Sistema económico #sersiendo

El sistema económico actual es perverso y beneficia los comportamientos no éticos. La ideología que lo sustenta se basa en nuestro sentimiento de indefensión aprendida. Pero el tiempo no se ha agotado ni está por agotarse porque no han muerto nuestras posibilidades de cambiarlo todo. Hoy vengo a hablarte de lo que nos está haciendo el sistema económico hegemónico.

sistema económico

Mañana es ¿festivo? El día del trabajador y de la trabajadora. O quizás deberíamos decir que es el día de la esclavitud, la enajenación y el abuso legalizados, legitimados y sistemáticos.

No hay ahora nada que esté más globalizado que el abuso, ni siquiera el Covid-19.

Cuánto tenemos por reflexionar y hacer sobre/en este tema del trabajo. Especialmente ahora que la pandemia ha arrasado con millones de puestos de trabajo formales y despedazado (literal) las diferentes fuentes de subsistencia del trabajo informal.

Ni es derecho ni es humano

A mí el trabajo en el contexto del orden hegemónico de las cosas nunca me ha parecido un derecho humano, cómo podría ser un derecho algo que te esclaviza y te va destruyendo poco a poco. Ni es derecho ni es humano.

Lo que debería ser un derecho es que todas las personas no sean esclavas de trabajar para producir, reproducir y sostener un sistema económico que destruye la dignidad de las personas y al planeta.

Un sistema que se basa en la competencia y en el individualismo, aniquilando cualquier opción de colaboración, solidaridad y construcción colectiva entre las personas.

Esclavos del trabajo

Somos esclavos de la producción, del consumo y de la inequidad social, política y económica.

Nos esclavizan instrumentos dogmáticos de control de masas, que nos destruyen haciendo lo más abusivo que se puede hacer en esta existencia: convencer a la gente de que la única solución que tienen es autodestruirse para poder ¿seguir viviendo? en este mundo. ¿Eso es «vivir»?

Luego nos preguntamos simulando ingenuidad: ¿por qué hay 300 millones de personas en el mundo que sufren de depresión? ¿Por qué hay 20 millones de personas que están a punto de morir de hambre en el planeta?

Siempre recuerdo una frase que leí en alguna parte: quien muere de hambre, muere asesinado.

Y por esta razón tenemos a unos países viviendo de la miseria de otros países, a una gente durmiendo en casas lujosas que se construyen y mantienen por obreros y obreras que se dejan la piel por unos realitos insignificantes al mes.

Lo que mejor producimos ahora es la injusticia

Es una locura delirante todo el tinglado que hemos montado.

Ahora que un diminuto virus ha puesto en evidencia lo absurdo, cruel y poco eficiente de este sistema mundial, ¿no vendría siendo hora de cambiarlo todo?

Yo no quiero volver a la «normalidad» esa, patologizante, deshumanizante e injusta, seguro tú tampoco, pero aquí estamos los despojados y las despojadas: tratando de correr detrás del poco dinero que este orden de las cosas nos permite obtener para pagar cosas básicas y esenciales.

El sistema económico hegemónico no nos trata a todas las personas de la misma forma porque desde su lógica enferma 95% de los seres humanos dejamos de ser personas hace mucho.

Es justo dicha anulación existencial lo que permite que el status quo se mantenga sano, se reproduzca y prospere. Que sea útil pues, para 5% de la población mundial.

«Show me the money» es la banda sonora

Y estas son las estrofas del single principal:

  1. ¿Qué bienes producir y cuánto de cada uno de ellos?
  2. ¿Cómo producir?
  3. ¿Para quién producir?
  4. ¿Cómo lograr estabilidad económica?
  5. ¿Cómo lograr crecimiento económico?

Si tan solo escucháramos más lo que llevamos años y años diciendo (más bien gritando con justa razón) las feministas de todo el planeta sobre el sistema económico, si tan solo…

Y que quede claro: tú ya tenías depresión antes de leer este mensaje.

El futuro, mi gente, no nos ha sido secuestrado todavía, aún tenemos maneras de cambiar esto.

¿Te ocuparás de tu parte?

8 vídeos para reflexionar:

Un ser humano encontrando el sentido de la vida.

¿Tú qué opinas sobre esto? Cuéntanos tu experiencia.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.