Falsificaciones de la plenitud #sersiendo

Preguntas dilemáticas de Matthieu Ricard | Para ser feliz, ¿es preferible ocuparse de los demás o pensar exclusivamente en uno mismo? ¿Con qué criterios hay que determinar lo que es felicidad para los demás y lo que es sufrimiento? ¿Vamos a darle una botella a un borracho porque a él le proporciona «felicidad» o a privarle de ella para que no acorte su vida? ¿Cómo diferenciar la felicidad verdadera del placer y de las otras falsificaciones de la plenitud?

Nadir Chacín @nadirchs
Lee + en https://www.facebook.com/sersiendo

Comparte esto:

2 comentarios

  1. Hola, Kokoro
    Yo he sentido placer por falsificaciones de la plenitud, creo que luego de haber vivido algo así ya no puedes volver a vivir placer de esa forma sin luego cuestionarte. Es como un camino sin retorno. Cuando has sentido que «algo» que te da placer realmente es una cosa que nada tiene que ver sabes con el camino que has elegido o es algo supérfluo, engañoso, incluso tóxico (psicológicamente)… no queda de otra sino repensarse desde lo + profundo. Nadie no puede hacer felices a nosotros porque no es algo que tiene su origen en un otro que (nos) da. Esa distinción a mí me parece muy útil. Un cura que ahora no recuerdo el nombre dice que «Somos pozos infinitos que infinitos finitos nunca podrán llenar», eso es el deseo. Por eso el deseo necesita de una sabia geerenciam de un sabio gerente. Bien administrado es un poderoso aliado, pero mal llevado es un animal que se come a sí mismo.
    Abrazos,
    Nadir Chacín
    https://www.facebook.com/sersiendo
    https://twitter.com/nadirchs
    http://pinterest.com/nadirchs/

  2. Kokoro

    Creo que si en esa felicidad está implícito el otro, pongamos por caso una pareja, hay que pensar en ambos. Si sólo y siempre buscamos nuestra propia satisfacción, cosificamos al otro como la herramienta que nos hace felices. En cuanto a los criterios, diría que dependen de las necesidades del otro, del sentido común, de tener una mirada amplia, de no tratar de jugar a los dados con la felicidad ajena, en definitiva, de no creernos más listos que nadie y de no manipular, OJO!. Aún así esto me parece muy difícil de determinar, muy personal. En cuanto a felicidad verdadera vs. falsificación/placer…pienso que la felicidad tiene un propósito, provoca una satisfacción más permanente, nos guía, es parte real de nuestra vida, brota más espontáneamente. El placer, a mí al menos, me resulta más breve -el sexual, el artístico, el material…- cuando es un placer per se en cuanto que no está integrado en un SENTIDO. Siento no explicarme mejor, pero pienso que depende de en qué faceta de la vida enfoquemos estas preguntas. Interesante reflexión la tuya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba