rebelle.
  9. Miss Taboo.
  10. Gemma Sweinch de “Jugando con Eros“.
  11. Mi Yo Salvaje.
  12. Mamá no leas.
  13. Lorena S Gimeno de “Sexualizados“.
  14. Marta Yébenes de “Va por Nosotras“.

Te ofrezco también mis contenidos relacionados con la sexualidad

En mi podcast “Ser siendo”:

En este blog:

En esta entrevista hablo con Maranta Rubiera de “Sexo Nómada” sobre “Mindfulness y Sexualidad“.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Este blog es mi apuesta para hacer de este mundo un lugar más amable y digno para todes. Llevo más de 10 años compartiendo contenidos de valor de forma totalmente gratuita. Ayúdame a ayudar. Haz tu donación ahora.

Salud mental: confesiones y soluciones #sersiendo

La salud mental en este mundo frenético y globalizado es difícil de mantener. Por eso 300 millones de personas en el mundo tienen depresión y ansiedad. Quizás tú eres una de ellas. Sin embargo, ¿estás condenade a sufrir por tener un trastorno mental? Yo creo que no. Sé, por experiencia, que se puede salir y entrar de estos estados sin arruinar tu autoestima. Hoy vengo a explicarte cómo lo he hecho.

salud mental

Hay muchas cosas de la vida que están sobrevaloradas: el intelecto es una. Recuerdo cuánto sufrí hace unos años porque la ansiedad y la depresión habían reducido mis capacidades cognitivas al mega subsuelo.

No podía ni leer una línea de texto, no la entendía. Ahora me parece absurdo haber sufrido tanto por estar en esa situación.

Para estar bien contigo misme no necesitas tener un coeficiente intelectual alto ni una memoria de elefante. No importa si estás ahora en tu fase “tonte del culo” o si te despistas a menudo y no sabes qué diantres están buscando en la nevera. (Yo una vez encontré allí mis lentes. Risas.)

Resignifica tus procesos de Crecimiento Personal. En vez de mirarlos como obstáculos, míralos como búsquedas para el bien-estar.

Todo lo que estás haciendo ahora son búsquedas activas y en movimiento. A menudo buscas y encuentras. Otras veces, buscas y no encuentras. A veces ni buscas: lo cual es un modo diferente de buscar.

Avergonzarse por no tener salud mental ahora es como intentar apurar a un río que fluye. No se puede hacer al menos que irrespetes el ritmo del río e interfieras en su cauce natural.

Aunque tener ansiedad y depresión es perjudicial para la salud en general, no es algo que tenga que minar tu autoestima.

Los trastornos mentales te “secuestran”

Crean mundos ficcionados que no son reales. Sanarte es como elegir la pastilla que se tomó Neo en la película “Matrix”: verás la realidad y no la ficción que te cuentas sobre las cosas que te pasan.

La ansiedad y la depresión crean mundos irracionales y emocionalmente perturbados. Las personas vamos “alimentando” esos estados mentales torpes y reforzándolos.

Pero reales NO son. Son como películas malas y deprimentes a las que nos hemos vuelto adictes. Pocas cosas de la vida son terribles. Ese es mi mantra para la sanación. Hazlo tuyo.

Cuando estés “terribilizando” alguna situación cuestiona tu percepción y recuerda que estos trastornos mentales crean mundos ficcionados en tu cabeza.

Pregúntate: ¿cómo puede ser que todo en mi vida sea malo? ¿Es eso verdad? ¿Es algo sospechoso? ¿Qué tan cierto es? ¿Qué aspectos ventajosos tiene mi situación? ¿Cómo puedo lograr que los aspectos desventajosos se reduzcan o sean más llevaderos?

Medicar o no medicar

Creo que cuando estás muy mal (te sientes morir) viene bien medicarse y no sólo hacer terapia psicológica. Combina las cosas que te puedan ayudar. También revisa bien lo que comes, con quien hablas tus cosas, qué haces y cómo lo haces.

El empujón del fármaco y una buena terapia psicológica te pueden ayudar a darte cuenta de los mundos ficcionados que has estado creando. Y después, ya con más calmita (aunque al inicio sea una calma inducida por el fármaco), podrás ir dejando la medicación.

Necesitas el apoyo incondicional de tu psiquiatra, del terapeuta y de los médicos en general. Por supuesto de tu familia y tus amiges más cercanos. No te empeñes en recibir ayuda siempre de la misma fuente. Diversifica las fuentes de ayudas.

No pongas todos los huevos en la misma canasta

Reparte la tarea de acompañarte entre varias personas y en tareas más pequeñas. Intenta tener una red de apoyo durante el proceso entero. Puedes “desmenuzar” la lista que verás abajo (más que una lista debería ser un dibujo de un círculo con flechas que representen un proceso en constante cambio y cíclico).

Puedes crear eventos más pequeños y manejables para que no te agobies. Piensa en quién puede acompañarte en cada micro-proceso y propónselo amablemente si no te lo ha ofrecido ya.

Aprende a recibir ayuda.

Las personas que también tienen depresión y ansiedad pueden ser un apoyo invaluable para ti: hacer intercambios de ayudas, proponerse metas comunes, acompañarse mutuamente al médico, etc.

Conviene vigilar que los encuentros con las personas de tu red de apoyo no se conviertan en horas interminables de quejas. Fijen 10 o 15 minutos para quejarse intencionalmente con la negatividad más grande que puedan y siguiente paso “a otra cosa, mariposa”.

Encuentra a quien esté dispueste a reírse contigo, no de ti.

Tu red de apoyo ideal es algo parecido a:

  1. Noto que algo me pasa. ¿A quién puedo llamar?
  2. Voy al médico. ¿Quién puede ir conmigo?
  3. Recibo un diagnóstico. ¿Quién puede estar conmigo para recibir la noticia?
  4. Me dan tratamiento. ¿Quién puede ayudarme a tomar bien la medicación… no olvidarme de tomarla, etc? ¿Quién puede ir por mí a la salida del terapeuta los días en que me sienta peor y no pueda/quiera regresar sole a casa?
  5. Incorporo más cosas que me hagan bien y las practico. ¿De quién puedo aprender cosas nuevas? ¿Quién podría practicarlas conmigo?
  6. Voy recuperándome poco a poco y celebro los pasos afortunados que doy. ¿Quién puede ir conmigo a celebrar mis logros?
  7. Aprendo más estrategias para mantener la tranquilidad y las practico. ¿Puedo meditar cada mañana? ¿Mis compis de piso querrían hacerlo conmigo?
  8. Alguna que otra vez… zas y trastabilleo. Un resbalón, no es una recaída. ¿A quién puedo llamar? (Asegúrate de que sea una persona amable y respetuosa.)
  9. Noto que algo me pasa (de nuevo). ¿A quién puedo llamar?
  10. Logro tranquilizarme a mí misme y no reaccionar. ¿Quién puede ir conmigo a celebrar (de nuevo) mis logros en la recuperación?

Aprender a meditar ha sido un regalo hermoso que me he dado a mí misma. Inténtalo. Sirve para invocar estados mentales y emocionales más hábiles, para practicarlos y mantenerlos.

Visualízate a ti misme en un estado de alegría y tranquilidad. Aunque al principio te parezca ridículo hacerlo, las visualizaciones son una herramienta poderosa.

Todas las cosas cambian

La salud mental es un proceso, no es una meta. Recuerda eso cuando te sientas muy mal. Ten paciencia contigo misme. Las cosas cambian todo el tiempo. La depresión y la ansiedad también.

No tener qué comer, eso sí es terrible. Quizás el pasar tanto tiempo intentando satisfacer mis necesidades más básicas aquí en Europa me ha dado una perspectiva diferente sobre mi salud mental. O tal vez sea mi práctica budista. No lo sé bien. Todo ha sumado.

Tú también puedes cambiar ahora de perspectiva. Ya lo has hecho otras veces en tu vida. No lo olvides.

Salud mental = ser + amable con “las visitas”

La ansiedad y la depresión siguen en mi vida, me visitan cada tanto. Cada vez mis ganas de deshacerme de ellas duran menos. Ya no peleo con lo que me pasa.

He aprendido que ante la adversidad (real o imaginada) he de respirar profundo y notar mis sensaciones corporales. Eso activa un estado consciente en el que soy capaz de decirme: “A ver, querida Drama Queen Interior, lo que ha pasado no es tan grave”.

Relativizar los daños y los peligros me calma. En consecuencia, la ansiedad y la depresión duran menos tiempo. Y los mundos ficcionados comienzan a desvanecerse solos.

Nada es TAN TERRIBLE mientras sigas con vida

Si puedes respirar ahora tu vida está mejorando, no empeorando. Si además de poder respirar tienes comida, ropa y techo, aleluya.

Mi prioridad #1 es la tranquilidad. No ser perfecta, ni siquiera ser feliz. Mi prioridad #2 es compartir más y mejor con la gente que quiero y me nutre.

La salud mental se construye “saneando” la salud relacional: el cómo te relaciones contigo y con los demás. Trabaja también eso en tu vida con la ayuda del terapeuta. Otra opción es asistir a talleres para aprender a amar de una forma más sana.

Aunque ahora no tengas mucha motivación, no te olvides de disfrutar tu vida. Intenta cultivar más fuentes de placer. Mis favoritas son leer, escribir y ver cine.

Hacer un voluntariado es un placer. Hace que te obsesiones menos con “tus problemas”. A mí me da paz compartir lo que he aprendido con otras personas.

La “imperfección perfecta” de la salud mental

Estoy muy lejos de ser una persona perfecta. Pero eso ya no me preocupa. Cada vez me parece más absurdo e inútil sufrir porque cometo errores o por no ser ahora como me gustaría ser.

No hay que sufrir por ser un ser humano. Los humanos vamos haciendo lo que podemos con lo que conocemos y ya está.

Entonces intento ocuparme más de aprender a estar en paz con mis acciones (pensamientos, emociones, comportamientos y sensaciones), de aprender más herramientas de Crecimiento Personal y ser lo más fiel que pueda a mi ética personal: no dañarme a mí misma y no dañar a los demás seres.

Primero yo misma y luego los demás.

Para lograrlo no hace falta ser intelectual, ni con muchos conocimientos, ni bella, ni rica, ni flaca, ni liberarse de la celulitis, ni nada de eso. Ni siquiera hace falta ser “saludable” en términos médicos ni psicológicos.

Basta con tener una ética personal que te reconforte. Basta con ser profundamente amable contigo en tu proceso de aprendizaje. Renuncia a la auto-tortura en todas sus formas. Rodéate de gente a quien amar y que te ame tal y como eres ahora. Eso es todo lo que necesitas.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Retroalimentación

Este tipo de comentarios de Facebook me ayudan a seguir compartiendo mis experiencias. Gracias. ¡Si te ha ayudado este post, compártelo! Cuéntame en los comentarios, cuéntanos, si la depresión y la ansiedad te han visitado o han visitado a alguno de tus seres queridos.


Este blog es mi apuesta para hacer de este mundo un lugar más amable y digno para todes. Llevo más de 10 años compartiendo contenidos de valor de forma totalmente gratuita. Ayúdame a ayudar. ¡Haz tu donación ahora!