La gestión del tiempo y la tranquilidad #sersiendo

La gestión del tiempo tácita (no explícita) es de las cosas que más crean sufrimiento a las personas. Hace unos días vi esta imagen en la cuenta de Instagram de Doña Batata y me sentí en la necesidad de escribir este texto en mi Facebook. Lo comparto aquí para darle más difusión.

Gestión del tiempo

Súper útil consejo el de Doña Batata. Me parece perfectísimo.

Añado una modalidad menos estricta que quizás sea más accesible a la mayoría de las personas.

Decide conscientemente cuánto tiempo a la semana invertirás en lo que yo llamo «obra social».

Es cuando das atención, tiempo y energía a otras personas y no recibes lo mismo o directamente no recibes nada. ¿Te suena?

Pasa de las decisiones tácitas a las decisiones explícitas sobre la gestión del tiempo.

Hay que tomar decisiones conscientes sobre la «obra social» porque ya la estás haciendo, pero sin unas reglas ni una dinámica explícita.

Ponle un cupo específico a la «obra social» en tu vida. Por ejemplo, asígnale 2 horas a la semana o el tiempo que tú decidas. Entonces usa ese tiempo (solo ese tiempo ni más ni menos) en labores altruistas.

Obra social o labores altruistas

En la categoría «obra social» pones lo referente a:

  • Ayudar sin recibir nada a cambio,
  • Escuchar sin ser escuchada,
  • Llamar a alguien que nunca llama,
  • Visitar a quien nunca visita,
  • Prestar dinero a quien no lo devuelve…

Aplica eso a todo tipo de personas y de tipos de relaciones: familiares, hijos, progenitores, amigos, parejas, ex parejas, compañeros de trabajo, conocidos, maestros, alumnos, vecinos, desconocidos, etc.

Respeta tu tiempo para que los demás lo respeten

Es importante que respetes el cupo asignado a «obra social» para que al llegar a ese límite -el tuyo- (te) digas (a ti misma/o y mentalmente) el tiempo de «obra social» ya terminó.

Así cuando surja una actividad de esta tipología pásala amablemente para el cupo de la siguiente semana.

Respeta tu límite a rajatabla y jamás volverás a sentir culpa ni resentimiento por nada. Además tus relaciones mejorarán considerablemente. Dejarás de tener malos entendidos y sentimientos de inadecuación o rechazo. Lo notarás en poco tiempo.

Dar mejor en vez de dar más

En conclusión, recuperarás el control de tu tiempo y con ello recuperarás buena parte de tu autonomía y tranquilidad.

Dar más no te hace mejor persona. Dar mejor sí. La idea es enfocarte en cómo dar de mejor forma, de una manera más sana.

Recalco que esta nueva organización y gestión del tiempo aplica a las relaciones con la familia.

Si realizas estos cambios en la gestión de tiempo paulatinamente lo racional y lo emocional en tu vida trabajarán juntos de manera congruente y a tu favor. A favor también de la cultura del buentrato en todas sus expresiones (incluyendo el buentrato hacia ti).

¿De verdad no tienes tiempo para ti?

Otro consejo complementario. Suma un par de horas al mes – o las que crees conveniente- para lo que yo llamo «emergencias ajenas». Y haz lo mismo: ni más ni menos horas.

Por ejemplo: la amiga que te pide acompañarla a un examen médico importante, pero que no fue a verte cuando estabas hospitalizada o el ex que nunca aparece y de repente lo hace para pedirte un consejo urgente para su negocio. Y la laaaarga lista que seguro ya tienes. Píensalo y verás.

La gestión del tiempo es el cimiento del buenvivir

Aplica esos consejos, explora, experimenta un tiempo concreto y saca tus propias conclusiones.

Cada tanto (decide cuándo de antemano) pon a revisión las parámetros que has establecido. ¿Te funcionan? ¿Sí? ¿No? Reformula lo que no funciona.

Crea estrategias para repetir y mejorar lo que sí funciona. El baremo es tu estado de tranquilidad.

La gestión del tiempo es gestión de afectos, gestión de energía, gestión de querencias, gestión de amor propio, gestión de relaciones, gestión de atención, gestión de cariño…

La gestión adecuada del tiempo no es algo sólo del ámbito profesional. La productividad tampoco.

La correcta y sabia gestión del tiempo es parte fundamental del buenvivir. Sin ella te será muy difícil vivir en paz y dejar de sufrir por todo.

Te dejo aquí este interesante experimento-tarea. Espero te sea útil.

Te recomiendo el libro «El buentrato como proyecto de vida» de Fina Sanz, publicado por Kairós.

Ahora te toca a ti

¿Has sentido que das más de lo que recibes? ¿Por qué crees que pasa eso? ¿Has logrado poner límites sobre este tema? ¿Cómo gestionas tu tiempo? ¿Cómo lo has hecho? Deja un comentario, por favor. Si te gusta este post compártelo con tu gente en redes sociales.

Un ser humano encontrando el sentido de la vida.

¿Tú qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.